Gaikotsu Kishi-sama Tadaima Isekai e o Dekake-chuu Capitulo 16: El ataque de los Gigantes

A A A


Tengo más capitulos. Los ire subiendo en el transcurso del dia :v

Editor: Hamlet


Las preparaciones fueron terminadas rápidamente y los guerreros se reunieron en el centro de la aldea en menos de una hora.

Los otros líderes de los clanes que habían estado visitando la aldea estaban acompañados por sus propios asistentes, al igual que Ein, y esos guerreros habían sido añadidos a esta “Gran Caza”.

Había ciento cincuenta guerreros en total.

Casi todos montaban su montura dragón mientras nos dirigíamos hacia el pueblo atacado por los gigantes, el resultado de la marcha hizo temblar la tierra a nuestro paso. (NT: Aca lo cambie ya que decia: The resulting charge = el resultado de la carga. Se que “Charge” no significa “marcha”, pero se acomoda más al texto)

Como no tenía ni idea de adónde íbamos, sólo seguí detrás de la multitud.

El horizonte estaba ante nosotros, había suaves colinas y planicies ondulantes a nuestro alrededor.

Había pasado una hora desde que salimos del pueblo.

Ariane a veces se quejaba de que su trasero le dolía y ocasionalmente se levantaba mientras cabalgábamos, una acción que me causaba mucha inquietud incluso antes de que comenzara la batalla.

“Ariane-dono, sabes que podrías caerte así, ¿no?”

Cuando miré hacia atrás y dije eso, Ariane levantó su ceja blanca como la nieve antes de hablar.

“Arc, ¿por qué no nos tomamos un descanso? Mi trasero está en su límite…”

Aunque los movimientos de la montura dragón causaron muchos rebotes en el área del pecho de Ariane, la propia persona no parecía que se cayera en cualquier momento.

Cuando me di cuenta de que mis ojos se habían desviado, empecé a quejarme.

Si fuéramos los únicos que nos detuviéramos a descansar, estaríamos atrapados en medio de la nada.

No estábamos en una situación en la que pudiera decir “tomemos un pequeño descanso”.”

Aquellos que nos rodeaban estaban impulsados por el deseo de vengar a sus hermanos caídos y acostumbrados a los largos viajes, por lo que ninguno de ellos estaba tan agotado como Ariane.

Chiome, a diferencia de Ariane, no mostró ningún signo de incomodidad como si estuviera acostumbrada a las largas sesiones de equitación. O eso o ella era tan ligera que simplemente no se veía tan afectada.

Mientras yo estaba preocupado con mi debate sobre qué hacer, Ponta empezó a agitar rápidamente su cola.

“¡Kyun! ¡Kyun!”

Cuando Ponta empezó a golpear la parte superior de mi cabeza y a clamar, me concentré en lo que estaba delante de mí.

El pueblo de la tribu tigre se sentaba sobre una suave colina frente a nosotros.

Al mismo tiempo, una figura humanoide gigantesca fue apareciendo lentamente.

El gigante estaba empujando un cadáver aplastado, que había estado sosteniendo en sus manos, hacia la boca del pecho.

“¡Bastardo!”

La sed de sangre de los guerreros se elevó mientras veían la espantosa escena.

Sin embargo, los gigantes finalmente notaron nuestro fuerte acercamiento y señalaron a los demás.

[¡Vuwoa! ¡Gakaawa!!」

Mientras que era imposible entender al gigante negro, agarró su martillo de piedra y soltó un rugido bestial mientras se dirigía hacia nosotros.

En respuesta, algunos de los otros gigantes que aparentemente se habían estado reuniendo dentro de la aldea llegaron corriendo con sus armas en la mano.

Sin embargo, incluyendo el que vimos primero, sólo había 5 gigantes en total. Podía ver a otros cinco gigantes dentro del pueblo, pero parecía que estaban demasiado ocupados buscando algo.

El joven había dicho que al menos treinta gigantes habían atacado la aldea.

Los líderes se dieron cuenta de esto inmediatamente y empezaron a buscar a los gigantes desaparecidos.

No había muchos obstáculos en medio de las llanuras, así que no había muchos lugares donde esconder a veinte gigantes.

Hou, el líder interino de esta expedición era consciente de ello y decidió concentrarse en los enemigos que tenía delante.

Levantó su arma en el aire y señaló a los gigantes que se acercaban.

Los guerreros de los alrededores lanzaron un grito de batalla y blandieron su arma.

“¡Haaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!”

El grito de los tiger beastmen se combinó con el estruendo de las monturas dragón para crear un espectáculo intimidante.

Mientras pasaban por delante del gigante principal, los guerreros atacaban las piernas de la criatura.

Los sonidos apagados de una colisión y de huesos rotos se superponían mientras el gigante golpeaba el suelo con sus armas.

Los guerreros que estaban al alcance del ataque fueron derribados mientras sufrían heridas graves. Sin embargo, vi a un gigante que caía al suelo, lo que significaba que se las arreglaron para hacerle un daño significativo.

Los guerreros azotaron al gigante caído y desataron una ráfaga de ataques hasta que murió.

Había suficientes guerreros aquí para lidiar con los cinco gigantes.

Antes de que los gigantes restantes puedan entrar en la batalla, lo resolveré instantáneamente con un hechizo mágico.

Cuando llevé nuestra montura dragón a una parada para lanzar mi hechizo, Ariane suspiró y saltó de la silla de montar.

Una vez que salió de la silla de montar comenzó a fruncir el ceño y a masajearse el trasero.

El dolor en su trasero debe haber sido muy intenso.

Entregando las riendas a Chiome, bajé y revisé el área.

Tenía la intención de usar una bestia invocada como hice contra la hidra hace un tiempo.

Aunque podría haber usado un hechizo de área de efecto, la gente aún podría estar viva y escondida en la aldea.

Había aprendido en Leibnitz que una bestia invocada ataca automáticamente al enemigo, independientemente del entorno.

No había manera de decir lo que pasaría si una bestia orientada al combate fuera invocada, pero una que actuara como apoyo debería estar bien……. probablemente.

“Ariane-dono, voy a matar a los gigantes cerca del pueblo, espera un momento”

“¿Qué!?”

Les dije lo que iba a hacer antes de tomar mi postura de invocación.

Una gran formación mágica resplandeciente apareció en el suelo frente a mí cuando empecé a imaginar la bestia que quería invocar.

Lo que intentaba invocar era una criatura que rara vez usaba en el juego y tenía problemas para recordarlo.

“……. Está en la punta de mi lengua……..”

Si no me equivoco, era una invocación de bajo nivel con habilidades de debuff. (NT: Habilidades Debuff son habilidades que bajan los estados; sea defensa, ataque, velocidad, etc)

Guardé la formación mágica en espera mientras buscaba en mi memoria. Sin embargo, lo único que me vino a la mente fueron invocaciones de alto nivel a medida que mis pensamientos empezaban a sorprenderme.

Ariane me llamó mientras estaba en este estado.

“Cual segundo, Arc. Esa es la misma magia que invoca gigantes descontrolados, ¿no?”

Ella debe haber recordado cuando mi invocación colapsó esa iglesia y se preocupaba de que lo mismo le pasara a la aldea aquí.

Sólo porque tiendo a olvidar las cosas incómodas, no significa que lo olvidaría.

Bueno, estaba luchando con este hechizo así que podría haber sido mejor usar una invocación diferente aquí.

Justo cuando estaba a punto de decirle eso, una figura sombría apareció detrás de Ariane y corrió hacia nosotros con una velocidad increíble.

Ariane notó la sed de sangre que la figura emitía y empezó a mirar hacia atrás, pero la figura era más rápida y logró sacar una daga de su manga y lanzarla antes de que pudiera reaccionar, así que la empujé hacia un lado.

Lo siguiente que me di cuenta, la espada de la daga se deslizó entre uno de los agujeros de la visera de mi casco. El ataque sorpresa rompió mi concentración y provocó que la formación se desvaneciera.

Ponta normalmente se habría envuelto alrededor de mi cuello en una pelea, pero ella todavía había estado encima de mi casco cuando el enemigo atacó, así que en vez de eso huyó.

Ponta creó un pequeño ciclón con su magia y voló sobre mi cabeza para escapar del ataque sorpresa.

El viento subió por el ciclón y se las arregló para agitar la capucha y la capa de mi atacante.

“Nuu!”

“!!”

Reconociendo la oportunidad, me preparé para lanzarle un puñetazo a mi atacante mientras blandía una espada. Sin embargo, el enemigo notó esto y se retiró.

“¡Arc!!”

Ariane se había sorprendido cuando de repente la empujé y grito mi nombre cuando me vio sacando la daga.

Señalé con mi mano para hacerle saber que estaba bien.

Ariane se quedó momentáneamente boquiabierta por mi gesto, antes de que sus mejillas lilas se tornaran de un ligero tono rojo cuando recordó el contenido de mi armadura.

Probablemente estaba avergonzada porque lo olvidó.

Sin embargo, eso habría sido un golpe fatal si no hubiera estado en mi forma esquelética.

Las cavidades de mi cráneo estaban totalmente vacías, y el agresor inmediatamente notó mi reacción inexistente al ataque.

Para cuando agarré mi puño ya había comenzado a retroceder.

Los ojos rojos asomaron por debajo de la capucha del enemigo mientras sacaban dos puñales más de sus mangas.

“Nuu!”

“¡Arc!!”

Ariane captó la situación instantáneamente, pero empezó a fruncir el ceño cuando intentó ponerse de pie.

Pudo haber sido un error empujarla hacia abajo. Su espalda ya había sufrido durante la sesión de equitación.

Sería inconveniente si no pudiera moverse adecuadamente. De todos nosotros, Ariane estaría en mayor peligro si sus movimientos se vieran perjudicados.

Hasta un aficionado como yo podría entenderlo.

Para colmo, estaba descalzo frente a un oponente armado.

Dejando mi espada y escudo pegados a la montura dragón mientras evocaba el hechizo de invocación que había fracasado.

Los miembros de la tribu tigre seguían luchando a una buena distancia, y todo lo que podía hacer era darme cuenta de lo descuidado que había sido.

Sonidos metálicos resonaban repetidamente a través del área mientras el enemigo golpeaba mi armadura. Mientras que sus movimientos eran rápidos, sus ataques no tuvieron ningún efecto.

Como yo estaba cubierto con una armadura de cuerpo entero, el enemigo no podía determinar qué había debajo de ella y estaban evitando ataques letales por lo que había pasado antes.

En otras palabras, era mi primera oportunidad de atacar.

Puse todo mi peso detrás de un puñetazo recto. El aire en sí mismo vibraba mientras el enemigo esquivaba mi puño por la anchura de un pelo, pero fue arrastrado hacia atrás por el efecto de vacío que siguió al golpe.

Cuando traté de aprovechar la apertura y dar el golpe final, el enemigo pateó el aire para recuperar su postura y logró rodearme.

No esperaba luchar contra el cocinero del sombrero de paja aquí.

Sus dos espadas se clavaron en mi cuello como un par de cizallas.

Aunque sólo fuera un esqueleto, no había forma de saber qué pasaría si me cortaran la cabeza. Se trataba de saber si el ataque del enemigo podía o no superar la durabilidad de mis huesos.

En el momento en que sentí el borde de las dagas enemigas en mi cuello, oí el sonido del metal chocando detrás de mí mientras el enemigo pateaba el aire para esquivar algo.

“Arc-dono, ¿estás bien?”

Chiome corrió hacia mí mientras hablaba.

“Sí, te las arreglaste para salvarme Chiome-dono. Gracias”

A pesar de que mi esqueleto no podía sudar con el sudor frío, respiré aliviado mientras me acariciaba el cuello para confirmar que seguía bien adherido.

El enemigo aprovechó la oportunidad para revisar sus dagas.

El ataque de Chiome había logrado hacer un gran agujero en la capucha de nuestro atacante.

Finalmente pudimos ver la cara del enemigo cuando una ráfaga de viento se llevó los restos de la capucha.

Orejas negras de gato se sentaban sobre su cabeza y sus ojos rojos eran contrastados por su piel pálida… era obviamente un beastman.

No podía decirlo ya que su cola aún estaba escondida bajo su manto, pero parecía pertenecer a la misma tribu de gatos que Chiome.

Chiome, que normalmente nunca mostraba sus emociones, soltó un grito demacrado al ver la cara del enemigo.

“…… Sa-suke……… oniisan………!”?

Su voz temblorosa y su expresión de asombro lo decía todo.

El nombre que dijo pertenece a un miembro principal de los seis grandes ninjas del Clan Blade Heart.

Si el enemigo era uno de los seis grandes ninjas, ¿por qué estaba en este continente y qué hacía aquí? Había demasiados factores desconocidos en esta situación.

La emoción en la cara de Chiome al gritar ese nombre… no había duda de que el enemigo era el verdadero y no una especie de impostor.

“¡Sasuke!” ¿Qué está pasando!? ¿Por qué… qué haces aquí?”

Sasuke entrecerró sus ojos rojos y levantó sus dagas cuando Chiome le gritó.

No había ninguna duda en sus acciones, como si la voz de Chiome no le hubiera llegado.

Sin embargo, la lucha con Sasuke no continuó.

[¡Huahauahahau! ¡Chiaaoaaaaaaaa!!」

Los demás gigantes que habían estado vagando por el pueblo blandieron sus armas de piedra y se dirigían directamente hacia nosotros.

Los miembros de la tribu tigre que se dirigían hacia la aldea se dispersaron cuando los gigantes corrieron repentinamente hacia mi grupo, completamente ignorados por los gigantes.

Sasuke miró al comportamiento excéntrico de los gigantes antes de correr en la dirección opuesta a los gigantes.

Chiome inmediatamente persiguió a Sasuke mientras le gritaba.

“¡Espera! ¡Sasuke-oniisan! ¿Por qué estás haciendo esto?”

Desafortunadamente, Sasuke era más rápido que Chiome y la distancia entre ellos sólo se hace más grande.

La agitación en su corazón era tan grande que la normalmente elegante Chiome tropezó sobre sus propios pies y se cayó.

“¡Khu!”

Ariane corrió hacia Chiome para ayudarla a levantarse.

La cara de Chiome se había vuelto pálida de preocupación mientras Ariane intentaba hablar con ella.

“…… Chiome-chan esa persona Sasuke es……..”

“!!”

Sin embargo, Chiome agitó con intensidad su cabeza como si tratara de impedir que las palabras le llegaran.

Su comportamiento indicaba que algo estaba definitivamente mal.

El suelo empezó a retumbar cuando los miré y me di cuenta de que este lugar estaba a punto de convertirse en un campo de batalla.

Vi a los gigantes cambiar de dirección repentinamente.

Los gigantes se dirigían en la dirección a la que Sasuke había huido. Siguieron a Sasuke como si fuera lo natural.

A pesar de haber habido tantos hombres de tribus tigres cerca de ellos, hicieron un cambio repentino y persiguieron a Sasuke………

Era como si el gigante hubiera estado buscando a Sasuke en la aldea desde el principio.

“…¿Qué demonios está pasando?”

Mis dudas se vieron ensombrecidas por el ruido de los tigres que se acercaban.

Con un grito de guerra, persiguieron a los gigantes.


Traductor: Hamlet


 

Índice