Mi Clase Entera Fue Convocada a Otro Mundo excepto Yo Capítulo 64

Capítulo 64: Siento que ha pasado un tiempo desde la última vez que me enojé

Kamaishi repentinamente movió su cuerpo.

“U, uuu,… ¿Dónde estoy?”

Abriendo lentamente sus ojos, el paisaje de la ciudad entera voló a su vista.

“¿¡¡!!?”

Su somnolencia desapareció al instante cuando se dio cuenta de su posición y levantó la cabeza.

Al darse cuenta de que se había despertado, Germa habló con ella.

“Oh, parece que te despertaste. ¿Cómo te sientes?”

“¡Hiii!”

Germa se acercó a su cara y le susurró al oído.

Gritando después de escuchar esa voz familiar, Kamaishi distanció su rostro de él.

En el momento en que se despertó, se encontró flotando en el aire mientras era llevada por Akuya. Kamaishi no podía mantenerse al día con la sucesión de eventos.

Lo único que ella ya había sentido era el hecho de que estaba en peligro.

Solía temblar al sólo mirar a Akuya, dejándose ser llevada por el mientras flotaba.

Más allá de temblar, Kamaishi se había puesto completamente rígida.

“¡¡Saya-dono!! ¡¿Estás bien?!”

Escuchando los gritos de Lina, Kamaishi finalmente notó nuestra presencia, movió su mirada hacia nosotros y respondió con un grito.

“¡Lina-chan! ¡¡Kamiya- kun!!”

“¡Tu bastardo! ¡Aléjate de Saya-dono!”

Lina no pudo controlar su ira, mientras que en el otro lado, Germa sonrió y pareció entretenerse con su reacción.

“¿De verdad crees que me alejaré de ella solo porque me lo dices? De todos modos, esta humana es una clave necesaria para conceder el deseo de este cuerpo.”

“¿Deseo?”

Reaccioné a la última línea de Germa.

“Eso es correcto. Este cuerpo deseaba que esta humana le perteneciera además de tu destrucción. Es por eso que la he recuperado antes de venir aquí. Parece que valió la pena.”

Germa se sintió complacido al notar que Lina y yo nos volvimos dóciles una vez que usó a Kamaishi como su escudo.

¿Ese tipo deseaba algo así?

Pensé que sólo me apuntaba a mí, pero nunca se sabe lo que puede pasar.

Si hubiera predicho este cambio de evento, no habría dejado a Kamaishi sola anteriormente.

Lamentando mis acciones, le dije a Germa en un tono compuesto.

“¿Y? ¿Qué pretendes hacer ahora que estás usando a Kamaishi-san como escudo? Estoy seguro de que sabes esto, pero nunca un villano que utilizó rehenes en su plan tuvo éxito. Te recomiendo que la dejes en paz.”

Me dirigí a él con calma, pero con una aguda mirada. Nada bueno pasará de perder mi compostura a la ira.

Traté de hacerlo bajar la guardia.

Juzgando que solo estaba tratando de sonar inquebrantable, Germa siguió haciendo su sonrisa malvada, seguro de su victoria.

“No soy un villano. Soy un Dios. Nada saldrá de farolear así. Veamos, déjame empezar por…”

Luego comenzó a emitir su niebla negra y la envolvió alrededor de Kamaishi.

“¡¿Q-qué?!…… ¡Uu!”

Sin poder resistirse, Kamaishi se envolvió fácilmente en la niebla mientras gemía.

“Cualquiera que entre a esta niebla tendrá su alma y su mente controladas por el odio. La única forma posible de evitar que eso ocurra es derrotándome. Y…”

Deteniendo sus palabras, levantó su mano vacía y lanzó una magia negra.

La magia negra siguió soltándose de su mano hasta que llegó al cielo y la volvió a su estado siniestro y nublado.

“Esto es solo un seguro. Debido a esta magia, mi cuerpo continuará recuperándose gradualmente.”

Exactamente como dijo, pude ver que su cuerpo lentamente curaba sus heridas.

Esas nubes extrañamente formadas aparecieron en el cielo otra vez.

No tendría sentido borrarlas en otro momento.

“U… uuu…”

“¡¡Saya-dono…!!”

Kamaishi continuó gimiendo mientras la neblina negra la consumía.

Lina, que se dio cuenta de que no podía hacer nada al respecto, vio que eso ocurría con una expresión irritada.

Apretó los puños y miró a Germa con ojos penetrantes.

Sin embargo, en mi caso, permanecí en silencio mirando a Kamaishi con una cara seria.

No me veía irritado ni triste.

Eso no fue porque no me sintiera irritado por eso.

Más bien, fue todo lo contrario. Mis entrañas estaban llenas de ira que podía romper en cualquier momento.

Honestamente, quería dar un paso al frente en ese momento y darle una paliza, pero el momento no era bueno.

No era mi momento de dar un paso al frente.

Tenía que esperar hasta el último segundo antes de moverme para salvarla.

Me prometí secretamente noquearlo una vez que llegara ese segundo.

En cuanto a Germa, que no estaba al tanto de mis intenciones, parecía estar totalmente de buen humor y expresó sus demandas.

“Bueno, entonces, ahora que terminé de prepararme, comencemos con un pequeño espectáculo entretenido. Quiero que tú, ángel, mates a ese hombre. Si haces eso, liberaré a esta humana de mi niebla.”

“¿¡¡Huh!!?”

Lina estaba asombrada por la demanda de Germa.

No es que no esperara que dijera algo como eso.

Pero a pesar de escuchar lo que dijo, permanecí mirándolo inmóvil.

A Germa no le importó mi mirada, pensando que Kamaishi le estaba sirviendo como un buen escudo, y me sonrió.

Por otro lado, Lina tampoco se movió, empujando a Germa a presionarla.

“Vamos ahora. Si no lo matas rápidamente, este cuerpo humano seguirá consumiéndose.”

Alegremente urgiendo a Lina a que hiciera un movimiento, le pasó el dedo por la mejilla de Kamaishi.

Kamaishi no tenía poder para ir contra él, pero en ese momento, ella comenzó a llorar.

“N……o……”

Aunque su conciencia se estaba desvaneciendo, su cuerpo pareció recordar esa sensación y la rechazó.

Viendo su reacción, sentí que algo dentro de mí se había roto.

Ah, esto no está bien.

“Lina, cuida a Kamaishi”.

“¿Eh? Espera, ¿qué quisiste decir con eso?… ”

Me teletransporté detrás de Germa antes de escuchar la respuesta de Lina y lo agarré por el hombro.

“No la toques con tu sucia mano.”

“¿¡¡¡!!!?”

En el momento en que atrapé su hombro, me teletransporté a otro lugar y separé a Kamaishi de él.

Dado que todo eso sucedió en un abrir y cerrar de ojos, Germa no pudo reaccionar en el momento adecuado.

Apreté mi puño con la mayor fuerza que tenía, lo aplasté con el viento y lo golpeé en la cara con todas mis fuerzas.

“¡Shippuuken!”

“¡¡Guhoaa!!”

Más rápido de lo que el ojo puede percibir, puse mi puño en la cara de Germa.

Asegurándome de que estaba volando en el aire, me volteé para ver a Kamaishi.

Ella fue llevada por Lina, sin embargo, la niebla negra no desapareció de su cuerpo todavía.

Rápidamente me teletransporté cerca de las dos.

“Kamiya Yato, Saya-dono va a…”

“Lo sé. —  Borrado.”

Respondiendo a la nerviosa Lina, borré la niebla que rodeaba a Kamaishi.

Unos segundos más tarde, ella abrió los ojos y se calmó después de soltar unos gemidos.

“Kamiya-kun, Lina- chan…”

Confirmando que estaba bien, Lina y yo nos sentimos aliviadas.

“Saya-dono, ¿estás bien? ¿Te lastimaste en alguna parte?”

“N-No, estoy bien.”

Kamaishi respondió a la preocupada Lina con una amplia sonrisa y luego se volvió para mirarme con los ojos instándome a explicar la situación.

“Kamiya-kun, Lina-chan. ¿Qué tipo de situación es esta? Además, me he estado preguntando sobre esto por un tiempo, pero, ¿por qué ustedes dos están flotando en el aire? Y Lin-chan, ¿por qué cambiaron el color de tus ojos y tu cabello…?”

“Ah, eso es…”

Cuando finalmente recuperó su tranquilidad, Kamaishi notó la transformación de Lina y comenzó a preguntar, aunque no pude responderle de inmediato ya que sentía una fuerte intención de matar viniendo desde atrás.

Cuando me di la vuelta, vi a Germa de pie con cara de enfado.

“¿Quién pensó que podías hacer un ataque tan fuerte en tan poco tiempo… De hecho, me pillaste con eso… ¿No pensaste en el riesgo de la vida de esa chica cuando te moviste?”

Su voz era tranquila, pero su rostro mostraba que obviamente estaba enojado.

(No ataqué hasta el último momento debido a ese riesgo. Es todo porque te estabas llenando de ti mismo.)

Respondí a la pregunta de Germa en mi mente.

Pero, ¿todavía está intentando pelear? Que tipo tan persistente

Su persistencia me hizo en realidad un poco feliz.

“Kamaishi-san, lo siento, pero te explicaré las cosas una vez que haya terminado. Lina, lleva a Kamaishi-san a un lugar seguro.”

Me dirigí a las dos mientras fijaba mi mirada en Germa.

Lina vio mi expresión y luego me preguntó en voz baja.

“Tu… ¿quizás estás enojado?”

“…Un poco.”

Dije “un poco”, pero era obvio para ella que no era el caso.

Eso fue porque estaba emitiendo una magia que tenía un sentimiento cercano a la ira en ese momento.

También fue porque Lina nunca me vio enojado.

Honestamente, estoy feliz de que Germa no escapó.

No me puedo calmar con solo darle un golpe.

“Bien entonces, me iré”.

“Ah, espera, Kamiya-kun.”

Kamaishi me detuvo cuando estaba a punto de moverme cerca de Germa.

Lentamente volteé hacia ella haciendo la mejor sonrisa que pude y dije.

“Quédate aliviada. No voy a matarlo. Es el interior con el que tengo negocios.”

Dejando esas palabras atrás, caminé hacia Germa quien me estaba esperando mientras hacía una expresión sedienta de sangre.

“¡¡Ahora te mataré seguro…!!”

“Lástima, no estoy de humor para morir. Ahora cállate y acepta mi ira.”

Nos miramos el uno al otro con una mirada sedienta de sangre.

Bueno, entonces, la última ronda está aquí.

————————————————————————————–——

Bonus

Dar alimento

Mientras tanto.

 

“Rouga-chan eres tan linda hoy también~”

“Aquí, ¿quieres una salchicha?”

“También tengo jamón.”

“¡¡Wan!! (¡Yeeey! ¡¡Comida!!) ~”

Rouga estaba recibiendo todo el cariño de los vecinos.

 

Traductor: Sak

Editor: Bītā

Seguia sien lunes cuando liberé este cap

Índice