Goblin Kingdom Capítulo 93: Alto Al Fuego

Goblin Kingdom

Capítulo 93

Alto Al Fuego

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 21
Rango Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv1); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv40)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

Saltando dentro del violento vendaval que soplaba, me giré hacia la primera caballería que se dirigía hacia mí, luego como la cuerda de un arco, doblé mi cuerpo y dejé caer mi lanza, lanzándola hacia delante para atravesar el pecho del caballo.

 

Ese soldado cayó rápidamente, pero la caballería que se acercaba no se ralentizó.

 

Maldita sea, estos soldados son un verdadero asunto.

 

La caballería que se acercaba rápidamente llenó la posición vacía en su formación, y luego alineó de nuevo sus lanzas. La carga de esta caballería no era algo que se pudiera esquivar fácilmente.

 

Todos y cada uno de los caballos que había dentro en esa caballería eran enormes, y sin embargo los soldados podían manejarlos con suficiente habilidad como para parecer completamente uno con ellos. Además, su moral era muy alta, de tal manera que el ver caer a su compañero soldado ni siquiera podía afectar su velocidad.

 

¡Qué grupo tan molesto!

 

Pero esta también es la última batalla. Si yo gano, la batalla terminará en nuestra victoria, si yo caigo, los humanos pelearán con vigor renovado, y eventualmente, los goblins serán exterminados.

 

“¡GURURUuuOOOAAA!”

 

Bramando el Aullido Devorador del Mundo para alentarme a mí mismo, pateé la tierra, acortando rápidamente la distancia entre la caballería y yo, llevándome justo delante de sus lanzas.

 

“¡MUEREEE!” El jinete justo delante de mí gritó con fervor. Y antes de que me diera cuenta, lanzas fueron empujadas hacia mí desde todas las direcciones. No había lugar para evadir. Todo lo que quedaba ahora era que me pincharan, pero esto era exactamente lo que estaba esperando.

 

Cuando el enemigo alzó sus lanzas, concentré mi éter en mis piernas para llevarme instantáneamente al cielo, donde entonces balanceé mi espada con mi mano derecha para derribar al sorprendido enemigo. Al descender, doblé las manos para reducir un poco el impacto de mi caída.

 

Las lanzas eran extremadamente pesadas. Pero es precisamente por eso que son capaces de matar instantáneamente a un enemigo. Tal peso, sin embargo, no era fácil de manejar. Y algunos movimientos, como reaccionar instantáneamente a un oponente que saltó por encima de ti, eran simplemente imposibles.

 

Un jinete miró con los ojos muy abiertos mientras mi corpulento cuerpo chocaba contra él y su caballo.

 

“¡Saltó!”

 

“¡Maldita sea, a quién le importa! ¡Rodeadlo y matadlo!”

 

La caballería rápidamente se giró al pasar junto a mí, luego alinearon sus lanzas y volvieron a atacarme. Pero mientras que la vanguardia pudo haber sido capaz de dar la vuelta ahora, los otros todavía estaban poniéndose al día. Aprovechándome de eso, tomé mi espada y destrocé su retaguardia.

 

La fuerza de este monstruoso cuerpo pateó contra el suelo, al mismo tiempo, yo–

 

“¡Mi vida es como una nube de polvo! (Accel)”

 

–invoqué Accel y balanceé mi espada larga en la retaguardia de la caballería. Sangre brotó mientras mi espada penetraba en la espalda de un soldado. Cuando él cayó al suelo, cancelé mi éter y dejé mi espada clavada en el suelo, mientras recogía su lanza.

 

No estoy acostumbrado a usar lanzas frontalmente, pero al menos puedo cortar y empujar con ella, así que debería estar bien.

 

Blandiendo mi lanza recién encontrada, maté a otro enemigo. Si es sólo para cortar y empujar así, esta lanza es mejor que la espada larga por su longitud.

 

“¡Maldita bestia puede pensar!”

 

La caballería consiguió dar la vuelta, pero debido a que se forzaron a darse la vuelta tan rápidamente, la potencia detrás de su carga era mucho más débil esta vez. De hecho, su formación ni siquiera estaba bien organizada. Era una pequeña diferencia, pero para mí esa pequeña brecha era una brecha de todos modos.

 

“¡Muere, Monstruo!”

 

Las lanzas vinieron empujando hacia mí con el mismo poder que antes. No, podrían ser más fuertes esta vez. Pero a pesar de eso, arrojé mi cuerpo dentro de esa línea de lanzas mientras blandí mi lanza.

 

“¡Deja que mi cuerpo sea inviolable (Shield)!”

 

Golpeé con mi lanza a uno de los humanos cabalgando, y mientras la caballería seguía corriendo hacia mí, volví a atacar. El cruel sonido de la punta de acero de la lanza doblándose resonó.

 

Tirando la ahora inútil lanza, cogí la espada larga que había dejado atascada en el suelo.

 

Pude bloquear las heridas más superficiales con Shield, pero hubo un par de heridas grandes que pasaron. Me pregunto si hay un razonamiento más complejo detrás de cómo se puede romper la defensa de Shield.

 

Pero este no era el momento de pensar en eso. Pateando contra el suelo, blandí mi espada larga mientras la caballería intentaba girar por segunda vez.

 

Pero el enemigo era formidable, y esta vez sacaron sus lanzas para proteger a sus camaradas. Sólo que ese intento de protegerse unos a otros fue demasiado brusco en comparación con su anterior ataque. Pasé fácilmente a través de sus lanzas y balanceé mi espada larga contra otro de sus camaradas.

 

Desgarré el aire mientras me movía rápidamente por encima de las cabezas de los soldados, y luego envié mi espada balanceándose por el cuello de un caballo. En un instante, tanto el caballo como el soldado fueron cortados, pero ni siquiera eso hizo que los enemigos vacilaran.

 

¡Hombres valerosos de verdad! ¡Molesto!

 

Los enemigos empujaron sus lanzas desde abajo, y yo les bloqueé con mi espada. Otra lanza vino por mi pecho, pero me las arreglé para saltar a tiempo. Al hacerlo, me las arreglé para eliminar a otro enemigo que acababa de golpear con su lanza.

 

En cuanto llegué al suelo, dos jinetes me atacaron al mismo tiempo. Sus lanzas vinieron hacia mí desde el frente más o menos al mismo tiempo. En respuesta, bajé la cintura y sostuve mi larga espada en mi axila.

 

“¡Conviérteme en una espada (Enchant)!”

 

Mientras cancelaba Shield, reuní mi éter en mi espada larga, y luego, mientras invocaba el Tercer Canto, derribé a uno de los dos jinetes de un solo golpe. Una de las lanzas consiguió rozar mi costado, pero la ignoré y corté a aquel jinete junto con su caballo.

 

¡Tsk, no hay tiempo suficiente para lidiar con el otro!

 

Exhalé al ver al otro jinete girar mientras la herida de mi costado ardía en llamas negras. Mi cuerpo se recuperó rápidamente, pero mi espada ya estaba agrietada. Eso no quiere decir que esté mal hecha. Me refiero a que he estado cortando jinete y caballo juntos en un solo golpe. Al hacer que un arma corte algo que normalmente no debería ser capaz de hacer, por supuesto, se romperá. Pero aún así…

 

-Realmente me gustaría un arma que no se rompa. (Krailus: Iron Second :c Te extraño)

 

Mientras refunfuñaba, el enemigo reanudó su ataque.

 

Vi a uno de los jinetes enemigos hablando. ¡Ese debe ser el comandante de caballería!

 

Con el objetivo fijado, saqué la espada larga del cadáver y la levanté ligeramente. Invoqué la Sabiduría De Un Gobernante III. Era una habilidad que podía activarse en cuanto luchara contra el comandante enemigo. Una vez invocada, el daño sufrido aumentaría, pero también lo haría el daño causado. Es una habilidad para terminar las cosas rápido. Mientras pensaba eso, pateé contra el suelo.

 

Los goblins todavía no se han puesto al día. Algo debe haber pasado.

 

De lo contrario, ya deberían haber arrasado con el enemigo.

 

“¡GURUuuuOOAAa!”

 

Bramé un aullido desde las fosas de mi estómago. Ese aullido llevaba consigo la fuerza que dormía dentro mientras descendía sobre el enemigo, pero el enemigo estaba bien entrenado, y la moral era alta, haciendo que los efectos de mi aullido fueran ignorados en gran medida. Reuní mi éter mientras corría. Era mejor llevarles la batalla antes de que consiguieran aumentar la velocidad.

 

¡El enemigo en la vanguardia no era otro que el propio comandante!

 

-¡Buenas agallas!

 

“¡Te enfrentaré, Monstruo!” Gritó el comandante enemigo.

 

Doblé mi cuerpo tan bajo que casi parecía que estaba a punto de ponerme en cuatro patas, una postura que asumí para hacer más difícil que el enemigo me alcanzara.

 

Nuestras hojas pasaron una junto a la otra mientras tratábamos de reclamar la vida del otro. La lanza del enemigo rozó mi hombro, rompiendo mi equilibrio, pero mi espada se balanceó hacia abajo, cortando al soldado junto con el caballo.

 

“Gah… ¡Te tengo!” El comandante enemigo sonrió.

 

Antes de que pudiera preguntarme qué quería decir, una lanza vino perforando detrás de él, atravesándolo junto a mí. ¡Intenté bloquear con mi espada, pero era demasiado tarde!

 

-¿¡No le preocupa su propia vida!?

 

Mientras estaba conmocionado varias lanzas vinieron empujando hacia mí. Rápidamente retrocedí para mitigar el golpe, pero el dolor seguía ahí. Ni siquiera podía aterrizar correctamente cuando retrocedí y caí al suelo, pero aunque lo hice, el sonido de las pezuñas nunca se detuvo. La caballería se acercó con sed de sangre y alta moral, reforzada aún más por el sacrificio de su comandante.

 

Mi brazo izquierdo está completamente acabado. Ni siquiera se moverá. Al mismo tiempo, sangre y vísceras se derramaban por mi hombro izquierdo, aunque las llamas negras ya habían empezado a arder donde estaban.

 

Nunca menosprecié a los humanos.

 

¿Entonces por qué? ¿Dónde bajé la guardia? El lord ogro y el rey orco deberían ser mucho más fuertes que ellos. Hasta los lobos grises son más rápidos que ellos. De hecho, incluso las tribus son más fuertes. Y sin embargo…

 

¡Son fuertes!

 

¡El poder de quemar sus propias vidas!

 

¡La determinación de sacrificarse por los demás!

 

Esta no es la fuerza de uno, sino la fuerza de muchos. Son fuertes. ¿¡Qué estoy haciendo dudando contra un oponente como este!?

 

Puede que haya adquirido el poder de un monstruo, pero una vez fui humano. Debería saber cuánto poder pueden mostrar los humanos cuando están acorralados. Podrían incluso matar dioses cuando son arrinconados.

 

Al levantarme, invoqué al Alma del Rey Berserk.

 

“¡¡GURUuUuaAAaOGAAAaaGAAa!!”

 

A cambio de mi cordura y dolor…

 

-¡Dame un enemigo, enemigo, enemigo! ¡¡Los haré pedazos!!

 

Grietas aparecieron en la empuñadura mientras la agarraba con demasiado poder.

 

-¡Vete a la mierda!

 

Al mismo tiempo, invoqué mi Alma Desafiante, y luché contra la corrosión mental. Así conseguí retomar las riendas de la razón, pero si fuera a relajarme un poco, las perdería de nuevo.

 

La caballería enemiga se acercó.

 

El éter brotó a borbotones, pero no lo usé para curarme. En vez de eso, lo reuní en la punta de mi espada mientras lo liberaba en el mundo. Llamas negras acudieron y cubrieron mi espada con su ira.

 

Pero no me detuve.

 

Reuní más y más éter hasta que la espada larga parecía una gran espada mientras ardía en llamas negras. La herida en mi hombro izquierdo no se había curado, y la sangre seguía fluyendo.

 

No tengo tiempo para ocuparme de eso ahora.

 

La caballería que se acercaba se reunía en una sola unidad mientras cargaban hacia mí con sus lanzas alineadas hacia abajo.

 

Claramente pretendían levantarme.

 

La tierra tembló con el compás de las pezuñas mientras los caballos respiraban con desgarrados alientos en pos de mi vida.

 

Empuñé las llamas negras sobre mi hombro.

 

-No voy a perder.

 

“¡Toma esto!”

 

Justo antes de que la caballería me alcanzara, salté por los aires e invoqué la Danza del Rey al Borde de la Muerte, una habilidad que me permitiría infligir el doble de daño que he recibido.

 

Y entonces balanceé mi malvada espada.

 

Con múltiples habilidades invocadas, el daño resultante fue varias veces mayor de lo normal.

 

Y cuando ese gran poder estalló, se tragó la totalidad de la caballería, dejando tras de sí sólo un rastro en la tierra.

 

Sólo así, los 50 jinetes que formaban ese grupo de caballería se habían ido.

 

Mientras aterrizaba en el suelo, cancelé las habilidades y envié mis llamas negras para curarme.

 

No es bueno. Me esforcé demasiado. Incluso puedo oír el sonido de chirridos provenientes de mi cuerpo. Las próximas batallas podrían ser un problema. Necesitaré curarme todo lo que pueda, pero…

 

Hay algo que tengo que hacer primero. Tengo que quemar en la mente de los humanos que no se deben aproximar al bosque.

 

Necesito infundirles miedo en sus corazones y ahuyentarlos. Así que cuando se vayan, dirían esto entre ellos “No se acerquen a ese bosque.”

 

No espero que dure para siempre. No lo necesito. Un año, sólo eso. Para entonces me habré recuperado, nuevos soldados estarán bajo mi mando y todo el bosque estará bajo control.

 

Pero hasta entonces, necesito tiempo.

 

◇◆◇

 

Mientras Gowen Ranid batallaba en la parte de atrás, reunió a los soldados dispersos y se dirigió hacia la salida del bosque. A lo largo del camino, cortó los orcos, goblins y kobolds. La espada que tenía en la mano había perdido su brillo hacía mucho tiempo, pero continuó moviéndola contra todos los enemigos que se le acercaban, casi como si no importara mientras tuviera algo con lo que cortar.

 

Salvó a sus subordinados que fueron atacados por los corpulentos orcos. Salvó a sus subordinados que fueron atacados por bestias. Salvó incluso a los soldados heridos que ya no podían moverse. Gowen Ranid luchó desesperadamente. Usó su propio cuerpo como escudo y luchó con sus aliados para defenderse de los monstruos.

 

La horrible visión de la batalla se veía por todas partes. Los humanos cortaron a los habitantes del bosque, y fueron cortados a su vez. Pero gradualmente, el campo de batalla se alejó del bosque.

 

Los goblins eran fieles a las órdenes del rey y trataron lo mejor que pudieron para aniquilar a los humanos, pero incluso ellos sufrieron muchas bajas. Incluso los druidas de Gi Za no fueron la excepción cuando trataron de matar a Gowen. Pero aunque hubo muchas bajas, no hubo muchas en el camino de las muertes reales. Eso se debió a que el propio Gowen estaba concentrado en retirarse. Aunque la Mano Blanca de la Vida podía fortalecerlos, el rango de sus habilidades era limitado, haciendo imposible luchar una batalla prolongada. (Krailus: ¿¡Esa perra sigue viva!?)

 

Cuando Gowen finalmente llegó a la salida, un sorprendente shock le invadió, aunque no lo dejó ver. Los cadáveres de la caballería llenaron el camino. Cada soldado estaba equipado con una armadura pesada, pero todos fueron derribados sin excepción, sus armaduras destrozadas. De hecho, incluso sus caballos habían sido divididos por la mitad.

 

¿Qué clase de poder se necesitaría para lograr semejante acto?

 

Gowen no podía imaginarlo.

 

Entonces, cuando levantó la vista, vio la figura de un monstruo erguido.

 

“Humanos” Dijo.

 

Era una simple palabra, pero para los humanos que habían luchado desesperadamente por salir del bosque, esa voz sonaba como el diablo del inframundo. Esa voz grave parecía sacar sus propias almas de sus cuerpos. Y con la figura hablando envuelta en llamas negras, era la imagen misma de un demonio de fuego del infierno.

 

“Este bosque es nuestra tierra. La intrusión no será perdonada.” Cada palabra fue pronunciada con una presión abrumadora. “Si continúan invadiendo nuestras tierras, atacaremos con la espada de la venganza para vencerlos… ¿Qué me decís?”

 

El claro rastro de la violencia que había ocurrido aquí desestabilizó enormemente a Gowen, pero no dejó que apareciera en su rostro. Manteniendo un frente digno, Gowen se enfrentó valientemente al rey. “… Muy bien. Ya no invadiremos su dominio.”

 

Con los soldados fuertemente heridos y la moral baja, Gowen no podía tomar la decisión de luchar contra el rey goblin y la horda que se acercaba por detrás, así que en vez de eso le prometió al rey un alto al fuego.

 

Así terminó la audiencia del viejo caballero sagrado con el rey goblin, y la batalla que comenzó con una espada llegó a su fin con sólo unas pocas palabras. Pero incluso cuando una batalla terminó, seguramente vendría otra.

 

El rey perdió a su amada humana y a muchos de sus subordinados, mientras que el lord feudal del oeste perdió a los soldados que tan dolorosamente crió.

 

Seguramente los vientos de guerra volverían a soplar, pero hasta entonces tendrían que renovar su fuerza.

 

En cuanto a cuándo comenzaría la próxima guerra, nadie lo sabía.

 

◇◆◇◆◇◆◇◆

 

El nivel ha subido.

21 => 36

 

Hasu
1 => 77

 

Bui
40 => 82

 

Gi Ga Rax
99 => 1 (Rango UP: Noble a Caballero)

 

Gi Go Amatsuki
54 => 92

 

Gi Gu Verbena
46 => 75

 

Gi Za
23 => 43

 

Gi Gi
1 => 14

 

Gi Ji
68 => 86

 

Gi Zu
46 => 1 (Rango UP: Raro a Noble)

 

Gi Do
30 => 60

 

Gi Dji
87 => 3 (Rango UP: Raro a Noble)

 

Rashka
40 => 67

 

Ra Gilmi
87 => 2 (Rango UP: Raro a Noble)

 

Ra Narsa
12 => 78

 

Hal
55 => 86

 

Alashd
70 => 91

 

◇◆◇◆◇◆◇◆

 

——————————————————————————————-

Bueno, la guerra terminó con unos resultados medianamente favorables para los goblins, después de todo no fueron aniquilados y subieron varios niveles con algunas evoluciones.

Quiero ver la evolución de Gi Ga, después de todo se convirtió en un Caballero y no en un Duque.

Ya que Gi Zu evolucionó me preguntó si tendrá más control sobre sí mismo.

Incluso Gilmi evolucionó dejando aún más en el polvo a Narsa.

¡Hasta el próximo!

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice