Goblin Kingdom Capítulo 98: Juramento De La Espada

Goblin Kingdom

Capítulo 98

Juramento De La Espada

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 36
Clase Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv77); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv82)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

Cuando llegamos al pueblo orco, Bui salió a saludarnos y entregué el ciervo lanza.

 

“Umm… Gracias” Dijo Bui tímidamente mientras miraba alternadamente entre el ciervo lanza y yo. “Entonces, ¿A qué debo el honor de esta visita?”

 

Todos los otros orcos excepto Bui se han encerrado en sus casas, cuidando de no hacer ni un solo ruido. Actuaban como si alguien problemático hubiera venido.

 

La propia Cynthia ha empezado a gruñir a mis pies, pero no es nada importante.

 

“Pensé en discutir tu recompensa por la batalla reciente.”

 

Bui me miró sorprendido. “Oh, no tienes que… Realmente. Simplemente nos peleamos con los humanos, así que…”

 

“No tienes que ser tan reservado. No es como si planeara forzarte a hacer algo problemático.”

 

“Ah, pero…” Bui parecía preocupado.

 

Me reí entre dientes. “No es malo no tener deseos, pero al menos deberías escucharme.”

 

“Muy bien.”

 

“Estoy pensando en darte la tierra desde el sur.”

 

“¿Exactamente de cuánto terreno estamos hablando?”

 

Te tengo.

 

Originalmente, el área al norte del lago fue designada para los orcos, pero la batalla reciente ha reducido el número de goblins. Así que pensé en dar el sur -la región del pueblo, en otras palabras- a los orcos.

 

Bui se volvió pensativo antes de volver a hablar. “Hay algo que me gustaría confirmar… ¿Te importa?”

 

“Adelante.”

 

“Si nos das estas tierras, ¿Exactamente dónde planeas cazar?”

 

Cierto… En el pasado, cazábamos la región al sur del lago para alimentarnos de arañas gigantes, ciervos lanzas y cabezas dobles, pero con la batalla reciente, he estado pensando en moverme.

 

“Estamos regresando temporalmente a la Fortaleza del Abismo al oeste.”

 

“¿Eso no significa que has perdido contra los humanos?”

 

Había un fervor escondido detrás de esas palabras que no esperaba, haciendo que me sorprendiera por un momento. Como era de esperar, aunque aparentemente tímido, un monstruo era un monstruo. Era casi como si me estuviera desafiando.

 

“¿Planeas competir conmigo en lugar de los humanos?” Pregunté maliciosamente, pero decepcionantemente, los hombros de Bui temblaron.

 

“Un año”.

 

“¿Disculpa?”

 

“Cuando los dioses de la luna gemela aparezcan por 350ª vez, volveremos a luchar contra los humanos.”

 

“¿Así que vamos a ser el rompeolas hasta entonces?”

 

Qué orco tan pensativo, pensé, riéndome entre dientes.

 

“Tenemos un alto al fuego con los humanos, aunque no sé cuánto tiempo planean mantenerlo.”

 

Hay que tener cuidado. No hay forma de que los humanos simplemente se queden quietos después de haber sufrido tanto. Ahora mismo, necesito aumentar la población goblin tanto como pueda. Con ese fin, extenderé mi mano para alcanzar tierras desconocidas, y traeré a mí los goblins dispersos y fortaleceré nuestra horda.

 

Los humanos nos hicieron retroceder un poco, pero de ahora en adelante, haré que las fuerzas del goblin se reúnan alrededor de la fortaleza.

 

“Te dejaré a ti el qué hacer con las tierras del sur en nuestra ausencia. Podrías cazarlas si así lo deseas, o podrías ignorarlas.”

 

Bui se volvió a poner pensativo de nuevo.

 

“Esta es la recompensa que te doy. Sin embargo, si lo aceptas como recompensa o no, depende de ti.”

 

“… Rey de Goblins, aceptaré esa recompensa” Dijo Bui con decisión en sus ojos.

 

“Oh, y dile a tu gente que no toque los kobolds. Pueden ser útiles si los alimentas.”

 

“¿Los kobolds? Si no recuerdo mal, también pelearon en la guerra anterior…”

 

“También son mis subordinados.”

 

Después de decir lo que tenía que decir, me di la vuelta cuidadosamente para no pisar a Cynthia, que estaba jugando a mis pies, y luego volví al pueblo.

 

◇◆◇

 

Cuando regresé, el adherente del dios de la espada, Gi Go Amatsuki, se arrodilló ante mí con una cara sombría. Era casi el atardecer; el sol casi se hundió mientras los brazos del dios de la noche se extendían para teñir el mundo de su color.

 

“Oh rey… Por favor escucha mi petición.” Había una larga herida en su cara desde sus cejas hasta sus mejillas causada durante la guerra.

 

“Habla” Dije.

 

“Solicito un duelo” Dijo.

 

No hubo intención de matar mientras estaba postrado, pero había un peso detrás de cada palabra que decía.

 

“… Muy bien.”

 

“¡Por favor espere, Su Alteza! ¡Gi Go! ¿¡Qué estás pensando!?” La clase caballero, Gi Ga, preguntó cuándo oyó mi conversación con Gi Go mientras sacaba su lanza ante Gi Go. La intención de matar lo llenó cuando exigió a Gi Go que se explicara, pero este último sólo miró hacia atrás sin miedo. Había una presión que emanaba de él que sólo los que se han resuelto a sí mismos podían liberar.

 

“Gi Ga, está bien. Yo soy el rey. Debo aceptar este desafío

 

No tengo una gran espada, así que tendré que conformarme con una espada larga decente.

 

Después de balancear una vez la espada larga, le ordené a Gi Go que dejara salir todo.

 

“¡Gi Go Amatsuki! ¡Ven! ¡No vaciles, para que no te arrepientas de este duelo!”

 

“¡No necesitas decírmelo!”

 

Gi Go blandió su espada curva y me miró. No había ninguna abertura en su postura, demostrando lo mucho que su concentración y su fuerza marcial han sido templadas.

 

La espada curva que tenía bajo su brazo chillaba mientras corría hacia mí. Utilicé mi espada larga como escudo en respuesta, entonces inmediatamente retiré mi espada, incliné mi peso hacia delante, y luego liberé una cuchillada desde abajo. Si hubiera tenido una gran espada en mis manos, la presión detrás de este ataque habría bastado para infundirle miedo, pero lo que yo tenía era una delicada espada larga. Realizar tal hazaña estaba más allá de sus posibilidades.

 

Mi espada rasgó el aire, pero a pesar de que la puesta de luz del sol apenas era suficiente para ver algo más allá de la luz plateada de la espada, Gi Go esquivó.

 

Una lectura espectacular. Prediciendo mi ataque y luego esquivando con el menor movimiento, entonces–

 

Me envió un golpe justo debajo de mi espada hacia el cuello. Con el poder de la fuerza centrífuga, fue un ataque decisivo.

 

—¡GATSUN!

 

Nuestras espadas se cruzaron. Di un paso hacia atrás y exhalé para concentrarme, luego, a medida que avanzaba, Gi Go también lo hizo.

 

Justo en ese mismo momento en que mi pie estaba a punto de abandonar el suelo, Gi Go dio un paso hacia delante y cortó hacia abajo. ¡La velocidad de esa espada era tal que alcanzaría mi lado antes de que yo pudiera reaccionar!

 

“Que mi cuerpo sea inviolable. (Shield)”

 

Una armadura de llamas brotó del éter para envolverme, protegiéndome de la espada curvada de Gi Go, mientras yo bajaba mi espada para alejar su arma.

 

“¿Por qué?” Pregunté con mi espada apuntando al goblin.

 

“Rey, por favor castígueme…” Dijo desesperadamente.

 

◇◇◆

 

Los susurros del dios de la espada le obligaban a luchar contra el fuerte, tanto que en algún momento dejó de saber si era realmente por el dios de la espada por el que quería luchar o simplemente porque él mismo lo deseaba.

 

No pasó ni un solo día en el que no pudiera oír el sonido de espadas chocando. Incluso comenzó a sentir que su vida vivía dentro de su espada curva. Y mientras los sonidos de sangre derramada retumbaban, una voz resonaba por dentro, diciendo—

 

‘Corta al fuerte.’

 

‘Con estos brazos, estas manos, estos dedos… ¡Córtalos!’

 

‘¡Incluso si pierdes los brazos! ¡Tus ojos! ¡Tus piernas! ¡¡Incluso si pierdes tu vida!!’

 

‘¡Si pierdes los brazos, mueve la espada con la boca!’

 

‘¡Si pierdes los ojos, escucha atentamente con los oídos!’

 

‘¡Si una de tus piernas está aplastada, córtala!’

 

‘¡Si te perforan el pecho, derriba al enemigo antes de que mueras!’

 

De esa maner, el dios de la espada lentamente le quitó la conciencia a Gi Go y le hizo balancear su espada.

 

¡¡Cortar, cortar, cortar cortar cortar CorTAR CorTAR CorTAR CORTAR CORTAR CORTAR Cortar CORTAAARrrr!!

 

Esa voz parecía resonar incluso en el mismo aliento que respiraba. Gi Go miró al rey medio aturdido.

 

“Solicito un duelo.”

 

Antes de darse cuenta, había desafiado al rey.

 

Por primera vez, se dio cuenta de lo aterrador que era el rey.

 

El rey era verdaderamente abrumador, lo suficiente como para hacerle imaginar que lo que había ante él era en realidad una montaña. Aunque el rey no estaba usando una gran espada, la presión que el rey emanaba estaba aún más allá de su imaginación.

 

El esquivar la espada del rey con los mínimos movimientos y sentir el viento que brotaba de la espada del rey lo llenaba de alegría.

 

El sonido de las espadas chocando entre sí provocó miedo y gozo en su interior.

 

Nuestro rey… Ilumina el camino y nos lleva a un mañana más luminoso; una existencia como ninguna otra.

 

Y sin embargo le apunté con mi espada…

He pecado…

 

Pero no había duda de que la simple alegría de luchar contra los fuertes lo llenaba.

 

Las dos emociones en conflicto lo agitaron desde dentro.

 

Se estaba volviendo loco. Gi Go sonreía cada vez que lo pensaba.

 

Estaba perdiendo la cabeza por culpa de su espada.

 

Cuando el rey mostró una abertura, liberó su espada.

 

-¡Alcánzalo!

 

Sólo para alcanzar una pared de llamas negras. Las llamas del inframundo protegen al rey.

 

Mientras la espada del rey descendía, su espada curva cayó y se agrietó.

 

Cuando volvió en sí, la espada del rey le apuntó.

 

El propio Gi Go sabía que había cometido un grave pecado. Por lo tanto, él no se quejaría aunque el rey lo castigara allí y entonces.

 

“¿Por qué?” Preguntó el rey.

 

Pero Gi Go no podía hacer más que bajar la cabeza tanto como podía.

 

“Rey, por favor, castígueme…”

 

El gran rey no huiría de ningún rival. Y con su gran corazón, seguramente lo perdonaría. El hecho de que pidiera una explicación era prueba de ello.

 

Pero no podía pedir que le perdonaran. Si lo hiciera, sus pecados nunca serían limpiados. Y si cometiera el mismo pecado por segunda vez, no podría perdonarse a sí mismo, ni siquiera si el rey lo perdonara.

 

¡Cuando llegue ese momento me cortaré mi propio cuello!

 

“Explícate.”

 

Gi Go se congeló. No podía mentir. Si se le pidiera explicaciones, no tendría otra opción que responder.

 

“… Me he perdido a mí mismo por el poder que hay dentro de mí. Por favor, dicte un juicio, Mi Rey.”

 

Gi Go se inclinó como si ofreciera su cuello.

 

“… Sabía que estabas luchando con la protección divina que recibiste. Me hice el tonto precisamente porque era una batalla contra ti mismo. Gi Go, un espadachín de mis goblins, te juzgo como tu rey.”

 

Silencio llenó el área mientras Gi Go esperaba su castigo.

 

“No matarás hasta el día señalado. Este será tu castigo, Gi Go Amatsuki.”

 

Un voto de no matar.

 

“Lo juro por mi vida, no mataré hasta el día señalado.”

 

Su cabeza rozó contra el suelo cuando un juramento al rey fue sellado.

 

◆◇◇

 

“Umm… ¿Hay algo que necesites?” Preguntó Yoshu.

 

Después de que ordené a todos los demás que se fueran, los únicos que quedamos en la habitación éramos Yoshu y yo.

 

“Tengo una petición.”

 

Yoshu escuchó atentamente, y yo continué.

 

“Ve con Gi Go por un año.”

 

“¿Huh? Pero el Sr. Gi Go es…”

 

“Sí, le dejé irse con un juramento de no matar. Pero si eso se quedaría o no aquí es otra pregunta.”

 

Gi Go probablemente dejará el pueblo. No esperaba que los susurros del dios de la espada le afectaran tanto que me apuntara con su espada.

 

“… Así que, en otras palabras, ¿Planeas usarme para encadenarlo?”

 

Sonreí con eso. Como pensaba, el hermano menor de Shumea es listo. Siempre está con su hermana, pero normalmente los antiguos esclavos suelen tener una personalidad fría y cruel.

 

“Exactamente.”

 

“Si me niego…”

 

“¿Quieres saberlo?”

 

Por un momento, Yoshu me miró con una mirada aguda, pero luego respiró un suspiro.

 

“… No. Por favor cuida de mi hermana mayor. Sin duda volveré dentro de un año. Si descubro que algo le ha pasado al cuerpo de mi hermana, te perseguiré hasta el fin del mundo.”

 

El fuego ardía en sus ojos mientras decía eso. Como se espera de alguien que ha recibido la protección divina del dios de las llamas, que es miembro de la casa del dios del fuego.

 

Devolví esa mirada mientras golpeaba mi espada larga contra el suelo.

 

“Lo juro por el honor del rey.”

 

Yoshu suspiró profundamente.

 

“… Me iré inmediatamente entonces. Por favor cuida de mi hermana, y la Srta. Selena.”

 

“Di eso a ti también.”

 

“Muy bien.”

 

“¿No tienes nada que decirle a tu hermana?”

 

“Dile que definitivamente volveré con vida.”

 

“Claro.”

 

Mientras veía salir corriendo a Yoshu, pensé en Gi Go que estaba caminando lejos en el abrazo del dios de la noche.

 

◆◇◇

 

Gi Go sólo se llevó consigo su espada curva cuando salió del pueblo. El rey le había perdonado, pero no podía perdonarse a sí mismo.

 

No podía quedarse en este pueblo. No hasta que no pudiera controlar las tentaciones del dios de la espada.

 

Apostaría su orgullo para encontrar la manera de hacerlo.

 

Cuando tocó la espada curva que colgaba de su cintura, pudo oír los susurros del dios de la espada, pero ahora eran distantes, probablemente debido a su juramento al rey.

 

La noche era tranquila. Cuando lo pensó, ha pasado mucho tiempo desde la última vez que estuvo solo. No había estado solo desde que el rey lo recogió.

 

El leal Gi Ga, el sabio Gi Gu que podía usar bien otros goblins, y aunque molesto, el sabio Gi Za. Con ellos alrededor, el pueblo estará bien.

 

Pero lo que el rey anhelaba era un sueño lejano. Una gran ambición.

 

Gi Go decidió usar su vida para realizar ese sueño. No podía perder el tiempo sin hacer nada.

 

Por eso templaría su espada, y luego volvería al rey.

 

“¡Sr. Gi Go!”

 

El sonido de los pasos y la voz humana.

 

“Tú eres…”

 

“Soy Yoshu. El invitado del rey, Yoshu.”

 

“¿Por qué estás aquí?”

 

“Tengo un mensaje del rey.”

 

“… ¿Del rey?”

 

Cuando Gi Go oyó eso, se arrodilló sobre una rodilla mientras inclinaba la cabeza, al tiempo que su mano agarraba firmemente su espada. Era como si no se perdiera ni una sola palabra.

 

“¡A-Aguarda!”

 

“Un mensaje del rey debe ser escuchado apropiadamente.”

 

“Aunque es un poco embarazoso… De todos modos…” Yoshu aclaró su garganta, y luego rumió sobre las palabras del rey.

 

“¡Templa tu espada hasta el día en que nos encontremos de nuevo! ¡Que las fortunas de la guerra te acompañen!”

 

Los hombros de Gi Go temblaron mientras sostenía la empuñadura de su espada, al parecer lo suficientemente fuerte como para romperla.

 

“Eso es todo… Oh, y por cierto, el rey me dijo que fuera contigo.”

 

Las palabras del rey continuaron afectando a Gi Go durante algún tiempo.

 

Después de un rato, levantó la vista hacia el cielo estrellado del dios de la noche, y luego se volvió hacia el pueblo y se inclinó.

 

Y entonces… se fue.

 

◆◆◇◇◆◆◇◇

 

Gi Go Amatsuki

 

Estado Anormal: Juramento para Perdonar agregado.

 

Estado Anormal: Los efectos del dios de la espada sobre la cordura han empeorado.

 

El título Sublíder ha cambiado a Espadachín Vagabundo.

 

◆◆◇◇◆◆◇◇

 

——————————————————————————————-

No pensé que la bendición divina sería tan fuerte y su voluntad tan radical, aunque de alguna manera lo entiendo.

Si, los subí un martes pero de no haberlo hecho tendrían sólo 1 capítulo xD

Recuerden comentar, últimamente hay poquitos comentarios y me da penita :c

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice