Goblin Kingdom Capítulo 99: Objetivos

Goblin Kingdom

Capítulo 99

Objetivos

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 36
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

Han pasado dos días desde que Gi Go Amatsuki dejó el pueblo. El asesino, Gi Ji Arsil, me aconsejó encarecidamente que lo persiguiera, pero en su lugar decidí dejar al goblin en paz y comenzar nuestro movimiento hacia el oeste.

 

Tomamos las carretas que recuperamos de los humanos, y las desmontamos para crear palanquines para ser cargados por cuatro goblins normales, permitiendo un transporte más fácil para las goblins embarazadas y los más jóvenes. Nuestro destino era la Fortaleza del Abismo.

 

Cuando el domador de bestias ancestral, Gi Gi Orudo, y el chamán, Gi Za Zakuend, vieron los carros, tuvo lugar un acalorado debate.

 

El tema era: ¿Qué es este objeto?

 

Los goblins no podían imaginarse el uso de carretas para transportar bienes y mercancías, ya que el bosque no tenía un suelo uniformemente nivelado. Cuando Gi Gi observó las ruedas unidas a los carros, pensó que eran similares a las lunas. Y así, concluyó: ¡Ah, esto debe ser un ídolo! ¡Un ídolo hecho a imagen de las lunas!

 

“Pero si estos son ídolos, ¿Cómo los usan los humanos para adorar?” preguntó Gi Za.

 

Gi Gi encontró rápidamente una respuesta a la pregunta de Gi Za. Tomó a uno de sus perros salvajes y lo colocó en el otro extremo del carro, mientras se colocaba junto al otro extremo… Y luego saltó sobre el carro, levantando al perro y enviándolo volando hacia el cielo.

 

“¿¡Wooooof!?” El perro lloró penosamente hasta que finalmente aterrizó en un árbol. Al aterrizar, las ramas se rompieron, y gritó aún más, y cuando golpeó el suelo, se desmayó.

 

Debe haber sido aterrador.

 

“¡Así es como envían ofrendas a las lunas!”

 

Se equivocó, pero la breve demostración de Gi Gi pudo convencer a Gi Ji Arsil y Gi Zu Ruo.

 

En un abrir y cerrar de ojos, el acalorado debate alcanzó un punto de ebullición. Fue entonces cuando Shumea pasó por aquí.

 

“¡O sabéis qué! ¡Qué tal si le preguntamos a Lord Shumea!” Dijo Gi Do.

 

Los clamorosos goblins se miraron los unos a los otros, y luego, asintiendo, rodearon a la hembra humana. La presión que emanaba de los goblins debatientes hizo que incluso la normalmente fría Shumea se estremeciera.

 

“¡Lord Shumea, dinos! ¿¡Qué es esa cosa!? ¿¡Es un ídolo o un escudo móvil!?” Preguntó Gi Za.

 

“Umm… ¿Es un carro usado para transportar cosas? ¿Pasa algo?”

 

En contraste con el ferviente interrogatorio de los goblins, la respuesta de Shumea fue tan natural que fue como derramar agua sobre el fuego. Los goblins se quedaron completamente en silencio.

 

No pretendía burlarme de ellos, pero cuando vi a Gi Za y Gi Gi incapaces de mirarse a los ojos, me eché a reír.

 

“R-Rey… ¿Podría ser…? ¿Lo sabías?” Preguntó amargamente Gi Za.

 

“En lugar de perder el tiempo en cosas insignificantes, deberían apresurarse y prepararse” Les dije que alejaran el tema por la fuerza.

 

Bien, es bueno encontrar nuevas cosas en las que estar interesado.

 

◇◇◆

 

En el camino reflexioné sobre nuestras acciones futuras.

 

Nuestro mayor objetivo actualmente es fortalecer y expandir la horda. Necesito amasar hordas de guerreros goblins para poder recuperar a Reshia con estas dos manos, luego necesito tomar un país para establecer un punto de apoyo para nosotros en el mundo de los humanos.

 

La pregunta entonces es cómo.

 

La raza de los goblins tiene una gran diversidad y es la segunda raza más poblada después de los humanos. Verifiqué esto con Shumea, y parece ser cierto. Además, en lo que se refiere a aventureros y esclavos de batalla, los goblins son considerados débiles y comunes, el tipo de monstruo que se puede ver en cualquier parte.

 

Donde hay humanos, hay goblins.

 

Si es así, entonces debería haber muchas más hordas de goblins en el bosque… Incluso en las llanuras donde los humanos gobiernan, o al oeste más allá del Bosque del Abismo, o al sur, pasando la aldea, o incluso al norte, más allá de la aldea orco; donde hay tierra virgen, goblins desconocidos pueden acechar.

 

Reunir a todos estos goblins yo solo está fuera de discusión. ¿Quién sabe cuánto tiempo me llevaría lograr tal hazaña solo? Por lo tanto, debería hacer uso de los goblins más evolucionados entre mis filas para traerme esos goblins. Si fracasan… Las goblins femeninas están conmigo. Incluso en el peor de los casos, no seremos eliminados.

 

En una zona a dos días del pueblo, hice llamar a Gi Gu Verbena.

 

“Gi Gu Verbena, ¿Sabes que Gi Go ha dejado el pueblo?”

 

“… Sí, Su Alteza, pero confío plenamente en que no desea incitar a una rebelión.”

 

“Lo sé. No es ese tipo de persona” Asentí generosamente.

 

Siendo el rival de Gi Go, parece que lo entiende bastante bien.

 

“Te enviaré como mi representante.”

 

“Por favor, ilumíneme, Su Alteza.”

 

“Vas a ir al sur. Allí tomarás a los goblins locales y los traerás ante mí.”

 

He dado a los goblins nobles el derecho a tener una casa. Ahora mismo, le estoy diciendo que ejerza ese derecho.

 

Gi Gu Verbena parece haberlo entendido, mientras sostenía con fuerza la espada envainada por su cintura e inclinaba profundamente la cabeza.

 

“No te fallaré, mi rey.”

 

“Que la fortuna de la guerra esté contigo.”

 

“¡Ha!”

 

Luego se dio la vuelta y se fue con la velocidad de una bestia.

 

“Porque no puedo ir, ¿Verdad?” Preguntó Gi Za desde detrás de mí.

 

“Tú y Gi Ga sois tan testarudos como las rocas después de todo” Me reí sarcásticamente, ante lo cual él también se rió.

 

Al día siguiente envié a Gi Gi Orudo al norte y a Gi Zu Ruo al suroeste.

 

Después de eso llegamos finalmente a la Fortaleza del Abismo.

 

“¡Bienvenido a casa, Su Majestad!” Dijo Kuzan de Gordob mientras postraba su pequeño y blanco cuerpo ante mí.

 

“¿Pasó algo mientras no estaba?”

 

“¡Nope! También limpié el lugar.”

 

En realidad no es así, pero de acuerdo, parece que nada está mal.

 

“Estos son los goblins de la Aldea del Este. Asígnales habitaciones para dormir.”

 

“¡Por favor, déjamelo a mí!”

 

Mientras Kuzan contaba a los goblins, notó la presencia de la elfo Selena.

 

“¿En realidad hay un pequeño habitante de las cuevas (Koro Toku) en un lugar como este?” Dijo sorprendida Selena, mientras Kuzan miraba hacia atrás con confusión.

 

“¿Koro toku? Soy Kuzan de Gordob… Eres un elfo del viento (Sylph), ¿Sí?”

 

“Mis disculpas, Lord Kuzan” Interrumpió Gi Za “Tengo un compromiso previo con esta elfo. Todavía hay mucho que aprender sobre el conocimiento de los elfos sobre la magia. Si tiene algún asunto con ella, por favor, arregle esto más tarde.”

 

Selena se escondió inmediatamente detrás de Shumea cuando apareció Gi Za, mientras que Kuzan huyó para contar el resto de la horda.

 

◆◇◇

 

Después de enterarse de que los representantes de las cuatro tribus habían regresado sanos y salvos, se celebró un banquete. Para cuando terminó el banquete, Kuzan también terminó de asignar habitaciones a los goblins, mientras que los goblins que estaban viendo la fortaleza por primera vez finalmente lograron despertarse de la sorpresa.

 

Fue durante ese tiempo que llamé a Selena y a Shumea. Yo sólo tenía negocios con Selena, pero los llamé a los dos ya que Selena probablemente tendría reservas sobre venir sola.

 

“Jefe, ¿Necesitas algo?” Preguntó Shumea.

 

Selena estaba escondida detrás de Shumea como siempre cuando entraron.

 

Sé que doy miedo, ¿Pero no puede superarlo ya?

 

La imagen de cierta chica pasó por mi mente. No tardó mucho en acostumbrarse a mí. Eso no cambió ni siquiera cuando evolucioné. Por un momento, sentí dolor en el pecho.

 

No… No pienses en ella.

 

Sacudiendo esos pensamientos, hablé con mis dos invitados. “Sí, mis disculpas por haberlas llamado en este momento… Hay algo que quiero saber sobre los elfos.”

 

“Oh, si es algo así, entonces…” Dijo Shumea.

 

“Bien, si es algo así, cuéntenme a mí también” Gi Za entró repentinamente en la habitación.

 

¿De dónde diablos saliste? Las miradas de las dos chicas parecían decir eso mientras veían a Gi Za sentarse a mi lado.

 

“Bueno, adelante. ¡Habla!” Dijo Gi Za entusiasmado como un niño a punto de irse de viaje.

 

Riendo entre dientes, le pedí a Shumea y Selena que empezaran.

 

Según leyendas antiguas transmitidas entre los elfos del viento, los sílfides, los dioses seguían a Deetna para crear las distintas razas.

 

El dios del bosque, Chenzhen, y el dios del agua, Iren, crearon a los elfos.

 

El dios del viento, Castor, y el dios de la tierra, Nmaro, esculpieron a los demihumanos de los minerales.

 

El dios de las ilusiones, Famil, y el dios de los sueños, Jeje, tejieron sueños e ilusiones juntos para crear a los dragones.

 

El dios de las estrellas, Tear, viajó por las estrellas y reunió ingredientes para crear los gigantes.

 

Así se crearon las distintas razas.

 

Shumea y Selena estaban con los ojos muy abiertos mientras yo hablaba. Parece que no esperaban que un goblin como yo fuera capaz de decir esas cosas.

 

“¿No te dijo tu madre que es grosero dejar la boca abierta?”

 

Selena rápidamente cerró la boca.

 

“Wow, jefe, realmente no esperaba que un goblin como usted supiera esas cosas…” Dijo Shumea mientras se rascaba la cabeza, aparentemente conmocionada.

 

Bueno, normalmente ese sería el caso.

 

“De todos modos, oigámoslo.”

 

Selena se volvió hacia Shumea con una mirada preocupada, mientras esta última le daba palmaditas en la espalda mientras le aseguraba que todo estaba bien.

 

Selena empezó a hablar nerviosa, y Gi Za y yo escuchamos con atención absorta.

 

Los seres conocidos como elfos estaban divididos en cuatro tipos. A cada tipo se le dio un nombre de acuerdo al espíritu con el que estaban asociados. Los elfos de fuego: las salamandras, los elfos de agua: los undines, los elfos de tierra: los gnomos, y los elfos de viento: los sílfides. Los elfos más influyentes eran los undines, que adoraban a la diosa del agua, seguidos por los gnomos y los sílfides. Por último, las salamandras, que eran fuertes individualmente pero pocas en número.

 

Selena misma no sabía mucho sobre los otros elfos. Los sílfides vivían con el bosque y morían con el bosque. Esta ha sido su forma de vida desde hace mucho tiempo. Jugar con el viento y morir bajo las bendiciones del bosque era la mayor felicidad que cualquier sílfide podía pedir.

 

Los sílfides adoraban al dios del viento, Castor, o al dios del bosque, Chenzhen. Eran longevos, pero a lo sumo era sólo el doble de la vida humana. Supuestamente, había quienes vivían tres veces más tiempo que los humanos, pero Selena no conocía tal sílfide.

 

Los sílfides eran en su mayoría cazadores, pero a diferencia de los goblins, cazaban con sus arcos y ofrecían oraciones antes de comer para purificar la carne.

 

¿Cómo unir las manos para dar las gracias?

 

Los sílfides en su mayoría se casan entre sí y rara vez interfieren con los otros elfos.

 

Yo escuchaba en silencio mientras Gi Za hacía preguntas de vez en cuando.

 

Selena hablaba sin parar incluso cuando se acercaba el amanecer.

 

——————————————————————————————-

Encontré muy tierno cuando Kuzan dijo que limpió ya que en verdad estuvo barriendo pero el Rey no se da cuenta xD

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice