Master Hunter K – Capítulo 76: La ciudad de los Elfos Oscuros – Parte 9

A A A

Master Hunter K

Capítulo 76: La ciudad de los Elfos Oscuros – Parte 9

 

Una vez que terminó de transferirse al nuevo reino por segunda vez, Sungjin rápidamente miró a su alrededor desde lo alto del techo del Templo. Observó a dos individuos luchando a la distancia.

(Hey, Kei)

Besgoro habló primero.

“Lo sé, me voy.”

Sungjin dio una rápida respuesta y se apresuró hacia los cazadores. Aún no sabía quién era el troll, pero iba a proteger a la víctima y eliminar al troll.

Pero ahora que se acercó, notó que ambos estaban envueltos en auras rojas. Sungjin no entendía que podía haber causado que se volviesen unos contra otros, pero sería una gran pérdida si continuaban chocando armas hasta que uno muriese.

(Hey, dejen de pelear)

Tratar de detenerlos probablemente sería una pérdida de esfuerzo. Mientras corría, Sungjin cantó un hechizo junto a Besgoro.

“¡Deshazte de tus colmillos y conviértete en una oveja mansa! ¡Polimorfo!”

“¡Deshazte de tus colmillos y conviértete en una oveja mansa! ¡Polimorfo!”

El mismo hechizo fue lanzado simultáneamente dos voces. Los dos trolls se convirtieron en ovejas al mismo tiempo. Desarmando a su presa, Sungjin sacó sus dos espadas.

Atacó a la oveja más cercana a él. Al ser golpeado, la magia se deshizo.

“¡Quién carajo!”

No había razón para responder. Sungjin se movió para decapitarlo. Pero gritó una palabra de activación familiar.

“Ojo de Serpiente”

Llevaba el mismo collar de ojos de basilisco que Sungjin llevaba alrededor del cuello. El párpado cerrado se abrió, y el ojo de serpiente miró a Sungjin petrificándole por un momento.

(¿Oh?)

Sungjin inmediatamente siguió con-

“Arca Desatada”

Y se liberó del hechizo, continuando su ataque. El troll se sorprendió cuando vio que el ojo de su basilisco no funcionaba y trató de oponer resistencia, pero no era rival para Sungjin.

Venganza Sangrienta atravesó su corazón.

“Ugh…”

Dio un pequeño grito de agonía antes de caer al suelo. Sungjin se dio la vuelta. El Lancero ya había escapado de polimorfo y alternaba su mirada entre Sungjin y el troll.

Probablemente no sabía qué hacer con la repentina aparición de un enemigo.

(Si ambos hubieran trabajado juntos, habrían tenido una oportunidad)

Sungjin agitó la cabeza ante el comentario de Besgoro.

“Probablemente no.”

El troll tartamudeó unas pocas palabras antes de venir contra Sungjin. El segundo troll también hizo lo mejor que pudo para oponer resistencia contra él, pero los cazadores ordinarios solo podían comprar unos pocos segundos contra Sungjin.

‘¡Clang! ¡Clang! ¡Clang! ¡Splat!’

Sungjin sacó el Espectro Lunar del pecho del Troll. El troll se arrodilló.

“Blagh”

Escupió sangre de sus labios.

(¡Bien, bien!)

Besgoro estaba disfrutando de ver sangre. Por otro lado, Sungjin estaba más preocupado en recoger los objetos que habían caído.

Como un ama de casa recogiendo mazorcas, Sungjin recogió los objetos caídos y los guardó en los cubos.

“Operador, ¿cuánto tiempo ha pasado desde que llegamos aquí?”

[7 minutos y 21 segundos.]

Sungjin pensó para sí mismo

(Hmm… Creo que esta vez me apresuré demasiado.)

Había reservado unos 20 minutos por salto; un período de tiempo que había decidido cuando aún estaba en la Meseta Tahrakhan.

Pero ese tipo de asignación de tiempo sólo tenía sentido debido al hecho de que estaba pensando en términos de la zona abierta de la Meseta donde la búsqueda de trolls llevaría mucho tiempo. Sólo empeoró por el hecho de que la incursión tipo ‘Matar X monstros para invocar al jefe’ hacía que los cazadores se dispersaran por una amplia zona geográfica, haciendo que la búsqueda de trolls llevara mucho tiempo.

En este mapa, la “Sacerdotisa Kerenis” siempre se encontraba en un único lugar predeterminado en el punto más alto y céntrico de la ciudad, por lo que encontrar trolls era extremadamente fácil.

Debería empezar a estimar el tiempo basado en el terreno de la incursión.

No era como si Sungjin hubiese memorizado perfectamente cada detalle de cada incursión, pero había vencido a cada jefe con la excepción del que le mató.

Sería capaz de hacer una estimación bastante buena del tiempo que necesitaría por incursión. Sungjin volvió al Templo; no había lugar más adecuado para buscar trolls.

Sungjin se sentó en las escaleras mientras inspeccionaba los objetos que había obtenido esta vez.

(Esto probablemente vale… 4000 monedas.)

(Esto es probablemente 2000… no, 1500 es mejor. Sí, ni siquiera puedo imaginar a alguien que realmente quiera esta cosa)

Estaba calculando el valor de los artículos que había obtenido. Normalmente, pasaba por el mercado negro una vez, y cuando regresaba a las Noventa y Nueve Noches, no volvía a salir por la noche. Pero Sungjin planeaba pasar el día de otra manera.

(Poner los artículos en subasta, cenar y esperar a que lleguen los recibos, y volver a salir al mercado)

Había oído que los libros de hechizos del 7º círculo y superiores eran extremadamente caros, casi imposibles de comprar sólo con las recompensas de las incursiones.

(También quiero comprar “La Estrella de los Sin Nombre”… y como coleccioné dos piedras de mejora… es hora de ir a visitar “Herrería de Kargo”)

Por experiencia, no tenía ni de lejos el número de monedas que necesitaba. Sungjin terminó de calcular los precios de los seis artículos que había obtenido a través de la “caza de trolls” y se puso de pie.

“Persecución de la Justicia”

Por tercera y última vez, activó la teletransportación dimensional.

 

 

*****Espaciador Policía-Azul v3*****

 

 

Una vez llegó a la tercera instancia del Templo, Sungjin quiso salir e iniciar la búsqueda de los cazadores, pero luego oyó que había batalla desde el interior del templo.

Sungjin entró más profundamente en el interior del templo cuando vio

‘Boom’

El troll Berserker disparó a la cabeza del Guardian con un martillo.

“Pffk”

Un golpe directo en la cabeza, el guardia murió instantáneamente vomitando sangre.

“Tsk…”

Sungjin frunció el ceño. Ni siquiera hubo tiempo suficiente para salvar al hombre. Lo único que le quedaba a Sungjin era vengarse; vengar su muerte.

Sungjin se escabulló detrás del Berserker mientras el troll se tomaba un respiro, y lo apuñaló por la espalda una vez que estaba al alcance.

“Squelch”

Al ataque se le aplicaría la pasiva de ‘Asesino’ que había obtenido hoy. El Berserker emboscado murió en el acto. Sungjin sacó su espada.

El interior del templo era un desastre. El cadáver del jefe de la incursión, sus cuatro Guardianes, y ahora los cadáveres de los cazadores también llenaban el suelo.

Sungjin, que llevaba mucho tiempo rodeado de cadáveres de cazadores, no sentía ningún deseo de quedarse en ese lugar. Quería recoger los objetos caídos y dejar el lugar cuando

“Tos”

Dentro del Templo, Sungjin escuchó un sonido desde el otro lado de la columna. Inmediatamente se dirigió hacia la fuente del sonido. Allí yacía un alto y pálido occidental, ‘Goliat’. Estaba apoyado contra la columna, desangrándose.

Debe haber sido gravemente herido por el “Berserker”. Sungjin se le acercó.

“Oye, ¿estás bien?”

“¿Cómo…? *tose*”

Parecía querer decir algo, pero se detuvo a toser sangre. Su estado parecía nefasto.

“¿Quién eres…?”

Sungjin frunció el ceño mientras respondía

“Concéntrate en las cosas importantes primero. ¿Tienes pociones?”

El hombre apenas respondió.

“Yo… me las bebí todas”

Ahora que lo dijo, Sungjin notó las grandes cantidades de botellas de poción vacías esparcidas por el suelo. Después de mirar al hombre por un segundo, Sungjin sacó una Poción de Recuperación Media.

La Poción de Recuperación Media sanaba hasta 1000 HP; Sungjin, cuyo HP excedía los 50.000, no tenía uso para una poción tan pequeña.

“Bebe esto por ahora. Si tu sangrado se detiene, no tendrás que preocuparte por morir al menos”

Pero el hombre agitó la cabeza.

“No me estoy desangrando. *tose*”

Sungjin miró más de cerca, y como había dicho el hombre, no tenía ni un rasguño.

“¿Entonces?”

“Estoy afligido por… el veneno del cáliz maldito…”

“…Ah”

No fue atacado por el troll. Mientras le disparaba al jefe, había sido víctima del arma de Kerenis. Una de sus piernas estaba hinchada conteniendo un profundo tono púrpura.

“¿No tienes ningún antídoto?”

“Tenía uno, pero ya lo usé antes contra la Anaconda. No esperaba que la sacerdotisa tuviera su propio ataque venenoso…”

Sungjin no pudo evitar abofetearse la frente.

“Si eres el tanque principal…”

(Deberías mantener un mínimo de dos.)

Quería decirlo, pero se detuvo. No había razón para sermonear a un moribundo. Sungjin le miró durante un momento más antes de decir-

“Operador, la Poción de Recuperación”

Tomó la gran poción de recuperación que había recibido recientemente y se la entregó al hombre. Miró a Sungjin durante un momento.

“Gracias…”

Expresó su gratitud y luego bebió la poción. La Gran Poción de Recuperación cura 10.000 HP. Con esto, podría aguantar al menos unos minutos más. Sungjin le preguntó al hombre

“Adelante, pregúntale al Operador. Cuánto tiempo tienes hasta que termine la duración del veneno”

El hombre se volvió hacia el cubo para pedirle al Operador

“Operador… ¿cuánto tiempo queda… de este veneno?”

[Toxina letal de Kerenis, quedan 8 minutos y 12 segundos.]

El hombre cayó en la desesperación.

“Se acabó. Calculé antes… se pierden 10.000 HP cada minuto. Traté de aferrarme a cada poción que llevaba conmigo, pero no tengo…”

Como su nombre indica, la Toxina Letal era un veneno peligroso. Si no fuera el tanque, no habría podido durar tanto. Sungjin también frunció el ceño.

(Incluso si entrego cada poción que he recibido… todavía no sería suficiente…)

Nunca había comprado una sola poción; no las necesitaba. Especialmente una vez que recibió el “Anillo Vampiro”.

Lo único que llevaba con propiedades curativas era la Gran Poción de Recuperación que ya había entregado, unas pocas pociones medianas y un puñado de pociones pequeñas.

Aunque podía alargar la vida del hombre unos minutos más, no tenía sentido; su muerte ya estaba grabada en piedra.

(¿Qué debo hacer?)

Pero el hombre lo interrumpió.

“Gracias por intentarlo, pero… creo que este es el final para mí.”

Sungjin no podía ver a un hombre morir ante sus ojos sin hacer nada.

(Pero no hay nada que puedas hacer.)

Dijo Besgoro. Sungjin se mordió los labios. Pero se le ocurrió una idea.

“Espera…”

Sacó el “Romance de los Tres Reinos”. Podía usar la habilidad activa una vez al día, y aún no la había usado. Sungjin abrió el libro con cautela.

(Si está en blanco… este hombre morirá… y si no…)

Pensó mientras abría la página. Por suerte había un algo. Sungjin leyó el contenido sin dudarlo.

“Mientras Guan Yu estaba ocupado jugando al Go con Ma Liang, comenzó una incisión en su piel, injertando la parte afectada por el veneno. Se aplicó medicina en la herida y se cosió la piel con hilo”

El hombre miró a Sungjin, curioso de por qué había empezado a leer versos de un libro. Sungjin notó su mirada, pero continuó leyendo.

“Cirugía completa, Guan Yu se puso de pie riendo y dijo ‘mi brazo se siente como nuevo, no hay dolor. Doctor, tienes las manos de un dios’, mientras estiraba los brazos, moviéndolos como lo haría normalmente.”

Una vez que Sungjin terminó de leer los versículos, el Libro se cerró automáticamente.

[¡Sesión de ‘Hua Tuo’ activada!]
[Habilidad pasiva Mejora de Magia Blanca(IV) aplicada]
[Habilidad activa ‘Técnicas del Dios de la Sanación’ (I) disponible para invocación instantáneo]

Escuchar el nombre de la habilidad le tranquilizó.

“Whew…”

Sungjin se tomó un respiro. El hombre continuó mirándole fijamente sin tener ni idea de lo que estaba pasando.

“¿Qué… qué fue eso ahora?”

Sungjin sonrió.

“¿Qué crees que es? Es una forma de salvarte.”

Sungjin puso su mano en la pierna hinchada y dijo

“Técnicas del Dios de la Sanación”

Una brillante luz surgió de sus manos.

 

 

*****Espaciador Oriental*****

 

 

“¡Señor Cazador! ¡Por favor, eche un vistazo a mi mercancía! ¡Tengo un nuevo envío!”

Sungjin se abrió paso por el mercado con pasos ligeros. Había ganado bastante con esta incursión:

Artículos y monedas de la recompensa de la incursión.
Artículos para poner en la casa de subastas obtenidos a través de “Caza de Trolls”.
Y finalmente una moneda blanca que obtuvo al salvar a un moribundo.

(Ir de compras siempre es un placer. Si uno es rico.)

“Hmm~ hm~”

Sungjin tarareó una melodía mientras paseaba por el Mercado.

 

 

BryanSSC: Yeah, monedas, artículos legendarios, y lo más importante ¡Monedas Blancas!

Trad. BryanSSC

Índice