Academia Magica Capítulo 40: Despertando

A A A

I was Reincarnated as a Magic Academy!

Capítulo 40: Despertando

 

El tiempo hace añicos la ilusión de la realidad y la razón nace de un momento de temeridad. Cuanto más tiempo vives, más simple te parece el mundo que te rodea, falso, tal vez un poco perturbador. Incluso las vidas de aquellos que ves como preciosos no parecen más que simples juguetes en las manos de los dioses y el destino. Uno puede creer o no en ellos, pero ninguna prueba, excepto la que se ofrece en el momento de la muerte, puede mostrarles la verdad de la existencia.

Ese fue mi caso también…

Nací como un simple humano en un planeta llamado Tierra, en el país conocido como Rumania. No era un genio, pero tampoco tenía problemas de aprendizaje. Mis conocimientos no eran más que una ilusión. Mi cuerpo era el que dictaba los límites con los que nací, pero mi mente era la que podía romperlos… algo que nunca intenté hacer. Después de todo, ¿quién era yo para poner a prueba al mundo y a mí mismo? ¿Quién era yo para esperar ser más de lo que era? Comprender que básicamente nada en el mundo estaba fuera de mi alcance mientras tuviera la determinación de tomarlo. Las leyes humanas simplemente me ofrecieron un camino para elegir en mi sociedad actual.

Esto también lo negué en mi corazón durante mucho tiempo. Mi novia Alina fue la que me lo recordó. Ella fue la que me sacó de la oscuridad en la que dormía durante quién sabe cuántos días y años.

Una vez que morí, pensé que había encontrado la libertad, pero me mostraron otra cosa, una verdad oculta…

Cuando uno dice que dios es todopoderoso, olvidan de mencionar QUÉ dios, y lo más importante… el hecho de que, por todopoderoso, no se refieren a las patéticas y simples ideas que tenemos sobre nuestro mundo actual. Todopoderoso significaba cambio y aceptación de la ilimitada posibilidad de la existencia. Dios podía literalmente hacer cualquier cosa, incluyendo la reencarnación. Su papel exactamente, nunca lo entendí, pero después de morir, me di cuenta de que había algo más grande ahí fuera, algo más poderoso.

La reencarnación para mí fue simple, sucedió sin que yo necesitara entender nada al respecto, pero me brindó una extraña calma que nunca pensé que tendría sobre muchas cosas.

Por ejemplo, en mi vida anterior, la idea de matar a otro hombre fue recibida con repulsa e incredulidad. Sabía que algunas personas lo hacían, pero nunca me vi capaz de hacer algo así. Vi las guerras como divertidas, a los soldados como simples marionetas, y a los políticos como despiadados señores que estaban secando a un país de sus fondos y recursos. Parcialmente cierto, pero una vez que entré en mi nueva vida como Mazmorra, matar se convirtió en una simple cuestión de apretar o no el gatillo.

Si dios existía o no, ya no era una pregunta para mí. Experimenté la reencarnación con mis propios ojos y ambos vieron y sintieron que existía un poder superior en algún lugar ahí fuera. ¿Tenía que preocuparme por esta entidad? Nunca vi una razón para hacerlo. En realidad, ni siquiera me molestó la posibilidad de una muerte súbita.

Junto con esta extraña calma sobre mi destino o lo que estaba más allá de la muerte, abrí dentro de mí otro pensamiento, otra visión. En vez de preguntarme qué hay más allá de la tumba, mi mente se volvió hacia: ¿qué puedo hacer en esta vida para dejarla sin remordimientos?

Una vez que me pregunté esto, empecé a mirar atrás a mis pocos meses como una mazmorra en este mundo, luego a los años que pasé atrapado en la Oscuridad, construyendo mi cuerpo para lo que vendría.

Mi batalla con Dankyun me dejó con una nueva visión del mundo, desgarrado por las guerras y el odio. Las guerras se libraron en dos frentes separados, los que estaban en contra de las mazmorras y los que estaban en contra de otras especies, mientras que el odio era una razón eterna para alimentarlas y ponerlas en marcha.

Tuberculus, el ex director de la Academia de Magia Fellyore, construyó mi Cuerpo de Cristal en el cual reencarné. Su deseo era que yo fuera una Academia de Magia en vez de un Mazmorra. Cumplí ese papel, pero no al máximo de su potencial. Sólo era un simple conserje. Una ama de llaves con una vista semi-omnipotente y un buen hechizo mágico para limpiar el polvo de los escritorios.

Desafortunadamente, lo que él creó no fue una VERDADERA Mazmorra, sino una versión remendada del monstruo de Frankenstein formado por innumerables partes del cuerpo de otras mazmorras. Aunque tenía mente propia, mi nuevo cuerpo también contenía los recuerdos de las antiguas mazmorras. La mayoría de ellas eran meras sombras, pedazos de sus antiguos yo. Ninguno tenía su personalidad inicial, no se podía confiar en nadie, y todos luchaban por el dominio sobre este único cuerpo.

En el lado bueno de las cosas, yo era el único con alma, así que, en esencia, tenía que ser la mente dominante. Yo era humano, pero no tenía ningún deseo masoquista de ser esclavizado o de terminar como un simple sirviente de otra mazmorra.

Sin mencionar que, desde el momento de mi nacimiento tampoco tuve el deseo de gobernar sobre las otras mentes o doblar su voluntad bajo mi voluntad, sobre todo porque no tenía idea de cómo hacerlo, y en segundo lugar porque no sabía que existían hasta esa batalla con Dankyun.

En pocas palabras, gané, pero el costo de mi debilidad en este mundo fue que perdí mi casa, a los estudiantes que se suponía que debía proteger, y herí a las tres mujeres que más cuidaba en este mundo: Nanya, Ayuseya, y especialmente Shanteya.

Las tres sufrieron heridas horribles y estuvieron al borde de la muerte. Desafortunadamente, debido a que traté de luchar contra la Oscuridad, muchas de mis habilidades iniciales se perdieron. Una cosa que quedaba era la capacidad de preservación de mi Mente Interior. Este lugar era como una dimensión sin fin propia.

No podía curar a las chicas de inmediato, así que hice lo que pensé que sería lo mejor… comencé a curarlas célula por célula… justo cuando estaba construyendo mi cuerpo, estaba reconstruyendo su piel, músculos y huesos juntos. Reconstruir sus canales mágicos rotos fue la parte más difícil. Sin ellos, la Energía Mágica podría volverse inestable y resultar en su destrucción desde adentro hacia afuera. El caso de Nanya fue el peor… por lo que pude ver, incluso si la curaba, había una alta probabilidad de que muriera en unos pocos años porque el truco que hizo con su sello resultó en que sus canales mágicos se quemaran. En otras palabras, no habría podido lanzar ni siquiera un hechizo de tipo principiante una vez despertara.

Entonces fue Ayuseya. Su cuerpo había estado sufriendo de privación de energía mágica como resultado de su maldición. El flujo mágico dentro de sus canales estaba por todas partes. Limpiarlas y asegurar un flujo constante también era difícil, pero si se quedaba así, incluso si sus estadísticas mostraban una habilidad increíble, nunca sería capaz de usarlas completamente.

En cuanto a Shanteya, aunque no tenía tantos problemas como las otras dos, aun así limpié sus canales mágicos y eliminé apropiadamente cualquier tipo de lesión o enfermedad de su cuerpo. Hacer esto probablemente les ayudaría a reunir la Energía Mágica más rápido, así como a almacenar más.

Mientras hacía todo eso, nunca las desperté. Las dejé dormir y descansar. Me tomó unos dos meses terminar todo ese trabajo, pero una vez que terminara, podría curarlas mucho más rápido la próxima vez porque entendía mejor su anatomía, y no necesitaba trabajar en sus canales mágicos.

Otra cosa que hice fue fortalecer mi Armadura Mágica. Después de que el Primordial devolvió mi cuerpo a mi control, cambió al nivel que una vez tuve. Me di cuenta a través de esto que la Armadura Mágica estaba mayormente determinada por la experiencia de sostener tanta Energía Mágica dentro de ella. Así, cada día, empecé a remendarla y fortalecerla donde podía. Había muchos agujeros y grietas que tenía que rellenar, y cuanto más trabajaba en ello, más me daba cuenta de lo débil que era en comparación con Dankyun o incluso Nanya, pero poco a poco lo iba consiguiendo.

Lo último en lo que centré mi atención fue en lo que podía construir con mis conocimientos. Tuve que aprender a crear y controlar tanto esas trampas como mis hechizos. Así, me tomé la libertad de ensamblar y desensamblar la mayoría de las que ya había construido. Los cristales de poder fueron las partes más intrigantes. Eran pequeñas baterías de almacenamiento de energía mágica con circuitos integrados. La energía mágica simplemente fluía a través de una red dentro de ellos, pero no importaba cuánto lo intentara, no podía entender la lógica detrás de ello. Afortunadamente, entendí cómo copiar al menos los circuitos ya existentes.

Utilizando este conocimiento como base, empecé a reconstruir mis trampas, a hacerlas integrar estos extraños cristales así como a implementar varios interruptores. La parte más difícil fue intentar hacer una versión en cristal mágico de un microcontrolador. No pude hacerlo. En cuanto a recrearlo como un componente eléctrico fue aún más difícil. Simplemente no tenía ningún conocimiento de cómo hacerlo.

Eventualmente, dejé de entender algunos de los detalles más finos de cómo funcionaban esos Cristales de Poder y en su lugar me concentré en construir algunas cosas que podría usar en el mundo real. Cada trampa y máquina que creé después terminó como un plano que guardé en mi mente y se convirtió en una habilidad en mi pantalla de estado.

Mientras hubiera espacio en mi Territorio de Mazmorra, podría convocar a los materiales de ese depósito interior y luego reconstruirlo en el mundo real. La Energía Mágica era la forma en que esos átomos fueron reorganizados.

Lo mismo ocurría con los hechizos, sólo que, en este caso, dependían en gran medida de mi suministro de Energía Mágica y del tipo de hechizo que era. Si requería ciertos materiales o podía utilizar el entorno cercano era toda la diferencia. Por ejemplo, Púa de Hielo necesitaba agua, que era enfriada en esa forma por la energía mágica. Esto se hizo súper rápido. La bola de fuego usaba oxígeno en el aire e hidrógeno como combustible. La energía mágica proporcionaba el calor agitando los átomos, sin embargo, podía actuar como el combustible mismo. Esto era hecho DESPUÉS de consumir una gran parte del combustible original, por supuesto, como una mazmorra, yo proveía ambos, pero una persona normal tenía que usar mucha más Energía Mágica para una sola Bola de Fuego.

Pero como era de esperar, mientras un mago aprendía a usar la Energía Mágica sintiendo y entendiendo el efecto que necesitaban, no estaban familiarizados con la física molecular, química, biología y cosas por el estilo. Por otro lado, las mazmorras de alguna manera tenían esa información, lo que me llevó a hacer otra pregunta:

“¿Cómo puede una mazmorra saber cosas que requerían una civilización avanzada para entender y desarrollar a través de experimentos y constante evolución científica?”

No podía preguntarle a la Oscuridad, ya que nunca volvió a comunicarse conmigo después de esa batalla con Dankyun. Me dejaron solo con mis propios pensamientos, pero tenía la sensación de que tarde o temprano encontraría la respuesta a eso.

Dicho esto, me hizo darme cuenta de que tal vez no necesito cantar nada para lanzar un hechizo. Sólo tenía que concentrarme y controlar la Energía Mágica de una manera que me permitiera recibir el efecto requerido. Esto resultó en la creación de una nueva habilidad, que para actualizar, tuve que entender mejor sus efectos en profundidad, así como desarrollarla a través de la práctica.

Esto, a su vez, tomó un montón de tiempo para hacerlo.

“Así que cuando la Oscuridad dijo que estaba haciendo todo, en realidad significaba que usando recuerdos dispersos entre todos ellos, podía avanzar y actualizar mis hechizos, entonces sólo tenía que ‘seleccionar’ la actualización. Por eso me limitaba a tan pocas habilidades. Los que aprendí de los libros eran básicamente las viejas mazmorras que aplicaban el contenido de los libros por mí. En resumen, sólo estaba dando órdenes a la Oscuridad…” Pensé mientras jugaba con una bola de fuego, enviándola de una mano a la otra, aumentando su tamaño, y concentrándome en los diversos efectos que podría tener.

Lo que no pude entender es cómo se redujo el costo de la energía mágica para algunos de ellos. En el caso de mi Habilidad de Rango Emperador [Glaciar Infernal] el costo de la energía era menor cuanto más poderosa se volvía la Habilidad. No tenía ningún sentido. Era casi como si la magia no siguiera sus propias reglas.

Por lo que llegué a comprender desde que reencarné en este mundo, la Energía Mágica tenía muchas maneras de cambiar las Leyes de la Física, pero en realidad, lo que parecía ser un cambio completo e irracional no era más que un complicado rompecabezas de todas las leyes conocidas y aún desconocidas de la Magia y la Física. Me dolió la cabeza sólo de pensarlo, pero me prometí a mí mismo que algún día, de alguna manera, algún día podría descifrarlo. Era prácticamente inmortal, así que tenía tiempo libre.

Siete meses después de llegar a este desierto, la residencia del cubículo que creé para mí mismo no había cambiado, pero logré construir muchas maravillas tecnológicas que podría usar en futuras batallas o para cosas del hogar. Desafortunadamente, un repelente de insectos no era uno de ellos. Ni siquiera quiero recordar cuántas veces me desperté con un insecto anidando en mi boca o una araña en mi oído. Gritaba como una niña cada vez y me disparaba una bola de fuego en la cara. Hubo una vez incluso una serpiente que anidaba en mi regazo, como si en realidad estuviera haciendo un nido en mi regazo.

Hubo otra cosa sobre la que llegué a una conclusión, y ese era mi objetivo en la vida, o mejor dicho, mis objetivos:

En primer lugar, la Oscuridad tenía que irse. Ese era mi principal objetivo por ahora. En segundo lugar, tenía curiosidad sobre el mundo, cómo otras especies interactuaban entre sí, y cómo funcionaba la sociedad aquí en general. Por último, después de deshacerme de la Oscuridad, quería entrenar por un tiempo.

Todo esto fue con el propósito final de resucitar la Academia de Magia de Fellyore, pero esta vez, iba a ser la Academia de Magia de Illsyore. Desafortunadamente, no podía empezar a construirla hasta estar seguro de la ubicación, de los maestros, de que era lo suficientemente poderoso como para limpiar el piso con todo un grupo de Supremos, de que tenía por lo menos una clase de estudiantes, y de que no corría el riesgo de ser controlado por nadie más que por las llamadas a la cama de mis esposas.

¿Por qué quería construir una Academia de Magia? Era extraño, pero me sentí un poco conectado a esa idea. También deseaba hacer algo para cambiar las opiniones retorcidas de algunas personas y reinos, especialmente las relativas a la igualdad entre especies. Podría hacer crecer grandes músculos y forzar estos cambios sobre ellos, o simplemente podría enseñarles mi verdad a los jóvenes. Con la educación viene la revolución y de ella viene el cambio.

Abriendo los ojos, respiré profundamente, tosiendo un poco de todo el polvo y sacando otra araña que convirtió mi nariz en un puente de seda. Levantándome, estiré los brazos y me quité el polvo del cuerpo. Mirando hacia arriba, invoqué desde dentro de mi Mente Interior un metro cúbico de agua y la mantuve suspendida sobre mí con la ayuda de mi magia. Centrándome en la parte inferior, hice un agujero en el campo y dejé que el agua cayera sobre mí. (BryanSSC: Por si no lo saben, hay un mito que dice que durante la noche nos comemos como 10 arañas o algo estúpido como eso, la verdad es que si en el extraño caso que un insecto se nos acerque a la cara, este huirá rápidamente por el movimiento de nuestra respiración y temperatura… por lo que es probable que Illsy sea un ser inerte físicamente… un ser artificial)

Era una ducha improvisada, pero hizo el trabajo y me limpió del polvo. La temperatura no importaba ya que este cuerpo tenía una función que aumentaba o disminuía su temperatura con un poco de magia.

Una vez que estaba limpio y brillante, tenía la intención de absorber la ropa que me cubría, pero luego me di cuenta de que no llevaba nada.

“Oh sí… estuve desnudo todo este tiempo…” Dije y cerré los ojos.

Cuando estaba jugando con la tecnología, también aprendí a crear objetos. Fue RIDÍCULAMENTE fácil y sencillo. Básicamente, sólo tenía que conocer los materiales, convocarlos desde mi mente interior y luego infundirles Energía Mágica. Después, sólo tenía que remodelarlos en la forma que deseaba. Era similar a trabajar con arcilla.

Usando este método, me creé un par de pantalones, que terminaron con una pierna más grande que la otra. Yo era un mal sastre… lo más complicado fue crear la tela, pero tenía mucho algodón y lino. Elegí el primer tipo.

Unos diez intentos más tarde, logré crear un par de modernos pantalones marrón oscuro con un cinturón de cuero teñido de negro.

“Genial… Ahora necesito calcetines, zapatos, camisa y todo lo demás… Creo que me haré una bata también.” Pensé mientras miraba a mi nueva creación.

Sin más demora, yo, el Calabozo Divino, empecé a tejer, coser y teñir. Diez horas más tarde, llevaba puesta una larga túnica negra con capucha, un par de pantalones largos de color marrón oscuro, un par de calcetines de seda, un par de botas de cuero, una camiseta negra de algodón y un chaleco de cuero marrón. De hecho, me veía bastante bien. Todo lo que quedaba era cortarme el pelo, ¡y estaba listo!

Saliendo de mi refugio, miré hacia arriba y vi el cielo despejado con cerca de cien pájaros hambrientos volando directamente hacia mí. Qué hermoso… Espera, ¿qué?

“¿-DEMONIOS?” Grité mientras corría de regreso a mi casa.

“¡CAW! “, gritaron los pájaros.

“¡Ustedes no son cuervos!” Les respondí.

“¿MOO?”

¿Qué demonios…? Pensé mientras levantaba una ceja.

“¡Chirp! ¡Chirp!”

Comenzaba a sentirme como si acabara de aterrizar en una casa para pájaros o en un zoológico, pero podía jurar que sólo veía una especie de pájaro volador con dientes afilados alrededor de sus picos. No había vacas en ese grupo…

Respirando hondo, amplié mi territorio de mazmorra y me preparé para la batalla.

“¡Mooo!” La vaca fue escuchada de nuevo.

“Quiero decir, ¿en serio?” Dije en voz alta.

Con la energía pulsando en las puntas de mis dedos, salí corriendo y apunté con la palma de mi mano a cualquier cosa que estuviera alrededor de mi casa.

Había una veintena de pájaros haciendo esos tres sonidos extraños mientras picoteaban y rascaban en mi casa temporal. Sus largos y afilados picos y garras se astillaban poco a poco. Durar dos o tres minutos habría sido una maravilla. Sorprendentemente, sin embargo, nadie intentó usar la puerta principal para entrar, pero dudé que pudieran entrar. Cada ave era tan grande como un draconiano adulto, y su envergadura era de casi 10 metros de largo. ¡Eran GRANDES!

Aun así, ninguno de ellos parecía amistoso. A pesar de estar en medio de la noche, mis ojos me permitían ver normalmente. Sus plumas eran de color azul oscuro en la parte superior de sus cuerpos, y brillantes en sus estómagos. En la parte superior de sus cabezas había un escudo hecho de plumas largas y negras. Si no fueran por la carne de mis huesos, los habría considerado muy interesantes y quizás hasta hermosos.

Antes de usar cualquier otra habilidad, decidí probar mi láser AGLMC en ellos. El primero al que me dirigí fue a uno que volaba en el aire, me vio y decidió hacerme su cena.

“¡Hoy no!” Dije con una sonrisa y disparé el láser.

El rayo rojo atravesó su cráneo y aterrizó junto a mí, muerto.

Escuché el sonido de mi nivel, pero lo ignoré. Lo siguiente que hice fue probar mi Armadura Mágica y permitir que uno de ellos me golpeara. El pájaro me golpeó con su pico tan fuerte como pudo, pero ni siquiera me estremecí. La Armadura Mágica ni siquiera estaba astillada, así que agarré el pico del pájaro y con un fuerte tirón, lo envié volando hacia otro pájaro. Los dos chocaron en el aire, y creo que oí el sonido de huesos rompiéndose.

Con una sonrisa de satisfacción en los labios, apunté con la palma de mi mano a los dos pájaros y solté un rayo láser, perforándolos de un solo golpe y silenciándolos para siempre. Los otros pájaros me miraron un segundo y decidieron que no valía la pena. Se fueron volando, pero no después de agarrar los cuerpos de los dos últimos que maté.

“¿Canibalismo?” Pensé que al verlos pelearse en el aire por los restos.

Me quedé con un solo pájaro grande a mi lado, el que vaporicé por dentro de su cabeza. Al patearlo una vez, decidí convertirlo en comida para después, así que lo absorbí y volví a mi pequeño hogar.

“Supongo que lo repararé y luego despertaré a las chicas…” Me dije mientras sonreía y me puse manos a la obra.

El suelo estaba un poco duro y frío para simplemente dejarlas allí. No había encendido ningún fuego, y estaba un poco oscuro para ellas, así que coloqué un cristal de poder que emanaba luz sobre el techo y un montón de madera en medio de la habitación. Con una pequeña chispa de fuego desde la punta de los dedos, encendí la fogata.

Aceleré un poco el proceso de calentamiento al aumentar mágicamente las temperaturas de la pared en unos 15 grados centígrados. Para mantenerlo caliente, añadí una capa de fibra de vidrio en el exterior, que actuaba como aislante térmico. Actuaría como una doble protección contra esos pájaros molestos también, a menos que el vidrio fuera parte de su menú habitual.

Después, liberé a las chicas dentro de mi Mente Interior y las puse una al lado de la otra. Era muy difícil resistir la tentación de acariciar las bazucas de Nanya, pero me abstuve… sorprendentemente. (BryanSSC: Jajajaja este Illsy xD)

Shanteya fue la primera en despertar, luego fue Ayuseya, y la última en hacerlo fue Nanya.

“Ugh… ¿Quién eres tú?”, preguntó la el’doraw un poco confundida cuando me vio.

“Tengo muchos nombres, pero puedes llamarme el estimado y renombrado…” Antes de que pudiera terminar mi frase, Nanya la terminó por mí.

“El Señor del Calabozo Pervertido Ladrón de Panties Illsyore.” Ella sonrió.

“Ugh…” Me quejé.

 

[Has ganado un nuevo título: Señor del Calabozo Pervertido Ladrón de Panties] ¿Desea aplicarlo? S/N

¡¿QUIÉN DEMONIOS APLICARÍA ESTE TÍTULO?! Grité en mi mente ante el ridículo mensaje.

“Es bueno verte de nuevo, Illsy…” dijo Ayuseya con una sonrisa suave.

“Eso significa… ¿sobrevivimos? ¿Qué hay de Dankyun?” preguntó Shanteya un poco sorprendida, pero luego las lágrimas empezaron a rodar por sus mejillas. Estaba llorando. “¡Maestro!” Ella saltó y me abrazó con fuerza. “¡Estás vivo! ¡Estás vivo! Estás a salvo”, decía ella.

La abracé y suavemente le di palmaditas en la espalda. Mi linda el’doraw estaba realmente preocupada por mí, aunque no esperaba una reacción tan extraña. Fue como si la primera pregunta no importara en absoluto.

“Está bien, querida. Estoy bien.” Sonreí y miré a Nanya, que estaba mirando hacia abajo.

“¿Qué pasó?”, preguntó.

“Bueno…” Me rasqué la mejilla y luego empecé a explicarles lo que había pasado, dejando fuera la pequeña parte de la Oscuridad que había dentro de mí.

Aunque me equivoqué un poco al hacerlo, aún no me sentía preparado para contárselos. En realidad, no tenía ni idea de cómo decirlo. No podía ir sin más con un: Hey, ¿sabían que estoy siendo lentamente manipulado por un Calabozo Primordial porque no actúo como un villano psicópata con la intención de usarlas a ustedes tres como herramientas de reproducción?

Sí… tenía que dar un paso a la vez… hasta que sintiera que estaba perdiendo el control sobre mis acciones y mi razón, no vi ninguna razón para abrir el tema. Con un poco de suerte, nunca tendría que hacerlo…

 

 

BryanSSC: Sí… con mucha suerte… porque si no pasa, la novela sería demasiado aburrida…
PD: Para quienes esperan que traduzca la novela web de Tuberculus y su esposa Mazmorra… lamento informarles que hay muy pocos capitulos y el ultimo tiene casi 1 año de antiguedad… así que… no le veo mucho futuro a eso.

Trad. BryanSSC

Índice