NEET Receives a Dating System – Capítulo 16: Realmente no me gustan los poemas

A A A

 

“Seiji, ¿qué le dijiste a esa chica?”

Cuando regresó a donde Mika y Chiaki estaban de pie, Seiji fue inmediatamente salpicado con sus preguntas.

“Sólo quería preguntarle su nombre y grado para empezar una conversación con ella, pero fallé.” Seiji se encogió de hombros.

“¿Realmente fallaste? Parecía que se llevaban muy bien.” Chiaki parpadeó inocentemente, “Mika incluso se estaba poniendo celosa.”

“¡De ningún modo!” Una vez más, Mika era el blanco involuntario de las burlas de su amiga, pero su cara estaba ligeramente enrojecida.

“Yo sólo… sentí como si fuera realmente linda, pero tenía un aura fría sobre ella. Parecía que sería difícil hablar con ella, así que… me quedé impresionada con que Seiji pudiera hablar con ella tan fácilmente.”

“No, no fue nada fácil”, suspiró Seiji ligeramente, “Sólo quería saludarla, pero ella inmediatamente me interrogó con dos poemas… Casi no pude seguirla.”

“Pero eso significa que aún pudiste responder — ¡increíble!” Chiaki le dio un pulgar hacia arriba, “En mi opinión, para las chicas que aman la literatura, siempre y cuando se puede conversar sobre sus temas favoritos, es relativamente fácil capturar su corazón. Si haces un esfuerzo sincero, ¡tal vez incluso puedas obtener su número de teléfono!”

“Olvídalo, realmente no puedo lidiar con su tipo.” Seiji sonrió irónicamente antes de darse cuenta de lo que Chiaki acaba de decir. “¿¡Por qué querría un número de teléfono de una estudiante de escuela media!? Chiaki, suenas tan segura… ¿sueles…?”

La expresión de Chiaki Wakaba se volvió repentinamente rígida, y luego apartó la vista mientras silbaba. 

Seiji y Mika se quedaron mudos al ver la reacción de Chiaki.

Desafortunadamente, las dos líderes del club de teatro no pudieron convencer a Shika Kagura de unirse.

Mientras que Shika Kagura era de hecho hermosa, su personalidad era totalmente inadecuada para estar en el escenario, por lo que la presidenta había desperdiciado su esfuerzo en ‘capturar’ a Shika esta vez.

Sin embargo, Anya Saigenji no parecía decepcionada en absoluto — parecía que ella obtenía la mayor alegría del proceso de cazar a los posibles miembros.

“La buena amiga de Chiaki, Mika Uehara, y el estudiante de transferencia, Seigo harano — ¿¡ustedes dos están interesados en unirse al club de teatro!?”

Con sus ojos brillantes, Anya Saigenji preguntó directamente a los dos observadores.

“Estoy en el club de tenis…”

“Todavía quiero ver más clubes — aún no he tomado una decisión final.”

“¡Actuar es muy divertido! ¿Por qué no se prueban unos disfraces primero? ¡Estoy segura de que van a despertar una nueva pasión!” Saigenji ansiosamente comenzó a tratar de tentar a los dos a unirse.

*¡Smack!* La vice presidenta que no estaba de acuerdo con engañar a los estudiantes de esta manera la detuvo con un libro de nuevo.

“Estamos a punto de comenzar nuestras actividades de club — siéntanse libres de mirar.” Sheena Shiho sonrió amistosamente a los dos antes de suspirar: “Por cierto, ¿podría molestarlos para cuidar de esa niña que la Pres arrastró aquí? Ella es bastante fría con nosotros, y ni siquiera nos dice su nombre… Tal vez ella está enojada con nosotras…”

“No… ustedes simplemente no pasaron su prueba.” Seiji contestó reflexivamente.

“¿Huh?” Sheena estaba confundida.

“Acabo de conversar un poco con ella… Desde mi punto de vista, no creo que las odie a ustedes, ni le importa que la arrastraran aquí… ella probablemente se irá automáticamente una vez que llegue el momento.”

“Oh…” Sheena asintió con la cabeza, insegura de si creerle o no.

“Harano-kun, ¿pudiste saber su nombre?” Anya era muy perceptiva.

Seiji asintió.

“¡Increíble! ¡Por favor, dime su nombre de soltera!” Anya de repente puso su cara cerca de Seiji, y sus ojos azules brillaban en anticipación.

Sus acciones se asemejaban a las de una chica rica con un largo cabello negro y liso del anime llamado Hyouka; sólo le faltaba agregar la frase: “¡Tengo curiosidad! ¡Quiero saber!”

(Bītā: Hyouka es una amine muy recomendado for me)

Ella estaba lo suficientemente cerca como para que Seiji oliera su fragante aroma, e inconscientemente dio un paso atrás.

“Su nombre… erm… aunque realmente me gustaría decirte, será mejor que no.”

“No seas así — ¡díme!” Anya se obligó a acercarse otra vez.

*¡Smack!* La vice presidenta restringió a Anya nuevamente.

“Si ella no quiere decirnos su nombre, entonces no deberíamos preguntar más.” Sheena arrastró a la presidenta por el cuello de su camisa, “Podemos dejar que te ocupes de esa chica, ¿verdad?”

Seiji asintió con la cabeza.

El club de teatro finalmente comenzó sus actividades.

Seiji y Mika tuvieron cuidado de no molestar a los miembros mientras exploraban el salón del club.

“Estos disfraces están hechos con cuidado.”

“Los fondos del escenario y las utilerías escénicas también son bastante impresionantes — parece que se pensó mucho en sus diseños.”

El ambiente en el salón del club también les impresionó — aunque fue desorganizado y caótico antes, en el momento en que comenzaron oficialmente las actividades del club, todos se volvieron serios, haciéndolos parecer como el gran club que eran.

Seiji y Mika se sintieron inconscientemente afectados por su actitud, y empezaron a sentirse mal por estar ociosos, pensando que eran incongruentes con la atmósfera del club.

“Es tan diferente del club de tenis…” Mika suspiró.

“¿Crees que es mejor aquí? ¿Qué hay de cambiar de club, entonces?” Dijo Seiji.

“Yo… desearía que nuestro club fuera un poco más serio, pero si todos fueran tan serios como el club de Wakaba, entonces parecería…”

Aunque parecía una pérdida si no fueran lo suficientemente serios, era mucha presión si todos fueran demasiado serios. Seiji podía entender a Mika, ya que esto era algo que muchos estudiantes pensarían, incluso si era auto-contradictorio.

“Seigo, ¿qué hay de ti? ¿Quieres unirte al club de teatro?”

“Bueno, estoy un poco interesado en la actuación, y el club de Wakaba se ve bastante animado, pero todavía tengo que ir a trabajar, por lo que podría no ser posible para mí participar en las actividades del club tan seriamente como me gustaría.” Seiji se encogió.

“Es eso así…”

Los dos observaron por un tiempo más, antes de Mika mirara a la muchacha de la escuela media que leía su libro silenciosamente.

Seiji Miró brevemente en su dirección e intercambió miradas con Mika.

“Creo que hemos observado suficiente — vamos a llamarla y salir juntos.”

Mika asintió en acuerdo.

Seiji caminó hacia Shika Kagura nuevamente.

“Kagura-san, si no tienes intención de unirte a este club, ¿qué tal si nos vamos juntos? No molestemos sus actividades del club por más tiempo.

Shika Kagura levantó la cabeza y miró ligeramente al chico delante de ella, antes de cerrar su libro de poesías y ponerse de pie.

Ella fue sorprendentemente obediente… Seiji se rascó la cara.

Le indicó a Mika que debían irse, y se despidieron de Wakaba y de los demás mientras salían juntos del club de teatro.

“Seigo harano, ¿todavía me necesitas para algo?”

(Bītā: *Coronel… estamos intentando el mismo truco, el sujeto no cayó en la anterior trampa y esperamos que esta vez caiga, estaremos informando…*)

Cuando llegaron a un campo de prácticas, Shika Kagura repentinamente hizo una pregunta.

“Er… no, puedes ir adonde quieras.” Seiji miró profundamente a esta niña particular con un aura fría y dijo: “Aunque no soy del club de teatro, todavía me gustaría pedir disculpas en su nombre por tomar tu tiempo. Esa presidenta… aunque ella es un poco excéntrica, ella es una buena persona en el corazón. Por favor, no le hagas caso.”

“Lo sé,” Shika Kagura respondió a la ligera mientras miraba hacia la puesta del sol. “Las apariencias pueden ser un disfraz, las acciones pueden ser falsas, y puede que no veas nada más que hipocresía. Solamente el corazón es verdadero.”

“…Otro de los poemas de Taylor?”

“No, eso fue de Lee Yuan.”

‘¿Chino… no, un poema de Huaxia?’ Seiji parpadeó.

“En sí, realmente no sé mucho sobre poesía. Tuve suerte antes cuando pude responder a tu poema.” Le informó honestamente a la chica.

Kagura estaba en silencio.

“Lo siento si sentiste que te estaba engañando”, Seiji sonrió irónicamente, “pero no tenía malas intenciones — si no te importa el hecho de que no sé nada de poemas, todavía podemos ser amigos.”

Ella permaneció en silencio.

Supuso que así sería. A Seiji no le importaba ser ignorado o rechazado, ya que esto era común para él.

“No necesito amigos”, habló con voz suave, “A mí… tampoco me gustan los poemas.”

Una vez más, sus palabras eran como burbujas que desaparecían en el viento.

“Oh…” Seiji estaba sorprendido.

Antes de que él fuera capaz de averiguar lo que quería decir, ella se dio la vuelta y se fue.

Seiji y Mika sin palabras vieron cómo se alejaba su silueta.

“Ella es… bastante inusual.” Esa era la opinión de Mika.

“Sí…” Seiji estaba un poco preocupado por ella, pero era obvio que ella quería estar sola, así que no podía perseguirla.

‘No necesita amigos… esto podría ser visto como una inmadurez de un estudiante de escuela media, pero ¿qué quería decir cuando dijo que no le gustaban los poemas?’ Seiji reflexionó sobre sus palabras por un tiempo, pero eventualmente decidió rendirse.

De cualquier forma, era poco probable que él la encontrara muy a menudo, ya que ella era una estudiante de escuela media.

“Seiji, ¿todavía quieres ver otros clubes?”

“Nah, eso es suficiente por hoy. Me gustaría ir a casa ahora —¿qué hay de ti?”

“Iré a casa también contigo.”

Al dejar la escuela junto con Mika, Seiji dejó de pensar en los acontecimientos anteriores. ¡Su mente estaba llena de anticipación con respecto a sus nuevas opciones de sistema!

 

Traductor: Bītā

 

Índice