Gaikotsu Kishi-sama Tadaima Isekai e o Dekake-chuu Capitulo 13: Luchando contra los Gigantes


Buenas a todos,

Primero que todo les quiero explicar unas cuantas palabras que no sabia que eran:

La primera es un “Ewaipanoma”, la definición es de un humano sin cabeza, y su cara esta en su pecho.

Lo segundo, Arc dice que su escudo esta relacionado a los Teutates: Fue el antecesor de los hombres y su legislador, guardián, arbi­tro y defensor de sus tribus. La tríada Teutates, Esus y Tara-nis pertenecía al grupo de los dioses de la Muerte y la Noche, de los malvados dioses padres que los irlandeses denominaban fomoireos.

Teutates es el padre del pueblo, el dios protector de la tribu. Se trata de la dedidad más importante del panteón galo, su nombre de­riva de la raíz teuta (pueblo). Por las apreciaciones hechas por los ro­manos, este dios era una especie de dios nacional de la Galia.

Listo. Disfruten la lectura.


Corrector: Hamlet


El paisaje cambiaba a tal velocidad que era difícil saber cuánto tiempo habíamos estado siguiendo a las dos monturas dragón que teníamos delante.

Desafortunadamente, no llevaba puesto algo parecido a un reloj, pero probablemente no habían pasado más de treinta minutos. A pesar de movernos a una velocidad tan alta, todavía había una brecha entre nosotros y la otra montura dragón.

Poco después, una especie de aldea apareció delante de la montura dragón de los dos hombres de la tribu tigre.

Todavía estábamos a una buena distancia, pero todo parecía estar bien hasta que el suelo empezó a rugir como si la horda mongola se estuviera acercando.

Dos siluetas cruzaron una pequeña colina en las inmediaciones del pueblo. Había seis miembros de la tribu tigre, aclamados por su destreza en la lucha, reteniendo a esas criaturas.

“¿Son esos los gigantes?”

Ariane alzo su cabeza a mi pregunta y miró delante de nosotros.

A pesar del ruido que generó la carga de la montura dragón, aún podía oírla respirar.

“¡Kyun! ¡Kyun!”

Ponta ladró en la dirección general de los gigantes antes de enrollarse apresuradamente alrededor de mi cuello.

Los gigantes que estaban luchando contra los hombres de la tribu tigre eran ligeramente diferentes de lo que yo imaginaba.

En primer lugar, no tenían cabeza. Aparte de la falta de cabeza, se parecían a los humanos como uno esperaría.

No, aunque no he visto al animal en este mundo, una descripción más precisa sería un gorila sin cabeza.

Tenían seis metros de alto y sus cuerpos estaban cubiertos de piel negra. Sus gruesos y largos brazos sostenían hachas de piedra y consiguieron esculpir franjas de tierra con cada golpe.

En lugar de una cabeza, estos gigantes tenían una cara extraña sobresaliendo de su pecho.

No tenían narices y sus ojos estaban completamente dilatados. Sus enormes bocas estaban llenas de dientes amarillos y en general, me recordaban a un monstruo de un show de ciencia ficción.

“Parecen Ewaipanomas……..”

Contrariamente a mi comentario descuidado, la batalla entre los tigres y los gigantes negros fue una lucha violenta.

No era posible que la tribu tigre salieran de esta batalla ilesos.

Cuando un gigante atacó a uno de los hombres de la tribu, su vida le fue arrebatada. Con tanto daño, incluso usar la magia de la resurrección sería un esfuerzo desperdiciado.

Además, en las afueras del campo de batalla, podía ver a los que estaban demasiado heridos como para moverse.

Cuando vieron la difícil situación de sus aliados, los dos jinetes que estaban delante de nosotros aumentaron su velocidad y atacaron a los gigantes.

Mientras se acercaban a los gigantes a velocidades vertiginosas, un amenazante llanto se elevó de sus bocas.

Los dos jinetes estaban en una carga frontal, y una de las reacciones retardadas del gigante dejó al lado su pierna expuesta. Dos grupos de cuernos de la montura de dragón colisionaron simultáneamente con dicha pierna.

Sin embargo, oí un golpe sordo y vi que los cuernos del monte del dragón se habían roto, la colisión lo envió a volar.

Los cuernos de una montura dragón no me daban la impresión de ser objetos frágiles.

En otras palabras, la fuerza defensiva de estos gigantes negros era considerablemente alta.

“……! Esto va a ser un oponente problemático”

Chiome se inclinó hacia delante en la silla de montar mientras comentaba sobre el estado de la batalla.

Cargar de cabeza sería una estrategia ineficaz. Aunque sería útil si pudiéramos derrocar a estas criaturas, ni siquiera se movieron del impacto anterior.

“La magia a gran escala será desventajosa en esta situación, deberíamos detener su movimiento primero”

Tomé las riendas de nuestra montura dragón para detenernos antes de sacar la [Sword of Holy Thunder] (Espada del Trueno Santo) y el [Teutates`Holy Shield] (Escudo Sagrado de los Teutates), y salte de la montura.

Con espada y escudo en la mano, corrí hacia los gigantes negros.

Ariane y Chiome prepararon sus armas y me siguieron.

“¡Primero que nada! [Shield of Holy Light] (Escudo de Luz Sagrada)!”

Con un grito, invoqué una de mis habilidades de Santo Caballero.

La luz se extendió desde el centro de mi escudo y cubrió todo mi cuerpo.

Nunca he usado habilidades defensivas en este mundo antes, pero era un poco seguro, aunque no supiera lo efectivo que sería.

Pasé junto a los caídos de la tribu tigre mientras me envolvía en la luz e impedía el avance de los gigantes negros.

“¡Ahora para el calentamiento! [Holy Light Sword Slash]! (Corte de espada de luz sagrada)

Levanté la [Sword of Holy Thunder] hacia los cielos antes de desatar otra habilidad con un fuerte golpe.

Una luz deslumbrante voló desde el borde de la hoja y corto el suelo como una navaja de afeitar mientras volaba hacia una de las piernas del gigante.

Una explosión sónica acompañó el impacto mientras sangre fresca salpicaba el aire.

[¡Avuagiyaoaiiau!!」

Un grito casi humano fue escupido de la boca del pecho del gigante….. a pesar de que el grito en sí mismo era lo suficientemente fuerte como para sacudir la colina en la que estábamos parados.

Mientras que la salpicadura de sangre era un signo de daño infligido, sólo había una pequeña herida en la negra y peluda pierna del gigante.

Eso no quiere decir que el ataque no haya hecho nada.

El gigante se apresuro a proteger su pierna herida.

Los ojos combatientes de los hombres de la tribu tigre miraron en mi dirección por un momento con puro asombro en sus expresiones. Era natural ser sorprendido por un caballero plateado que de repente entro a la batalla.

“¡Estoy aquí para ofrecer mi apoyo!””

Hablé en voz alta para que todo el mundo pudiera oírme antes de cortar la pierna del gigante directamente. Hubo una buena respuesta a medida que el sonido de agrietamiento del hueso sonaba y más sangre rociada.

Mi espada fue capaz de cortar la mitad de la pierna del gigante. Sin embargo, la cantidad de potencia que puse en ese ataque no fue suficiente para derribar a la bestia.

[¡Aoahuhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh ooooi!!」

La cara torácica del gigante se distorsionó en agonía mientras levantaba la pierna que acababa de cortar en un último esfuerzo para protegerse.

Uno de los miembros de la tribu tigre aprovechó la oportunidad para golpear con su gran porra los dedos del otro pie del gigante.

“¡Ohh!”

Aunque sólo me di cuenta del impacto en el rabillo del ojo, todavía me quejé cuando me imagine un golpe en los dedos de mis pies.

Después de otro grito rugiente, la figura de seis metros de altura del gigante comenzó a tambalearse.

Sólo se necesitaba un poco más para derribar al gigante……. era en ese momento que Chiome usaba el cuerpo del gigante como un escalón.

Dos orbes de agua ya se estaban formando en sus manos.

[Water Style: Water spear!!] (Estilo Agua: Lanza de agua!!)

Los orbes de sus manos se extendieron en forma de dos lanzas, y ella procedió a lanzar como flechas.

Las lanzas entraron en la boca del gigante y se fueron hacia su garganta.

El gigante ya no era capaz de gritar cuando cayó al suelo con un ruido sordo, justo delante de Ariane. Las llamas que corrían a lo largo de la espada de su espada y rodeaban su pelo blanco como la nieve estaban lo suficientemente calientes como para distorsionar la atmósfera.

“[Infernal Flame] (Llama infernal), reduce todo lo que consume a cenizas”

En respuesta a su canto, las llamas que se aferraban a su espada se hicieron aún más intensas.

Después de subir por el abdomen del gigante Ariane levantó su espada flamígera y la clavó en uno de los ojos del gigante.

Por un momento, rebotó como un resorte roto mientras sus brazos y piernas se movían violentamente, pero el olor a carne quemada y humo pronto se alejó de su boca.

Parece que conseguimos matar a uno de ellos.

Sin embargo, justo cuando Ariane sacó su espada del cadáver del gigante, el hacha de piedra del otro gigante cayó sobre ella.

Un sonido ensordecedor sonó cuando levanté mi escudo y me arrodillé para defenderme del golpe.

(NT: Entre Ariane y Chiome, Ariane seria mi favorita :v)

Cuando miré hacia abajo vi a Ariane mirándome con incredulidad.

“¿Estás bien, Ariane-dono?”

Me hizo un pequeño gesto después de que le pregunté por su seguridad.

Suspiré aliviado antes de mirar al gigante negro.

Su gran cuerpo había logrado superar la última colisión. A pesar de usar ambas manos para sostener el escudo y tener una habilidad defensiva activa, mis manos se quedaron un poco entumecidas.

Recordando la sensación de haber recibido un golpe del hacha de piedra del gigante, rápidamente caí hacia atrás.

El gigante, aparentemente desorientado, también trató de retirarse, sólo que Chiome arrojo una daga de agua a su cara.

Uno de los guerreros de la tribu tigre con una gran porra sobre su hombro empezó a gritar órdenes.

“¡Todos ustedes! ¡Somos los cazadores de estas llanuras, no nos quedaremos atrás de estos forasteros!”

Parecía ser el mismo que había destrozado el dedo gordo del pie del gigante de antes.

Los hombres respondieron con un estruendoso grito mientras su líder corría hacia el gigante negro y aplastó su pie con su palo metálico.

El gigante dejó salir un grito que los hombres de la tribu tigre circundante usaban como señal para atacar. Eran unas treinta personas.

Los guerreros de la tribu tigre apuntaron a las piernas del gigante como nosotros habíamos hecho, y atacaron los puntos vitales de la criatura una vez que la derribaron.

Después de unos minutos, dos cadáveres gigantescos yacían en esta pequeña ladera.

Mientras que los miembros de la tribu tigre alzaban un grito de victoria, el hombre que reunía guerreros hace un rato me llamó.

“Permítanme expresarles mi gratitud por el rescate. ¿Eres del este y un elfo?”

Al darme cuenta de hacia dónde se dirigía esto, agarré la cantina de mi cintura mientras Ariane se adelantaba para saludar al representante de la tribu tigre.

Un simple encogimiento de hombros fue todo lo que le llevó a ella entender lo que yo estaba tratando de hacer.

“Soy Ariane Glenys Maple. Soy del Gran Bosque de Canadá en el Continente Norte. El que está a mi lado también proviene del Clan del Corazón de la Espada del Continente Norte…”

Bebí el agua termal a través de una pajita mientras Ariane actuaba como representante de nuestro grupo. Si no volviera a llenar el agua pronto se convertiría en un problema de varias maneras.

Me quité el casco y caminé junto a Ariane como si lo hubiera pensado.

“Esta persona es un elfo como yo”

“Mi nombre es Arc Raratoia. Soy el nuevo miembro de nuestro pueblo, por favor cuiden de mí”

¡Kyun!

Cuando terminé mi presentación, Ponta se desenrolló y gritó.

“…. Y esta es mi compañera de viaje Ponta”

¡Kyun!

El representante de la tribu del tigre asintió con la cabeza una vez terminadas nuestras presentaciones antes de levantar su palo por encima del hombro y presentarse.

Soy el líder del clan Uiria, uno de los seis clanes que viven en estas llanuras. Me llamo Ein Uiria. No me gustaría más que darles una bienvenida adecuada, pero tenemos que devolver a los heridos al pueblo. Por favor, espere un poco mientras preparamos algo adecuado para su llegada”

Le contesté a Ein asintiendo y me puse el casco otra vez. Para facilitar las negociaciones, acepté su oferta. Un acto de caridad será una buena inversión aquí.

“Ein-dono. Conozco algunas técnicas de curación y puedo ayudar a tratar a los heridos si quieres”

Ein me miró sorprendido cuando escuchó mi declaración.

“Lamento preguntar, pero ¿tú también eres médico brujo? Volveré al pueblo de inmediato y enviaré a dos mujeres aquí. Úsalas como te parezca”

Ein rápidamente se giró hacia el pueblo y se fue con una sonrisa en la cara. Mientras mirábamos su espalda encogerse en la distancia, Ariane me miró y me hizo una pregunta.

¿No te estás precipitando un poco? Supuse que al menos les cobrarías…”

“Hmhmhm, mi propósito era conocer a la tribu tigre. Además, si les muestro amabilidad ahora, las negociaciones para las uñas de diablo serán más fáciles”

Ariane se encogió de hombros y agitó la cabeza ante mi respuesta.

“No pareces apegado al oro, pero eres tan persistente en la búsqueda de comida”

“¿No es mejor buscar comida deliciosa como los elfos, en lugar de coleccionar monedas de oro?”

Una expresión complicada apareció en la cara de Ariane cuando escuchó mi respuesta.

“Necesito escuchar tu definición de’ elfos’ al menos una vez……..”

Cuando me di la vuelta para empezar a tratar a los heridos mientras disfrutaba de la ligera confusión de Ariane, la escuché tímidamente llamándome.

“A-Arc, gracias por tu ayuda de hace poco”

Sus mejillas estaban ligeramente enrojecidas y ella estaba evitando sin querer el contacto visual conmigo.

Hace poco… oh, probablemente estaba hablando cuando bloqueé el ataque del gigante negro con mi escudo.

“Oh…….. ¿Huh?”

Intenté mirarla a los ojos mientras me acariciaba la barbilla, pero Ariane se negó obstinadamente a hacer contacto visual. Sin saberlo, empecé a rodearla mientras trataba de entender esta nueva reacción.

Cuando sentí una tibia mirada en mi espalda, volteé para encontrar a Chiome mirándonos fijamente sin decir una palabra.

“… Umm, procederé con el tratamiento”

Incapaz de soportar la presión de su silenciosa mirada, abandoné la situación apresuradamente.


Traductor: Hamlet


 

Índice