Dragon Life Capítulo 36: La promesa, y el color negro. La ilusión y la determinación.

A A A

Dragon Life

Capítulo 36: La promesa, y el color negro. La ilusión y la determinación.

 

“Capitán, lo siento”

Pongo mi temblorosa mano sobre su fría mejilla.

Por lo que estoy tratando de hacer ahora, no te pediré que me perdones. Quiero decir, sólo puedo pensar en este método.

… Siempre evité pensar en ello. Sobre si tal vez, el capitán podría convertirse en mi compañero. Cuando se lo pregunté a la persona misma, no recibí más que una respuesta ambigua. Me alegré de que fuera el único que dijera que no tenía expectativas en mí como la Bestia Sagrada – el Dragón de Tierra. Así que, siempre estaba pensando que no había forma de que formara un contrato o algo así.

… Sin embargo, esos pensamientos eran mi obstinación.

Pero, ahora no es el momento de arrastrarse por un orgullo tan estúpido.

Me muerdo la muñeca con resolución. No rompí el vaso sanguíneo apropiadamente así que muerdo fuertemente de nuevo y ahora la sangre baja como debería. Es muy doloroso. Duele, pero cuando se compara con la herida del capitán, esto no es nada. Al tomar en mi boca la sangre que se desborda, me sabe a hierro de verdad, a diferencia de la sangre humana.

Llenando mi boca con él, abrazo la cabeza del capitán. Le cepillo suavemente el flequillo y le acaricio la mejilla. Su temperatura corporal se ha vuelto tan fría que siento miedo y me da ganas de llorar.

De hecho, puede que esté llorando.

— … lo siento.

Suavemente, me acerco a su cara.

Desde muy cerca, su cara pálida carece de sangre, como la de una muñeca, tiene los párpados cerrados, y no se mueven; ni siquiera hacen un leve movimiento. Me asusté y terminé vacilando, pero no importa, superpongo bien nuestros labios. Derramé la sangre que estaba dentro de mi boca. Termina mezclándose con la sangre que sale de su boca. Pero está todo bien. Porque hay un sentido en que nuestra sangre se mezcle así.

Desprendiendo mis labios, esta vez presioné mi brazo que goteaba sangre al agujero abierto en su abdomen. En resumen, esta sangre es el medio. Es importante que una parte de mí, cualquiera que sea su forma, entre en su cuerpo y se mezcle con él.

Y por último, es mi voluntad. Abrí la boca, sintiéndola pesada.

“- El Pacto de Sangre”

Mi voz estaba tan irritada; incluso yo misma pensaba que sonó miserable.

Sólo con esto, con esa línea tan barata que el Señor Clérigo me enseñó, ¿se establecerá realmente? Impulsada por la ansiedad y el desaliento, continué rezando. “Por favor.”

Después de un tiempo, un patrón geométrico acuoso emergió brillando de su frente hacia su mejilla izquierda. El Señor Clérigo dijo que esto es lo que se llama la prueba del contrato, así como el cuerpo del Dragón Tierra cambia de color, de la misma manera la prueba aparecerá en alguna parte del cuerpo humano. Es negro, y parece un tatuaje, y junto con él una nebulosa de luz pálida envuelve el cuerpo del capitán. Aunque no hay viento, su pelo y su ropa se balancean. Y notoriamente la herida en su abdomen emite luz, y para cuando se dispersa, la herida se había curado como si nunca hubiera habido una herida desde el principio.

Sólo que su complexión seguía siendo mala, probablemente por perder grandes cantidades de sangre.

“… Esto, ¿qué clase de milagro es?”

Ya que funcionó excesivamente bien, la risa se acumula en mí. Me estoy riendo con una cara acalambrada.

“El cuerpo del contratista puede ser reconstruido una vez. Así que cualquier enfermedad o lesión puede ser curada”

Ah, como pensaba, el Señor Clérigo sabía de esto, me enseñó los procedimientos del contrato. Si puedo volver, le pegaré. No importa si tiene una cara bonita. Le pegaré con mis puños hasta que mi corazón esté contento.

Cuando la pálida luz que lo envolvía se dispersaba, sus párpados se abrieron y los ojos de mi querido color negro reflejan mi figura. Y sus labios húmedos por la sangre forman mi nombre.

“Lo siento.”

Lo siento. Lo siento. Lo siento. Siento haber hecho algo egoísta. Pero la actual yo no podía pensar en otro método para salvarlo aparte de éste.

Cuando me había disculpado muchas veces, extendió sus brazos hacia mí.

“No- llores…”

Secó suavemente las lágrimas que me llegaban a los ojos.

En ese instante, noté por primera vez que estaba llorando. Mi vista estaba un poco distorsionada, y las lágrimas que caían cada vez que parpadeaba cayeron en su mejilla. Cuando mi rostro es tocado por sus manos, sin frío, más bien con calor, la felicidad brota en mí, y desde el fondo de mi corazón algo dulce y cálido brota burbujeando.

Estoy tan feliz de que esté vivo. Estoy feliz, tan feliz que los sollozos están a punto de escapar de mi boca.

Pero no puedo quedarme aquí llorando.

Limpio las lágrimas ásperamente con mi manga.

“… aceptaré cualquier maldición o puñetazo que me lances.”

Como he hecho algo egoísta, no voy a poner excusas ni pretextos, ni voy a huir.

“Pero, por favor, espera un poco. Hay algo que debo hacer”

Le mostré una sonrisa gentil que parecía que quería decir algo, y me puse de pie.

Mi cuerpo, está muy caliente.

A medida que la sangre pasa a través de mis vasos sanguíneos como si estuviera hirviendo, todo mi cuerpo se calienta, puedo decir que mis células están cambiando. Mi cuerpo es rodeado de luz, y de la figura de un humano me convierto en un dragón. Pero a pesar de estar confundida por la extraña sensación, algo surge de las profundidades de mi pecho, y mi corazón está tranquilo.

Era la primera vez que tuve esta sensación.

Cuando las luces desaparecieron y mi campo de visión se aclaró, noté que mi apariencia era un poco diferente.

Mis brazos, mis piernas, mi torso, mis alas que revolotean en el borde de mi visión, así como mi cola.

Sólo un poco diferente.

Algo es diferente.

Eso es.

Es magnífico.

Es negro.

Era mi querido color negro.

Cada una de mis escamas emite brillo cuando refleja la luz del sol.

No es el color opaco de la oscuridad ni una tinta negra, es un color negro azabache lleno de luz, hasta el punto de ser divino.

El color que no pude alcanzar con mis manos es el que habita en mi cuerpo. Mi pecho late rápido por la euforia y la nostalgia.

“Vito, regresa… sin fallar.”

Mientras hacía una cara preocupada, miró fijamente a sus pupilas.

Y extendiendo mis alas de negro azabache, volé.

Estaría bien ir alborotando de rabia.

Pero mi cabeza estaba fría. Cuál es la acción más eficaz a tomar, o qué hacer para aniquilar al enemigo, eso es todo en lo que puedo pensar.

Hasta ahora, he atacado despiadadamente a enemigos que habían estado corriendo salvajemente, escupiendo un aliento que soportaba diez veces, cientos de veces el poderío del fuego, aplastando, mordiendo, rebanándolos con mis alas y cola, y haciendo un rugido que resuena en el cielo varias veces.

Sin temer la amenaza de mi repentina aparición, había muchas personas que se esforzaban por huir. También hubo quienes vinieron a desafiarme audazmente. La gente del Reino Alvina estaba desconcertada al ver a un Dragón de Tierra negro, aunque yo también sentía que su moral estaba subiendo gradualmente.

Ya no había nadie que pudiera detenerme.

Mata a una persona y se convierte en pecado, mata a muchas personas y te conviertes en un héroe. Alguien dijo esto una vez. Podría no ser necesariamente un error. Al hacer tantos sacrificios, no hay nadie que pueda permanecer cuerdo, así que no hay otra manera de aceptarlo que venerar a un héroe y justificar estos hechos. Pero no tengo en mí tanto remordimiento y culpa. El yo humano que siente tales cosas, terminó retrocediendo.

Haciendo el contrato que dije que odiaba hasta ese punto, aniquilando a un gran número de humanos. Incluso si esto es lo que el Señor Clérigo y la voz que resonó dentro de mi cabeza predijeron, no me importa eso, esto es lo que he decidido por mi cuenta.

Aunque es extraño, estoy tranquila.

Ya he decidido mi resolución.

Si ese es el caso, ¿no acabarías apegado al Reino Alvina hasta el final?

Cuando me río de una manera placentera, aparecen mis puntiagudos colmillos empapados en sangre, y dejo salir una sonrisa distorsionada.

Es gracioso, tan divertido que no puedo evitarlo.

Pero no importa cuántos enemigos enfrente, su número no se reduce y esto no tiene fin. Como era de esperar, parece una gran potencia, ya que el Reino Tiruzoto no puede ser tratado por medios ordinarios.

Para detener esta guerra, aunque sea temporalmente, de alguna manera u otra, debo actuar sobre el general enemigo. Y el ataque de los Unicornios no nos ha llegado ni una vez desde entonces. Dado que el segundo ataque fue en menor escala, es posible que tenga un consumo considerable de fuerza física. Entonces si voy a actuar sobre ellos, no tengo otra opción que hacerlo ahora, creo que mientras vuelo alto en el cielo, apuntando hacia la cabeza del Reino de Tiruzoto. Ocasionalmente cosas como las flechas y la magia vienen hacia mí, pero para mí son pequeños ataques al nivel de peinarme ligeramente.

No temeré más.

Como si tuviera tiempo para ocuparme de esas cosas, primero tengo que pensar en qué hacer ahora.

