Goblin Kingdom Capítulo 83: Guerreros, Una Vez Más

Goblin Kingdom

Capítulo 83

Guerreros, Una Vez Más

Estado
Raza Goblin
Nivel 1
Rango Rey; Gobernante
Habilidades <<Gobernante De Los Hijos Demoníacos Del Caos>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Devorador Del Mundo>>  <<Maestría De La Espada A->>  <<Dominador>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante III>>  <<Hogar De Los Dioses>>  <<Ojo Malvado De La Serpiente De Un Ojo>>  <<La Danza Del Rey Al Borde De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma Del Rey Berserk>> <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Bendición De La Diosa Del Inframundo>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo (Altesia)
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior Hasu (Lv1); Gastra (Lv20); Cynthia (Lv20); Rey Orco Bui (Lv40)
Estado Anormal Bendición De La Serpiente De Un Ojo; Protección de La Serpiente De Cabeza Gemela

 

A lo largo del camino hacia el pueblo, un humano gritó.

 

“¡Por allí!”

 

-Es cerca.

 

Pateé el suelo y salí corriendo por el sonido de las armas que chocaban. Mientras lo hacía, encanté mi espada, y llamas negras la envolvieron. Quemaron con la misma rabia que llenó mi corazón.

 

“¡Es un monstruo! ¡Vienen por detrás también!”

 

Parece que están peleando con alguien adelante.

 

Llené mis brazos y mis piernas de poder, y cuando me acerqué lo suficiente, corté con mi gran espada, cortando al humano por la mitad de hombro a cintura, soltando un mar de sangre que teñía el suelo en su tono.

 

“¡No habrá misericordia para los que se resistan!” Dije mientras sacaba la sangre de mi espada.

 

Pero los humanos no se acobardaron ante mi proclamación, y en vez de eso formaron una pared con sus números, mientras traían sus escudos hacia adelante y preparaban su lanza en esa formación de “erizo” que habían adoptado antes.

 

Si así es como lo quieren, entonces…

 

“¡Permitidme recompensar vuestro valor con la muerte!”

 

Empuñando mi gran espada sobre mis hombros, corrí hacia los humanos. Mi objetivo era la punta de sus lanzas. Atacaba en el mismo momento que ellos, así que dejé mis flancos abiertos para atraerlos.

 

Cuando los humanos sacaron sus lanzas—

 

“¡¡GURUuuOOoooOAaa!!”

 

Balanceé mi gran espada con mi aullido y rompí sus lanzas, pero no me detuve allí. Seguí yendo, y destruí a los humanos ahora desarmados, enviando hacia delante a aquellos con escudos con otro balanceo, mientras yo enviaba el resto en su camino con un placaje, entonces los dejé en el polvo.

 

Pasé por ellos como un toro, sin detenerme ni una sola vez, porque sabía que el peor de los casos era que me detuvieran. Yo podría tener la mano superior en fuerza, pero el poder de los números no es algo de lo que se deba hacer luz alguna vez.

 

Tengo que seguir dando el primer paso y arrastrar a los humanos a mi ritmo, o las probabilidades de victoria serán bajas.

 

“¿¡Qué es ese monstruo!? ¿¡Es un goblin!?”

 

Mientras gritos y maldiciones resonaban en el campo de batalla, yo clavé mi espada en otro hombre.

 

A medida que corté mi camino, me acerqué gradualmente a la batalla que tenía por delante.

 

◇◆◇

 

“¿Ataque enemigo? Qué momento tan inoportuno.” Gowen se quedó con las manos sobre el pomo de su espada mientras estaba erguido desde el suelo, mirando hacia el camino que tenía delante.

 

“Supongo que tendré que ir entonces” Dijo Gulland mientras intentaba unirse a la pelea.

 

“Sólo ve con el carruaje” Dijo Gowen sin siquiera volverse hacia él. No hubo desperdicio entre sus palabras. Sólo diciendo lo que había que decir, se quedó allí como un muro listo para enfrentarse a todo lo que pudiera venir.

 

“Mill, tú conduces este carruaje hasta que salgamos del bosque. No te detengas, pase lo que pase” Le dijo Gulland a Mill antes de trepar por el techo del carruaje y empuñar su gran espada, Trueno Azul. Su abrumadora pose mientras miraba el camino que tenía por delante era verdaderamente heroica. Se parecía a esos héroes de los cuentos viejos. Y a pesar de su desagrado por el hombre, ni siquiera Mill pudo evitar quedar fascinada cuando vio esa cara radiante de ferocidad.

 

“¡Diciendo todo lo que quiera!” Mill escupió al salir de ese trance momentáneo, luego tomó las riendas del carruaje y condujo.

 

“¡Te voy a dejar atrás si te caes!” Mill gritó enfadada mientras azotaba al caballo.

 

“El aire apesta a sangre y caos. Sí, ¡Es ese glorioso olor a guerra!” Gulland rió mientras las tormentas se reunían alrededor de su espada, esperando ansiosamente al enemigo que derribaría.

 

◇◆◇

 

El ataque del escuadrón de bestias jinetes liderado por Gi Gi y Hal asestaron un golpe decisivo a la caballería, pero los soldados de a pie que vinieron a ayudar después devolvieron la batalla a los goblins. Pero eso era sólo un hecho, ya que el terreno llano favorecía a los caballos, no a los tigres negros, así que cuando los refuerzos comenzaron a fluir, la ventaja volvía a los humanos.

 

En medio de una batalla tan difícil, sólo Gi Gi se dio cuenta de que la caja en la que habían empujado a Reshia había empezado a partir.

 

“¡Lord Hal! ¡Mira!”

 

Después de matar a un jinete en un golpe, y después de ayudar a los otros goblins, se acercó a Gi Gi.

 

“¡Así que ese es el tesoro del rey!” Dijo Hal.

 

“Te cubriré la espalda. Será más rápido si tú vas” Dijo Gi Gi, luego cabalgó con su triple cabeza y derribó a un soldado de a pie con su hacha.

 

“¡Ha ha! ¡Si vas a dejarme tener las partes buenas, te complaceré con gusto! ¡Adelante, Paradua!” Hal se rió alegremente mientras sostenía la lanza bajo sus brazos y atacó el carruaje blindado. Tres Goblins Paradua le siguieron, dos en los flancos y uno en la retaguardia, mientras él -el joven cacique Hal- lideraba la carga con su amado corcel a la vanguardia.

 

“¡Están apuntando al carruaje! ¡Defiéndanlo!” Gritó uno de los humanos que parecía ser capitán.

 

Los humanos alinearon sus lanzas, pero Gi Gi rompió su formación.

 

“¡Desenvainen sus espadas!” Ordenó el capitán humano. “¡Una mitad se encargará del avestruz y la otra mitad de los tigres! Lanzas, ¡Reúnanse!”

 

El capitán de los humanos no era para nada tonto. Cuando la formación se rompió, inmediatamente pidió a los soldados de a pie que usaran sus escudos y espadas para bloquear a Gi Gi, mientras que las lanzas fijaron su formación.

 

“Llama su atención…” Hal cabalgó con su tigre negro directamente hacia la línea de lanzas. Había árboles en sus flancos, no había camino que girar.

 

“¡Lord Hal!” Gritó Gi Gi.

 

“–¡¡¡Ahora, lanzas!!!” Ordenó el capitán.

 

“¡¡¡Salta, Miou!!!” Gritó Hal.

 

Lanzas fueron empujadas a instancias del capitán, pero cuando Hal gritó el nombre de su amado corcel, el tigre negro saltó a los árboles.

 

Cuando el capitán lo vio, se rió. En ese caso, te mataremos mientras no puedas moverte.

 

Pero en el siguiente instante, esa enorme sonrisa en su cara se congeló.

 

“¡OOooOoOo!” Rugió Hal.

 

El tigre negro se agarró a los retorcidos árboles, y sin detenerse ni un segundo, cargó con Hal en la línea de lanzas desde el lateral.

 

“¡Imposible!” Escupió el capitán, al ver que el tigre negro se movía de una manera completamente impensable para los caballos.

 

“¡Destrózalos, Miou!” Dijo Hal.

 

Los feroces colmillos del tigre negro se hundieron en los hombros de un soldado, haciendo que la sangre brotara y gritara, luego Hal giró su lanza sobre su amado corcel, y arrastró a los soldados con un balanceo. Después de lo cual, el resto de los goblins vinieron a rasgar a los humanos para desguazarlos.

 

Hal cabalgó hacia delante con los tres goblins, mientras se dirigían hacia el carro que escapaba.

 

“¡Lo alcanzaremos y aplastaremos las piernas de esa bestia de cuatro patas!”

 

Hal llevó a los tres goblins a adelantar al carruaje, pero cuando estaban a punto de atacar—

 

“¿¡Tch!?”

 

Un cuchillo arrojadizo salió volando del asiento del conductor, pasando por la cara de Hal. Tenía suficiente poder detrás, así que no era algo que pudiera ignorar. Llegaron más cuchillos volando por su camino, y Hal los desvió con su lanza, pero gradualmente, empezó a ralentizarse.

 

“¡Ahora, golpeen sus piernas!” Ordenó Hal mientras esquivaba los cuchillos.

 

Los tres goblins estaban a punto de empujar sus lanzas cuando–

 

“¡Tormenta devastadora (Barbatos)!”

 

Eso no era más que una voz solemne, pero no era nadie más que Gulland. Balanceó su gran espada que empuñaba sobre su hombro, y la tormenta que reunió siguió el camino de la espada, disparando hacia los jinetes Paradua.

 

◇◆◇

 

El lejano sonido de las armas chocando entre sí y un vociferante rugido tocó su memoria para recordar algo crucial. Al abrir los ojos, Gi Ga Rax miró a su alrededor.

 

“Gu-, ¿Estás bien?” Acariciando la espalda de Hakuou, llamó a los otros goblins dormidos. Había algunos entre ellos que ya no podían moverse, pero no había ninguno entre aquellos que sí podían que no estuvieran heridos.

 

Incluso el propio Gi Ga resultó herido. Había una herida en su hombro, y otra en su costado, ninguna de las cuales era superficial.

 

“Escuchen… ¿Oyen eso? Es el rey llamándonos. El rey ha regresado” Dijo Gi Ga, llenándose de júbilo.

 

Los goblins se miraban entre sí, luego ellos también afilaban sus orejas.

Poco después, asintieron y se volvieron hacia Gi Ga.

 

Era como si supieran lo que Gi Ga iba a decir.

 

“Podemos estar heridos, pero somos guerreros del rey. Una vergonzosa presentación está prohibida ante el rey, así que… ¡Arriba! ¡Compañeros guerreros!”

 

Con las palabras de Gi Ga, los goblins se pararon. Algunos tenían las piernas rotas, otros los brazos rotos… Ninguno de ellos estaba ileso, pero se pararon igual y se sostuvieron con una espada o lanza.

 

Habían luchado para dejar escapar a las hembras y a los jóvenes goblins, pero aunque fueron capaces de empujar a los humanos durante algún tiempo, gradualmente, el mayor número de los humanos los empujó hacia atrás, y no tuvieron otra opción que dispersarse. Gi Ga luchó con todas sus fuerzas para proteger a los goblins, y cuando se hizo evidente que los humanos se detuvieron, se reunieron y durmieron.

 

“¿Oyen su voz? ¡Nuestro rey está luchando! ¡Él lucha! ¡Así que, de pie! ¡Compañeros guerreros! ¡Porque para nosotros, no hay gloria más grande que morir por el rey!”

 

Arrastrando su cuerpo, Gi Ga se montó sobre la espalda de Hakuou, y los goblins le siguieron.

 

“¡Somos elegidos! ¡Somos duros! ¡Somos guerreros del rey!” Dijo Gi Ga. “Así que, vámonos, compañeros guerreros.”

 

El fuego ardía en los ojos de los guerreros del rey mientras volvían a unirse a la pelea.

 

“¡A la batalla!”

 

——————————————————————————————————

Gi Ga, ¡¡No mueras maldita sea!!

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice