Martial World- Capítulo 170: Pagoda del Hechicero

Capítulo 170 – Pagoda del Hechicero 

 

—Tu turno. —Na Yi dijo mientras se volvía hacia el hombre con cara de mono. 

El hombre con cara de mono dijo: —Ya que colocarás el Insecto destructor del destino entrelazado en tu hermana pequeña y en mí, tu hermanita debería venir con nosotros. De lo contrario, ella estará sola. Con su simple cultivo en la tercera Etapa de Transformación del Cuerpo, no será fácil para ella regresar de la jungla, no quiero que sea devorada por una bestia viciosa y luego perder mi vida sin ninguna razón. 

Na Yi guardó silencio por un momento. El hombre con cara de mono tenía razón. Si su hermanita se fuera de allí, entonces fácilmente encontraría algún gran peligro. Pero si ella mantenía a su hermana aquí a su lado, entonces temía que estos dos hombres hicieran algunos trucos sucios. 

—Qué tal, ya habrá un insecto venenoso en mi cuerpo, no tienes que preocuparte por eso. Si crees que nos aprovecharemos de ti, tu hermana menor se suicidará y tendré que morir con ella. 

—Está bien. —Na Yi estuvo de acuerdo. Ella colocó el Insecto destructor del destino entrelazado en el hombre con cara de mono. 

El hombre con cara de mono no parecía estar muy asustado. Daba la impresión de estar bastante feliz de dejar que el Insecto destructor del destino entrelazado le atravesara la piel e ingresara en su corazón a través de sus vasos sanguíneos. 

—Bueno, ¿cómo entramos? 

Na Yi dijo: —Cuando salga la luna, abriré las puertas a la Tierra Santa. 

Ya había empezado a anochecer cuando llegaron al acantilado. El sol se puso rápidamente, y la luna redonda y brillante apareció en el cielo nocturno. 

La luz de la luna se dispersó a lo largo de las paredes de roca, haciendo que las paredes brillaran con una luz tenue y soñadora. Na Yi se detuvo cerca del acantilado, se postró sobre ambas rodillas, se cruzó de brazos contra el pecho y pareció rezar. 

Después de esto, ocurrió una vista inimaginablemente increíble. 

La luz de la luna parecía haberse convertido en una sustancia real y tangible, y una enorme puerta de color blanco-plateado emergió lentamente a lo largo de la pared del acantilado. Las luces brillantes se arremolinaban alrededor de la puerta; fue como un milagro de las leyendas. 

El hombre con cara de mono y el hombre calvo solo miraban atónitos, mientras que Na Shui también se arrodillaba y rezaba en súplica. 

Lin Ming estaba mirando desde un lado, pero fue capaz de entender lo que era. La verdad es que esta puerta de luz era en realidad una matriz de transmisión. 

Había una extraña matriz de transmisión que se encontraba debajo de este acantilado. Una matriz de transmisión normal fue impulsada por piedras de esencia verdadera, pero esta matriz de transmisión en realidad fue impulsada por la luz de la luna. Fue simplemente, incomparablemente maravilloso. 

Pero en el presente, Lin Ming no tenía ningún interés en estudiar la formación de matrices de las brujas. Tenía curiosidad sobre qué clase de poder antiguo había en la tierra santa del hechicero, y qué es lo que era. 

Aunque este enfoque para hacer las cosas podría considerarse un poco insensible, una vez que rescatara a las dos hermanas, eso sería una compensación digna. 

La puerta de la luz se abrió, y un agujero brillante de color azul apareció de la nada. El hombre con cara de mono agitó su mano en un gesto para que Na Yi entrara primero. 

Na Yi directamente entró a la puerta de luz, seguido por el hombre calvo, Na Shui, Lin Ming, y finalmente el hombre con cara de mono. 

El paisaje a su alrededor cambió de repente. Lin Ming se encontraba en un pasillo oscuro. 

Alrededor de los corredores había paredes hechas de ladrillos de piedra. Las paredes estaban completamente cubiertas de exquisitos y hermosos murales que representaban todo tipo de cosas relacionadas con dioses y demonios, brujería, caras horriblemente demoníacas con largos colmillos, instrumentos extraños, ceremonias desconocidas y bestias míticas de todo tipo. Había una atmósfera antigua y mística que soplaba hacia ellos. 

Cada diez pies en la pared había una lámpara encendida. Y la fuente de luz de estas lámparas eran unas perlas luminosas impresionantemente grandes que emitían una luz radiante. 

— ¡Tesoro! —Los ojos del hombre calvo se iluminaron con codicia. Él movió su mano para recoger estas brillantes perlas. 

— ¡No te muevas! —El hombre con cara de mono gritó: — ¡Hermano, eres estúpido hasta el punto de la idiotez! ¡Esta es la tierra santa del hechicero! No hay duda de que hay innumerables laberintos y trampas dentro. Si imprudentemente haces algo a partir de ahora, ¡entonces este padre habrá terminado contigo! A partir de ahora, cada paso que demos seguirá a esa niña Na, ¡ni más ni menos! 

El hombre con cara de mono se volvió hacia Na Yi y dijo: —Te aconsejo que no juegues ningún truco con nosotros aquí, y sé honesta al evitar las trampas. ¡Si los hermanos tenemos algún accidente, entonces ustedes dos hermanas nos seguirán al infierno! 

Na Yi no respondió; ella solo siguió moviéndose hacia delante. El hombre calvo y el hombre con cara de mono siguieron cada paso que daba, con Na Shui entre ellos. Si pasara un accidente, entonces Na Shui definitivamente no podría escapar. 

Lin Ming finalmente los siguió, cada paso siguiendo el ritmo de Na Yi. Al mismo tiempo, también envió su fuerza del alma, explorando cuidadosamente los alrededores para ver si había posibles peligros. 

El hombre con cara de mono se cubrió las plantas de los zapatos con una savia de árbol especial. Esta savia del árbol era un tinte natural. Cada vez que daba un paso, el tinte dejaba una huella visible. Una vez que el tinte desapareció, pacientemente lo volvería a aplicar. 

Entonces, mientras el grupo caminaba, el hombre con cara de mono dejó una serie de huellas. 

Al ver esta escena, el corazón de Lin Ming se agitó. Este tipo está dejando un camino atrás para que sepa de dónde vino. Realmente es un hombre de 40 años que ha logrado sobrevivir en el desierto del sur durante tantos años; él es bastante cuidadoso y meticuloso acerca de sus acciones. Si no fuera porque mi edad y mi cultivación son tan engañosas, entonces este hombre con cara de mono no me habría llevado tan fácilmente y habría determinado que yo era alguien que él podría manejar. 

La cultivación de Lin Ming era una etapa y medio más baja que el hombre con cara de mono, y también había dos de ellos. En la mente del hombre mono, incluso un genio formidable no tendría más remedio que morir. 

Mientras continuaban caminando, no encontraron ningún peligro. Este corredor fue sorprendentemente largo; el grupo de cinco personas ya había viajado durante media hora antes de que una pesada puerta de piedra apareciera frente a ellos. 

La puerta de piedra tenía 50 pies de altura y estaba cubierta de innumerables escritos. En el centro de todo el texto estaba la imagen de un ojo gigante. La forma del ojo era muy simple, pero, por alguna razón desconocida, mirar a este ojo les hizo sentir momentáneamente como si estuvieran perdiendo el control de la realidad, como si sus almas fueran tragadas por el ojo. Cuando esto sucedía, las densas escrituras alrededor de los bordes parecían innumerables gusanos de tierra que se retorcían. Sin embargo, si uno miraba cuidadosamente, estas escrituras no se habían movido. 

Esta sensación fue absolutamente extraña. También fue absolutamente incómodo. 

El hombre calvo estaba mirando con los ojos muy abiertos, como si le hubieran robado el alma. La frente del hombre con cara de mono estaba cubierta de sudor, y él apuró la vista. 

Na Yi se arrodilló ante la puerta de piedra y oró. Finalmente se levantó y dijo: —Esta es la puerta. Para abrir su formación de matriz, es necesario que haya tres artistas marciales, al menos en la etapa de alteración de músculo, vertiendo su esencia verdadera en ella para que se active. 

—La formación del conjunto está allí. —señaló Na Yi.  

El lugar donde apuntaba era un altar triangular. En el centro del altar había una esfera negra, y la esfera también tenía forma de ojo gigante. 

—Después de que se abra la puerta, podrás ingresar a la pagoda del hechicero. La Pagoda del hechicero tiene siete niveles. El primer nivel es el Infierno, el segundo es Fantasmas Hambrientos, el tercero es Animales, el cuarto es el Brujo Esclavo, el quinto es Mortales, el sexto es el Enviado Celestial, y el séptimo es el Mundo del Hechicero. Cuanto más alto sea el nivel que puedas alcanzar, más fuerte será el poder del hechicero que podrás obtener. En cuanto a qué nivel puedes alcanzar, eso es la voluntad del Hechicero. 

Escuchando las palabras de Na Yi, el hombre con cara de mono estaba emocionado. 

¡Pagoda del hechicero! ¡Esta era la Tierra Santa donde el Hechicero otorgaba fuerza a los elegidos! 

Cuando una bruja alcanzaba los 16 años, se les permitía entrar a la Pagoda del Hechicero para heredar el poder legado del Hechicero. 

En cuanto a la fuerza de estos siete niveles, se volvió más aterrador cuanto más alto se llegue. 

El solo hecho de alcanzar el poder del tercer o cuarto nivel era suficiente para que un hombre entrara en la Puerta del Dragón y se convirtiera en un héroe del desierto del sur. Si uno fuera capaz de obtener el poder de la quinta o la sexta con suerte o fuerza, ¡eso sería suficiente para que uno conquistara todo el desierto del sur!  

En cuanto al legendario séptimo nivel, todavía era un misterio. De las innumerables tribus grandes y pequeñas dentro de las 100.000 montañas del desierto del sur, nunca había habido uno que pudiera obtener el poder del hechicero del séptimo nivel. 

—Hermano mayor, ¿qué estamos esperando, apresurémonos y abramos la puerta. —El hombre calvo estaba frotándose con avidez sus manos callosas. Él ya no pudo esperar. En su mente, la Pagoda del Hechicero estaba llena de innumerables bellezas. Con cada nivel que pudiera elevarse, más mujeres podría obtener, y serian cada vez más nobles y sabrosas. 

—Hermano pequeño Mo, tendremos que molestarlo para echarnos una mano. —El hombre con cara de mono dijo mientras sonreía a Lin Ming. 

—Oh. Suena bien. —dijo Lin Ming, y luego se movió hacia el altar. 

Al ver a Lin Ming en su lugar, el hombre con cara de mono reveló una sonrisa sombría. En sus ojos, Lin Ming era simplemente una oveja gorda que estaba a punto de masacrar. Una vez que lo matara, una gran riqueza caería en sus manos. 

Además de la fuerza que podría obtener de la tierra santa del hechicero, podría ascender rápidamente en el futuro con una fama ilimitada. Sus sueños estaban a la vuelta de la esquina. Incluso podría comenzar una pequeña tribu de brujas y convertirse en una de las legendarias reinas brujas. (Horo: así es… esto está como si lo pensara una mujer y no un hombre con cara de mono, ni idea porque esta como reina y no rey, pero bueno XD) 

¡Mujeres hermosas, autoridad, riqueza, poder, todo esto estaría al alcance de su mano! 

Pensando esto, el hombre con cara de mono resplandeció de alegría. 

Sin embargo, ahora que las cosas habían llegado a este punto, tenía que tener cuidado. Con solo un paso incorrecto, perdería todo. 

Dirigió su sonrisa hacia Na Yi y dijo: —Tú y tu hermanita dan unas vueltas por esta habitación. 

Como él mataría a Lin Ming después de esto, podría necesitar estirar las manos y los pies para poder hacerlo. El hombre con cara de mono no quería pisar ninguna trampa desconocida mientras perseguía a Lin Ming. 

Na Yi dijo, —La habitación del Hechicero no tiene trampas. No usaré la vida de mi hermana pequeña para jugar. 

—Bien, entonces te creeré. Segundo Hermano, Hermanito Mo, ¡empecemos! 

Cuando el hombre con cara de mono dijo eso, comenzó a infundir su esencia verdadera en la esfera gigante en forma de ojo negro dentro del centro del altar. 

El hombre calvo lo siguió, y Lin Ming también revolucionó lentamente la ‘Fórmula verdadera del caos primordial’ mientras infundía su propia esencia verdadera. 

Entonces, la mente de Lin Ming resonó con la transmisión de sonido de esencia verdadera de Na Yi. Ella dijo: Una vez que se abra la puerta, no te dejarán vivir. Veinte pies detrás de ti hay una delgada pared de piedra por la que puedes atravesar. Hay un pasadizo secreto que te llevará fuera de la Tierra Santa del Hechicero. Después de que se abra la puerta, aprovecha el momento en que se distraen mirando la Pagoda del Hechicero e inmediatamente rompe la pared de piedra. Si tu velocidad es lo suficientemente rápida, tendrás el tiempo justo para escapar. No saben si el pasadizo secreto tiene alguna trampa o no, por lo que es muy probable que no te persigan. 

Lin Ming estaba un poco aturdido. Miró sorprendido a Na Yi. No había pensado que ella le señalaría una salida. 

Esta Na Yi puede parecer indiferente, pero la verdad es que su corazón era muy bueno y amable. Si no la rescataba después de entrar en la tierra santa del hechicero, entonces él sería verdaderamente un hombre despreciable. (Horo: salva a las lolis!) 

Lin Ming dijo: Gracias. También creo que vale la pena preocuparse por la señorita Na Yi. Incluso con el Insecto destructor del destino entrelazado, todavía tendrán algún modo de suprimirlo 

El Insecto destructor del destino entrelazado fue un buen contrato; sin embargo, todavía había formas de evitarlo. Por ejemplo, siempre que uno atrape a la otra parte y no los deje suicidarse, o lo aturdiera, o usara drogas, o encerrándolo y sellando su esencia verdadera antes de buscar otros métodos. 

Después de todo, nadie estaba dispuesto a poner su vida en manos de otra persona, sin mencionar que el secreto de esta tierra santa del hechicero despertaría fácilmente los celos. ¿Cómo podía el hombre calvo y el hombre con cara de mono dejar voluntariamente que las dos hermanas brujas se fueran? 

La voz de Na Yi de repente se volvió fría, No necesitas preocuparte por estos asuntos. 

 

TRADUCTOR: Horo                    

EDITORA: Aucifer Sakuya

Índice