Dragon Life Capítulo 35: No hay tiempo para pensar. Mi razón.

Dragon Life

Capítulo 35: No hay tiempo para pensar. Mi razón.

 

Una voz grita mi nombre.

Mirando hacia el cielo, puedo ver que, a lo largo de esa gran vibración en el aire, flechas doradas están lloviendo. Son menos que antes, pero estando aquí al menos una debería golpearme. Imaginando como van a atravesar mi cuerpo, arrancando mis vocales y bañando la tierra con un chorro de mi sangre, y luego desapareciendo como arena como si nunca estuvieran allí, estoy horrorizada.

Puedo sentir el peligro que se aproxima con todo mi cuerpo, sin embargo mi mente se ha quedado en blanco, y es como si sufriera una parálisis temporal, no puedo escapar, ni siquiera puedo mover un dedo; no puedo hacer nada más que mirar fijamente y recibir el golpe.

Las flechas de luz se avecinan.
Al recordar la escena roja brillante que fue quemada en mi mente un poco antes, me siento consternada.
Ya no hay esperanza.

A esta distancia es demasiado tarde para hacer nada. Incluso intentando escapar, aunque intente volver a mi forma de Dragón, no lo lograré a tiempo. Si yo cambiara mi piel en escamas, seguiría siendo fácilmente penetrada por un arma tan peligrosa que cae de tal altura. Ojalá pudiera usar cualquier tipo de magia en este momento.

Por alguna razón, estaba contemplando con calma cómo mi vida iba a terminar tan abruptamente. El interior de mi cabeza está cruelmente claro, y no estoy experimentando realmente nada como mi vida brillando ante mis ojos.

Como esto parece auto-mutilación, hice una sonrisa irónica.

Y fue en ese momento.

Tap, algo empujó mi hombro, y me desplomé hacia atrás, cayendo sobre mi espalda.

En ese instante, una gran flecha de luz se atascó en el suelo justo a mi lado. Si me hubiera caído un poco fuera de este lugar, me habría convertido en una víctima de las flechas de la luz.

Mientras miraba fijamente con sorpresa la flecha de luz clavada, desde los alrededores puedo oír el sonido de las flechas que continuamente caen, el sonido de la gente atravesada, y chillidos y gritos.

Pero más que eso, el sonido más fuerte era, el sonido apagado como si algo se estuviera desgarrando, como si fuera traspasado, justo enfrente de esta yo caída.

… puedo oír una voz. Era una voz dolorosa y baja que gemía.

Levanto lentamente mi línea de visión, miro hacia arriba. Ese color al que me acostumbré, esa trenza larga y sencilla, me caía sobre el hombro.

“¿Cap- ita… n?”

Me pregunto cuándo se habrá acercado a mí. Si hubiera sido él, podría haber escapado sobre el Draco de Fuego, porque, en realidad, los otros Caballeros que estaban luchando se habían dado cuenta del ataque, y habían escapado a la retaguardia, evadiendo este ataque.

Sin embargo, ¿por qué, está el capitán aquí?

¿Que es esto? gotas rojas brillantes, están cayendo. Diablos, ¿qué son?

Cuando me di cuenta de la identidad de los destellos, mi aliento se detuvo por un momento, y me aterroricé.

El abdomen del Capitán había sido admirablemente penetrado por una flecha deslumbrante. Esa flecha era la que estaba pegada a mi lado. En ese estado de estar fijado al suelo, la flecha brillaba mojada de sangre. Y, como si dijera que su misión se cumplió, comienza a desaparecer, y me apresuro a usar ambas manos para recibir y sostener el cuerpo del Capitán que parece que está a punto de caer. Debido a los chorros de sangre de la batalla de antes, sus flequillos estaban pegados a su frente, así que puedo ver sus oscuros ojos de cerca.

Era su cara normal, a diferencia de la que tenía hace un tiempo.

“Me alegro”

La sangre se desborda de su boca abierta, y cae sobre mi cara. Sangre roja, cálida y brillante, que acababa de recorrer su cuerpo. Cada vez que tose, mis mejillas y mi ropa se manchan con brillantes manchas rojas y densas.

¿Qué, esto es? ¿Qué ha pasado? … sangre. Un color rojo brillante, un tono vivo. ¿No es un desperdicio? Derramado, así, un desperdicio. … un gran desperdicio. No, no… no. No es como eso. No es como eso. No ese tipo de cosas. No es como si quisiera pensar en algo así. Sin embargo, no sé qué hacer.

La flecha grande y brillante que permanecía pegada a su abdomen, acaba desapareciendo suavemente como la arena, y como si el corcho hubiera desaparecido del orificio abierto de su abdomen, la sangre se derrama. Irónicamente, a medida que el cuerpo del Capitán pierde su apoyo y cae hacia adelante, no pude reunir la fuerza para atraparlo; su cuerpo se superpone con el mío y caemos al suelo de esa manera. Sus párpados están cerrados, y aunque lo sacudo, o lo que sea que haga, esos ojos ya no pueden ver.

La sangre roja sigue mojando el suelo.

“Ah…”

No creyendo en esta visión, intenté desesperadamente exprimir de alguna manera mi voz de mi garganta reseca. Pero, lo que sale es sólo aire, no pude formar palabras. Desde mi cabeza mi complexión empeora, y hay un terrible zumbido en mis oídos. Me duele la cabeza. Mi cuerpo tiembla, tengo frío. Pero la temperatura del capitán en mis brazos es aún más fría.

Mi culpa. Es culpa mía. Es culpa mía. Es culpa mía. Es culpa mía. Es culpa mía. Es culpa mía. Es culpa mía. Es culpa mía. Es culpa mía.

— ¡¡¡¡Mi culpa!!!! ¡A pesar de que, si no me hubiera quedado estupefacta en un lugar como este, si hubiera sido capaz de reaccionar al ataque cuando lo noté, las cosas no habrían llegado a este punto…!

¿Por qué te alegras? ¿Por qué me protegiste? ¿Por qué te has reído, con una cara tan feliz…? Aunque era doloroso, aunque era insoportable. Hay tanta sangre desbordante, tienes un agujero en tu cuerpo, una forma de salvarte, yo no tengo nada. Aunque acabes muriendo, ¿por qué?

Soy tan tonta. Una idiota, estúpida cabeza hueca. Estar protegida por la persona que más deseo no perder, comportándome descuidadamente y siendo la única que no sufre ninguna lesión.

¿¡Qué pasa con esto!?

Presiono desesperadamente sobre la herida con ambas manos para detener la sangre, pero sale desbordada del espacio entre mis dedos. (BryanSSC: ¿Alguien ha visto Salvando al Soldado Ryan? Cuando atacan una artillería antiaérea… esa escena es muy similar a esto… triste y desesperanzador…)

“Yo, yo no… quiero esto.”

¡¡Si esto es un sueño despierta…!!

¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué?

¿Morirá? ¿Terminará muriendo? ¿De verdad?

¡Así es, si se trata del Señor Clérigo…! Pero, esa persona está en el castillo, no importa cuánto esfuerzo haga para volar por allí, ¡no llegaré a tiempo! Entonces, tal vez Madeleine, alguien… cualquiera, pero quién. ¿Quién, podría ayudarnos…?

Su cuerpo, que le falta su vigor, es pesado; y mientras miro fijamente su tez que va perdiendo su vitalidad, estúpidos pensamientos invaden mi mente.

… En ese caso.

Si estoy a punto de perderlo, será mejor que me lo coma aquí y ahora.

— ¿Puedes, de verdad, hacer tal cosa?

Quiero decir, morirá. Entonces por mis manos, en sus últimos momentos.

— ¿De verdad quieres comértelo?

… no- quiero. De ninguna manera, podría querer comérmelo a él. Pero, no lo sé.

Porque, ¿qué debería hacer? No lo sé.

De nuevo, esa sensación que corta mi conciencia me asalta.

Mi vista y mi conciencia se nublan, y ya no puedo oír nada. Si me rindo a esta sensación como ésta, ¿veré de nuevo ese sueño despierto, y sin despertarme esta vez, me pregunto si puedo volver a vivir esa vida humana pensando que todo esto es un sueño?

Qué dulce tentación.

… Así es, debería irme y olvidarlo todo.

Si perder a alguien es tan doloroso, y el yo que no podía hacer nada se arrepiente de nada, si no puedo hacer otra cosa que mirar, creo que se me debería permitir apartar los ojos de la realidad, ¿no?

Pero… tal cosa, es demasiado conveniente para mí.

Entonces, ¿qué hago?

— UN CONTRATO —

“… ¿Huh?”

Algo resonó en mi cabeza. Una voz que no es de un hombre ni de una mujer, proclama su existencia hablándome dentro de mi cabeza, reteniendo a la fuerza mi conciencia que estaba a punto de ser desconectada.

— EN ESTE PL… A PERF… M… ÉL… UN CONTRATO —

“¿Qué, qué es esto,…?”

Me sentí mal. Preguntándome si finalmente el siguiente paso de mis sueños es escuchar alucinaciones, estaba perpleja y frenéticamente traté de sacudir la cabeza. No tengo tiempo para tener estas alucinaciones ahora, pero esa voz no dejó de hablarme.

— UN CONTRATO, UN CONTRATO, UN CONTRATO, UN CONTRATO, UN CONTRATO —

— UN CONTRATO, UN CONTRATO, UN CONTRATO, UN CONTRATO, UN CONTRATO —

Repitiendo estas palabras. Una palabra que he oído repetidamente. Hace eco muchas, muchas veces, muchas docenas de veces, muchos cientos de veces, como si tratara de lavarme el cerebro.

¿En qué se ha convertido mi cabeza? Es doloroso.

— “Aun así, creo que es bueno para ti saber esto.”

Esta vez, las palabras del Señor Clérigo repentinamente resuenan en mi cabeza.

Como una gota de agua clara que forma una ondulación dentro del turbio y fangoso caos, se esparcen suavemente por todos los rincones de mi mente.

Al mismo tiempo esa voz que hasta ahora hacía ruido desaparece, y de repente me siento a gusto como si fuera liberada.

“El método… del contrato”

No sé qué me está pasando, pero siento que he percibido una luz de esperanza.

¿Acaso el Señor Clérigo sabía que las cosas saldrían así, y me enseñó eso en aquel entonces? Porque había hecho su supuesta lectura del futuro, así que de alguna manera tenía la necesidad de enseñármela.

Qué tipejo.

Irritante y odioso.

Si sabías que esto iba a pasar, me habría alegrado mucho que me lo hubieras dicho. ¡Porque tal vez entonces las cosas no habrían llegado a esto!

Pero, esas cosas no importan ahora. Aunque maldiga al Señor Clérigo, el tiempo no volverá.

Si puede salvar al capitán, cualquier cosa servirá.

Quiero decir, no quiero perderlo.

No quiero que muera.

¿Y mucho menos cubrirme y luego morir? ¿Qué pasa con eso? ¡No es una leyenda exagerada! ¡No tengo necesidad de eso!

¡Yo, yo no quiero perderlo…! ¡No lo dejaré morir, definitivamente…!

Esa vez juré que pase lo que pase, sin importar cuántas veces se enfrente al peligro, definitivamente no lo dejaré morir. Si estos sentimientos que tengo por él son lo que se llama amor, me resignaré a aceptarlo. Pero, él es alguien querido para mí hasta el punto de que las palabras ‘Me gustas’, ‘Te amo’, ‘Eres precioso para mí’, no son suficientes para expresarlo.

Absolutamente, no quiero que muera. Entonces.

— Te lo pido, por favor, no te mueras.

Por ese motivo, tengo la resolución de hacer cualquier cosa.

 

 

BryanSSC: ¿De verdad tenía que estar en el mismísimo final para aceptar sus sentimientos? Esta mujer es demasiado hardcore xD
PD: Desde el capítulo 29 hasta ahora, las palabras del Señor Clérigo trataban de convencer a Vito de aprender a hacer un contrato.

Trad. BryanSSC

Índice