Goblin Kingdom Capítulo 109: Veneno

A A A

Goblin Kingdom

Capítulo 109

Veneno

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 45
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

En la oscuridad de la noche, los hilos de araña aterrizaron en el suelo. Pensé que de lo único que tenía que preocuparme eran de los humanos y los elfos, pero parece que tendré que volver a revisar los informes sobre los araneae.

 

¿Confié demasiado en Nikea?

 

Los araneae cayeron del techo, blandiendo lanzas cortas, pero el viento del chamán Gi Za Zakuend les quitó las armas. Y cuando aterrizaron en el suelo, el feroz Gi Ba les esperaba con sus tres goblins normales.

 

Los araneae gritaron cuando los goblins normales atacaron sus piernas mientras Gi Ba les cortaba los brazos. Desde otra esquina se acercaba otro araneae, pero Gi Ji Arsil no tardó en dar un golpe por detrás.

 

“¡Jefe Goblin!” Dijo Shumea.

 

“Retrocede” Le contesté.

 

Ahora mismo estaba ocurriendo una batalla secreta en este enorme alojamiento nuestro.

 

La oscuridad no nos importaba mucho a nosotros los goblins, pero para los humanos y los elfos, era una gran desventaja. Hice que Shumea y Selena se escondieran detrás de mí. Los araneae que se acercaron a ellas fueron tratados por las balas de viento del mago del viento, Gi Do.

 

“Qué bienvenida tan entusiasta tenemos aquí, Su Majestad” Dijo Gi Za.

 

Me reí. “¡Entonces recibámoslos con hospitalidad!”

 

Dejando a los araneae que se acercaban de los flancos a mis subordinados, traté con los araneae ante mí de un solo golpe. Una mirada más cercana a los araneae caídos mostró una tenue luz proveniente del área alrededor de sus ojos.

 

“¿Musgo?”

 

Lo toqué y luego examiné el musgo brillante en mis dedos. Estaban bien preparados.

 

Parece que Nikea no logró convencer a los araneae.

 

“Traten de no matar. Quiero saber quién está detrás de ellos” Dije mientras pateaba a la araña moribunda.

 

Los goblins asintieron en silencio, recordándome de nuevo lo fiables que eran.

 

Bueno, entonces… Me pregunto cuántos de los araneae se han vuelto hostiles.

 

Reflexioné sobre la situación mientras conservaba mis fuerzas.

 

◇◆◇

 

“¡Jefe!” Un araneae gritó.

 

Ese grito fue suficiente para que toda la facción de Nikea se volviera. Nikea sudó frío tan pronto como vio la expresión desesperada en la cara del araneae.

 

“¡La facción Nerou atacó a los goblins!” Dijo el araneae.

 

“¡Imposible!” Dijo Nikea mientras pasaba inmediatamente junto al mensajero y miraba hacia el alojamiento de los goblins desde el árbol más alto de la aldea. La esperanza y la desesperación se mezclaban dentro de ella. Quizás el mensajero estaba equivocado, o entonces de nuevo, quizás lo peor ha pasado. No quería mirar, pero sus ojos aún se sentían atraídos por el alojamiento.

 

“Nerou…”

 

Nikea miró el alojamiento de los goblins mientras inconscientemente apretaba los dientes. Había araneae aferrados al techo. Cuando los araneae abrieron de una patada la puerta del alojamiento, un araneae fue expulsado desde el interior. El araneae estaba cubierto de laceraciones, faltaba uno de sus brazos y varias de sus patas habían sido cortadas. Cuando Nikea vio eso, corrió más rápido. Usó sus ocho patas para correr verticalmente por los árboles, balanceándose de árbol en árbol con sus hilos de araña.

 

Al acercarse rápidamente al suelo, vio desde el rabillo de sus ojos a los goblins saliendo de su alojamiento y a sus hermanos atacándoles.

 

“Par-” Nikea intentó decir, pero antes de que ella pudiese terminar esa frase, sus hermanos fueron asesinados por las hojas de viento. Cuando sintió que el suelo empujaba contra sus piernas, sus hermanos ya estaban en el suelo, sangrando mientras se arrastraban.

 

“…Ku.”

 

La batalla se decidió en el tiempo que le llevó aterrizar. Así de corta fue la batalla. A pesar de sus poderosos cuerpos, sus hermanos fueron derrotados así como así.

 

Esos araneae en el suelo podrían no haber sido guerreros, pero seguían siendo araneae.

 

Los araneae eran uno de las físicamente más fuertes entre los demihumanos, y sin embargo… Los goblins estaban más allá de ellos.

 

¿Cómo los derrotaron los goblins?

 

Ella pensó mucho, tratando de encontrar una respuesta, pero al final, no llegó ninguna respuesta.

 

“No te muevas” Dijo bruscamente una voz justo cuando estaba a punto de detener a los goblins de seguir atacando.

 

“Tú eres… Gi Ji, ¿Sí? No soy tu enemigo. Por favor, créeme” Dijo Nikea.

 

“Eso lo decide el rey” Dijo Gi Ji con indiferencia, aunque algunas de sus emociones ocultas todavía se filtraron.

 

Gi Ji se arrepintió de no haber matado a Nikea cuando estaban tratando con ese ardiente demihumano. Si la hubiera matado entonces, no estarían en esta situación ahora. Las emociones de Gi Ji se convirtieron en un lío mientras pensaba eso.

 

Las órdenes del rey eran absolutas. Cualquier goblin que sirviera al rey lo sabía. Pero ¿Y si… Y si uno debe desobedecer al rey por su bien? ¿No sería la mayor muestra de lealtad servir al rey aunque uno deba ganarse su reproche?

 

“Déjame hablar con tu rey entonces” Dijo Nikea.

 

Era casi como si ella hablara para evitar que pensara en algo innecesario. Gi Ji tembló cuando escuchó su voz, los pensamientos que estaba pensando desaparecieron rápidamente.

 

“Bien, pero será mejor que no hagas nada, o si no…” Advirtió Gi Ji.

 

“Gracias.” Dijo Nikea.

 

Gi Ji llevó a Nikea a su alojamiento mientras él mantenía su espada sobre ella.

 

Nikea se puso pálida cuando vio la escena interior. Varios araneae estaban en el suelo, inconscientes; todos y cada uno de ellos eran jóvenes. Todos eran miembros de la Facción Nerou o de la Facción Neutral.

 

Nerou debe haberlos tentado o amenazado. A pesar de todo, estaban profundamente heridos. De esta forma, las manos de los goblins estarían aún más manchadas de sangre. Cuando Nikea pensó eso, le dio escalofríos.

 

Nunca pensó que hubiera tanta diferencia entre sus razas. Las piernas de Nikea casi tiemblan. El alojamiento de los goblins era grande, pero no tardó mucho en presentarse ante el rey.

 

“Me disculpo profundamente por este incidente” Dijo Nikea.

 

“¿No dijiste que no habría una próxima vez?” Preguntó Gi Za.

 

Nikea pudo ver por el rabillo de sus ojos que él estaba sonriendo, pero ella mantuvo sus ojos en el rey.

 

No había nadie aquí que fuera en contra de las palabras del rey. Mientras el rey la perdonara, incluso este goblin no tendría más remedio que dejarla ir.

 

Poco a poco, la impaciencia la llenó, hasta el punto de que sentía como si su pecho estuviera ardiendo mientras esperaba a que el rey hablara. No era sólo ella, ya que ni siquiera Gi Za podía seguir esperando y preguntó.

 

“Su Alteza, no le importaría si tomo algunas de estos araneae vivos, ¿Verdad?” Preguntó descaradamente delante de Nikea.

 

Cuando estaba a punto de poner una mano sobre los araneae caídos, el rey finalmente dijo: “Basta, Gi Za.”

 

Gi Za parecía claramente infeliz, pero el rey evitó su mirada.

 

“Lord Nikea” Dijo el rey.

 

Había majestuosidad y poder en su mirada.

 

“Sí” Dijo Nikea.

 

“Iré directo al grano, ¿Cómo vas a arreglar este lío?”

 

Nikea no sabía lo que se necesitaría para recibir el perdón del rey. Tampoco tuvo tiempo de saberlo, ya que los araneae caídos se acercaban cada vez más a la muerte por segundo, por lo que dio lo máximo que podía ofrecer.

 

“Trataremos a los hijos demoníacos del caos (a ti y a tu gente) de la misma manera que tratamos a los elfos. Los trataremos como invitados de honor.”

 

Salvar a los jóvenes de la aldea era el mayor deber del jefe. Podrían haberse equivocado esta noche, formando facciones entre ellos y luchando una estúpida batalla, pero con el tiempo, seguramente ellos también crecerían algún día.

 

“No estoy seguro de que seas capaz de cumplir esas promesas, Lord Nikea. Que sepas que así como tú atesoras a la gente de tu aldea, yo también atesoro a mis goblins. Espero que lo entiendas.”

 

“Sí… Entiendo.”

 

Se necesita poder para unir una tribu.

 

Las palabras del rey resonaron profundamente en Nikea. Ella era una orgullosa araneae que juró liderar su tribu de acuerdo a sus propios ideales. No había futuro bajo el liderazgo de los araneae anticuados como Nerou, que confiaban en su linaje.

 

Fue por eso que se convirtió en jefe.

 

Y sin embargo… La realidad ante ella ahora era esta.

 

Bajo la sedición de Nerou, los araneae atacaron a los goblins que habían recibido como invitados. Exactamente, ¿Quién era la raza sucia aquí?

 

“Muy bien” Dijo el rey.

 

“¡Su Majestad!” Gritó Gi Za, pero el rey agitó la cabeza.

 

“Confiaré en ti, Lord Nikea” Dijo el rey. “Pero ésta realmente será la última. Si algo más sucede después de esto, daremos la bienvenida a los araneae no como amigos sino como esclavos.”

 

“En ese momento, te daré mi vida.”

 

En cualquier caso, con esto los goblins han mostrado su buena voluntad.

 

Su rey deseaba que vivieran juntos como iguales.

 

“Entonces si me disculpas, hay un lugar en el que tengo que estar.”

 

Después de que Nikea sintió que la espada que la apuntaba retrocedía, se fue. Los araneae heridos necesitaban ser tratados lo antes posible.

 

Ella seleccionó a los sensatos de su facción y los envió al alojamiento de los goblins.

 

Pero aún quedaba trabajo por hacer.

 

Las afiladas garras salieron de las puntas de los dedos de Nikea mientras el pelo de sus piernas se levantaba airadamente en el tono verde del veneno.

 

◇◆◇

 

Los araneae miraban temerosamente a los goblins de vez en cuando mientras sacaban a sus heridos del alojamiento. Cuando todos se fueron, Gi Za explotó.

 

“¡Blando, blando! ¡Demasiado blando, Alteza!” Él dijo.

 

“No te enojes tanto” Dije, sonriendo irónicamente.

 

Incluso Gi Ji, que normalmente se guardaba sus pensamientos para sí mismo, habló. “Por favor, perdóneme por esto, Su Majestad, pero creo que ha sido demasiado blando.”

 

Parece que realmente piensan que fui demasiado blando. ¿Pero es realmente así?

 

“¿Realmente crees que Nikea será capaz de tomar el control de este pueblo tranquilamente?” Pregunté, pero los goblins sólo parecían desconcertados.

 

Expliqué. “A juzgar por la forma en que Nikea actuó hace un momento, debería ser seguro asumir que ella no tiene el control total de este pueblo.”

 

Los goblins de clase noble asintieron.

 

Continué. “Además, la gente que va en su contra es muy influyente. Después de todo, la desobedecieron por segunda vez.”

 

La primera fue cuando esos dos araneae nos siguieron. El segundo es este incidente reciente.

 

“Ahora, déjenme hacerles una pregunta. ¿Qué harían para evitar problemas en el futuro?” Le pregunté.

 

“… ¿Estás diciendo que todo esto era para incitar a la discordia?” Preguntó Gi Za.

 

Asentí con la cabeza. “Con esto podremos ver desde los costados cómo se comen unos a otros.”

 

“¿No planeabas recibir a los descendientes de los cristales como amigos?” Preguntó tímidamente Selena en voz baja, pero su ira se reflejó en sus ojos.

 

Todos los goblins se volvieron hacia ella cuando habló. Tan pronto como lo hicieron, la elfo se escondió detrás de Shumea. Aunque se había vuelto muy amigable, parece que no me respetaba.

 

“Cierto, como amigos” Dije. “Pero si valoran esa proposición es algo que probarán de ahora en adelante.”

 

¿Me tomarán la mano? ¿O desnudarán sus colmillos?

 

“Pero, bueno…”

 

Amigos sería lo mejor. Incluso la apoyaré un poco. El tiempo es limitado. ¿Quién sabe hasta dónde se extiende este bosque? Cuantos más amigos tengamos, más fuertes seremos.

 

“Como se esperaba de nuestro rey” Dijo Gi Za.

 

Sonreí irónicamente. “Preparémonos entonces.”

 

“¿Prepararse?” Preguntó sospechosamente Shumea.

 

Mi irónica sonrisa se hizo más grande. “Si pretenden ser amigos, no estaría de más ganar su favor. Y si tienen la intención de luchar, deberíamos deshacernos de ellos lo antes posible.”

 

“Jefe, usted no es del tipo honesto, huh” Se rió Shumea mientras le daba palmaditas en la cabeza a Selena.

 

Tenemos un araneae para guiarnos fuera de nuestro alojamiento.

 

◇◆◇◆◇◆◇◆

 

El nivel de Gi Za ha subido.

43 => 45

 

El nivel de Gi Do ha subido.

60 => 63

 

El nivel de Gi Ji ha subido.

3 => 7

 

El nivel de Gi Ba ha subido.

1 => 10

 

◇◆◇◆◇◆◇◆

 

Nota Del Autor:

¿Quién se convertirá en el veneno?  ¿Quién comerá el veneno? ¿Quién usará el veneno como medicina?

 

——————————————————————————————-

No saben lo mucho que me molesta Selena.

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice