Goblin Kingdom Entreacto: Ataque II

A A A

Goblin Kingdom

Entreacto III

Ataque II

 

Estado
Nombre Gi Zo
Raza Goblin
Nivel 19
Rango Druida
Habilidades <<Manipulación Mágica>>  <<Manipulación Del Agua>>  <<Inspirar>>
Protección Divina Dios Del Agua, Iren
Atributos Agua

 

Los subordinados de Gi De regresaron apresuradamente e informaron al mago del agua, Gi Zo.

 

“¿Los humanos están atacando?”

 

Gi Zo no sabía mucho de humanos. Lo máximo que sabía de ellos eran los tesoros del rey, Reshia y Lili. Luego estaba Mattis que preparaba carne seca para ellos y los humanos que reparaban las cercas.

 

“¿¡Los humanos mataron a Gi De!?”

 

El goblin que informaba tembló de miedo cuando vio al usualmente calmado Gi Zo ponerse furioso. El goblin continuó temblando al reportar que Gi De se sacrificó para dejarlos ir. Al final del informe, Gi Zo temblaba de furia.

 

“No importa quién sea. Si muestran sus colmillos contra nosotros, los derribaremos.”

 

Necesitaba informar al lancero, Gi Da, también. Así que ordenó al goblin que avisara. En cuanto a él, tuvo que hacer una visita al tesoro del rey, Lady Reshia.

 

Probablemente habría algunos disturbios por parte de los humanos debido a quiénes estaban luchando. Esperaba que Reshia y Lili pudieran ayudar a calmar los disturbios. Esta particularidad suya de preocuparse por los sentimientos ajenos es una de las cosas que el rey y Gi Za tenían en consideración. Desafortunadamente, eran los únicos que lo pensaban así.

 

Para los duendes, el poder lo es todo. Cosas como la preocupación o la empatía, que no tienen ningún efecto sobre la posición social de uno en la horda, no podrían ser menos relevantes. Y así será hasta que el rey se consolide como gobernante legítimo de la horda.

 

El mismo Gi Zo no veía su poder como algo superior a sus compañeros, aunque a veces sentía que le faltaba algo. Por eso sintió el peso de su deber como cuidador del pueblo.

 

“Lady Reshia, Lord Lili, es Gi Zo” Llamó Gi Zo y las damas le concedieron permiso para entrar.

 

La actitud respetuosa de Gi Zo hacia el tesoro del rey nació también de su sentido de la responsabilidad. Al entrar en la cruda pero ordenada casa del rey, comenzó a explicar la situación. Retuvo la furia que rebosaba en su interior desde la muerte de Gi De mientras tranquilamente informaba al tesoro del rey. Después, les pidió que ayudaran a calmar a los humanos.

 

“Muy bien. Haré lo que me pides” Dijo Reshia.

 

Dejando salir un respiro de alivio, Gi Zo dejó la casa. En sus ojos ardía el fuego de la ira nacido de la pérdida de sus hermanos.

 

“Lord Gi Zo” El lancero Gi Da, tenía su lanza sobre el hombro mientras le llamaba.

 

“¿Ha regresado lord Gi Ga?” Preguntó Gi Zo, a lo que Gi Da agitó la cabeza. “Entonces no hay otra opción. Tendremos que superar este peligro nosotros mismos… Lord Gi Da, te dejo la aldea a ti. Dispersaré a los humanos.”

 

Los ojos de Gi Da se abrieron de par en par al oír esas palabras.

 

“No. ¡Yo, debería ir! ¡Lord Gi Za, es el jefe del pueblo! ¡Yo voy!”

 

Su ardiente corazón parecía que le avivaba los sentimientos, y estampó sus pies e incluso golpeó el suelo con la culata de su lanza.

 

“No del todo, Lord Gi Da. Es Lord Gi Ga quien está a cargo del pueblo. Soy un simple representante, pero es mi deber proteger la aldea.”

 

Gi Da eventualmente comprendió después de que se le explicara repetidamente. La diferencia en inteligencia entre un goblin normal y un druida era grande. Afortunadamente, Gi Zo pudo convencer a Gi Da de que lo dejara ir.

 

“Tomaré a los que pueda. Aunque mi corazón no esté estable, te dejo el pueblo a ti, Lord Gi Da.”

 

“¡Déjamelo, a mí! ¡Yo, protejo el pueblo!”

 

Los machos de los goblins que podían luchar eran 90. Pero ese número incluía a los heridos y los novatos.

 

Los goblins podían reproducirse incesantemente, por lo que no sorprendió que ya hubieran alcanzado sus antiguos números antes de la guerra orca.

 

Gi Zo se llevó con él sólo un tercio de los goblins, pero todos y cada uno de ellos era la crema de la cosecha, cada uno de ellos un veterano endurecido.

 

La horda de goblins se dirigía al este.

 

◇◆◆

 

La aventurera femenina conocida como la Mano Blanca de la Vida estaba -como el nombre sugería- vestida con una llamativa túnica blanca de pies a cabeza.

 

“¡Se acabó! ¡Se acabó, te lo digo!” El aventurero de aspecto anciano chasqueó su mano cuando vio la escena ante él.

 

“Está bien, está bien. Todo va a estar bien” La Mano Blanca de la Vida era tan optimista como siempre.

 

“…” Probablemente fue por su taciturna personalidad que el otro aventurero sostuvo en silencio su escudo a pesar de parecer que estaba a punto de maldecir en cualquier momento.

 

Una horda de goblins estaba ante ellos.

 

Después de que el grupo de Gulland, formado en su mayoría por aventureros, destruyera un poblado orco, se adentraron en el bosque en busca de la santa mientras se divertían cazando monstruos.

 

Pensándolo lógicamente, los orcos estaban probablemente en la cima de la cadena alimenticia. Eran muchos, pero después de que Gulland los atacó, huyeron inmediatamente. Si esos orcos estaban en la cima, entonces es lógico pensar que el nivel de los monstruos alrededor no era mucho, así que Gulland dividió su grupo en tres.

 

“¿Habría sido mejor ir con el jefe? ¿O quizás con la Vara de Destrucción?” El aventurero de aspecto anciano no le preguntó a nadie en particular.

 

La Mano Blanca de la Vida no estaba feliz con sus murmullos, y ella llenó la varita en su mano con poder mágico.

 

“El dios divino preferiría que hicieras tu trabajo antes que quejarte” Dijo.

 

“Cierto, cierto… Probablemente debería empezar a pedirle favores a Dios ahora, eh.”

 

Mientras el aventurero de aspecto anciano seguía parloteando, el aventurero taciturno asintió.

 

“¡Escudo Inquebrantable (Shield Rush)!”

 

Golpeó su escudo contra la horda de goblins que se acercaba para abrir un camino. Los goblins salieron volando, y un pequeño camino se abrió para ellos, permitiéndoles escaparse de ser rodeados. El aventurero taciturno fue el ejemplo de un caballero pesado. Pero la diferencia en el número era demasiado grande, y los goblins seguían tratando de encontrar su camino alrededor de sus espaldas.

 

“Lo siento, ¡Pero no puedo dejar que ustedes, imbéciles, hagan un hoyo en ése! ¡Wind Slash!” El aventurero de aspecto anciano atacó a los goblins con su larga espada. Se movía más rápido que el viento, sin dejar ninguna abertura para que los goblins tomaran. Este era el poder de los soldados ligeros, el poder de la velocidad.

 

La pequeña banda de aventureros trabajó juntos para escapar del círculo de goblins.

 

“¡El dios divino es grande (Confusion)!”

 

El poder mágico emanaba de la varita de la Mano Blanca de la Vida, envolviéndose alrededor del área y oscilando.

 

La magia oscilante trajo confusión a los goblins, haciendo que se ralentizaran al perder de vista a su enemigo.

 

“¡Justo lo que uno esperaría de la amada sacerdotisa de Dios!” El aventurero de aspecto anciano golpeó su espada contra los goblins aún cuerdos.

 

“¡Date prisa y sal de su rodeo!” La Mano Blanca de la Vida dijo mientras trataba de evitar mostrar su impaciencia mientras ellos se deslizaban a través de los confusos goblins.

 

“Rápido” Dijo el aventurero taciturno.

 

Pero justo cuando estaban a punto de liberarse…

 

“¡Bala de agua!”

 

“¿¡Ugh!?”

 

Un gemido de dolor sonó de uno de ellos.

 

De pie ante ellos estaba un goblin rojo aparentemente inteligente, con un bastón en una mano. Daba el tipo de dignidad que uno esperaría de un monstruo jefe.

 

“Oh, vamos… ¿Un druida?” El aventurero de aspecto anciano murmuró, al que el taciturno aventurero asintió.

 

“¡Contrólense! ¡Recuerden a su maestro!” Las palabras del druida despertaron a los goblins de su estupor, y ellos fijaron su agarre en sus garrotes y estacas mientras se acercaban de nuevo a los tres aventureros.

 

“¡Sólo luchen como normalmente lo hacen! ¡No se acobarden!”

 

A las palabras del goblin druida, todos los goblins atacaron.

 

“… ¡Tch!” El aventurero taciturno chasqueó su lengua.

 

Dos goblins tomaron sus flancos. Al mismo tiempo, un garrote se le acercó desde delante y no le dejó otra opción que saltar hacia atrás.

 

“¡Maldita sea!” El aventurero de aspecto anciano maldijo.

 

Él había golpeado su espada contra uno de los goblins, pero pudo recibir su golpe. Entonces, mientras aún estaba expuesto, otro goblin apuntó a sus piernas, rompiendo su equilibrio y dejándolo a merced de lo que habría sido un ataque fatal si no lo hubiera bloqueado de alguna manera. Las chispas que brotaban de su espada y el garrote del goblin le hacían sudar frío.

 

El goblin que había parado su golpe hacía un rato, golpeó su afilada estaca, pasando justo delante de él. Él saltó hacia atrás para distanciarse, pero detrás de él estaba el aventurero taciturno. Se chocaron entre ellos.

 

“¡Gigi!” Gritó un goblin.

 

Un ataque se les acercó, y el aventurero de aspecto anciano utilizó rápidamente su espada como escudo.

 

“¡Arrgh!” El aventurero de aspecto anciano gritaba de dolor.

 

Uno de los goblins había apuntado a sus piernas. Sólo uno hubiera sido manejable, pero luego otros tres lo atacaron al mismo tiempo.

 

Los goblins lucharon bien juntos. Demasiado bien, de hecho, y antes de que se diera cuenta, su ropa estaba empapada de sudor.

 

“¡Tch!”

 

Barrió con su espada larga contra los goblins.

 

“Esto es malo.”

 

Los goblins eran mejores trabajando juntos de lo que él pensaba. ¿Quién habría pensado que podría haber alguien más que los elfos o los demihumanos del continente principal que pudieran luchar juntos así de bien?

 

El ataque que había recibido antes a sus pies fue fatal. Su vida aún no estaba en peligro, pero ya no podía huir de los goblins.

 

El aventurero taciturno tampoco se veía tan bien. Su escudo estaba atascado en el suelo, y sus manos parecían haberse atascado, mientras intentaba desesperadamente detener la hemorragia.

 

Correr no era una opción. Pero derrotar a todos los goblins era aún más difícil. En ese caso, sólo quedaba una opción. Tendrían que derrotar al jefe de la horda.

 

Desafortunadamente, ese era un sueño muy lejano, ya que la pared de goblins normales los mantenía a una buena distancia del druida.

 

“¡Como el dios divino quiera (Heal)!”

 

De repente, el dolor desapareció. Y los dos aventureros se encontraron repletos de poder. Cuando se volvieron a la voz que hablaba ese canto, encontraron a la Mano Blanca de la Vida rodeada de algo que no podían distinguir.

 

“El dios divino no nos ha abandonado todavía. Por favor, hagan lo mejor que puedan” Dijo.

 

Sólo era a través de la leve abertura de su túnica, pero el aventurero de aspecto anciano estaba seguro de que ella sonreía en ese momento.

 

“Tch… No sé nada de dios o lo que sea, ¡Pero seguro que parece que te aprovechas de nosotros, sentada atrás sin arriesgar tu vida! ¡Oye, chico callado! ¿¡Puedes pelear!?” Preguntó el aventurero de aspecto anciano.

 

“Por supuesto” Contestó suavemente el aventurero taciturno mientras sacaba un hacha de su gran escudo.

 

Mientras los aventureros y los goblins se miraban fijamente con puñaladas, se abrieron las cortinas sobre la danza de la muerte entre el hombre y el goblin.

 

———————————————————————————-

Bueno, me tomé el tiempo de dejar esto como despedida al año 2017 :D… Aunque realmente no lo encuentro muy importante, mañana será un día cualquiera xD

Les aviso que el 4 de enero me voy de viaje y no subiré nada por una semana, aunque ya están acostumbrados pero al menos ahora avisé jsjs.

¡Hasta el próximo!

PD: Gi Zo, no sabemos mucho de ti pero me agradas.

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice

Índice

  • Kuro_san

    Gracias por el cap

    Esperemos un milagro y un cap más antes de las vacaciones

    • Krailus

      Lo intentaré xD

  • Ookami Shiro

    Gracias por el capitulo y que te vaya bien en tu viaje xD

  • Jose Mari Manso Hernandez

    Gracias por el capítulo

  • Luis Rojas Valle

    Gracias por el capítulo 😆👍

  • Bryan Ssc

    Vaya, no creí que los goblins normales ya están en ese nivel, entonces estos aventureros serán pan comido para Gi Ga.