Goblin Kingdom Capítulo 79: El Retorno Del Rey

A A A

Goblin Kingdom

Capítulo 79

El Retorno Del Rey

 

Estado
Raza Goblin
Nivel 89
Rango Lord; Jefe De La Horda
Habilidades <<Gobernante De La Horda>>  <<Alma Desafiante>>  <<Aullido Abrumador>>  <<Esgrima B+>>  <<Codicia Insaciable>>  <<Alma Del Rey>>  <<Sabiduría De Un Gobernante I>>  <<Ojo Maligno De La Serpiente De Un Ojo>>  <<Baile En La Frontera De La Muerte>>  <<Manipulación Mágica>>  <<Alma De Un Guerrero Loco>>  <<Tercer Impacto (El Tercer Canto)>>  <<Instinto>>  <<Sabiduría De Un Gobernante II>>
Protección Divina Diosa Del Inframundo
Atributos Oscuridad; Muerte
Bestias Subordinadas Kobold Superior <<Hasu>> (Nvl 1); Gastra (Nvl 20); Cynthia (Nvl 20); Rey Orco <<Bui>> (Nvl 40)

 

Una puerta gigante se elevaba ante nosotros.

 

Ninguno de nosotros resultó ileso, pero afortunadamente, todos llegamos vivos. (Krailus: Bueno, tú moriste pero, si, se podría decir que sí)

 

Kuzan se arrodilló ante la puerta.

 

“Lord de la Decadencia (Diskorado), por favor escucha nuestra súplica.”

 

Cuando empezó a orar de rodillas, una sensación de santidad parecía emanar de ella.

 

Quién sabe cuánto tiempo pasó antes de que la puerta se abriera a chirridos.

 

Entonces Kuzan se volvió hacia mí. Sus ojos estaban en blanco, pero resplandecían radiantemente. “… Por favor, entre, mi rey.”

 

Justo cuando estaba a punto de entrar por la puerta, Gi Za preguntó:”¿Estarás bien tú solo?”

 

“Estaré bien” Dije mientras entraba por la puerta gigante donde una oscuridad que ni mis ojos podían imaginar me saludaba. Sentí el tacto del viento cálido sobre mi piel.

 

“… Un olor nostálgico.” Esa voz estremecedora parecía sacudirlo todo en la oscuridad.

 

“Así que tú eres el Lord de la Decadencia” Dije hacia la voz que no podía pertenecer a nadie más que al propio Lord de la Decadencia.

 

“¿Estás ahí, Verid?” Dijo.

 

Extraño, es como si no tratara de hablar conmigo, sino con otra persona.

 

“¿Has olvidado cómo hablar? ¿O hay alguna razón por la que no puedas hablar?”

 

Mientras la voz hablaba una vez más, me moví hacia su dirección.

 

“…!”

 

Cuando llegué a esa figura oculta por la oscuridad, me detuve en mi camino. Reshia una vez habló de un mito en el que cuatro serpientes lucharon junto a la Diosa del Inframundo por el mundo.

 

Una de esas serpientes, una serpiente de dos cabezas, estaba justo aquí ante mis propios ojos.

 

Era colosal. Tan grande que el lord ogro con el que luché parecería una hormiga al lado. La puerta por la que había entrado tenía probablemente 15 metros de altura, así que hasta cierto punto esta habitación también debe serlo. Y sin embargo, la serpiente era lo suficientemente grande como para hacer que esa habitación se sintiera pequeña. Sus dos cabezas yacían en el suelo, los ojos cerrados, mientras respiraban débilmente.

 

La presión que emanaba no era algo de lo que burlarse, pero aunque ciertamente se sentía como la presión de algo que una vez luchó contra el mundo, no es tan pesada como esperaba que fuera. Tal vez es porque me he acostumbrado al encanto de la diosa del inframundo, en cierto modo la presión del lord ogro me pareció más fuerte.

 

“¿Te estás volviendo más débil?” Pregunté. Esta vez, mis palabras le llegaron.

 

“El huésped de Verid” Dijo. “Hmph. Bastante arrogante, ¿Verdad?”

 

Sus palabras resonaban directamente en mi mente.

 

“¿Has venido aquí bajo la guía de Kuzan?”

 

“Sí.”

 

La serpiente de dos cabezas se mantuvo inmóvil mientras hablaba. “Así que eres el rey de los hijos demoníacos del caos (Goblins), pero sabes… Hay un extraño olor en ti.”

 

La dirección del viento cambió. Comenzó a soplar por detrás.

 

No, eso es sólo la serpiente gigante inhalando. Es una gran serpiente de verdad.

 

“Es el olor de esos despreciables humanos” Dijo. “¡Los humanos que persiguieron a nuestra madre! ¡Sí, esos sucios humanos!”

 

Cuando un rastro de ira apareció gradualmente en su voz, mi difunto brazo derecho ardió, y de repente, volvió a estar vivo. La serpiente negra (Verid) se retorcía y su imagen se hacía más grande. Entonces sentí que mi control sobre ella se alejaba.

 

-Hermano pequeño, déjame hablar con él.

 

Cuando esa voz cayó sobre mis oídos, la voz de la serpiente de dos cabezas resonó junto a otra dentro de mi mente.

 

“Ha pasado un tiempo, Cabeza Gemela.”

 

“¡Verid! ¡Viejo amigo!”

 

La voz de la serpiente de dos cabezas volvía a cambiar el tono de la ira por el deleite, pero su cuerpo real no mostraba signos de cambio. No esperaba este resultado, pero creo que sería mejor que les dejara hablar.

 

“¿Está bien madre?”

 

“Sí, tan hermosa como siempre. Digno de alguno al que hemos jurado. Ella ya te recuerda.”

 

“Así que no ha cambiado…”

 

Una imagen apareció en mi mente. Una diosa divina se paró ante una multitud, un ejército de varios miles de dioses, y sin embargo permanecía inmutable. Y con un movimiento de su espada arrastró a los gigantes y expulsó la magia de los elfos.

 

“… Pero nosotros hemos” Dijo la serpiente de dos cabezas. “La maldición del detestable dios del tiempo (Jurana) aún perdura. Me ha estado devorando todo este tiempo, despacio, pero a pesar de todo, a lo largo de muchas lunas he estado vigilando la puerta del inframundo.”

“Cabeza gemela…”

“… Este cuerpo está muriendo. Ya no se puede mover. La guerra no es más que un sueño lejano para mí ahora.”

 

Verid no dijo nada. No necesitaba decir nada más.

 

Yo tenía razón. El Lord de la Decadencia está muriendo.

 

“Huésped de Verid, te lo pido.”

 

Los ojos de la serpiente de dos cabezas se abrieron lentamente. Dos pares, cuatro ojos, cada uno tan blanco y nublado como el otro, pero me miraron directamente.

 

“¿Protegerás esta puerta?”

 

Era el último deseo de alguien en camino a la muerte.

 

“Yo gobernaré sobre esta tierra como su rey” Dije. “Así que juro por esto, a todos los que traspasen lo que es mío, que no retendré la espada del castigo.”

 

“Eso bastará” Dijo la serpiente de dos cabezas.

 

“¿¡No, no puedes hacerlo!?” Dijo Verid de repente, aparentemente aterrorizado.

 

“Verid” Dijo la serpiente de dos cabezas. “Díselo a Madre por mí. Dile que la vigilé hasta el final. Que cumplí bien con mi deber. Este cuerpo fue maldecido por el dios del tiempo… Así que cuando llegue la próxima oportunidad, déjame vigilar la puerta otra vez.”

 

Entonces la serpiente de dos cabezas levantó sus cabezas y las trajo junto a mí. Cuando abrió la boca, noté sus afilados dientes irregulares. Cada uno de ellos se parecía a mi gran espada.

 

“Huésped de Verid, te concederé poder” Dijo. “El poder de proteger esta tierra. El poder para alcanzar el deseo de tu corazón…”

 

Su voz temblaba de fuerza. Parecía que acababa de bajar la brasa hace unos momentos, pero todo eso parecía ser mentira ahora que una gran presión descendió sobre mí. Esta fue sin duda la serpiente que luchó contra el mundo.

 

“Te lo dejo a ti, Rey de los Goblins (Hijos Demoníacos del Caos).”

 

Una ráfaga de viento sopló mientras la serpiente de dos cabezas bramaba un grito por última vez. La tierra tembló y el aire se estremeció, mientras la serpiente de dos cabezas lloraba clamando por la misma diosa del inframundo. Entonces la última de las brasas menguantes desapareció, y la serpiente cayó y pasó.

 

Poco después, su gigantesco cuerpo se descompuso en agua.

 

“Amigo…” Murmuró Verid antes de caer en silencio. No dijo nada más cuando el control de mi brazo derecho volvió a mí. Lo balanceé un par de veces, y estaba tan bien como siempre, como si esa batalla anterior fuera una mentira.

 

Justo cuando estaba a punto de irme, sentí que algo dentro de mi cuerpo afectaba mi sentido de la dirección.

 

“Este sentimiento…”

 

Los dolores de la evolución enterrados en mí. Era ese dolor de la recreación que siempre me resultaba familiar y me ponía de rodillas. (Krailus: ¿Soy yo o el único que sufre mientras evoluciona es el Rey?)

 

◇◆◇

 

Cuando oyó esa voz, supo que el deber de su familia de dirigir a las tribus había terminado. Con un ruido, el cristal de la muerte que tenía en sus manos rodó y cayó al suelo.

 

“¿Maestro Kuzan?”

 

Yellow corrió apresuradamente hacia ella, y Kuzan se aferró a él mientras lloraba.

 

“Padre… El Lord de la Decadencia se ha ido.”

 

Cuando escuchó esas palabras, miró hacia la puerta gigante, luego se volvió hacia su hija y la abrazó con fuerza.

 

“… ¿¡Tu voz!?”

 

“El maestro, el maestro, usó la última de sus fuerzas para devolvérmela…”

 

Con un acto tan milagroso ocurriendo ante él, no tenía otra opción que creer que el Lord de la Decadencia había de verdad fallecido.

 

“… Ya veo. ¿Cuáles fueron las últimas palabras del maestro?”

 

“Nos agradeció por servirle todo este tiempo…”

 

“Ya veo… Eso es más que suficiente recompensa para nuestra tribu. Se acabó, Dina.”

 

“¿Es ese mi nombre?”

 

“Sí, es el nombre que tenías antes de convertirte en ‘Kuzan’. Es el nombre que tu madre y yo elegimos para ti. Mi querida Dina.”

 

“Padre…”

 

La pareja de padre e hija se abrazaron mientras lloraban. Mirándolos de lejos estaba Narsa hablando con Gilmi.

 

“Para que la Tribu Gordob cambiara después de todo. Es increíble cómo pueden llorar aunque nosotros no podamos.”

 

Los goblins no pueden derramar lágrimas. Incluso cuando Narsa perdió a su propio padre, Gilan, no derramó una lágrima de sus ojos. No importaba lo frustrada que estuviera.

 

“Puede que estén más cerca de los elfos que nosotros. Pero…” Narsa no parecía entender, pero Gilmi continuó. “Creo que el hecho de que hayan podido cumplir con su deber es algo digno de admiración.”

 

Proteger al Lord de la Decadencia que vivía en las profundidades de la Fortaleza del Abismo. Ese era su deber, y ha pasado mucho tiempo desde el día en que sus antepasados llegaron por primera vez a esta tierra. Ganra, Gordob, Gaidga, Paradua… Tal vez hasta los nombres que heredaron fueron todos para este mismo día. Cuando Narsa lo pensó, una extraña sensación brotó de su pecho.

 

“Por cierto, Gilmi” Dijo.

 

“¿Hmm?”

 

“Le prometiste al rey la princesa elfo, ¿Verdad? ¿Qué estabas tramando exactamente con ese movimiento?” (Krailus: Hasta que lo recordaron… Aunque al Rey no le importa mucho xD)

 

“… Por más que me avergüence de admitirlo, lo hice para que me ayudara a negociar con los goblins del oeste. Pensé que sería posible conseguir una si pudiéramos librarnos de los Gaidga y llegar a la tribu Gordob.” (Krailus: Que cabrón xD)

 

Rashka que estaba escuchando al lado, se interesó por la conversación y dijo “¿Al rey le gustan los elfos? Estaba pensando en darle a las jóvenes de la tribu.”

 

La decisión del rey de perdonar a los niños y mujeres de su tribu le dio muchos favores al rey. Sin mencionar que eran goblins bajo Rashka. Ellos naturalmente favorecían a los fuertes, así que no era difícil ver por qué el rey era popular entre ellos.

 

“No entiendo los gustos del rey. Aunque le prometí a la princesa elfo, no creo que esa fuera la razón por la que nos ayudó…”

 

Gilmi llevaba una delicada expresión en la cara, sorprendido por el inesperado interés de Rashka en el tema.

 

A Rashka no parecía importarle, sin embargo, y habló normalmente. “Ya veo. Bueno, tendremos que entender gradualmente esa parte del rey. Una vez perdí ante él, así que sería una mancha contra el honor de la tribu si no podemos recibir al rey adecuadamente.”

 

“Te has vuelto hablador, ¿Verdad, Rashka? ¿Te emocionaron tanto el rey y ese chamán matando al lord ogro?” Se burló el mayor de los líderes tribales, Aluhaliha.

 

Se bajó de su montura, luego mientras se frotaba la cabeza, habló con Rashka, mientras que Rashka rápidamente cerró la boca.

 

Ciertamente estaba siendo hablador. Pero mientras que él era normalmente el tipo callado, no había nada malo en hablar. Desafortunadamente, se avergonzó como un niño cuando lo señalaron. Quería enfadarse, pero eso era aún más infantil, así que Rashka se puso una tapa en la boca.

 

Después de un rato, pensó que finalmente iba a decir algo, pero entonces la voz de Gi Za, el chamán del pueblo del este llamó repentinamente. “¡Rey!”

 

Tan pronto como se giró, cayó de rodillas. Estaba conmocionado. Pero cuando miró a su alrededor, descubrió que todos estaban iguales. Estaban todos arrodillados mientras saludaban al rey.

 

Cuando miró al rey por un momento, sintió la dignidad que le hacía arrodillarse. Ahora era mucho más alto, siendo sólo una cabeza más pequeño que Rashka. Un solitario cuerno como el de un unicornio se extendía desde su cabeza hacia los cielos, y junto a él había dos cuernos torcidos como los de un minotauro. Sus dos ojos rojos que despreciaban todo, tenían pupilas verticales como las de una serpiente.

 

Sus músculos estaban perfectamente tonificados. Era como si todas las partes innecesarias fueron quitadas, dejando sólo los tonificados músculos de un gran guerrero. Su piel era generalmente negra, pero había una imagen enrollada alrededor de su brazo derecho como un tatuaje que era aún más negro que su piel. Había algo similar en su brazo izquierdo, algo púrpura que parecía una joya.

 

Mientras el rey caminaba, su cola se balanceaba para ayudar a mantener el equilibrio.

 

“Tengo algo que anunciar” Dijo el rey.

 

Cuatro largos colmillos como los de un perro se podían ver cuando el rey abrió la boca. Pero más que eso, la voz que dejó sus labios sacudió grandemente los corazones de los goblins. Incluso Rashka estaba asombrado.

 

“Reuniré a nuestros hermanos aquí.”

 

Al oír esas palabras, un escalofrío se arrastró por la espalda de Raskha. Sabía que era grosero, pero aún así miró al rey. Había dignidad y majestad en la cara del rey que no recordaba.

 

“Construiré nuestro reino sobre esta tierra.”

 

Gotas de sudor empezaron a formarse en la mano de Rashka mientras se agarraba con fuerza. Y sus dos piernas que estaban firmemente apoyadas en la tierra se sentían ansiosas por sacudirse.

 

¿Así que este es el rey? ¿El rey que nos guiaría?

 

Alegría como el fuego sacudió todo su cuerpo. Cuando miró a su alrededor, vio que los otros goblins estaban igual.

 

– El rey ha regresado.

 

De una leyenda de antaño, a través de un período de tiempo desconocido, el rey finalmente había regresado.

 

“Caciques de las tribus, avisen a todos los goblins. He regresado.” (Krailus: OOOH DAMN, QUE PUTO AMO)

 

Una voz salió de las profundidades de su vientre. ¿Cómo podría uno explicar esta alegría a otro?

 

Porque en este momento, el rey que guiaría a las tribus, el rey que guiaría a los goblins había regresado por fin.

 

◇◆◇◆

 

Debido a que su nivel ha subido más allá de los 100, su clase ahora ascenderá de Lord a Rey.

 

Has recibido la protección del maestro de la Fortaleza del Abismo, el Lord de la Decadencia.

 

Has recibido la bendición del seguidor de la diosa del inframundo, Verid.

 

Has recibido la bendición de la Diosa del Inframundo.

 

Su estado ahora será renovado.

 

———————————————————————————-

¡¡Y con esto terminamos el primer volumen de GK!!

Un buen capítulo, buenos Power Ups y una buena evolución, me gusta.

Me tomaré un descanso de 3 años antes de continuar con el volumen 2 (Mentira que el jefe me borra).

¡Hasta el próximo mis drogadictos! <3

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice

Índice