Goblin Kingdom Capítulo 103: Aldea Demihumana

A A A

Goblin Kingdom

Capítulo 103

Aldea Demihumana

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 37
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

“He traído noticias, Su Majestad.”

 

Para fortalecer la horda hice que los raros goblins cazasen el área circundante, mientras que hice que los goblins nobles fueran al oeste a buscar un camino.

 

Gi Ji Arsil vino a informar de sus hallazgos.

 

“Encontramos una aldea demihumana. Está a cuatro días al oeste y a otro al sur. Me advirtieron que no me acercara más al acercarme, así que tomé a los otros y volví.”

 

—Demihumanos. Después de oír hablar de ellos a Shumea, esperaba que hubiera algunas aldeas al oeste, pero no pensé que nos encontraríamos con una. Qué afortunado.

 

“Te advirtieron, ¿Verdad? No está nada mal.”

 

Como no atacaron inmediatamente, deben ser comprensibles. Es bueno evitar peleas innecesarias. Espero que estén dispuestos a escucharnos a los goblins, pero si no, tendré que llevar a la humana, Shumea, o a la elfa, Selena conmigo.

 

“Así que, descríbeme a estos demihumanos. ¿Cómo se veían?”

 

“Tenían las piernas como las de una araña, pero la parte superior de su cuerpo era como la de un humano. Podría haber otros tipos en los otros pueblos.”

 

Criaturas no humanas, pero se parecen a ellas. Según Shumea, algunos de estos demihumanos son amigos de los humanos, pero hay un número aún mayor de ellos que viven en la frontera con miedo.

 

Fueron creados por el dios del viento y el dios de la tierra, ¿Verdad?

 

He oído que vivían en las llanuras, pero…

 

“Gi Ji, ¿está ese pueblo situado en las llanuras?”

 

“No, está dentro de un bosque. Construyeron una especie de nido. Al principio, incluso pensé que era un nido de arañas annie o arañas gigantes, pero alguien nos gritó cuando intentamos acercarnos.”

 

“Hrm.”

 

Bueno, no es como si todo lo que oyes fuera verdad.

 

No sé si ese ha sido siempre su hogar, o si fueron expulsados y obligados a vivir allí, pero es un hecho que ahora viven en un bosque.

 

“Muy bien, buen trabajo. Mañana visitaré ese pueblo. Contaré contigo para que dirijas el camino.”

 

“Como ordenes.”

 

Al día siguiente, llevé a Gi Ji, Shumea, Selena, el chamán, Gi Za Zakuend, el mago del viento, Gi Do, y el feroz Gi Ba con su célula de tres hombres a la aldea demihumana.

 

Sólo me llevé a unas pocas personas conmigo para evitar alertarlos. Para asegurarnos de que teníamos suficiente potencia de fuego, me aseguré de traer los goblins de clase druida.

 

Según Selena, los demihumanos prefieren luchar de frente en lugar de confiar en la magia. He estado hablando con ella para reunir información desde que recibí el informe sobre el avistamiento de los demihumanos.

 

Parece que hay un viejo juramento entre los elfos y los demihumanos.

 

Protegerían los territorios de los demás siempre y cuando no invadieran los dominios de los demás. Los elfos sobresalían en magia, mientras que los demihumanos usaban sus cuerpos fuertes para cazar. Aprendí todo tipo de cosas de Selena, desde la forma en que marcaban sus territorios hasta la forma en que se saludaban.

 

Entre las cosas que he aprendido están las favoritas de los demihumanos. Cuando le pregunté a Selena sobre la gente con patas de araña, resultó que en realidad se les conocía como las Araneae. Una de las tribus araneae aparentemente le gustaban los peces.

 

Íbamos a negociar con ellos de todos modos, así que pensé en traer algunos regalos.

 

Verifiqué con Kuzan si era posible pescar desde el río que fluye en el sótano del abismo, y aparentemente, era posible. Sólo que los goblins preferían comer carne, así que nadie se molestó.

 

Cuando conseguí los peces, tuve que buscar una manera de llevarlos, ya que la distancia al pueblo era bastante larga. Se estropearían antes de que nos acercáramos. Me imaginé que los pondría en una especie de contenedor como un frasco con agua dentro, pero resulta que en realidad no hay tal contenedor en las aldeas de goblins.

 

Con el plan del contenedor fuera, pensé en ahumarlos en su lugar. Pero cuando intenté hacerlo yo mismo, fallé.

 

“¿Ahora qué?” Le dije a nadie en particular cuando noté que Shumea pasaba por el rabillo de mis ojos.

 

¡Espera, hay alguien que puede ayudar!

 

“Shumea, ¿Tienes un momento?”

 

“¿Qué pasa, jefe?”

 

Después de explicar mi situación, accedió a ayudarme a ahumar los pescados. Es realmente inconveniente ser un goblin. Cuando los peces estaban hechos, los puse dentro de una caja hecha de corteza.