A medida que vuelo, descubro algo parecido a un gran campamento, sin dudarlo, me acerco a él aumentando mi velocidad y bajando hacia una carpa visiblemente grande. Un tumulto comienza por mi repentina aparición, el entorno cae en un estado de confusión. Aunque he recibido más ataques hasta ahora, no me duelen ni me pican. Mis escamas negras no pueden ser destrozadas por tal cosa.

“¡Su Majestad! Por favor, ¡escape!”

Escuchando esa voz al frente y girando en esa dirección, descubrí quien es evidentemente el personaje más prominente. Este hombre debe ser la persona importante número uno del Reino Tiruzoto si se le llama “Majestad”.

Pelo corto de color azul púrpura oscuro y pupilas doradas. Parece más joven de lo que pensaba. Tiene una imagen más clara comparada con la del Príncipe LeBlanche, pero en cuanto a sus pupilas, tienen un resplandor no muy distinto al de un Unicornio, siento que una profunda oscuridad arde dentro de ellas. Poseen un brillo agudo, son ojos tan agudos que parecen capaces de matar con un simple resplandor.

Sólo tengo una imagen de los reales dentro de mí, creía que eran seres humanos dignos de seres tiranos que ostentan su poder. No es un gobernante sabio, que cuida de su país, ni un amigo popular como el Príncipe. Su aire apretado emite una mala vibración y está dentro del tipo de personas a las que no quieres acercarte. Pero ahora no es el momento de vacilar.

Como si estuviera hablando directamente con su cerebro, choqué mis pensamientos contra él.

[¿Eres tú el rey del Reino Tiruzoto?]

Cuando me dirigí a él, miró sorprendido por un momento, pero de inmediato volvió a ser inexpresivo. Sentí inquietud por su rostro que mostraba la calidad de poseer un aire de serenidad.

Los soldados enemigos que me rodeaban dicen que estaban sosteniendo sus armas y estaban listos para atacarme en cualquier momento, sin embargo, un extraño silencio se movía a la deriva.

No ha respondido nada a mi pregunta y se queda quieto. Como estaba segura de que lo había alcanzado, continué.

[Por favor, retire sus tropas. Si no, los mataré a cada uno de ustedes con fuego aquí mismo. Esto es una advertencia.]

También podría ser posible acabar con esto matando a este hombre. Pero no es bueno usar la fuerza. Nada se resolverá simplemente invitando al caos.

El hombre me miraba sin expresión.

[Lo diré otra vez. No habrá una segunda ocasión. Ahora, por favor retire sus tropas.]

Mis palabras parecen haber sido escuchadas por todos los que nos rodean, cuando un hombre que parecía un sirviente a su lado grita: “¡Qué grosero!”. e intenta soltarme una flecha.

Sin embargo, el hombre a través de mis ojos lo detuvo con la mano.

“… Está bien.”

Caminó unos pasos y se me acercó. Es una distancia a la que puedo morderle la cabeza si estiro un poco el cuello.

“¿¡Su Majestad!?”

“Retrocede”

“¡S-Sin embargo…!”

“Te estoy diciendo que retrocedas.”

Al mirar al sirviente, este se echó hacia atrás a regañadientes. Su cara estaba tan pálida como si fuera una rana siendo fijado por una serpiente.

El hombre me miró siniestramente, y se rió con una amplia sonrisa.

“Esta vez, me retiraré por consideración hacia ti. No pensé que vendrías aquí solo. Además, parece que, por culpa de una potencia tan grande, sin quererlo, también acabamos sufriendo un daño muy grave”

‘No pensé que abrumarías tanto a los Unicornios.’ Tales palabras de ira terminaron brotando. He confirmado que están siendo explotados.

“Ese poder es algo que nos fue ofrecido innegablemente. Algún día… te mostraremos que también te conseguiremos a ti”

[No soy la posesión de nadie.]

Al gruñir le doy su sonrisa se hace aún más profunda, y sus ojos de color dorado se estrecharon.

“Me pregunto si eso es verdad. Desde el momento en que usted formó un contrato se convirtió en la posesión de su contratista. Entonces, los obtendremos a ambos.”

Qué Gianizm. Es tan egocéntrico que es más egoísta que yo. Ni siquiera quiero pensar en cómo una persona así puede gobernar un reino. No quiero no hablar con este hombre. Extendí mis alas y levanto algo de viento para volar lejos de este lugar.

[Retirada. Eso es todo lo que te diré.]

Volé al cielo para flotar en el aire.

“Volvamos a vernos. Oh Dragón Negro de Tierra que alberga el color tabú en su cuerpo.”

Podía oír su extraña risa desde lo alto sobre el suelo.

 

 

 

BryanSSC: Debió matarlo… simplemente arrancarle la cabeza. Por cierto… ¿de qué color se habría vuelto si hubiera hecho el contrato con el melocotón… o los malvaviscos?

Trad. BryanSSC

Índice