Goblin Kingdom Capítulo 104: Tigre Come-Hombres I

Goblin Kingdom

Capítulo 104

Tigre Come-Hombres I

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 37
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

“¿Quieres que derrote al Tigre Come-Hombres (Olspiegel)?”

 

Nikea asintió. Sus ojos no estaban mintiendo. Estaban tranquilos e inquebrantables.

 

Parece que va en serio.

 

“No es literalmente un tigre. El término ‘Tigre Come-Hombres’ es una especie de término interno entre nosotros.”

 

¿Por qué se desviaron de su camino para llamarlo así? Recuerdo que Selena mencionó que los demihumanos tenían el hábito de comparar a los demihumanos caídos con los animales. Si es así, entonces este tigre come-hombres debe estar “caído” de alguna manera. Significa que debe ser un organismo vivo de algún tipo.

 

“Muy bien” Le dije.

 

Gi Za me habló en voz baja por detrás. “¿Estás seguro de que es prudente aceptar tan rápido?”

 

“Está bien” Le dije “Tenemos que mostrar nuestra fuerza de todos modos.”

 

Un giro inesperado pero afortunado de los acontecimientos. Honestamente, me preocupaba comerciar sólo con los peces del sótano. Con esto seremos capaces de mostrar nuestra fuerza mientras que al mismo tiempo comerciamos nuestros servicios.

 

“Muchas gracias” Dijo Nikea con la respiración entrecortada, y luego me miró con una mirada desafiante. “El término ‘Tigre Come-Hombres’ es una especie de alias. Su verdadero nombre es Gurfia.”

 

Cuando Nikea pronunció ese nombre, sus dos acompañantes tragaron.

 

Parece que esta información será muy valiosa.

 

“Era un joven pero poderoso miembro de la Tribu Hombre-Caballo (Centauro). Desafortunadamente, hace algún tiempo, una masacre le hizo perder la cordura.”

 

“¿Por qué una araneae como tú está tan al tanto de los asuntos de los centauros?”

 

Nikea tragó. Por un momento miró a Selena.

 

“… A pesar de que todos somos descendientes del cristal, no interactuamos entre nosotros. Eso… cambió recientemente.”

 

¿Oh? ¿Los demihumanos están tratando de trabajar juntos? Qué información tan valiosa, y también tan afortunada. Si yo fuera más lento, ellos podrían haber tenido éxito y creado su propio país.

 

Creo que sé por qué miró a Selena. Sonreí mientras pensaba en la razón. Probablemente no pueda mentir delante de ella. Parece que traer a Selena fue una buena idea después de todo.

 

“Como prueba para ver si realmente podíamos trabajar juntos, Gurfia se fue con los otros jóvenes a vivir a una sola aldea, pero…” Dijo Nikea.

 

“La aldea fue destruida” Concluí por ella.

 

Nikea asintió. Parece estar diciendo la verdad. Cuando pones su historia y la de Shumea juntas, parece que fue el usuario de estoque quien lo hizo. El antiguo maestro de Shumea que usó el poder de Selena para moverse por el bosque. No se lo agradeceré, pero parece que sus acciones han tenido consecuencias inesperadas.

 

“Gurfia logró aferrarse a su vida, pero se comió la carne de otro descendiente del cristal.”

 

Cuando Nikea dijo eso, Selena gritó y Shumea la sostuvo.

 

“A cambio de ganar poder, perdió la razón. Hasta el día de hoy acecha el bosque, incapaz de olvidar el sabor de la sangre de sus compañeros demihumanos.”

 

Nikea se estaba mordiendo los labios cuando terminó de hablar.

 

“¿Y la unión demihumana que has creado ha dejado a este tigre come-hombres solo?”

 

“… La unión o más bien la cooperación prometida entre nosotros no está funcionando. La mayoría de sus partidarios participaron en esa aldea, así que no ha habido mucho progreso.”

 

Ya veo. Eso no es malo para mí. Como todavía no han solidificado su unión, debería haber espacio para que yo interfiera.

 

“Muy bien. Pero antes de empezar, me gustaría hacer un contrato contigo.”

 

“¿Qué quieres decir?”

 

“… Te libraré de este tigre come-hombres tuyo, pero a cambio, me gustaría que comerciaras con nosotros. También me gustaría que invitaras a mis subordinados a tu pueblo.”

 

“… Como desees. El día que derrotes al tigre come-hombres, haremos lo que nos pidas, lo juro.”

 

Añadí la condición de enviar a mis subordinados a su aldea como precaución. Su aldea será mi punto de apoyo al oeste.

 

También necesito prepararme para la posibilidad de que los araneae me traicionen.

 

Nikea puede haber jurado estas cosas ante mí, pero eso no significa que el resto de su tribu me aceptaría. Sin mencionar, que incluso tengo un humano y un elfo conmigo. No sé exactamente lo que piensan de ellos, pero al menos sé que odian a los humanos.

 

“Hay algunas cosas que me gustaría saber antes de irnos.”

 

Nikea me contó los detalles, y luego nos fuimos para subyugar al tigre come-hombres.

 

◇◆◇

 

En el camino empecé a pensar en la sangre de los demihumanos. La razón por la que Selena se volvió loca fue también porque la obligaron a beberla. Si es así, entonces debería ser lógico que la sangre de los demihumanos sea capaz de sacar a relucir el poder latente de alguien cuando es ingerido por ciertas razas.

 

“Shumea, ¿Hay algún rumor entre los humanos con respecto a la sangre demihumana?”

 

“¿Hmm? Yo creo que no. Ese bastardo, Gene, tenía el hobby de hacer daño a los demás, así que…”

 

Gene parece ser el nombre de ese hombre que usa estoque.

 

Obligó a Selena a beber sangre demihumana.

 

Miré a Selena, cuyo semblante había palidecido.

 

Selena parecía entender las intenciones detrás de mi pregunta, dijo “Según el conocimiento transmitido entre nosotros, los elfos, cuando la sangre demihumana se consume en escasas cantidades, puede actuar como estimulante. Esa es la razón por la que los humanos los persiguieron antes.”

 

Ella agarró con fuerza a Shumea mientras hablaba.

 

“¿Quiere un poco, Su Majestad?” Preguntó el asesino, Gi Ji.

 

“No, es sobre ese come-demihumanos que Nikea mencionó” Le respondí.

 

“¿Crees que nos será útil?” Preguntó el chamán Gi Za.

 

“Esa es una parte de ello. Puede que despierte algún poder desconocido dentro de nosotros después de todo.” Miré fijamente hacia adelante mientras sonreía irónicamente. “La cuestión es cuán fuerte es ese come-demihumanos. ¿Su poder se debe meramente a perder la cordura, liberándolo de los límites que una vez lo encadenaron? O es el poder que ejerce ahora algo completamente diferente. Eso es lo que me pregunto.”

 

El primero no es un problema. No sería diferente del loco shishi, Gi Zu. Pero esto último es diferente. Un poder como ese invade lo desconocido.

 

Pero debería cambiar de tema. No está bien que los goblins piensen de forma equivocada cuando parece que podríamos trabajar juntos con los demihumanos.

 

“… ¿Vas a matarlos si su sangre puede hacerte más fuerte?” Preguntó con temor Selena.

 

Chasqueé mi lengua en la parte posterior de mi cabeza. “No, sería un desperdicio tirar por la borda su cordialidad. Si podemos evitar conflictos innecesarios, sería lo mejor.”

 

Selena suspiró aliviada.

 

Añadí una advertencia. “Pero no habrá piedad para los traidores. Si la sangre de los traidores resulta útil, nos llevaremos hasta la última gota.”

 

“No puedes” Dijo Selena.

 

“Recuerda, Selena. No somos inigualables en el bosque. Rechazo un futuro en el que los humanos puedan hacer conmigo lo que quieran. Soy el rey de los hijos demoníacos del caos (Goblins). No me arrodillo ante nadie. Si hay alguien que se interpone en mi camino, ya sean demihumanos, bestias o elfos, usaré todo mi poder para destruirlos.”

 

Hasta ahora ella ha visto mi lado más gentil. Ver esta otra cara mía parece ser una gran conmoción para ella, ya que la hace mirar al suelo, con el semblante aún más pálido.

 

“… Para aclarar, no odio particularmente a los humanos, Shumea. No tienes que mirar fijamente.”

 

“No estoy mirando ni nada, jefe” Dijo Shumea. “Estaba pensando que no te comportas como un goblin.”

 

Shumea dio una palmadita en la cabeza a Selena, que estaba sorbiendo.

 

Ciertamente no actúo como un goblin, ¿Verdad?

 

“Alteza, alguien nos sigue. ¿Deberíamos dejarlo en paz?” Preguntó el asesino, Gi Ji.

 

Miré a Selena para confirmarlo. Aún estaba pálida, pero asintió con la cabeza. “… Nuestros perseguidores parecen ser araneae. Parece que sólo nos están siguiendo.”

 

La mirada con la que Selena me miró parecía desconcertada.

 

En realidad no lo sé todo, sabes.

 

“Traidores, o quizás meros observadores” Dijo Gi Za.

 

Ciertamente.

 

“Imperdonable. ¿Deberíamos ahuyentarlos?” Dijo el feroz Gi Ba.

 

“No, quiero información. Atrapémoslos en su lugar.”

 

Ordené al asesino Gi Ji y al feroz Gi Ba que tendieran una trampa para nuestros perseguidores, y luego continuamos nuestro camino con Selena a la cabeza. A mitad de camino nos separamos del grupo de Gi Za y procedimos como si nada estuviera mal.

 

Selena siempre estaba pendiente de nuestros perseguidores, así que nuestro ritmo era bastante lento. Los perseguidores nunca se acercaron a nosotros, y nuestra distancia siguió siendo la misma.

 

Poco a poco, nos acercamos al lugar donde se colocó la trampa.

 

“… La trampa parece haberse disparado. Oí un grito” Dijo Selena.

 

“¡Bien!” Exclamé, aunque en la parte posterior de mi cabeza, estaba perplejo.

 

Volvimos por donde vinimos a toda velocidad. Selena y Shumea no podrían seguir mi ritmo, así que los dejé con Gi Za.

 

Parecían saber dónde estábamos todo el tiempo. ¿Cómo terminaron cayendo en la trampa?

 

Bueno, lo averiguaré pronto.

 

◆◆◇

 

“… ¿¡Qué están planeando, bastardos!?” Preguntó uno de los demihumanos araneae.

 

“Eso es lo que deberíamos preguntarte. ¿Por qué nos estás siguiendo?” Preguntó con calma Gi Ji.

 

Después de que los demihumanos cayeron en la trampa, Gi Ba y su célula de tres hombres sacaron sus armas y apuntaron a los demihumanos.

 

Los demihumanos araneae eran todos hombres.

 

“¡Nos asegurábamos de que no le contaras a los humanos sobre nuestro pueblo!” Dijo el demihumano.

 

“En otras palabras, no puedes confiar en nosotros a pesar de su juramento.” dije.

 

“¿¡Nos estás pidiendo que creamos en unos goblins asquerosos!? Ustedes, bastardos, son como los ratones de este bosque.”

 

Aparentemente, no se da cuenta de que insultarnos a nosotros era lo mismo que insultarse a sí mismos que cayeron en nuestra trampa. ¿Acaso los demihumanos también son cerebros de músculo?

 

Mientras pensaba en ello, Gi Za, que finalmente se había puesto al día, aparentemente había escuchado nuestro intercambio anterior.

 

“Majestad, ¿Le importaría si pongo a prueba sus palabras anteriores?” Preguntó Gi Za.

 

Una cara humana y una sonrisa feroz mientras miraba a los demihumanos atrapados. ¿Qué clase de científico loco se supone que eres?

 

Aunque estoy de acuerdo, estos demihumanos no parecen del tipo que confiesa. Esa mentira tampoco era muy creíble.

 

Tomé una de las cuatro espadas largas envainadas por mi cintura. (Krailus: ¿Cuatro? Con la fuerza que tiene creo que necesita un par más)

 

Los otros parecían haberse dado cuenta de lo que estaba a punto de hacer, pues Selena de repente parecía que estaba a punto de llorar, mientras que los otros goblins estaban expectantes.

 

“¡Por favor, espera!”

 

De repente, Nikea vino corriendo con otros dos demihumanos.

 

“¡Rey Goblin, por favor espera!”

 

Nikea tenía una mirada frenética cuando se acercó a mí.

 

Gi Za estaba a punto de detenerla, pero le ordené que se retirara, y luego hablé. “¿Cuál es el problema? Estaba a punto de castigar a estos hombres por su traición.”

 

Mi postura amenazante era un poco exagerada, pero era bastante intimidante.

 

“Sé que estoy siendo descortés, pero por favor contenga su mano por un momento” Dijo Nikea mientras inclinaba su cabeza tan bajo que tocaba el suelo.

 

Envainé mi espada. “Bueno, está bien. Al menos te escucharé.”

 

De un vistazo, ordené al grupo de Gi Ba que guardaran sus armas. Sin embargo, los dos demihumanos araneae fueron dejados en el agujero.

 

“Gracias. Su Majestad, asumo la responsabilidad de este incidente. Por favor, castígame” Dijo Nikea.

 

“Jefe…” Dijo uno de los demihumanos que vinieron con ella, mientras el otro decía su nombre “Maestra Nikea.”

 

Los dos demihumanos que aún estaban atrapados en el agujero se quedaron sin palabras mientras miraban a Nikea. Parece que en realidad es muy querida en su pueblo. En ese caso, no tiene sentido hacerle daño. Si la valoran tanto, sería mejor usarla como rehén.

 

Si puedo dominarla, la persona responsable de toda su aldea, entonces será más fácil poner a los demihumanos bajo mi mando.

 

“Entonces, ¿De qué se trataba todo esto exactamente? Nos gustaría una explicación” Dijo Gi Za en mi lugar mientras yo pensaba en voz baja.

 

Bueno, está bien. Los demihumanos tienen la inclinación de ponerle una tapa a las cosas desagradables. Si tomo una postura en la que no estoy dispuesto a cambiar de opinión a menos que me lo expliquen adecuadamente, podremos ejercer nuestra superioridad sin palabras, y al mismo tiempo, hacer que parezca que estoy realmente enojado.

 

Me aseguré de arrugar la cara con el ceño fruncido para parecer aún más amenazante.

 

Gi Za es muy útil. Aunque creo que podría estar muy enojado por la posibilidad de no poder probar la sangre demihumana.

 

“… Esas personas son novatos del monocristal. Te persiguieron por mi incapacidad de explicarme correctamente. No hay otra razón. Por favor…”

 

¿Monocristal? Considerando que ella dijo que era un novato del monocristal, supongo que es sólo un término perteneciente a su edad. Pero no estaba seguro, así que le pregunté. Por eso la situación tomó un giro inesperado.

 

Uno de los demihumanos atrapado en el agujero finalmente no pudo soportar ver a su jefe con la cabeza inclinada al suelo.

 

“Jefe, no tiene que ir tan lejos…”

 

Pero en el momento en que dijo eso, Nikea estalló repentinamente. “¡Lo que ustedes, tontos no filiales, mancharon no fue otra cosa que el orgullo de los descendientes de los cristales! ¡Hemos intercambiado nuestros juramentos con esta gente! ¡Si se corre la voz de que fuimos incapaces de mantener nuestra palabra – un juramento que hicimos hace un rato nada menos – seremos catalogados para siempre como un pueblo sin honor! ¡Has avergonzado a nuestra orgullosa tribu!”

 

Su voz mantenía dentro de ella una presión igual a la de mi propio aullido.

 

Todas las voces se quedaron en silencio mientras incluso el aire parecía rasgarse en su iracunda voz.

 

——————————————————————————————-

¡Quémenlos! ¡Araña a la barbacoa!

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice