NEET Receives a Dating System – Capítulo 4: Ejercicio

A A A

 

 

Las opciones del sistema de citas para aumentar las estadísticas eran bastante maravillosas. 

Si las condiciones no se cumplían, la opción quedaría atenuada y no se podría seleccionar. Por ejemplo, la opción [correr por la mañana] para elevar la [capacidad física] no se podía seleccionar a menos que realmente fuera por la mañana. Pero por la mañana, se encendería y podría ser elegido.

Si seleccionaba una opción disponible, Seiji tendría un fuerte impulso de hacer lo que acababa de elegir, y si se forzaba a ir en contra de ella, la opción volvería a ser gris, ¡y el estado correspondiente en realidad disminuiría! 

Por otra parte, si seguía su impulso de terminar lo que eligió, después de un cierto tiempo, el impulso desaparecería, y su estado aumentaría. 

En conclusión, era absolutamente una función muy conveniente y era especialmente adecuada para los perezosos.

La estadística que Seiji quería elevar más en este momento era por supuesto, [capacidad física]. No tenía que trabajar hoy, así que era el momento perfecto para utilizar su sistema. 

Después de que él volviera a su apartamento, eligió la opción [hacer ejercicio en casa]. 

Entonces, su mente se llenó repentinamente de una obligación por hacer ejercicios de calentamiento, y su cerebro automáticamente escuchó un ritmo acelerado “uno, dos, tres, y cuatro…” Su cuerpo instintivamente comenzó a moverse, y su mente se centró totalmente en el ejercicio…

… 

*¡Plop!* Seiji hizo un sonido como si estuviera saliendo de una piscina, y en verdad, todo su cuerpo estaba completamente empapado. Cada poro exudaba sudor, y su ropa empapada en sudor emitía un olor desagradable. 

Después de jadear pesadamente, echo un vistazo a la hora. 

¡Whoa, en realidad se había ejercitado sin descansar durante tres horas enteras! 

¡Qué demonios, esta opción debe estar bugeada! Cuando experimentó con él antes, ¡no estaba en este nivel!

(Nt: Para los que no sepan bugeada viene de bugs (fallos en los video juegos))

¿Qué pudo haber causado el cambio — fue porque sus estadísticas eran más altas que la primera vez que lo intentó? ¿O era porque tenía seriamente la intención de hacer ejercicio esta vez? 

Seiji no podía entender la respuesta mientras yacía desplomado en el suelo, paralizado por el agotamiento. 

Aunque era bastante duro para su cuerpo, el efecto era evidente; su estadística de capacidad física había aumentado instantáneamente dos puntos.

Dos puntos no eran una ganancia insignificante. A pesar de que su estadística de habilidad física aumentó varias veces cuando había empezado a trabajar, después de eso se estancó, y dejó de aumentar por completo, sin importar cuánto trabajara. Para aumentarlo dos puntos por tres horas de ejercicio… era realmente asombroso.

Si él pudiera aumentar su capacidad física por dos puntos cada vez que se ejercitaba, ¿entonces Seiji no se convertiría en un super atleta en poco tiempo…? No, no podría ser tan fácil, ¿no? 

Después del almuerzo, tomó una larga siesta. 

Por la tarde, Seiji usó la opción [ejercicio en casa] de nuevo, y sintió el impulso imparable de ejercitar una vez más… 

 

Ahora era de noche.

Mika Uehara había pasado un día especialmente largo en la escuela, y ella finalmente regresó a casa acompañada de su buena amiga.

Después de entrar en su casa, se relajó por completo, saltando en su sofá y rodando sobre él. 

¡El presidente fue tan genial! 

Después de escuchar sus circunstancias y escuchar su petición, el presidente del consejo estudiantil tomó acción instantáneamente, dándole al rubio un severo sermón y advertencia. 

Esto resultó en que el rubio la evitara durante todo el día.

Si bien la familia del rubio era bastante poderosa, eran insignificantes comparada con la familia del presidente; la advertencia del presidente debería ser más que suficiente para apaciguarlo. 

Tras haber recibido con éxito la protección del presidente del consejo estudiantil, Mika Uehara se sintió muy aliviada. 

Y ahora que estaba en casa, pensó en la persona que le dio la idea, sintiendo un repentino impulso de compartir su alegría y éxito con él.

Ella era del tipo de actuaba según sus sentimientos, y además, él vivía justo arriba. 

Mika Uehara subió a la segunda planta y llamó a la puerta de Seiji Haruta. 

Tardó bastante tiempo para que la puerta se abriera lentamente, y la cara detrás de ella parecía agotada. 

Mika Uehara saltó sorprendida. 

“¿¡Qué pasó, Haruta-kun!?” 

“Nada, sólo estaba haciendo ejercicios…” Las palabras de Haruta parecían carecer de energía en la medida en que parecía que era sólo una cáscara de sí mismo.

“¿Haciendo ejercicios?” 

“Hoy no trabajo, así que me ejercité en mi habitación y sudé toneladas. Acabo de terminar de ducharme.” 

“Oh…” Ella asintió con la cabeza, repentinamente notando que su figura parecía un poco más delgada. 

Por supuesto, todavía estaba gordo, pero… ¿parecía que estaba un poco delgado que esta mañana? 

Debe ser su imaginación, ¿verdad? Hacer ejercicio en tu habitación no podría ser tan eficaz. 

“¿Qué tal tu situación?” Preguntó Seiji.

Mika Uehara recordó por qué vino aquí y felizmente le dijo lo que había sucedido. 

“Ese presidente parece una buena persona.” 

“¡Sí, ella es la más genial! ¡También voy a unirme a su club de fans!” 

“…¿Ella?”

“Sí, el presidente es una chica; ¡ella es hermosa, amable y realmente genial!” Era como si las estrellas brillaran en los ojos de Mika Uehara. 

La imagen mental que Seiji tenía de un descendiente de una familia respetada se derrumbó al instante.

Al principio, sentía que no importaba, pero al minuto siguiente sentía que las cosas no terminarían así de simple. 

Era porque el presidente era mujer. 

Si el presidente fuera varón, con una familia poderosa respaldándolo, advirtiéndole a la escoria para mantener su distancia de una chica lo más probable era causar que se mantuviera alejado por miedo. Sin embargo, con el presidente siendo una chica… Tener una chica advirtiéndole a ese tipo de basura era probable que le hiciera querer rebelarse contra la advertencia aún más.

Seiji sólo podía esperar que sus preocupaciones fueran infundadas. 

“A pesar de que el presidente ha actuado en tu nombre, todavía debes ser cautelosa por el momento.” 

“¡Sí! Regrese a casa acompañada de una amiga.” Mika asintió, antes de mostrar un rastro de timidez, “pero… acerca de ir a la escuela…”

“Puedo llevarte, sin embargo…” Seiji sonrió levemente. 

“Lo sé, ¡me encargaré de tus desayunos!” Mika mostró una sonrisa brillante. 

*¡Click!* Seiji escuchó el sonido de su sistema guardando la imagen como un CG.

¡Nunca se imaginó que sería capaz de ver este tipo de sonrisa en 3-D! 

Una vida llena de disfrutar los placeres cotidianos — ¡ese era el tipo de vida que él quería! 

Después de que Mika se fuera, Seiji volvió a su cuarto y se miró bien en el espejo del baño. 

No había error; definitivamente era más delgado. Aunque no sabía cuál era su peso, definitivamente había perdido por lo menos 2,5 kilogramos. 

¡Esta eficiencia era aterradora!

Con esta velocidad, si mantuviera la rutina de ejercicio durante una semana, podría tener la forma del cuerpo de una persona normal, o tal vez incluso llegar a ser bastante fuerte… ¿Pero no asustaría a todos a su alrededor? 

En una semana, pasar de un enorme otaku gordo a un joven fuerte… Esta sería una gran diferencia — ¡sería perfecto para un anuncio de pérdida de peso! 

¿Debería disminuir el ritmo un poco? 

Entonces, cuando pensó en lo que era posible, ¡Seiji decidió que iba a ejercitarse con todas sus fuerzas!

Había tantas cosas extrañas y maravillosas en este mundo de todos modos, así que perder peso en una semana no debería ser realmente un gran problema. 

Y después de usar la opción del sistema para ejercitarse dos veces, Seiji había descubierto que realmente disfrutaba de la sensación de aumentar sus estadísticas después de una sesión de trabajo duro. 

Nivelar era tan divertido; ¡simplemente no podía detenerse! 

 

Al día siguiente. 

Seiji se despertó al amanecer y eligió la opción [correr por la mañana] después de salir del apartamento.

“¡Oh oh oh oh!” ¡Seiji sintió un repentino impulso de correr hasta el borde del mundo, y su cerebro estaba lleno de nada más que la idea de correr sin cesar! 

No supo lo que pasó después, o por cuánto tiempo corrió, ni a dónde fue, ya que cuando se dio cuenta de lo que estaba pasando de nuevo, estaba parado frente a su apartamento, empapado en sudor, jadeando como un perro en el calor del verano, su expresión se parecía a la de un pez muerto.

El sólo hecho de estar parado allí durante unos segundos causó que un charco de sudor se acumulara por sus pies. 

“E… Estoy casi muriendo…” Temblorosamente avanzo hacia las escaleras y ni siquiera se dio cuenta de que una hermosa dama lo observaba de cerca. 

“Ha… Haruta-kun?” 

“¿Hm?”

Seiji giró su cabeza, y una joven mujer madura entró en su punto de vista. Ella estaba bien vestida, con el pecho amplio, tenía el cabello corto rojo oscuro, y una cara delicada y hermosa. Sus ojos ambar, que eran del mismo color que los ojos de Mika Uehara, estaban fijos en su rostro. 

“Buenos días, Señora Propietaria.” 

Esta persona era la madre de Mika Uehara y la propietaria de este sencillo apartamento, Nozomi Uehara.

“Buenos días, Haruta-kun, ¿fuiste… a correr por la mañana?” Nozomi se acercó con una ligera sonrisa en su cara. 

Seiji asintió ligeramente. 

“Estoy empapado de sudor, así que es vergonzoso ser visto por usted.”

“En absoluto, Haruta-kun… Estás trabajando tan duro — no es de extrañar que Mika dijera que era como si te hubieras convertido en una persona diferente.”

Por supuesto, Nozomi recordaba a Seiji desde la primera vez que alquiló un departamento. La forma en que la ex escoria otaku la miró la hizo sentirse revuelta. Si no fuera por el hecho de que carecía de inquilinos, ella nunca lo habría aceptado como arrendatario.

Pero ahora, el joven gordo que estaba delante de ella era completamente diferente: sus ojos parecían claros y tranquilos, sus palabras firmes y reservadas, y él estaba lleno con el olor de alguien que se había estado ejercitando seriamente en vez de un hedor extraño y pervertido. 

“Sé que yo solía ser… bastante horrible, así que he estado cambiándome a mí mismo, y espero que no sea demasiado tarde.” Seiji sonrió irónicamente, “También fui grosero con usted antes, Señora Propietaria. Espero que pueda perdonarme.”

¡Él era realmente diferente; el gordo otaku de antes nunca habría dicho algo que sonara tan sincero! 

“No, yo también debería pedir tu perdón — mi actitud de antes… tampoco era la mejor.” Nozomi se inclinó y habló sinceramente. 

“También, muchas gracias por ayudar a mi hija. Ella me dijo que si no fuera por ti, entonces…” Recordando lo que oyó de Mika, la cara de Nozomi estaba llena de miedo. 

Si este chico no hubiera aparecido en ese momento, entonces Mika podría haber…

“No fue nada; sólo estaba de paso. Creo que cualquier hombre haría lo mismo en esa situación.” Seiji se rascó la mejilla torpemente, “Uehara… la Señorita Mika también me lo agradeció, así que no necesita ser tan formal conmigo.”

“Honestamente, le estoy verdaderamente agradecida.” La joven madre se inclinó profundamente. 

Seiji sólo podía aceptar su gratitud. 

“Señora Propietaria, ¿estaba esperando aquí para agradecerme?”

“Mm… No importa qué, quería darte las gracias personalmente.” Se enderezó de nuevo. “Mi hija Mika probablemente se esté levantando ahora, y ella mencionó que ustedes tienen una promesa.” 

“Sí, ella me trae el desayuno, y yo la llevo a la escuela. Creo que es un buen trato.” Seiji siguió rascándose la cara. 

“¿Sólo un trato?” Nozomi cubrió su sonrisa: “Por lo que puedo ver, Mika parece estar bastante feliz.”

Seiji se quedó sin palabras ante la broma de la joven madre, y después de algo de torpeza, dijo que tenía que darse prisa y tomar una ducha antes de escapar precipitadamente hacia arriba. 

‘Oh, se ha vuelto mucho más lindo. ¿Y… parece un poco delgado y más guapo?’ Nozomi pensó, mientras veía a Seiji subir las escaleras.

 

Traductor: Bītā

 

Índice