Semi Datte Tensei 6.2

A A A

Vacaciones de verano del dragón y la chica Parte 2

El primer recuerdo que la niña recordó fue la tierra roja y el sol rojo.

Rojo como la sangre, cuando aún no se había secado, el rojo que quemaba la piel, el olor de la muerte y más sangre.

Esa era la hambruna.

Un perro ovejero que era más delgado que un hueso salió y miró fijamente a la niña mientras se la llevaban.

La figura de la niña cambió levemente, sus ojos sentían como si estuvieran cubiertos de resina negra y ella pensó que moriría pronto.

La chica y el perro estaban predestinados a morir, la chica no lo sabía.

Además de su ciudad natal, no recordaba nada más.

No recordaba la cara de su padre o madre. Tenía la sensación de que tenía sentimientos pero no estaba segura.

Había comprendido que su familia la había vendido durante mucho tiempo.

La muchacha recordaba el rojo junto a ella con los ojos de perro como el dios de la muerte y la mano pálida, grande y firme.

La mano pálida que arrastró a la chica mientras caminaba.

Comprendió que era la mano de su dueño. El hombre que se la llevó era un hechicero.

La chica caminó desesperadamente sobre la tierra roja mientras caminaba.

Con sus pasos cortos tuvo que dar dos pasos por cada uno de los pasos del hombre.

Sus pies delgados y poco confiables se enredaron muchas veces y casi se había caído, pero la chica seguía aguantando cada vez.

El hombre no miró a la chica que lo siguió desesperadamente.

Pensó que moriría si dejaba de moverse.

Su garganta estaba seca por el calor del sol y las secas nubes de polvo, pero la niña siguió caminando con pasos rápidos hasta el límite de su vida.

Durante varios días no había bebido agua ni comido nada. El sudor ya no salía y ella tampoco sabía mover los pies.

En tal estado, ¿cómo podría seguir los pasos de un adulto?

Y entonces la chica finalmente tropezó.

Cuando se cayó, pensó que estaba acabada. Cerró bien los ojos.

Sin embargo, la chica no se cayó. Abrió tímidamente los ojos y vio que la mano pálida del hombre la había salvado.

El hombre finalmente miró a la chica y desde debajo de su túnica dijo una voz baja y fría.

*Lo siento*

El hombre sólo se había disculpado dos veces con la chica. La primera.

Fue cuando el hombre sacó un frasco de cuero. Silenciosamente lo empujó.

La chica se lanzó rápidamente al frasco. Era tibia, se puso mala y era agua desagradable lo que le hacía pegajosa la garganta, pero aún así se oía el sonido de la bebida desde su garganta hasta que su figura parecía un viejo camello.

Cuando terminó de beber, pensó que ya no había vuelta atrás.

Perséfone que fue secuestrada por Hades, se comió la granada que crecía en el inframundo, luego su cuerpo fue atado al inframundo y cuando la diosa notó eso, su expresión en su cara era seguramente como la de la chica ahora.

Cuánto dinero le pagó el hombre a su padre, a la chica no le importaba porque no era su problema.

La muchacha pensó que el precio por beber el agua significaba que ahora se había convertido en su posesión.

Cuando el hombre recibió el frasco vacío y comenzó a caminar de nuevo tirando de la niña por su mano.

Ese fue el comienzo que la chica recordó.

Me compraron como arma para matar a un dragón que fue el primer recuerdo que trajo la chica.

Ahora era una historia de hace siete años.

「. . . un sueño」

Cuando se despertó estaba dentro de una cueva.
Su pequeño cuerpo yacía sobre una suave cama hecha de musgo.

Dónde estaba esto, qué hora era, aunque la muchacha no lo sabía pero el cierto peso de la existencia de sí misma enseñó que esto no era una continuación del sueño.

La chica trató de recordar. No podía recordar su último recuerdo.

¿Desde cuándo fue su último recuerdo?

Se había caído muchas veces y cada vez el agarre de su cabello la despertaba. Fue entrenada implacablemente y sin piedad por el hechicero. . . No, no, no fue eso.

La comida lejos de ser agradable tenía el único objetivo de aumentar su poder mágico… No, no, no fue eso.

Su único alivio era cuando estaba dormida, sin embargo, se asustaba dentro de su cosa futón cada vez que llegaba la mañana. . ., no, este tampoco.

Cuando se levantó por la mañana ofreció una oración en el pequeño altar de su pequeña habitación y se convenció de que salvaría el árbol del mundo y luego se dedicaría a entrenar como todos los días. . ., no, este tampoco.

. . . Sí, eso fue, su último recuerdo era sobre una masa gris.

De la masa gris salieron numerosos tentáculos y llegaron a su brazo derecho.

Con el sentimiento horripilante de algo que invadía su cuerpo, ella también sintió que su ego estaba destrozado.

En el último momento en que todos sus cinco sentidos fueron privados.

*Lo siento*

Podía oír la voz del hombre.

Entonces sus recuerdos se rompieron. La segunda disculpa del hombre fue el último recuerdo de la chica.

¿Vejación, alivio o miedo? (Lalo: vejación es maltrato o humillación, es decir, lo que le hago a altair todos los días)

Los recuerdos hicieron derramar las lágrimas de la niña. Las lágrimas continuaron cayendo y cuando intentó secarlas con el dobladillo de su ropa,

「. . . Huele a orina.」

La chica recordó su “último recuerdo verdadero”.

En el último recuerdo verdadero la chica estaba llorando.

La memoria de sí misma que lloraba como un niño mientras miraba fijamente a la distancia.

Y con el hechicero. Todos los días el entrenamiento que no se podía describir con la palabra severo solamente, nunca había llorado, pero allí había llorado en voz alta.

Como tragar una bola de plomo, se había tragado sus llantos durante siete años. Y por primera vez desde entonces la chica había llorado.
Allí la muchacha, que había olvidado cómo llorar, lloró como un niño.

Recordó su último recuerdo verdadero, el tibio olor acre y el líquido de sabor ligeramente dulce.
Y el dragón gordo y malvado que miraba a la chica triunfante.

El asqueroso dragón que se rió del impotente humano y se mofó mientras soltaba un líquido insultante.

Como gusanos podridos que se arrastraban por su garganta, la chica fue atacada por un intenso asco.

La niña se dirigió a la pared de la cueva e intentó escupir lo que había bebido, pero no pudo vomitarlo porque su cuerpo ya había absorbido el líquido.

Después de varios ataques de tos, apoyó su cuerpo en la pared de la cueva.

Para compensar la falta de aire su pecho se movía hacia arriba y hacia abajo.

Su corazón le latía en el pecho.

Al sonido de esa cierta paliza, la chica de repente tuvo una cierta duda.

「Yp, por qué sigo viva. . .」

La duda de la chica sólo podía significar dos cosas. Primero, fue derrotada por el dragón, pero, ¿por qué la mantuvieron viva?

En la historia que había oído, se decía que a los dragones les gustaba sobre todo la carne humana. ¿Por qué no se la comió el dragón mientras estaba inconsciente?
Por la extensión de su grasa debería haber bebido mucha sangre.

Pero según la profecía de la miko no deberían haber pasado ni siquiera 20 días desde que nació.

Para que su cuerpo se volviera así, cuánta sangre y carne se vertía en esa boca. Las criaturas pequeñas como ella deberían de haber sido tragadas fácilmente.

El dragón malvado que lo devora todo, la chica no entendía por qué la mantendría viva.

「La lanza de Valkiria debería haberse fusionado conmigo. . .」

La chica comprendió que había muerto como resultado de la fusión con el arma antigua.
Su alma se perdió y comprendió que su poder mágico y su vida se habían convertido en un combustible absorbido exhaustivamente.

Después de entenderlo no había huido de la lanza de Valkiria por su fe en el mundo y no veía razón alguna para huir.

Porque se crió durante siete años sólo para matar al dragón convirtiéndose en el usuario de un arma antigua.

El recuerdo de cualquier otra forma de vida no existía.

Después de siete años extendió sus alas como arma. Su destino era morir en ese instante.
La vida de la niña, aunque podría parecerse a la vida de una cigarra que vivió siete años en la oscuridad en la tierra, pero la suya era mucho más triste.

¿Por qué seguía viva, por qué se le devolvió el ego?

Nadie contestó el murmullo de la chica. No había nadie en la cueva.

Era una cueva enorme.

El espacio hemisférico era mucho más grande que la catedral de la Ciudad Santa.

La chica sintió que una criatura enorme debería estar aquí.

Sin embargo, no había ninguna molestia y sólo estaba lleno de aire suave.

El aire “Santo” podría ser una forma de llamarlo en el pensamiento de la chica.
El hermoso patrón de clase manchado que decoraba la catedral de la Ciudad Santa tenía una cualidad sagrada diferente.

El espacio era suave y cálido y sentía como si alguien te sujetara y las lágrimas se derramaban de los ojos de la niña.

Esta vez no pudo limpiarse las lágrimas. Porque sentía que el aire que llenaba la cueva decía que estaba bien llorar.

La luz rosada de la mañana vino del exterior.

La salida de la cueva era docenas de veces más grande que la niña y deslumbrante.

Y la chica sin pensar se dirigió hacia allí.

La parte exterior de la cueva era ancha y cuando entró en el mundo desbordante de luz, como rompiendo el caparazón, tuvo la sensación de renacer.

Caminó hacia afuera mientras trazaba la pared con su mano izquierda.

Tímidamente, paso a paso. Como un bebé que caminaba por primera vez.

Conocer el mundo, conocer al recién nacido.

¡Miin min min min! Miin min min min min!? (TL: ¡Más, más Yggdrasil!)

*Sí. . . , sí~. . .! . . fuu. . ah. .,. . . ¡Nnn! . . . allí,. .. no!?

El nuevo mundo era un poco difícil para la chica.
(TLN: El momento incómodo cuando encuentras a dos personas haciéndolo. *cough*) (Lalo: ….)

Índice