Goblin Kingdom Capítulo 108: Hilos Enredados

A A A

Goblin Kingdom

Capítulo 108

Hilos Enredados

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 45
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

“Ahora, hablemos” Le dije.

 

Nikea parecía que se había comido una mosca mientras asintió.

 

“En primer lugar, haré que cumplas tus promesas anteriores” Le dije.

 

“Por supuesto, haremos lo que prometimos” Dijo Nikea.

 

“También quiero que me presentes a los otros descendientes de los cristales.”

 

“… ¿Por qué?”

 

“Para hacer amigos, por supuesto, ¿Para qué si no?”

 

“No sabría decirte.”

 

La abatida araneae se vio obligada a acceder a mis peticiones. Como tal, el comercio entre los goblins y los araneae comenzaría, su aldea tendría que dar la bienvenida a mis goblins, y la propia Nikea tendría que presentarme al resto de los demihumanos.

 

Estoy seguro de que Gi Za me regañaría, diciendo que soy demasiado blando, pero en realidad no es una buena idea exigir demasiado. Las tribus que no nos guardan rencor a los goblins son preciosas. Los araneae servirán como nuestro punto de apoyo en el mundo de los demihumanos. No sería bueno estropear nuestra relación.

 

“Eso es todo” Dije.

 

Nikea me miró, confundida.

 

“¿Eso es todo?”

 

“Sí. Oh, hay una cosa más.”

 

“¿Qué?”

 

Nikea se puso en alerta tan pronto como dije que había una petición más.

 

“Me gustaría descansar en tu pueblo esta noche.”

 

“… Oh, está bien.”

 

Nikea se rió un poco cuando me vio sonreír maliciosamente.

 

Después de derrotar al ardiente demihumano, volvimos a la aldea de los araneae. Cuando llegamos allí, nos llevaron a nuestro alojamiento, donde las camas hechas de hilos de araña nos saludaron. Shumea y Selena inmediatamente fueron a saltar sobre ellas, dejándome estupefacto. Después de eso no pasó nada inusual. Incluso la reacción de los araneae al vernos regresar mirando exactamente como si hubieran visto un fantasma fue la esperada.

 

De aquí en adelante es trabajo de Nikea.

 

¿Cumplirá la araneae… Cumplirá Nikea su promesa?

 

Esta noche, me he abstenido de dormir y he observado a los goblins.

 

“¿Realmente piensa confiar en ellos, Su Alteza?” Preguntó Gi Za.

 

Sonreí. “Aún no confío en ellos. Todo dependerá de su respuesta. Si surge la necesidad, no me importa hacer que cada araneae pruebe la amargura de la derrota.”

 

“En ese momento, por favor, déjame liderar la batalla.”

 

Usaban madera para sus pilares, mientras que usaban barro e hilos para sus paredes. Nos sentamos ante la entrada de nuestro alojamiento.

 

Gi Ji Arsil se postró ante mí. “Con seguridad le presentaré la cabeza de esa araneae, Nikea, a usted, Su Majestad.”

 

“No te apresures. Tal y como van las cosas, Nikea probablemente no se convertirá en nuestro enemigo. En todo caso, es más probable que luche por nosotros en caso de que algo suceda” Dije.

 

“¿Contra su propia tribu?” Preguntó el feroz Gi Ba, al que asentí.

 

Gi Ba y los otros goblins de su generación fueron criados en un ambiente donde todos los goblins eran aliados. Debe haber crecido pensando que los de la misma raza nunca se atacarían entre sí.

 

Gi Za y Gi Ji entendían cómo funcionaba el mundo, pero Gi Do y los demás no podían.

 

“Alteza, viven en el mismo pueblo, seguramente no se atacarían entre ellos” Dijo temerosamente Gi Do.

 

“La gente descontenta con Nikea puede que no piensen así” Dije, pero de nuevo Gi Do no podía entenderlo.

 

Gi Ba se mofó. “Idiota.”

 

“¿Quieres decir que se pelearían entre ellos a pesar de ser de la misma raza?” Preguntó Gi Do.

 

Me toqué la barbilla. “No necesariamente tienen que pelear abiertamente. Podrían simplemente protestar. ¿No había araneae que nos siguieron esta mañana? Esa mujer probablemente no tiene toda la aldea bajo control.”

 

“En otras palabras, sus enemigos podrían ignorar sus palabras y atacarnos” Dijo Gi Za.

 

Los otros goblins asintieron.

 

“¿Entonces qué lado escogeremos?” Preguntó Gi Ji.

 

Me puse pensativo. “Hmm…”

 

¿Realmente Nikea se quedaría quieta mientras matan a los de su propia tribu? Estoy seguro de que los elegiría antes que a nosotros a pesar de sus diferencias.

 

“Si Nikea nos muestra sus colmillos, responderemos de la misma manera.”

 

Mientras mi corazón se reía ferozmente, una retorcida sonrisa apareció en mis labios.

 

◇◆◇

 

“Nikea del cristal duro, ¿Realmente piensas aceptarlos? Son goblins. ¿Crees que esas criaturas son dignas de confianza?” Dijo un araneae.

 

Arriba, en el árbol más alto de la aldea, había una vasta sala hecha de hilos, donde se reunían los maestros de la aldea.

 

“Exactamente, Nikea. ¿Por qué alguien tan sabio como tú es incapaz de entender? Esos goblins deberían ser asesinados” Dijo otro araneae.

 

Las voces de las quejas se elevaban una tras otra, pero Nikea solo escuchaba con calma.

 

De la gente reunida, más de la mitad estaba en contra de los goblins. Alrededor del 30% de ellos expresaron sus críticas en voz alta.

 

“…” Nikea escuchó en silencio esas voces, y luego se volvió hacia un solo araneae. Ella preguntó. “¿Piensas lo mismo, Nerou del cristal azul?”

 

Ese araneae era joven y desbordante de elegancia. Una sonrisa apareció en sus labios. “Pero por supuesto, los goblins son criaturas asquerosas.”

 

El araneae sonreía aunque sus ojos estaban llenos de desprecio.

 

Nikea suspiró en voz baja.

 

Nerou era un hábil araneae de buena sangre. Originalmente fue elegido para ser el próximo jefe, pero Nikea se convirtió en el jefe. Desde entonces se ha ganado el favor de los demás araneae, usándolos para intentar apropiarse del puesto de jefe de Nikea.

 

Nerou nunca fue abiertamente contra Nikea. En cambio, permitió que otros la criticaran, asegurándose de que no hiciera nada para perjudicarse a sí mismo.

 

Bastardo cobarde, pensó Nikea. Sus intentos anteriores de capturar al ardiente demihumano fue originalmente un complot para tratar de convencer a estas personas, pero como resultado, sólo hizo las cosas más difíciles.

 

La petición de los goblins no era en absoluto excesiva.

 

Como mínimo, era mucho mejor que la demanda de la Facción Nerou de matar a los goblins.

 

Los argumentos siguieron sin resolverse, mientras que Nikea sólo esperó en silencio. Esperó pacientemente hasta que finalmente le dieran la oportunidad de decir lo que pensaba.

 

Cuando la Facción Nerou, la Facción Neutral y la pequeña Facción Nikea finalmente se agotaron, Nikea habló. “Escuchadme, descendientes de los cristales. He llegado a un acuerdo con ellos como vuestro jefe. Hablar en contra de esa decisión es un desafío a mi autoridad como jefe. Además—”

 

La dignidad de Nikea como jefe hizo temblar a los araneae.

 

“Nosotros, descendientes de los cristales, llegamos a ser a causa de nuestra confiabilidad y nuestra justicia. Los goblins están aquí entre nosotros en nuestra aldea precisamente porque confían en nosotros. Atacarlos mientras duermen, ¿¡No avergonzaría eso a nuestro orgullo!?”

 

La Facción Nerou no tuvo más remedio que guardar silencio a pesar de sus frustraciones. La Fracción Neutral asintió mientras hablaban entre ellos. Los miembros de la Facción Nikea estaban todos sonriendo, encantados con la grandeza de su jefe.

 

“Eso es todo. Si no hay nada más, se levanta la sesión.”

 

Los primeros en levantarse fueron los de la Facción Nerou, que se marcharon apresuradamente, seguidos por los de la Facción Neutral. La Facción Nikea se quedó y se reunió alrededor de Nikea.

 

“Jefe, ¿Está segura de que esta es la elección correcta?” Preguntó uno de ellos.

 

“Todo debería estar bien mientras no provoquemos nada. Es sólo que…” Contestó Nikea.

 

“¿Es sólo qué?” Preguntó uno de ellos.

 

“Si estalla una guerra, seguramente perderemos” dijo solemnemente Nikea.

 

Los miembros de la facción Nikea se miraron unos a otros.

 

“Pero…” Uno de ellos intentó discutir.

 

“¿Viste a ese goblin? El negro grande.”

 

La voz de Nikea era suave, como para guiarles. Su mirada era suave, muy parecida a la de una madre, mientras miraba al araneae que era como un hermano menor para ella.

 

“Sí” Dijo.

 

“Ese es su rey. Luchó contra el Tigre Come-Hombres por su cuenta y ganó. Y esos goblins debajo de él. ¿Qué piensas de ellos?”

 

“Había de todo tipo…”

 

“Sí, los goblins se reproducen rápidamente. Tan rápido, de hecho, que es aterrador. Lo más probable es que su fuerza principal esté esperando en alguna parte. Si estalla una guerra, ese ejército vendría marchando a nuestras puertas. Individualmente, podemos tener la ventaja, ¿Pero numéricamente? Nos abrumarían.”

 

El araneae se quedó sin palabras ante las predicciones de su jefe.

 

“Tenemos que trabajar con ellos. Esta es la única manera de que nuestra tribu sobreviva” Dijo Nikea.

 

Los miembros de su facción asintieron con temor.

 

——————————————————————————————-

¿Ventaja individual? Pero si están jodidos por todas partes xD

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice