Mi Clase Entera Fue Convocada a Otro Mundo excepto Yo capítulo 58

Capítulo 58: Ser una cabeza hueca da miedo

“Aquí.”

“Gracias.”

Le di la lata de té que compré de una máquina expendedora en un parque público a Kamaishi, y me senté en un banco junto a ella.

Frente a nosotros había una fuente de agua y la voz de niños jugando.

El tiempo era de tarde, ya era pasado el mediodía por lo que el calor había disminuido considerablemente, pero aun así hacia un poco de calor.

“¿Estás bien?”

“Sí, estoy bien ahora.”

Comprobando que ella estaba bien, Kamaishi me respondió con una sonrisa.

Bueno, ya se había calmado de camino a este parque, así que supongo que realmente está bien.

Pero ese no es el problema.

Miré de reojo a Kamaishi.

Dejando la lata de té cerrada, jugó con ella en sus manos mientras miraba a su alrededor.

Sentí como si no me sonriera ahora mismo.

No sentí ningún poder en sus ojos y dudé sobre qué decir.

(Que debería hacer…)

Reflexionando sobre lo que debía hacer después mientras tomaba mi té, Kamaishi me habló.

“Siento haberte involucrado en esto, Kamiya-kun.”

Mirando hacia delante, dijo Kamaishi con voz débil. Poco a poco su expresión se vuelve sombría pensando que lo que pasó fue por su culpa.

Dándome cuenta de la razón por la que se sentía triste, puse mi lata de té en sus mejillas.

“¡Hyaa!”

Sintiendo la repentina sensación de frío corriendo por su mejilla, Kamaishi dejó escapar un débil grito y tembló.

Inmediatamente se inclinó hacia atrás, puso la mano sobre su mejilla y me miró con una expresión de sorpresa.

Respondí a esa expresión de una forma indiferente.

“¿Te animaste con esto?

“¿P-por qué has hecho eso de repente…?”

Confundida por mi inesperado movimiento, Kamaishi se frotó la mejilla.

Me reí y continué lo que quería decir.

“Yo no pienso en lo que pasó antes como un problema. De hecho, me alegra haber llegado a tiempo antes de que ese tipo te agarrara la mano.”

Intenté animarla con esas ligeras palabras, pero Kamaishi no cambió su expresión sombria.

“Pero, si Akuya-kun te hiciera algo la próxima vez…”

“No te preocupes. Ese tipo no volverá a aparecer nunca más.”

“¿Qué?”

“No importa.”

Debido a mi hechizo, ese tipo cree que morirá si se acerca a Kamaishi.

Probablemente no volvería de nuevo.

Aunque volviera a enfrentarme, diría que es imprudente. Lo golpearía instantáneamente si lo hiciera.

Kamaishi parecía tener problemas para entender mi última declaración.

Sería malo que ella me preguntara algo más sobre ello, así que concluí la conversación.

“Bueno, no te preocupes. No creo que acabes en tal situación otra vez.”

Me levanté y tiré la lata en el cubo de basura. Kamaishi parecía dudar en decir algo en ese momento.

“¿No me vas a preguntar qué pasó…?”

“No pretendo preguntártelo a la fuerza.”

Parecía estar esperando a que yo le preguntara por la situación, pero le respondió de una manera casual.

Todos tienen al menos una o dos cosas que no quieren que los demás sepan. Mentiría si dijera que no me interesa, pero no hace falta que hable fuera de su voluntad.

“¿Quieres que te lo pregunte?”

“No, no me importa. Pero me pregunto por qué me siento aliviada cada vez que escucho tus palabras.”

“Estoy feliz de escucharlo.”

Kamaishi luego de repente se levantó también, y se dirigió hacia mí, sonriendo.

“Gracias por salvarme y animarme. Es todo gracias a ti.”

Ella me dio las gracias sinceramente.

Me puse un poco rígido después de ver su sonrisa alegre y me sentí de alguna manera incómodo.

Era la primera vez que alguien me expresó su gratitud con tal honestidad.

No siendo capaz de soportar su inocente sonrisa, desvié mi mirada. Da miedo cómo ella pudo hacer una sonrisa tan inocente.

“¿Qué pasa, Kamiya-kun?”

“N-No, no es nada.”

Encontrando extraño que apartara los ojos, Kamaishi me preguntó, pero al azar di una respuesta vaga.

Estaba a punto de tener mi corazón robado por ella ahora mismo, aunque no se dio cuenta de eso.

—————————-

Bonus

 

“¡Waaai!”

“¡¡Aquí Aquí!!”

“Es agradable ser un niño…” ← Kamaishi

“Sí, me acuerdo de mi infancia, cuando los veo jugando así.” ← Yato

“¿Tu infancia?”

“Sí, el momento en que podía abrirme con cualquiera que conociera. No puedo hacer algo así ahora.”

“Es un poco difícil para mí reaccionar cuando das esos ojos nostálgicos…”

 

Traductor: Sak

Editor: Bītā

 

Índice