Goblin Kingdom Capítulo 86: Giro Inesperado

Goblin Kingdom

Capítulo 86

Giro Inesperado

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 3
Rango Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv1); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv40)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

“¡¡GURUuRUUGAAaa aA Aaa AaAA!!”

 

El Alma del Rey Berserk despertó, llenando mi alma de una gran ira que resonó con las bendiciones de la Serpiente de un Ojo y del Cabeza Gemela. Verid palpitó en mi brazo derecho, y la joya pegada en mi mano izquierda deslumbró con una luz negra como si una llama negra dentro de ella estuviera encendida.

 

-¡Mata al enemigo ante ti! ¡Mata! ¡Mata! ¡Mata! ¡Mata! ¡Mata! ¡Mata! ¡Córtalo, destrózalo, rómpelo en pedazos, rásgalo en pedazos, machácalo en polvo, tritúralo entre tus dientes, perfóralo, mátalo, asesínalo! ¡Mata al enemigo! ¡Destruye al adversario!

 

No podía impedir que el odio me llenara.

 

Alma Desafiante sacó forzadamente el poder de los dioses, pero con ese poder robado vino el odio de los adherentes.

 

-¡Mata! ¡Mata! ¡Mata! ¡Pelea! ¡¡Pelea!! ¡¡¡Pelea!!! ¡Mátalos a todos! ¡A todos los humanos que Ativ creó! ¡Mátalos a todos! ¡Asesínalos! ¡Masácralos! ¡Bórralos de este mundo! -¡Haz que paguen! ¡¡¡Haz QUE PAGUEN!!!

 

Las habilidades se activaron sin tener en cuenta mi voluntad.

 

Se sentía como el Infierno de Avidya cuando el abismo me saludó.

 

Cuando un golpe cayó sobre mí, levantándome del suelo, una espada entró en mí.

 

Ahh, sí, un enemigo al que se me permite matar está aquí. No, este enemigo es un enemigo detestable que ¡DEBE ser MATADO!

 

Las esquinas de mis labios se levantaron. Mis dientes chirriaban mientras los apretaba unos contra otros y los vientos del inframundo resonaban en mis oídos.

 

-Hay un enemigo delante de mí. Un enemigo… Que puedo matar… Un enemigo que… ¡Puedo… MATAR!

 

“¡¡OOoooOOOOOaaAaAAa!!”

 

La alegría me llenó desde el fondo de mi corazón.

 

◆◇◇

 

Gene Marlon recuperó su estoque después de perforar el monstruo. Era bastante duro, pero al final pudo matarlo después de perforarle el corazón.

 

Él lo había perseguido desde atrás, perforándolo sin cesar para reducir su fuerza hasta que todo su cuerpo estaba cubierto con los rastros de su amado Fifire. Cualquier goblin normal habría muerto hace mucho tiempo después de 7 golpes, pero este monstruo siguió llamando el nombre de la santa.

 

Sus gritos eran exactamente como los de un hombre cuya amada fue arrebatada. Eran gritos maravillosos. De hecho, no había nada más placentero en este mundo que tomar la vida de algo con conciencia.

 

Tales criaturas gritarían tanto dolor como se les daba, haciendo que el momento en que sus vidas fueran segadas fuera mucho más satisfactorio. Gene estaba eufórico.

 

Pero eso fue todo. Ahora que el monstruo estaba muerto, todo lo que quedaba era el dulce recuerdo de la caza. Era hora de ir a casa. En cuanto al resto, el Caballero Del Brazo De Hierro se encargaría de él.

 

“Hmm… Oh, claro, debería cortarle el cuello como prueba.”

 

El monstruo delante de él era un rey goblin, cuyo vigor y fuerza llegaron más allá de cualquier lord goblin. Era un espécimen raro y poderoso, y traer de vuelta su cabeza seguramente le conseguiría una medalla del rey.

 

“Ser un caballero sagrado es mi deber santo después de todo” Se rió Gene mientras blandía su estoque.

 

Pero esa cara risueña suya muy pronto se transformó en una de conmoción, pues la espada que él balanceó hacia el cuello del monstruo fue repentinamente detenida por la mano izquierda del monstruo en la que estaba incrustada una joya. A pesar de que él había apuntado correctamente.

 

“… ¿Huh?”

 

Él también era un caballero sagrado, sin embargo, y fue sorprendido sólo por un momento antes de saltar hacia atrás rápidamente y luego intentar recuperar su espada, pero por alguna razón, no se movió.

 

“¿¡No me digas!?”

 

Había un agujero enorme sobre la espalda del monstruo que revelaba las tripas de su interior, mientras que los agujeros en sus piernas mostraban el blanco de sus huesos. Todas esas heridas eran mortales.

 

Cuando la idea de que el monstruo estuviera vivo pasó por su cabeza durante un momento, Gene se congeló. Ese fue el error del Caballero del Relámpago.

 

Su estoque estaba atorado en la mano del monstruo, inmóvil como si fuera sujetado por un tornillo de presión. Trató y trató de sacarlo, y cuando pensó que finalmente podría, terminó saltando hacia atrás, pero fue entonces cuando el brazo derecho del monstruo, cubierto de llamas negras, golpeó repentinamente sólo para rozar su pecho.

 

“¡Whew… Eso habría sido realmente malo si no me hubiera soltado…!?”

 

Pensó que estaba a salvo, pero de repente, una profunda herida se abrió en su pecho, permitiendo que la sangre brotara. Gene estaba sorprendido, pero las emociones que vinieron después fueron de ira.

 

“¡T-T-Tú pequeño!”

 

Pensar que un monstruo insignificante, un pequeño y débil monstruo, dañaría al poderoso Gene Marlo. Fue escandaloso, fue un sacrilegio. Y sintió que su orgullo se rompía por eso. En contraste con él, el monstruo abrió sus dos ojos rojos para mirarle durante un momento antes de bramar un aullido.

 

“¡¡OOoooOOOOOaaAaAAa!!”

 

La figura de ese monstruo levantándose lentamente era realmente como la de una bestia enfurecida. No había conciencia en sus dos ojos carmesí cuando arrojó el estoque en su mano, y corrió con las manos desnudas hacia Gene para estrangularlo hasta matarlo.

 

“¿¡Te atreves, bestia miserable!?”

 

Gene fintó antes de saltar para esquivar al monstruo, luego, cuando él rompió los árboles y se deslizó sus brazos, recuperó a su amado Fifire.

 

Cuando los aullidos del monstruo le alcanzaron por detrás, se giró reflexivamente para empujar su estoque contra el monstruo. Fifire no era como el Trueno Azul de Gulland que tenía habilidades especiales, pero era una espada notablemente rápida. Sí, como un relámpago.

 

Cuando Gene empujó su estoque, lo hizo tres veces. Dos veces en el pecho, uno para la izquierda y otro para la derecha, y luego un tercero para el plexo solar. Cada ataque fue tan preciso como el bisturí de un cirujano, pero al mismo tiempo, tan rápido como un relámpago. La esgrima de Gene era realmente como una golondrina en el vuelo mientras atacaba implacablemente, ni siquiera dando al monstruo tiempo para atacar. Y cuando su estoque parpadeó en el cuello del enemigo, fue dirigido directamente a la arteria carótida.

 

La fama de Gene por poder eliminar a sus enemigos en un instante fue lo que le hizo merecer el nombre de Caballero Del Relámpago. Humanos, demi-humanos, todos los monstruos se convertían rápidamente en cadáveres antes de su espantoso estoque.

 

Pero esta vez… Eligió al oponente equivocado.

 

“¿¡Por qué no te mueres!?”

 

Gene empujó y empujó, pero a pesar de cuántas veces lo hizo, las heridas del monstruo seguían sanando. La voluntad de los adherentes de dios y su poder se transformaron en un torrente que brotaba de las heridas del monstruo. Las heridas se fueron tan pronto como llegaron, llamas negras ocupando su lugar, ni siquiera las salpicaduras de sangre quedaron. Gene sentía que lo que estaba cortando no era un monstruo sino una llama gigante, haciendo que incluso él vacilara.

 

Cada vez que el goblin gigante daba un paso al frente, Gene daba un paso atrás. Ya no tenía ese rostro de guerrero adicto a matar que tenía hace tiempo. La bendición de la Diosa de la Sabiduría había vuelto a sus ojos mientras corrían de un lado a otro, buscando una abertura.

 

Entonces, de repente, el goblin que había estado caminando lentamente todo este tiempo de repente cayó de rodillas.

 

-¡Una oportunidad!

 

Gene se disparó al monstruo tan rápido como pudo.

 

◇◇◆

 

Me encontré a mí mismo bañándome en ese torrente de voluntad y poder.

 

Pero…

 

-¡No te pongas engreído!

 

Después de ser consumido por el influjo de voluntad, me permití caer de rodillas. No tengo tiempo para detenerme aquí.

 

Todavía hay… Una oportunidad de salvar a Reshia. Tengo que seguir adelante. No puedo perder el tiempo así… Contra un oponente como este… ¡En un lugar como éste…!

 

Mientras invocaba Alma Desafiante, el flujo de voluntad que entraba en mí se hizo más fuerte, pero me mantuve firme contra ella. Esa voluntad era como una masa de odio mientras cargaba sus colmillos en mí y corroía mi voluntad, pero no vacilé, y le devolví la mordida.

 

-¡Te comeré!

 

¡Lo devoraré todo! ¡Incluso la voluntad de los adherentes de los dioses!

 

Tu odio, tu envidia, tu resentimiento, tu ira, tus miedos, tus rencores… ¡Lo consumiré todo!

 

Devoraré todo para seguir adelante. Si lo hago, mi mano llegará a Reshia. ¡Así que nunca pienses que alguien como tú podría corroer MI voluntad!

 

Recuperé las riendas de la razón, y con la apertura de mis ojos, corté la oscuridad.

 

“¡¡OooOAaOO!!”

 

Moví mi mano derecha para encontrarme con el estoque que se acercaba. Era fácil adivinar hacia dónde se dirigía, así que lo detuve justo antes de que me golpeara el cuello con la palma de mi mano.

 

El estoque se hundió en mi mano, pero aún así, lo dejé ir más profundo… Más profundo… Aún más profundo, y entonces–

 

“Te atrapé” Dije mientras tomaba la mano del hombre que usaba el estoque y sostenía la empuñadura del mismo.

 

La sangre brotó de mi mano mientras tomaba su brazo con fuerza suficiente para aplastarlo. Gritó. Desafortunadamente, no habría perdón.

 

Lo levanté así como así, mientras golpeaba su cuerpo contra un árbol… Y luego al suelo, y entonces el árbol, el suelo, el árbol… Cualquier otro ser humano habría muerto después de haber sido tratado así, pero éste seguía vivo.

 

De hecho, continuó mirándome con hostilidad mientras yo sostenía su vida en la palma de mis manos. Parece que éste era una elite, después de todo. En ese caso, matarlo sería un desperdicio.

 

El hombre ya no podía moverse cuando lo levanté, y colgó como una marioneta cuando lo hice. Y luego colocando mi otra palma en su cuerpo para mantenerlo quieto… Le arranqué el brazo.

 

El hombre gritó como nunca antes. Lloró de agonía como uno cuya alma había sido arrancada. Pero fue exactamente por eso que todo esto tuvo sentido. Un dolor tan grande que hacía anhelar la muerte, pero el hombre que usaba el estoque aún vivía. Bien, es lo que esperaba.

 

El poder dentro de su cuerpo le regeneraba lo suficiente como para permitirle sobrevivir.

 

Queda por ver si realmente podría sobrevivir con eso.

 

“Humano” Dije “Quiero que lleves un mensaje a los humanos que esperan fuera del bosque.”

 

Haré que éste juegue como mensajero. Él será el que lleve mi declaración de guerra.

 

“Diles que si están pensando en cazarnos, responderemos de la misma manera.”

 

Pisé al hombre que usaba estoque. El hombre gritó de dolor, pero yo le ignoré.

 

“Y si alguna vez posan sus manos sobre Reshia Fel Zeal, los haré sufrir un dolor peor que la muerte.”

 

Después de decir mi parte, levanté al hombre por su brazo bueno.

 

“¿Recuerdas? Bien. Ahora, ¡Vete!”

 

Y luego lo arrojé.

 

“¡Recuerda, humano! ¡Recuerda bien! ¡Tomaste lo que es preciado para mí! ¡Así que yo también tomaré lo que es preciado para ti!”

 

Empujando a un lado los árboles, lancé el cuerpo delgado del hombre que usaba estoque a través del bosque, y luego me giré sobre mis talones.

 

La guerra está llegando.

 

Ahora sólo es cuestión de tiempo.

 

“¡GUuRUUuuuAaa!”

 

A los cielos, a la tierra, a todos los que vivieron, grité.

 

◆◇◆

 

Gi Ga Rax estaba al límite de su capacidad. Había venido aquí con los otros goblins heridos sólo para evitar que los humanos se interpusieran en el camino del rey, pero ahora su cuerpo estaba ensangrentado, su aliento estaba desgarrado y hasta su corcel, Hakuou, había perdido su brillo.

 

La única razón por la que él y sus hombres han sobrevivido hasta ahora fue por los continuos aullidos del rey que les dieron fuerza.

 

El hecho de que el rey estaba luchando cerca de ellos dio esperanza a Gi Ga y al resto de los goblins, pero sólo quedaban cinco de sus hombres. Y de esos cinco, las heridas cubrían literalmente cada centímetro de su cuerpo; era tal que encontrar un centímetro sin heridas era más difícil que señalar dónde estaban sus heridas.

 

Sangrientos y exhaustos, Gi Ga mantenía a sus subordinados dentro del alcance de su lanza apoyada por su largo brazo, mientras ellos acababan con los humanos que vacilaban ante su lanza con sus porras y lanzas de madera mal hechas. Fue así que consiguieron sobrevivir hasta ahora.

 

Pero incluso esa táctica estaba llegando a su fin. La lanza de hierro de Gi Ga hizo un estridente sonido mientras finalmente se abollaba. También ha alcanzado su límite.

 

Cuando los humanos estaban a punto de acabar con la debilitada horda de Gi Ga Rax, varias sombras repentinamente salieron cabalgando del bosque.

 

En un abrir y cerrar de ojos, esas sombras alejaron a los humanos y rodearon la horda de Gi Ga. Uno de esos goblins se acercó a Gi Ga.

 

“Perdón por hacerte esperar, Amigo” Dijo una voz familiar.

 

“¿¡Lord Alashd!?” Dijo Gi Ga Rax, desconcertado.

 

El goblin que se había ido para pedir refuerzos al rey había regresado con un ejército para salvar a un amigo.

 

Mientras Alashd miraba la ensangrentada y exhausta horda, se volvió hacia el resto de los goblins de Paradua. “¡Alégrense, hermanos míos! Porque es en este bendito día que nosotros, goblinss de Paradua, podemos probar nuestro valor! ¡Mirad! Estos guerreros del rey están ante vosotros, ensangrentados y sin aliento, pero su determinación sigue firme. ¿Y nosotros qué? ¿Temblaremos de miedo? ¡Creo que no! ¡Por lo tanto, mostremos a todos los goblins y humanos por igual el orgullo y el valor de Paradua!”

 

Alashd levantó su lanza, y los goblins y las bestias jinete de los alrededores aullaron en respuesta.

 

Los goblins de Paradua lucharon contra los humanos sin los más mínimos indicios de agotamiento.

 

◆◇◆

 

Gi Gu Verbena, que estaba esperando a las tribus, de repente recibió un informe urgente: Gi Go ha sido derrotado.

 

Y parece que el enemigo que lo derrotó se dirigía hacia aquí ahora.

 

¿Qué debería hacer? ¿Debería romper el cerco para conservar sus fuerzas? ¿O enfrentarse al enemigo de frente?

 

Un problema difícil preocupó a Gi Gu.

 

“Así que estos son humanos… Son fuertes” Dijo una voz desde arriba de Gi Gu. Eso no era otra cosa que los mismos refuerzos que Gi Gu había estado esperando.

 

“Lord Rashka” Dijo Gi Gu.

 

Incluso entre los números de los grandes Gaidga había un goblin aún más grande que estaba detrás de Gi Gu.

 

“Está bien y es bueno desear preservar nuestros números, pero temer demasiado y la cobardía echará raíces.”

 

“¿Qué haces…”

 

“¡Guerreros de Gaidga! ¡¡A la batalla!!”

 

Cuando Rashka dijo esas palabras, casualmente se torció uno de los árboles para usarlos como arma, y lo golpeó contra el suelo. Mientras daba un gran grito de guerra, corrió a la batalla sin tener en cuenta a los goblins de la Aldea Gi que rodeaban al enemigo.

 

El resto de los goblins Gaidga siguieron la loca carga de Rashka desde atrás, aullando mientras lo hacían.

 

El Hercúleo Wyatt bloqueó el camino hacia adelante. Sostuvo un escudo mientras se enfrentaba valientemente a la loca carga del jefe Gaidga.

 

Rashka no dio ninguna palabra de aliento como lo harían los goblins de Paradua. Y cuando vio al enemigo enfrentándose a ellos, sólo dijo una palabra: Matadlos.

 

“-Esta es una oportunidad” Murmuró Gi Gu cuando un destello de inspiración lo golpeó repentinamente.

 

“¡Sigan a Gaidga! ¡No se queden atrás! ¡Seguid el liderazgo de Lord Rashka!”

 

El frente era el más difícil de romper. Pero esa era una oportunidad en sí misma, porque Wyatt tendría las manos ocupadas parando a Rashka.

 

Esta era una oportunidad, de hecho, ¡Una oportunidad para acabar con todos los humanos!

 

“¡Gi Zu, Gi Do, síganlos! ¡¡Maten a los enemigos de nuestros hermanos!!”

 

Cuando el propio Gi Gu se unió a la pelea, eliminó a los humanos que se interponían en su camino.

 

◆◇◆

 

Hal y sus veinte patas de hierro junto con el domador de bestias ancestral, Gi Gi, han estado luchando duro desde el comienzo de la batalla. Han estado corriendo hacia el bosque para descansar antes de volver a golpear a los humanos de nuevo en una especie de estrategia de golpea y corre para reducir lentamente al enemigo, pero al final, incluso sus números hábiles estaban disminuyendo. Incluso con 20 de la élite de Paradua, los grandes números de los humanos todavía demostraron ser un enemigo formidable.

 

Después de la enésima carga, cuando regresaron al bosque, un goblin de Ganra llegó con un mensaje.

 

-Las tribus han llegado.

 

Tan pronto como se enteraron de la noticia, fue como si todo su cansancio los hubiera dejado y gritaron de júbilo.

 

Junto con ese mensaje también llegaron nuevas órdenes. Toda la línea de frente se había convertido en una ofensiva total contra los humanos, por lo que Hal y sus subordinados debían atacar por separado desde las cercanías de la aldea con el objetivo de detener a los humanos.

 

“… ¿Quién dio estas órdenes?”

 

“Fue…”

 

Mientras tanto…

 

El Caballero Sagrado, Gowen, se estaba moviendo actualmente a través del bosque; sus cejas se fruncieron debido a todas las noticias que ha estado escuchando de varias fuentes.

 

“… Los goblins han empezado a actuar como uno solo. ¿Ha aparecido un comandante?”

 

Los goblins que cabalgaban sobre bestias lucharon en las partes más cercanas al territorio de los humanos.

 

El gran número de soldados de la aldea que se preparaban para retirarse se veía impedido de moverse.

 

Y en la batalla más profunda del bosque estaban los lentos, pero fuertes goblins luchando.

 

Era una asignación perfecta.

 

Pero si realmente había un comandante que movía los hilos, entonces alguien vendría a por él.

 

Tan pronto como pensó eso, un goblin vestido con túnicas estaba ante él.

 

“No hay negocios para ti más adelante” El goblin sonrió sarcásticamente. (Krailus: ¿Túnicas? ¿Sonrisas sarcásticas? El puto Gi Za ha llegado baby)

 

Tenía una varita en la mano y se parecía más a un humano que a un goblin.

“¿¡Nómbrate a ti mismo!?” Dijo uno de los escoltas de Gowen.

 

“Para el rey, soy Gi Za, Jefe De Los Druidas, pero para ustedes, buenos señores… Yo soy—”

 

Golpeando levemente su bastón en el suelo, un remolino de cuchillas se disparó hacia todos.

 

“¿¡Gya!?” Los escoltas gritaron.

 

En un abrir y cerrar de ojos, varios escoltas de Gowen habían caído.

 

“—Un Dios de la Muerte.”

 

◇◇◆◆◇◇◆◆

 

El nivel ha subido.

 

Protagonista

 

3 => 20

 

Gi Ga Rax

 

89 => 99

 

◇◇◆◆◇◇◆◆

 

Nota Del Autor:

 

Gene fue machacado, y ahora los goblins están en la ofensiva. Por cierto, queridos lectores, sólo quería decirles que realmente me gustan las batallas. Me gustan las batallas de asedio. Me gustan las batallas donde un lado aniquila al otro. Me gustan las batallas donde ambos bandos están luchando. Me gustan las batallas donde uno persigue y el otro corre. Me gustan las batallas defensivas. Me gustan las batallas.

 

Nota Del Tl:

 

Maestro De Rituales -> Jefe De Los Druidas.

 

——————————————————————————————-

Bueno, no lo mató pero al menos le arrancó un brazo y eso es suficiente para hacerme sentir feliz.

Por cierto, este volumen tiene una gran cantidad de Entreactos y Chismes, creo que aún faltan unos 21.

PD: MUZSKA IS BACK!

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice