Goblin Kingdom Entreacto: Una Fuerza Forjada

A A A

Goblin Kingdom

Entreacto

Una Fuerza Forjada

 

Estado
Nombre Gi Go Amatsuki
Raza Goblin
Nivel 65
Rango Noble; Sub Líder
Habilidades <<Maestría De La Espadas B->>  <<Hombre Auto-Fabricado>>  <<Veterano>>  <<Caballería>>  <<Alma Del Guerrero>>
Protección Divina Dios De La Espada (La Paruza)
Atributos Ninguno

 

Hombre Auto-Fabricado – Los requisitos para la evolución son mayores, pero el beneficio resultante después de la evolución también es mayor.

 

Veterano – La tasa crítica aumenta contra los oponentes de clase baja, mientras que la defensa aumenta contra los de clase alta.

 

Caballería – El encanto aumenta contra todas las razas. (BAJO)

 

Alma Del Guerrero – Durante las batallas uno a uno aumenta la resistencia y las habilidades tienen más posibilidades de ocurrir.

 

“Demasiado rápido.”

 

Cuando Gowen se dio cuenta de que no podía perseguir al goblin, miró a su alrededor. El escándalo dejado por el caos que esparció el goblin fue peor de lo que esperaba. Todo lo que estaba en su camino fue cortado sin duda alguna. La vista hizo que incluso él empezara a preguntarse. ¿Debería seguir peleando? ¿O deberían retirarse?

 

Quién habría pensado que tal cosa estaría acechando justo al lado de su territorio, pensó Gowen cuando un soldado se le acercó.

 

“Traigo noticias de los exploradores al oeste, Lord” Dijo el soldado.

 

“Habla” Gowen instó al soldado a hablar sin dudarlo.

 

“Una horda de goblins se acerca por el oeste; su número: aproximadamente 100 goblins.”

 

“… ¿Es la misma horda que derrotamos antes?”

 

“No, Lord. Sus números incluyen muchos tipos desconocidos. Los exploradores creen que es una horda diferente.”

 

“Quizás, es su fuerza principal.”

 

Acariciando una vez su bigote, Gowen cerró los ojos y frunció las cejas, y casi inmediatamente después dio una orden.

 

“Que los soldados se retiren al pueblo. Yuan liderará.”

 

“¡Como ordene!”

 

“Vigilaré la parte de atrás. ¡Ahora, date prisa! ¡Esta es una batalla de tiempo!”

 

A instancias de Gowen, el soldado rápidamente se levantó y se fue con los otros mensajeros para avisar a todas sus fuerzas.

 

“Hey, Sr. Caballero Del Brazo De Hierro. Pareces muy ocupado” Dijo sin reservas una voz familiar. La voz parecía fascinada, mientras que los ojos de su amo parecían enloquecidos mientras corrían de un lado a otro en busca de presas. La espada que tenía en la mano, Fifire, goteaba sangre mientras el hombre la sostenía inmóvil.

 

“Me topé con algunos gobs y orcos a lo largo del camino; creo que yo mismo tomé 20 de ellos. Ahh, no me canso de matar. Entonces, ¿Me hice útil, hmm Caballero Del Brazo De Hierro?” Dijo Gene.

 

“Aunque no voy a reprenderte por tu extraña… Disposición, no hay mucho que alabar al matar un montón de papas fritas… Independientemente de cuántas” Dijo Gowen provocativamente.

 

Gene sonrió cuando escuchó eso. Tal provocación sonaba casi como una súplica de muerte para sus oídos. Y, naturalmente, no era de los que rechazaban ni ignoraban tal súplica.

 

“Ho…”

 

“Y así, creo que tengo un trabajo más… Adecuado para tus habilidades.”

 

“¿Tienes una presa más sabrosa para mí?”

 

‘Una presa más sabrosa que tú’ es precisamente lo que implicaban esas palabras.

 

“Un goblin por encima de una clase lord” Asintió Gowen.

 

“Hmm… ¿Y sobre qué base dices que este goblin es superior a un lord?”

 

Hera, la diosa de la sabiduría, la luz parecía volver a los ojos encantados de Gene al escuchar las palabras de Gowen. Un goblin mayor que un lord no debería existir, eso era sentido común. Pero si existiera, sería una existencia directa de las leyendas. Tal vez no se podría comparar con alguien como el veterano, Gowen, o el caballero sagrado aventurero, Gulland, pero con Gene, que realmente amaba la caza, tal monstruo era más que suficiente para despertar su interés.

 

“Era colosal incluso comparado con todos los goblins lords que he visto. Además, el sello de la Diosa del Inframundo (Dios Malvado) estaba en su brazo derecho, mientras que en su mano izquierda había un orbe que nunca antes había visto.”

 

“En otras palabras… ¿Un rey goblin?”

 

Ellos conocían la existencia del rey orco desde su aparición hace algunas décadas, pero un rey goblin era algo inaudito.

 

“Tal vez… Pero incluso sin él, la cadena alimenticia en este lugar es demasiado extraña. Los orcos son débiles, mientras que los goblins reinan fuertes… Algo así es inaudito.”

 

Gene se tornó pensativo ante las palabras de Gowen antes de que su cara se convirtiera en una enorme sonrisa.

 

“Bueno, está bien. Digamos que creo en este monstruo de cuento de hadas tuyo. Entonces, ¿Dónde está?”

 

“Más adelante. Debería estar persiguiendo a la santa.”

 

“¿En serio? Maldición… Qué dolor” Dijo Gene, aparentemente quejándose, pero había una calma para él que hablaba de otra manera.

 

“Bueno, entonces me voy. ¡Es hora de que el Caballero del Relámpago haga su entrada!” Dijo Gene, sus ojos volvieron a quedar encantados.

 

“Supongo” Dijo Gowen.

 

“Traigo noticias graves, Lord! ¡El cuarto pelotón ha caído ante los goblins! ¡Las bajas están aumentando! ¡Y los soldados están pidiendo refuerzos!” Dijo un mensajero.

 

Gene sonrió cuando escuchó ese informe.

 

“Cuida mi espalda, Caballero Del Brazo De Hierro” Se rió Gene a carcajadas mientras tiraba del pelo de Selena. “¡Abre un camino que me lleve al final de este camino!”

 

La doncella elfo parecía demacrada, pero de todos modos abrió el camino. Estaba claro que gastaba mucho más de lo que tenía a su alcance, pero Gene la había alimentado forzosamente con la sangre de un demihumano para aumentar su fuerza.

 

De hecho, el camino de los elfos no era algo que se pudiera abrir a voluntad. Fue sólo gracias a la sangre demihumana que pudo hacer lo que estaba haciendo ahora. En cuanto a qué efectos secundarios la esperaban, ni siquiera ella misma lo sabía.

 

Desafortunadamente, el collar alrededor de su cuello hacía imposible que se rebelara, así que no tenía otra opción que rezar y abrir el camino. Al hacerlo, las vides cercanas se juntaron en forma de puerta.

 

“Nos vemos” Dijo Gene presumiendo mientras atravesaba la puerta.

 

“Hmm… La suerte parece estar soplando en mi camino” Murmuró Gowen.

 

Si es así… Él blandió su espada.

 

“Yuan, te doy el mando temporal del ejército. Iré a apoyar a nuestros hombres.”

 

El Caballero Del Brazo De Hierro hizo su jugada.

 

◆◇◇

 

Después de recibir las indicaciones del viejo goblin, Gi Gu Verbena dirigió sin piedad la horda contra los humanos.

 

“¡No dejen que ni una sola de estas escorias humanas se vaya!”

 

Gi Gu aulló en su furia mientras llamaba a la muerte sobre los humanos.

 

“¡Matadlos!”

 

Con Gi Zu, Gi Do, y el resto de los goblins de clase rara acompañándolo, ellos cortaron a los humanos tan pronto como los vieron.

 

Gi Gu Verbena balanceó su hacha con la ferocidad y el poder de una clase noble. Los humanos llevaban armadura hecha de hierro, pero importaba poco, ya que el contenido era carne de todos modos. Cuando el hacha de Gi Gu descendió sobre uno de los humanos, el casco de hierro se dobló bajo la aterradora destreza de su hacha, aplastando la cabeza humana contenida en su interior.

 

“¡Goblins! ¡Y hay muchos de ellos!” Los soldados gritaron mientras los goblins los masacraban y rodeaban.

 

Los humanos pudieron acampar en las planicies, pero aún estaban dentro del bosque, y el bosque era el hogar de los goblins.

 

Para empeorar las cosas, los humanos tenían la guardia baja después de haber ganado contra los goblins y visto al rey desplazarse solo. Creyeron que la guerra había terminado. Nunca esperaron que las batallas anteriores fueran simplemente una apertura a la verdadera batalla en curso.

 

Y así, cuando Gi Gu Verbena condujo a sus goblins a la batalla, no tardó mucho en convertirse en un charco de sangre humana.

 

Los goblins originalmente tenían la ventaja en la fuerza, así que cuando lucharon con sabiduría, los humanos retrocedieron. Y en un abrir y cerrar de ojos, fueron conducidos a un aprieto.

 

“¡Escóndanse detrás de los vagones! ¡Pidan refuerzos!”

 

Afortunadamente o desafortunadamente dependiendo de la perspectiva que uno miraba, el hercúleo Wyatt, que corría por culpa del rey, había terminado aquí.

 

Tomó a los humanos asustados y les ordenó crear una barricada a partir de los vagones de carga.

 

“¡Cálmense, hombres! Escóndanse detrás de la barricada y esperen a que los goblins se acerquen. ¡Cuando se acerquen a ustedes, saquen sus lanzas!”

 

“¡El viento canta (Air Slash)!”

 

El mago del viento, Gi Do, lanzó su hechizo, pero–

 

“¡Vajra (Guardian)!”

 

Wyatt logró bloquearlo con su habilidad y el escudo de un soldado caído.

 

Pero en comparación con Wyatt, el verdadero dolor de cabeza era la Mano Blanca de la Vida, que sanaba a todos en el centro del campamento. Debido a ella, los soldados seguían regresando a la batalla hasta que los mataban.

 

En contraste, los goblins tuvieron que retroceder en cuanto se lesionaron. No fue una batalla en la que Gi Gu Verbena pudo imponerse fácilmente, incluso con sus altas habilidades de liderazgo.

 

Sin embargo, la esperanza no había sido destruida para los goblins. De hecho, Gi Gu Verbena había estado luchando tranquilamente todo este tiempo, y por una buena razón: estaba esperando a que llegaran las otras hordas.

 

Rashka de Gaidga, con su gran fuerza, Gilmi y Narsa de Ganra, que podían luchar desde la distancia.

 

En el momento en que sus tribus llegaran, todo el campo de batalla se pondría patas arriba.

 

No había razón para empujarse a sí mismos, pero tampoco había razón para quedarse parados, así que Gi Gu se esforzó por luchar contra los humanos mientras minimizaba sus pérdidas.

 

A medida que Gi Gu Verbena formulaba un plan por sí mismo, el cerco goblin alrededor de los humanos se fue estrechando poco a poco.

 

◇◆◆

 

Mientras que Gi Gu Verbena optó por atacar a los seres humanos cercanos, Gi Go Amatuski decidió tomar al ojos bien abiertos Gi Dji, el sigiloso Gi Ji, y una pequeña fuerza de goblins para llegar rápidamente al pueblo.

 

Los humanos eran detestables, sí, pero para Gi Go, el hecho de que el rey se hubiera adelantado era de mayor importancia.

 

“Debemos apresurarnos al rey” Dijo.

 

La mayoría de los goblins normales de la aldea de Gi fueron con Gi Gu Verbena, mientras que Gi Go tomó una pequeña fuerza con él para apurarse hacia el rey.

 

Gi Go no quería seguir a otra clase noble como él, así que en su lugar, decidió dejar la mayoría de las fuerzas a un amigo que podía liderar bien.

 

Gi Gu aceptó su propuesta, y le dijo al ojos bien abiertos Gi Dji que fuera con él junto con los demás como regalo de despedida.

 

“Enemigo, adelante, 15…” Dijo Gi Ji.

 

Gi Ji aprovechaba su especialidad en operaciones encubiertas para explorar por delante, permitiendo que la pequeña horda matara rápidamente a los enemigos en su camino.

 

“Aquellos que bloquean el camino, sólo tienen un destino: ¡Ser cortados!”

 

Desenvainando rápidamente su espada curva, Gi Go Amatsuki corrió hacia los desprevenidos humanos y les atacó. Los susurros del Dios de la Espada permitieron que la esgrima de Gi Go brillara.

 

Los humanos llevaban armadura por todo el cuerpo, pero aún había espacios aquí y allá. Tal cosa era necesaria para no impedir su visión o movimiento. Lo que también va a decir que las partes cercanas a sus articulaciones eran particularmente indefensas. Y fueron precisamente esos pequeños huecos los que Gi Go aprovechó.

 

Cuando su espada curvada se balanceaba, iba directo al codo dominante, cortando limpiamente el brazo del enemigo. El humano gritó por el dolor de perder su brazo, pero para entonces, la espada de Gi Go ya había traspasado sus ojos, trayéndole la paz de la muerte.

 

Los soldados cercanos sacaron rápidamente sus espadas y lanzas, pero Gi Go permitió que su cuerpo cayera para esquivarlos. Al mismo tiempo, golpeó con su espada para cortarles las rodillas, haciendo que los soldados cayeran a la tierra. Pero antes de que pudiesen esperar alcanzarla, sus cabezas ya estaban separadas de sus cuerpos.

 

La sangre llovió mientras los humanos caían, y mientras la tierra se teñía de rojo, los susurros del Dios de la Espada se hicieron cada vez más fuertes.

 

-Más… ¡Más, más! ¡Más! ¡Más! ¡Quiero un enemigo fuerte a quien cortar! ¡Quiero cortar a alguien fuerte! ¡Quiero alcanzar los cielos con mi espada!

 

Esos pensamientos se hacían más fuertes cada día que pasaba. Y cada vez que mataba a alguien, la sed se hacía más fuerte.

 

-¿No hay nadie fuerte? Un enemigo fuerte como… Como… Como el rey.

 

El pelo de Gi Go se erizó cuando se imaginó luchando contra el rey. Inmediatamente agitó la cabeza como para apartar esos pensamientos.

 

El rey era una existencia a la que debía servir; no era alguien con quien debía luchar, ni deseaba luchar.

 

“Nada mal.”

 

El sonido de esa débil voz despertó a Gi Go de los susurros del Dios de la Espada. Cuando se dio la vuelta, lo que le saludó fue un hombre de pelo plateado y bigote que caminaba tranquilamente hacia él. El humano parecía más viejo que aquellos con los que había luchado, pero el aura que sentía emanando de él era mucho más grave que las que había encontrado hasta ahora.

 

“¿Cuál es tu nombre?” Preguntó Gi Go.

 

El hombre levantó un poco las cejas cuando oyó la pregunta de Gi Go. Aparentemente, no esperaba tal petición.

 

“Gowen Ranid, un caballero sagrado” El hombre se presentó.

 

“Gi Go Amatsuki” Dijo Gi Go por cortesía.

 

Después de saludarse, los dos guerreros blandieron sus armas mientras se acercaban el uno al otro.

 

“Lord Gi Go” Dijo Gi Dji mientras intentaba rodear al humano junto con Gi Ji y Gi Go.

 

“Este es un duelo uno a uno. No interfieran” Dijo Gi Go, pero sus ojos no abandonaron a Gowen ni por un momento.

 

Entonces Gi Go se disparó hacia el hombre.

 

Mientras Gowen sostenía su espada larga con una mano y tomaba una postura más baja, Gi Go blandía su espada curvada entre sus axilas para ocultarla. Uno tomó una postura para recibir cualquier golpe, mientras que el otro tomó una postura para hacer un ataque rápido.

 

Gowen vino aquí para ayudar a sus hombres, así que era natural que él estuviera pensando en las batallas por venir. Fue por eso que decidió usar una postura defensiva; no podía permitirse ser herido. Y con la armadura de hierro para protegerlo, estaba seguro de que el enemigo que tenía ante él apuntaría a sus puntos débiles.

 

Su encuentro duró sólo un instante. Cuando la espada curva de Gi Go parpadeó desde la izquierda, la espada larga de Gowen alcanzó la garganta del goblin… Pero eso era exactamente lo que Gi Go buscaba.

 

“¡Muere!”

 

De repente, Gi Go impidió que su cuerpo se moviera a la izquierda, esquivando la espada que se acercaba por un pelo, para luego lanzar otro ataque hacia el lado del enemigo. Un humano normal seguramente traería su espada para protegerse a sí mismo, permitiendo que Gi Go acabara con él, pero…

 

Lo que pasó después fue algo que Gi Go jamás hubiera imaginado. El enemigo recuperó su espada más rápido de lo que Gi Go podía cargar, despojándose del ataque de Gi Go, y cortándole las piernas en línea recta de izquierda a derecha antes de terminar la ráfaga de ataques con un golpe en el hombro. Mientras el hombre recuperaba su espada, Gi Go cayó al suelo.

 

La velocidad de sus espadas era demasiado diferente. Pero a diferencia de Gene, éste no era un poder que el hombre tomaba prestado de su arma, sino un poder que ganaba después de entrenar arduamente día tras día. Una habilidad conocida como Barrera Marcial, una habilidad que ganó por el trabajo duro.

 

“¿¡Lord Gi Go!?” Gritó Gi Dji mientras estaba de pie con Gi Ji para bloquear al hombre. Con dos goblins, dos de los cuales eran raros, su poder no era débil, sin embargo…

 

“¡Basta! ¡No pueden ganar contra él!” Gi Go les dijo que pararan.

 

Pero no era posible retirarse. En el instante siguiente, Gi Dji y Gi Ji se abalanzaron sobre el enemigo. Atacaron desde ambos lados; Gi Ji llamó la atención del enemigo, mientras que Gi Dji atacó. Fue un ataque combinado que aprovechó las dos habilidades: Fusionar y Cooperación; y sin embargo Gowen los destruyó sin siquiera sudar.

 

El golpe de Gi Ji fue repelido con un solo movimiento, mientras que el ataque de Gi Dji fue detenido por el brazo de hierro del enemigo. Después de lo cual, la espada que envió a Gi Ji volando fue usada para cortar las piernas de Gi Dji antes de perforar su hombro de la misma manera que Gi Go fue herido.

 

“¡Bastardo!”

 

Gi Ji corrió hacia el hombre una vez más, pero fue golpeado exactamente de la misma manera que Gi Dji. Para entonces, los goblins normales se habían congelado de miedo. Sabían muy bien lo fuertes que eran los goblin raros, y sin embargo aquí había un hombre que podía tratar a un noble como un niño.

 

“Ku…”

 

Gi Go se obligó a ponerse de pie y luchar.

 

-¡Sólo un golpe!

 

Gi Go saltó con su espada para cortar al hombre, pero a cambio, lo único que consiguió fue una línea desde sus mejillas hasta sus cejas que teñía su visión de rojo.

 

“Es suficiente…”

 

Después de ver caer al pequeño grupo de Gi Go, Gowen dejó de luchar y volvió a caminar hacia la gente a la que pretendía ayudar. Pero mientras caminaba, los soldados que venían con él preguntaron.

 

“¿Deberíamos acabarlos?” Preguntó un soldado.

 

Gowen agitó la cabeza. “Los dejé vivos intencionalmente. Déjalos en paz.”

 

Pero el soldado no parecía convencido.

 

“¿No entiendes por qué los dejé vivos?” Preguntó Gowen.

 

“Disculpas, Lord.”

 

“No son monstruos normales. El goblin que los guía es capaz de pensar. Si es así, entonces esa peculiaridad debería tener un efecto en el resto de su horda… Como los goblins que dejé vivos ya no pueden moverse, ¿No es normal que alguien los cargue?”

 

Cuando el soldado oyó su respuesta se estremeció, y de nuevo recordó que el aparentemente “anciano” delante de él era un veterano que había caminado por innumerables campos de batalla.

 

Intencionalmente dejó a los goblins con vida, llegando incluso a obstaculizar específicamente su habilidad para caminar, para forzar a sus hermanos a salvarlos, reduciendo efectivamente su número y permitiéndoles así el placer de retirar su ejército.

 

Gulland podría ser más fuerte, y Gene podría ser más loco, pero cuando se trataba del campo de batalla, nadie lo conocía mejor que el mismísimo Caballero Del Brazo De Hierro (Gowen Ranid).

 

“Entendido” Dijo finalmente el soldado después de ser iluminado.

 

Los soldados temblaron mientras seguían al caballero sagrado.

 

—————————————————————————————

3.000 palabras, me dio una pereza traducirlo xD

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice