Goblin Kingdom Capítulo 73.5: En La Aldea Gi

A A A

Goblin Kingdom

Capítulo 73.5

En La Aldea Gi

 

Estado
Nombre Gi Ga Rax
Raza Goblin
Nivel 89
Rango Noble; Guardián
Habilidades <<Lancería C+>> <<Aullido Abrumador>> <<Omnívoro>> <<Muerte Instantánea>>  <<Adherente Del Rey>>

<<Lanzamiento De Lanza>>  <<Alma Del Guerrero>>  <<Alma Indomable>> <<Percepción>>

Atributos Ninguno
Bestias Subordinadas Ninguna
Estado Anormal Debido a la pierna artificial – la habilidad de combate ha bajado un 30%.

 

“… Mu.”

 

Reshia gimió en la escena ante ella.

 

Un regalo del “rey” había llegado hace un rato, y la noticia dice que las cuatro tribus se han unido bajo su estandarte. La campaña fue un éxito.

 

Pero eso no importaba, lo realmente importante era esa “cosa” ante ella.

 

“¿¡GURUuu!?”
“¿¡UuoON!?”

 

Cynthia y Gastra han estado gimiendo incesantemente desde hace mucho tiempo. No se atrevieron a acercarse a Reshia.

 

“… Nuu.”

 

Reshia volvió a mirar al tigre negro ante ella.

 

“Esta es una bestia jinete que el rey ha enviado para Lord Gi Ga. Es el tigre negro de nuestra tribu Paradua. Por favor, acéptalo.”

 

El goblin que venía cabalgando sobre aquella bestia jinete inclinó educadamente su cabeza. Parecía asemejarse a aquellos humanos que amaban a los caballos, pero una segunda mirada a la cara del goblin haría que cualquiera olvidara tales pensamientos.

 

“Lady Reshia…”

 

Cuando Lily volvió de su cacería, notó que Reshia miraba fijamente a la bestia jinete, arrugas profundas se dibujaban en su frente. Aterrorizada, se acercó apresuradamente a Reshia.

 

“… Rey.”

 

Mientras tanto, Gi Ga, el manco y cojo goblin, estaba tan emocionado que no podía decir ni una palabra más allá de un gemido. Reshia asintió malhumoradamente a los sentimientos del goblin.

 

Lily se acercó a Reshia, sin darse cuenta de la presión que parecía infundir miedo incluso en el corazón de la bestia jinete.

 

Mientras tanto, debería tratar de alejarla de eso, pensó ella.

 

“¿Lady Reshia?”

 

“Felicitaciones, Lord Gi Ga.”

 

“¡Como se espera de nuestro rey!”

 

“Gracias a Dios. ¡Gracias a Dios!”

 

El guerrero bestia, Gi De, el mago de agua, Gi Zo, el lancero, Gi Da, todos y cada uno de ellos felicitaron a Gi Ga, mientras que el semblante de Reshia se oscurecía y el corazón de Lili temblaba. (Krailus: xD)

 

“¿L-Lady Reshia?”

 

Lily volteó a Reshia.

 

“Oh, ¿Estás de vuelta?”

 

Era su sonrisa habitual, la sonrisa habitual de Reshia, pero… Algo era diferente.

 

“El rey no ha olvidado a Lord Gi Ga.”

 

“Esto debe ser una recompensa por su lealtad, Lord Gi Ga. Nuestros camaradas heridos se alegrarán de oírlo.”

 

“Gracias a Dios. ¡Gracias a Dios!”

 

Reshia tembló por un instante, luego en el siguiente momento se congeló. Las palabras de Gi De no se le habían escapado, y su sonrisa era tan rígida como la de una muñeca atada con cuerdas, dejando incluso a Lily congelada.

 

Fue entonces cuando finalmente supo por qué Reshia estaba actuando así. Pero eso fue sólo un entendimiento, un entendimiento de la causa. Y eso por sí solo no era suficiente para resolver el problema en cuestión. Sin embargo, sea como fuere, tampoco podía quedarse sin hacer nada. Porque si esto fuera a ser mal manejado, ninguna persona aquí se libraría de la erupción del Monte Reshia.

 

“S-Seguro que el rey debe…”

 

No podía soportar la tensa atmósfera, así que intentó decir algo.

 

“¿Seguro que el rey debe qué?”

 

Pero el pobre intento de Lily sólo fue recibido por la fría voz de Reshia. Ella sonreía, pero eso era exactamente lo que la hacía aterradora. Lily tembló.

 

“… Debe estar ocupado.”

 

“¿Debe estar ocupado?”

 

En ese momento, el sonido de un chasquido parecía haber llegado a sus oídos. El aire helado de antes se había congelado por completo. Esto es malo, pensó Lily, pero era demasiado tarde. No tenía salida. Si ella intentaba cambiar por la fuerza la dirección de esta conversación, el Monte Reshia ciertamente estallaría.

 

“Estoy segura de que la próxima vez…”

 

Pero no puede rendirse, no hasta el final.

 

“La próxima vez… ¿Pero qué hay de esta vez?”

 

Ah, eso no es bueno, se dio cuenta.

 

“¿¡Por qué!? ¡¡Por qué no consigo nada!!”

 

Esas palabras se decían con tanto poder que ni el pobre tigre negro podía evitar postrarse con miedo.

 

◇◆◆

 

Mientras Lily intentaba animar a Reshia, Gi Ga Rax luchaba por montar a la bestia jinete.

 

Se sentó en la silla de montar y tomó las riendas, pero no importaba lo que hiciera, no podía sujetar su tigre con suficiente fuerza debido a su pierna protésica.

 

Un poco de velocidad del tigre negro, y Gi Ga se encontraría inmediatamente dándole palmadas a su espalda en el suelo.

 

Pero no se rindió.

 

Si las palabras del mensajero eran confiables, entonces el rey se había jactado de su lealtad como la más grande entre los goblins.

 

Si es así, entonces no había otra opción. Tuvo que responder a ella, a la fe del rey. Tenía que montar en el tigre negro.

 

Día tras día, hora tras hora, Gi Ga trabajaba hasta los huesos, tratando de montar a ese tigre negro. Cayó y cayó, y muchas más veces cayó. Pero con el tiempo, esas caídas fueron cada vez menos.

 

Impresionado por su progreso, incluso el mensajero Paradua no pudo evitar ser entusiasta en la enseñanza. Y entrenaban desde la mañana hasta el anochecer, día tras día.

 

“Eso es todo por hoy, Lord Gi Ga.”

“Todavía puedo hacer más…”

 

Gi Ga todavía no podía cabalgar con su lanza, pero ahora era lo suficientemente hábil como para cabalgar con una mano.

 

“No, iremos a cabalgar mañana por la tarde, así que deberías descansar.”

 

“De acuerdo.”

 

Gi Ga fijó las riendas a la boca del tigre negro y le dio palmaditas en la cabeza.

 

“GURUuu.”

 

El tigre negro ronroneó alegremente, y el mensajero de Paradua se quedó con los ojos muy abiertos.

 

“Parece que ya te has acostumbrado a Hakuou.”

 

“Es por su excepcional enseñanza, Lord Alashd.”

 

Aluhaliha había enviado a su ayudante, Alashd, como mensajero por consideración a la Aldea Gi. Siendo mayor que Hal, Alashd tiene mucha experiencia en la caza. Puede que sea un poco peor en la lanza, siendo sólo el tercer mejor lancero de la tribu, pero con Aluhaliha retirándose, ese tercero pronto sería el segundo.

 

“Me preguntaba qué estaba pensando el jefe cuando me envió, pero creo que ahora lo entiendo.”

 

“¿Qué quieres decir?”

 

Los dos goblins conversaron mientras llevaban al tigre negro al pueblo.

 

“Me dijo que viera -con mis propios ojos- al leal súbdito del Rey del Este. El jefe parece ser muy serio acerca de unir a los goblins bajo él.”

 

Alashd se rió del desconcertado Gi Ga.

 

“Cuando acabe con esta misión, seré uno de los mayores. Y por supuesto, el jefe querría que diera mi opinión.”

 

“¿Es eso necesario?”

 

Qué molestia, parecía decir la cara de Gi Ga. Alashd se rió aún más de eso.

 

“Cierto, ciertamente es una molestia. Pero para dirigir una tribu, eso es necesario.”

 

“… Hmm, nuestro rey es realmente grandioso.”

 

“… Pero por supuesto.”

 

Y así, los dos goblins regresaron al pueblo junto con el sol poniéndose.

 

◆◆◆◆◇◇◇◇

 

Estado
Nombre Alashd
Raza Goblin Paradua
Nivel 70
Rango Raro
Habilidades <<Lancería Montado>>  <<Montar>>  <<Lancería C+>> <<Liderazgo C+>>  <<Carga>>  <<Cooperación C+>>  <<Corazón De Bestia>>  <<Conocimiento Del Ayudante>>

<<Sexto Sentido>>

Atributos Ninguno
Bestias Subordinadas Ninguna
Amado Corcel Shiou

 

———————————————————————————-

La calma antes de la tormenta…

Traductor: Krailus

Editor: Reika

Índice

Índice