Seija Musou – Sarariiman, Isekai de Ikinokoru Tame ni Ayumu Michi – Capitulo 94: La mudanza de la Raza Hacchi


Editor: Hamlet

La verdad pensaba dejarlo en este capitulo, pero les dare un adiccional como alguien benevolente :v


Saliendo después de desayunar, llegamos al bosque subdesarrollado.

“Fornoir, ¿podrías entrar?”

Imaginé una puerta y canalizé el poder mágico en la Llave del Ermitaño antes de girar la llave.

Una puerta apareció en el lugar y se podía ver un establo dentro de ella.

Como era de esperar, me sorprendió cuando intenté usarlo ayer.

Aparentemente, los demonios menores diseñaron varias habitaciones para aliviar el estrés, estaba equipado con habitaciones para comer, dormir e incluso salas de masajes después de los ejercicios.

Al principio, Fornoir y los otros caballos se asustaron, pero después de descubrir que no había ningún problema para entrar por la puerta, poco a poco empezaron a relajarse.

Sin embargo, sólo Fornoir odiaba entrar en este establo.

Y como era de esperar, también se negó esta vez.

“… Si ese es el caso, entonces no tengo más remedio que tenerte conmigo esta vez, ¿juras no moverte por ahí por tu cuenta?”

Fornoir asintió.

“Es un caballo inteligente”

“Tal vez es una sub-especie de un caballo de batalla nya”

Lionel quedó impresionado mientras que en el instante en que Cathy dijo esas palabras, Fornoir levantó sus patas delanteras hacia Cathy.

“Cálmate, Fornoir. Cathy, discúlpate por tratar a Fornoir como un monstruo”

Estaba realmente nervioso.

Fornoir odiaba ser tratado como un monstruo.

Un caballo normal no tendría tal reacción.

Sin embargo, a Fornoir anormalmente no le gustan esas cosas.

“No quise ofenderte, nya. Por favor, perdóname nya”

“Burururuu”

Cathy bajó la cabeza y parecía que la perdonaba mientras decía algo como “¡No se puede evitar!”

Algo similar podría suceder en el futuro, así que mejor se los digo de antemano.

“Puede que haya algunos que estén descontentos de que haya traído a Fornoir, pero su habilidad para explorar es excelente. Ha sido probado cuando vine de Ienith. Definitivamente no se interpondrá en el camino, así que no te preocupes”. (TL: Oh finalmente el autor dice que Fornoir es una mujer) [NT: Me huele a que Fornoir se convertira en chica (? ]

[¡Si!]

No hubo ninguna objeción, pero sentí que ellos no lo expresaron.

Le transmití mi confianza a Fornoir en silencio y entré en el bosque.

La alineación de los miembros que llegaron al bosque subdesarrollado fue la misma que la anterior, con la adición de Haniru-dono de la tribu Hacchi.

Estaba bastante perdido como para traer a Milfeene y a los elfos, pero Cathy quería llevarlos y Lionel asumió la responsabilidad, así que les permití que nos acompañaran.

En primer lugar, bajo la guía de Haniru-dono, nos dirigimos al asentamiento de la tribu Hacchi.

“Es necesario que dé mi informe, así que por favor espere un momento”

Mirando a Haniru-dono y sus séquitos volar hacia el nido en el aire, hablé con Milfeene y los demás”

“Te guiaré al bosque…” ¿Era Leshy? ¿Apareció esta vez? ¿Y escuchaste la voz del espíritu?”

“No ha habido ninguna voz de Leshy o Espiritu-sama esta vez”

Rician respondió como representante.

Ella y Crecia insistieron en que no querían que su cresta de esclavos fuera disipado, así que se ofrecieron a vigilar a Milfeene, a las hadas y al espíritu esta vez.

Les dije que hicieran lo que quisieran.

“De acuerdo. Hazme saber si algo pasa”

Esta vez, la formación se dividió en 3 grupos.

Yo, Lionel, Cathy, Haniru-dono, Dolan y Milfeene éramos el equipo de transbordo. (NT: “Transplating squad” me toco buscar el significado, diría que es lo más acercado al texto)

Paula, Rician, y el escuadrón de Yarubo fueron el escuadrón de adquisición de materiales.

El escuadrón Kefin y Crecia eran el escuadrón de exploración.

Para ser honesto, el asunto de procurar piedras mágicas estaba en mi mente, pero decidí volver a mis raíces y moverme con la supervivencia como la más alta prioridad.

Se cometerían errores si todo se apresurara.

Incluso había un proverbio para ello, así que sería mejor proceder cada paso en orden.

“Filósofo-sama, he obtenido permiso. Hoy, después de elegir los árboles para trasplantar, queremos mover el 30 por ciento de la colonia, 40 individuos, ¿está bien?”

Haniru-dono informó encantado, pero no se habló del número de individuos, así que ellos mismos lo decidieron.

“No hay ningún problema con el número, pero como mencioné antes, ¿no es seguro?”

“Sí, lo entiendo. Deseamos tener la aprobación para construir el nido en el subterráneo debajo del Gremio de Sanadores”

Ese era mi plan original todo el tiempo y tenía la intención de decirles eso, pero ¿dónde habrían construido el nido si me hubiera negado?

“No hay problema mientras no afecte a los beneficios. El aumento de la población ya se esperaba, así que tranquilícese y muévase. Sin embargo, por favor, comuníqueles que no sería un entorno en el que podrían volver a casa con frecuencia”

Es imperativo que proporcione un entorno que pueda garantizar su seguridad, pero aún no he decidido cómo establecerlo.

Con suerte, toda la tribu Hacchi querría mudarse.

Pero entiendo que eso es imposible.

Los que se dirigirán al Ienit desde este bosque sólo serán la generación relativamente más joven.

Entre los individuos que nacieron y crecieron en este bosque, muchos de ellos desean seguir viviendo aquí.

Al sentir la responsabilidad de llevar a la generación más joven, me motivé para que fuera todo un éxito y reanudamos nuestras actividades.

La tribu Hacchi eligió el árbol, Milfeene habló con los árboles, Dolan cavó la tierra y yo los recogí en la bolsa mágica.

Si Fornoir reaccionaba a algo, el escuadrón Kefin se movía y Cathy o Lionel los acompañaban.

Se demostró la capacidad de exploración de Fornoir y todo el mundo admitió que era excelente.

Nada particularmente azaroso sucedió aparte de eso, aunque me sentí un poco decepcionado, completamos nuestro objetivo de cosechar los árboles frutales y las flores.

“Entonces, aunque sea un poco estrecho, ¿podría la tribu Hacchi montarse en el carruaje?”

Hice que la tribu Hacchi viajara en el carruaje y partimos hacia Ienith.

Después de llegar a un acuerdo para la compra y venta de productos y alimentos, no hubo ningún problema con la tribu Hacchi.

Sin embargo, me dijeron que varios insectos se acercarían a la dulce miel, aunque ellos también lo son.

Una voz gritaba desde mi lado cuando una broma tan paternal pasaba por mi mente.”Esta vez, todavía no ha anochechido así que no siento ninguna mirada nya”

“Sería bueno que esta situación continuara por mucho tiempo”

“¿Qué piensas hacer mañana?”

“Tengo la intención de adquirir piedras mágicas a partir de mañana, así que nos sumergiremos en el laberinto. Por el momento, planeo usar medio día, pero en caso de que el laberinto fuera conquistado y el número de monstruos disminuyera, nos quedaremos en el laberinto”

“Eso es genial. Entonces tendré que recordar decirle a Naria que prepare la comida”

“Esta vez, hay un mapa, así que sería genial si Luciel-sama intentara pelear también nya”

“Si tal situación se presenta”

Tuvimos esa conversación en el camino de regreso a Ienith.

Pensé en el espíritu del agua que nadie mencionó.

Recordé que cuando llegamos anteriormente al bosque subdesarrollado, decía que originalmente no podría venir aquí.

Esta vez no entramos en contacto con él y puede ser que sea difícil encontrarlo, pero al final, sin encontrar ninguna respuesta, llegué a Ienit.

Nos trasladamos con el carruaje directamente al primer piso subterráneo.

Con esto, el hecho de que trajéramos a la tribu Hacchi no debería descubrirse inmediatamente.

“Gracias por aguantar el viaje, todos los de la tribu Hacchi. Este es el primer piso subterráneo, pero nos mudaríamos al tercer piso subterráneo, así que, ¿podrían seguirme?”

La tribu Hacchi se sorprendió al ver de repente un cielo bajo tierra y había algunos que sospechaban que estaban engañados.

“Todo el mundo se sorprenderá aún más cuando lleguemos al tercer piso subterráneo”

Gracias a las palabras de Haniru-dono, de alguna manera siguieron mi ejemplo.

“Este será el lugar de trabajo y la vivienda de todos”

Lo dije después de llevarlos al tercer piso subterráneo.

Todos y cada uno de ellos tenían una mirada aturdida.

Supongo que es normal tener tal reacción a un pseudo-sol bajo tierra junto con los campos.

“De ahora en adelante, transplantaremos los árboles frutales y sembraremos las semillas en los campos de acuerdo a un horario planeado, así que trabajemos todos juntos para crear un ambiente en el que todos puedan trabajar a gusto.

Los miembros de la tribu Hacchi se unieron para imaginar cómo transplantarían los árboles frutales a partir de entonces para crear su propio oasis.Entonces, con mi apodo de Filósofo-sama, todos abrieron la boca y hablaron con una sola voz.

[Filosofo-sama, por favor, cuida de la tribu Hacchi]

“Sí. Esforcemonos”

Con un estado de ánimo relajado, comenzamos a transplantar.

Dolan transplantó los árboles mientras Milfeene aplicaba magia espiritual a los árboles para mantener su estado.

Una gran cantidad de tierra del bosque también fue colocada en la bolsa mágica, así que el transplante de árboles se llevó a cabo sin problemas y Dolan regresó a su propio taller.

“… Aunque Dolan hizo un trabajo tan espléndido, su motivación no se elevaría con una cantidad tan pequeña de piedras mágicas”

El 70 por ciento de las piedras mágicas que adquirimos de los monstruos que derrotamos en el bosque subdesarrollado de hoy fueron dadas a Dolan, pero estoy seguro de que Dolan no estaría satisfecho con una cantidad de piedras mágicas que no alcanzara los 3 dígitos.

“El abuelo está de buen humor cuando va a su taller sin decir una palabra”

Paula reaccionó a mis murmullos, pero parece que no estaba satisfecha.

“Demasiadas de las cosas que Paula y Rician quieren desarrollar son demasiado exageradas. Primero, piensen en cosas que sean convenientes para todos”

“Entiendo”

Rician apareció repentinamente detrás de mí y se fue con Paula a su taller.

“Esos dos parecen tener una buena amistad”

Mientras veía a la alegre tribu Hacchi, pensé en el plan para adquirir las piedras mágicas que necesitaríamos en el futuro en el laberinto de mañana.

Al día siguiente, me dirigí al laberinto de Astray en el que se encontraba el Dragón de la Llama, pero fue cuando entré en contacto por primera vez con la sombra del Dios Maligno.


Traductor: Hamlet


Nota del autor:

Gracias por leer.


 

Índice