 

Estaban pobremente hechas, pero era mejor que nada.

 

En el camino conversé con Selena sobre asuntos relacionados con los demihumanos. Nos movimos cuatro días hacia el oeste, y luego otro día hacia el sur.

 

Hice que un goblin normal llevara la caja mientras íbamos a la aldea.

 

“Estamos cerca.” Las orejas cortadas de elfo de Selena se movieron.

 

“¿Puedes decirlo?” Preguntó Shumea.

 

Afilando mis oídos, miré a nuestro alrededor.

 

Esperemos que todo salga bien.

 

“Hay muchas masas con aparentemente ocho patas moviéndose cerca de nosotros. El pueblo no debería estar a más de una hora de distancia.”

 

Selena sostuvo su arco hecho a mano. Parecía tan feliz que parecía que quería saltar de alegría. Últimamente ha mostrado muchas más emociones que cuando llegó a la fortaleza. Supongo que finalmente se ha acostumbrado a nosotros.

 

Una araña gigante apareció en el camino, pero los goblins rápidamente se ocuparon de ella.

 

“Ho…” Murmuró Gi Za antes de dar un suspiro de admiración.

 

La escena ante nosotros era increíble. Árboles densamente apretados se tejían con hilos de araña, creando una pared perfectamente cerrada y sin aberturas.

 

Sin pensarlo bien, intenté tocar el hilo.

 

Era flexible, un poco pegajosa y lo suficientemente gruesa como para que no pudiera atravesarla fácilmente con el dedo. A juzgar por la cantidad que se usó, debe ser seguro asumir que los demihumanos son capaces de producirlo.

 

Las ramas arriba crujieron, y miré hacia arriba. En lo alto de la muralla defensiva había una figura demihumana.

 

La parte inferior de su cuerpo era de araña, pero la parte superior era humana. Los músculos cubrían todo su cuerpo, y una lanza estaba en su mano izquierda. Nos miró amenazadoramente.

 

“Goblins, ¿Qué negocios tienes aquí?” La voz del hombre parecía ahogada. ¿Fue por miedo? ¿O fue por enojo?

 

“Es el hombre de antes” Dijo Gi Ji “¡Nuestro rey desea hablar contigo!”

 

Di un paso adelante.

 

“Somos los habitantes del este. Vinimos a negociar con ustedes, los Araneae de la Casa de los Cristales. También trajimos un regalo. Me gustaría que lo recibieras.”

 

Tomé la caja del goblin normal y la tiré sobre la pared de hilos.

 

La caja aterrizó junto a los pies del demihumano. Lo miró y luego revisó el contenido.

 

“¿La razón por la que los goblins conocen nuestra comida favorita es por ese elfo?” El demihumano miró a Selena con una mirada aguda, pero no había intención de matar.

 

Pero esa presión fue suficiente para que Selena se escondiera detrás de Shumea.

 

Shumea sonrió irónicamente. “Es verdad que Selena es la que les habló del pescado, pero quién pensó en prepararlo en primer lugar es ese jefe de allí.”

 

“¡No abras la boca a la ligera, humano asqueroso!” El demihumano se llenó de ira cuando habló con Shumea.

 

“Gee, lo siento…” Shumea se encogió de hombros mientras se rascaba la cabeza.

 

“¿Cuál es tu respuesta?” Le pregunté al demihumano.

 

Mi alzada voz parecía haber presionado un poco al demihumano, mientras temblaba un poco. “¡Espera un poco!” Dijo mientras tomaba la caja y se fue.

 

“¿Qué te parece?” Le pregunté a Selena, pero no tenía una respuesta clara que dar.

 

Después de esperar un rato, tres demihumanos aparecieron sobre la pared blanca. Caminaron verticalmente por la pared hacia nosotros.

 

“En honor al viejo juramento, saludos, elfo.” Una mujer salió de los tres araneae demihumanos. Me miró un momento, antes de volverse hacia Selena.

 

Estoy seguro de que no quiere decir nada malo. El viejo juramento era tan importante que como demihumanos tenían que saludar primero al elfo a pesar de saber que yo era el que tenía más autoridad en nuestro grupo.

 

Me pregunto cuánta influencia tiene ese juramento en ellos.

 

“Un placer conocerlo. Soy hija de los sílfides, descendiente de los bosques y de los vientos.”

 

“El placer es mío. Soy una hija de las araneae, descendiente del cristal.”

 

Cuando terminó de intercambiar saludos con Selena, se volvió hacia mí e inclinó la cabeza.

 

“Soy la Negra Oscuridad de los Niños Demoníacos” Me presenté.

 

“Es un honor conocerte. Soy una hija de las araneae.”

 

Parece que es costumbre que los demihumanos vean primero con quién están tratando. Había algo de intimidad en la forma en que le hablaba a Selena hace un momento, pero cuando me hablaba a mí, su forma de hablar era bastante rígida. ¿Nervios? ¿O hay algo más?

 

“Estoy aquí como representante de mi pueblo, mi nombre es Nikea.”

 

“Soy el rey de los hijos demoníacos del caos (goblins) que viven en el este.”

 

Los dos araneae masculinos detrás de ella deben haber sido sus guardias. Todo su cuerpo estaba cubierto de músculos. La aguda mirada con la que me miraban hablaba de su ferocidad.

 

“¿A qué debe nuestro Fizona el honor de esta visita?”

 

“Deseo comerciar.”

 

Los demihumanos son como yo esperaba que fueran con cuerpos fuertes y robustos. Realmente me gustaría añadirlos a mi ejército, pero parece que los demihumanos y los elfos son un grupo orgulloso.

 

Los de su clase no son aptos para la sumisión. Es por eso que no pudieron crear un país vasto y en su lugar terminaron en esta pequeña aldea. Dudo que se postraran tan fácilmente ante mí.

 

Así que primero tendré que averiguar su situación. Ni Shumea ni Selena conocían su verdadero estado actual, así que tendré que hacer esto por el camino largo.

 

“¿Un intercambio? Si es así, sólo intercambiaremos bienes por bienes.”

 

Siento como si sus ojos brillaran ahora mismo.

 

Eso probablemente significa que cree que podemos darle lo que quiere.

 

“Deseamos cambiar nuestro pescado por sus hilos.”

 

No tenemos ninguna moneda en este momento, así que la palabra ‘comercio’ está probablemente más allá de la comprensión de los goblins. Para los goblins, basta con tomar de los demás lo que les falta. Pero una política como esa no puede durar para siempre.

 

Si atacas a alguien y robas lo que es suyo para llenar lo que te falta. Cuando llegue el momento en que necesites más, ¿De dónde lo sacarás? La gente a la que le robaste antes murió hace mucho tiempo. Los muertos no pueden producir nada. Para ser honesto, ni siquiera yo estoy seguro de que los goblins sean capaces de producir algo por sí mismos.

 

Los goblins son hábiles cazadores. Ahora hasta pueden usar trampas. De hecho, los goblins superiores incluso han empezado a usar trampas aparte de la trampa que les enseñé. Pero el problema de la comida no se puede resolver para siempre sólo con la caza. En este momento todavía es manejable, pero con la tasa de reproducción explosiva del goblin, el bosque eventualmente será explotado al máximo.

 

Por eso no quiero aprovecharme del amor del goblin por la carne. En la medida de lo posible, sus cacerías deben reducirse al mínimo, tomando sólo lo necesario. Por eso no quiero comerciar nada más de nuestras cacerías más allá de la carne. Otras cosas como la piel de las bestias no deberían ser intercambiadas. Hacerlo sólo empeoraría las cosas. Pero al mismo tiempo, la decisión de no comerciar con esas cosas limita mis opciones.

 

¿Debería negociar nuestros servicios? No es una mala idea, pero la fuerza del demihumano sigue siendo un misterio. Podría luchar contra ellos de todos modos o podría vender el servicio de nuestros militares… Pero una decisión ahora es demasiado precipitada. Necesito más información.

 

En el peor de los casos, tendré que cambiar esos peces.

 

“… Actualmente no nos falta pescado” Dijo Nikea.

 

“¿Oh?”

 

¿Está fanfarroneando o diciendo la verdad? Para ser honesto, no estoy acostumbrado a negociar, así que no puedo decirlo.

 

Pero—

 

“Entonces, ¿Qué es lo que te interesa? Estamos comerciando porque deseamos formar una buena relación con los araneae” Dije sin rodeos que no era riqueza lo que buscábamos. Lo dije con un poco de presión. No deberían olvidar que los goblins podrían convertirse en un problema para ellos en un futuro cercano.

 

Estoy seguro de que entendió el mensaje.

 

Si esta negociación fracasa, que así sea. Tendremos que conseguir su cooperación por la fuerza.

 

Ambos tenemos algo en juego en este negocio. Por mi parte, tengo el poder de los goblins y su futuro, por su parte, ella tiene su aldea.

 

Sería problemático si se olvidan de qué lado es más fuerte.

 

Nuestras negaciones continuaron durante algún tiempo, incluso cuando empecé a impacientarme.

 

“Hay un favor que me gustaría pedirte. ¿Me escucharías?” Dijo ella.

 

“Es una petición, así que naturalmente tendría que escucharte primero” Le dije con rudeza, como para recordarle la diferencia de fuerza entre nuestras razas. Nikea frunció el ceño durante un momento antes de expresar su petición.

 

Volvía a tener cara de póquer mientras hablaba, pero cuando escuché su petición, me sorprendió.

 

——————————————————————————————-

Ohoho, demihumanos arácnidos… Ojalá los quemen, odio las arañas xD

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice