Terror Infinity V14 C11 (Sin Editar)

Terror Infinity 

Vol. 14: Capítulo 11.

 

Tres horas habían pasado. El número de muertos subió a 1300 personas, sólo unas pocas decenas resultaron heridas. La mayoría de las muertes fueron causadas por las arañas. La primera docena de olas de arañas fueron atendidas por las armas nucleares tácticas. Sin embargo, a medida que iban llegando más y más frecuentemente, el ejército tuvo que dejar de disparar armas nucleares tácticas. Las últimas veinte armas nucleares fueron guardadas para los momentos más críticos.

Las arañas se cerraban en una bola cuando fueron tiradas en el aire. Su exoesqueleto era extremadamente duro y los protegía del fuego. Todo lo que las balas podían hacer era sacar chispas cuando las golpeaban. Después de unas pocas veces de grandes bajas y con la ayuda de Zheng, los soldados captaron las maneras de lidiar con las arañas.

La mejor opción era matar a los insectos desintegradores a su alcance. 500 metros era la línea donde estas arañas no se convertían en una amenaza. Si llegaban demasiados insectos desintegradores a la vez, los soldados se retirarían. Necesitaban estar a por lo menos 30 metros lejos de donde aterrizan las arañas. Sus rifles podían destrozar a las arañas una vez que se extendían.

Esta táctica les costó 1300 personas. Una gruesa capa de carne, sangre y miembros rotos cubrían el suelo. Pero los soldados seguían órdenes mecánicamente en este punto. Sus cuerpos y mentes estaban entumecidos.

“¿Conteo de municiones? ¿Cuánto nos queda?” Zheng se sentó en una roca un poco cansado. Acababa de matar a otro insecto con la ayuda de WangXia. Varias horas de combate ponían en tensión tanto a su cuerpo como a su mente. Gasta más de diez veces la energía que necesita una persona normal después de todo.

“2000 cargadores, 11 armas nucleares tácticas y 400 granadas. Una hora y media antes de que lleguen las naves de rescate” dijo Xuan con calma.

Zheng suspiró. Miró al pie de la montaña. Habían varios cuerpos de insectos muertos apilados por la carretera. Cada ola de insectos destruiría a la mayoría de estos cuerpos por un rocío de fuego del insecto desintegrador o una pisada de los insectos tanque. Hubo un período de pausa después del anterior ataque con insectos tanque. Los soldados usaron esta oportunidad para transportar municiones y cambiar la línea de frente. Todos dejaron escapar un suspiro de alivio por el corto descanso. Zheng sacó un paquete de cigarrillos. Lo encendió con su mano temblorosa, se sentó en la roca de más adelante y miró hacia abajo.

“No te preocupes. Sobreviviremos. Tenemos que sobrevivir. Pasamos por muchas cosas en nuestro pasado y tenemos muchas cosas de las que encargarnos. ¡Viviremos incluso si eso significa luchar con nuestras vidas!”

Resoplo a través del enlace del alma. Su mano izquierda sostenía un extremo del cigarrillo sacado del anillo. Lo miró por un momento y luego lo devolvió. Zheng se levantó de la roca y dijo. “Soldados, ¡prepárense para luchar! Que estos insectos sepan que los humanos no son herbívoros. ¡Que estos insectos recuerden nuestra valentía en esta montaña!”

Los soldados le dieron un grito en respuesta. La humanidad en este mundo era diferente a la del suyo. Las prioridades de la federación hicieron que la calidad militar disminuyera, pero la sociedad también se volvió pacífica. El contacto con alienígenas reveló el calor dentro de su sangre. ¡Los seres humanos fueron una vez una raza brutal y ofensiva a la par con los insectos!

Zheng miró a los enjambres de insectos y supo que el ataque final comenzó. Los insectos no tenían sentido del miedo y sus números eran innumerables. Sin embargo, el número de muertos en esta batalla había enfurecido al insecto cerebral.

“Zheng, el área enmascarada está subiendo hacia la superficie. ¿El segundo equipo finalmente se unirá a la batalla?”

Zheng dijo fríamente. “Que vengan entonces. Si no aparecen ahora, nuestras naves de rescate vendrán pronto. Probablemente piensan que somos débiles. Pero ¿qué calificación tienen cuando no estamos usando nuestras propias armas ni la fuerza completa? Xuan, piensa en una táctica de defensa para mantener la munición en equilibrio”.

La mente de Xuan también se sentía un poco irritada. Él murmuró. “Noté el movimiento de los insectos muy temprano. La pausa después del ataque anterior fue demasiado larga. El escáner muestra a los saltamontes uniéndose al ataque. Sin embargo, el medio ambiente no es adecuado para los saltamontes. ¿Van a atacar sin tener en cuenta las bajas? El mejor resultado para ellos es que uno de cada cien saltamontes llegara hasta la cima de la montaña. Ve por la entrada. Arreglaré el resto.”

Zheng asintió con la cabeza. “Entendido. “Todo el mundo vamos a intentar lo mejor para vivir! ”

Tras el primer disparo, los soldados comenzaron a disparar. Los insectos en la línea de frente cayeron en filas pero había tantos más cargando para arriba. Un montón de insectos murieron por la estampida. La potencia de fuego del ejército parecía demasiado débil en comparación. Estos insectos subieron a costa de innumerables cadáveres. La brecha se estaba cerrando metro por metro, al igual que el peso en los corazones de los soldados.

Varios minutos más tarde, el segundo grupo entró en combate. El frente de los mil soldados acabó por suprimir el avance de los insectos. Fue entonces cuando empezaron a aparecer los insectos desintegradores.

Los insectos desintegradores matarían a algunos insectos guerrero con cada paso, aún así los insectos guerrero se mantuvieron al frente para tomar el daño de los disparos. La brecha se estaba cerrando. 400 metros, 300 metros. Los insectos desintegradores dispararon los tumores en la línea de frente. Nadie retrocedió. Decenas de miles de insectos eran más amenazantes que varias docenas de arañas en este momento. Cuando la muerte se acercó desde arriba, los soldados se mantuvieron en el lugar y continuaron disparando.

Zheng gritó. “WangXia, usa las armas nucleares tácticas. Una en el cielo y otra en el suelo. ¡Empuja a su avanzada hacia atrás!”

Zheng cargó con una pierna de araña que acababa de arrancar. Ésta era la único arma que era mejor que el cuchillo militar que podía usar en este momento.

WangXia disparó el arma nuclear táctica hacia el cielo. Justo entonces, Zheng oyó la voz de Lan. “¡Los acantilados están llenos de insectos saltamontes! Miles de ellos están subiendo por los acantilados. Si el viento los sopla, simplemente vuelan y siguen subiendo”.

Un peso cayó sobre el corazón de Zheng. Respiró hondo y dijo apresuradamente. “Zero, lleva a un grupo a patrullar todos los lados. Dispara a cualquier saltamonte que veas. El viento aquí es fuerte. Son más débiles que los insectos regulares cuando no pueden volar. Mata a todos lo que puedas. Xuan, arregla a los soldados para proteger las fronteras. ¡Gando! Protege a Lan. Ve con ella al centro del ejército. Eso es todo por ahora. No podemos detener a los saltamontes por ahora por lo que sólo podemos tomar las cosas como vengan. Deja que suban y disparen uno a uno.”

Queda una hora. Tres grupos de soldados comenzaron a encontrar y llevar rocas bajo las órdenes de Xuan. Muchas municiones ya estaban gastadas. Parte de las municiones restantes fueron entregadas a los que patrullaban la frontera. Así que sólo quedaban mil cargadores. Sin embargo, el ataque de los insectos fue tan feroz como antes. Innumerables insectos guerreros trepaban por el camino en oleadas. La adición de los insectos desintegradores, las arañas, y los ocasionales insectos tanque casi rompió a través de su frente algunas veces. Gastaron varias armas nucleares tácticas y casi todas las granadas para mantener su defensa en su lugar.

Demasiados insectos murieron, tanto que incluso cuando los insectos desintegradores incineraron a una mayoría de ellos y el resto fue estampado por el mar de insectos, una capa de la carne de insecto seguía elevando el camino. A partir de la marca de los 500 metros donde murieron la mayoría de los insectos, hubo una colina de 20 metros de alto seguida por una caída repentina. Esto aumentó la distancia que los insectos tenían para subir. La colina también era beneficiosa para su objetivo, pero no tanto para las rocas. La colina pararía las rocas en la marca de los 500 metros.

Zheng observó el área y pensó por un momento. “WangXia, ahorrar cinco armas nucleares tácticas. Y no destruya esa colina antes de que agotemos completamente nuestra munición. Eso es todo por ahora. Mierda, no podemos usar las granadas de plasma y las minas. Esas son tan poderosas como las armas nucleares. El rifle EMP también puede encargarse fácilmente de los insectos. Incluso el alma del Tigre… ”

WangXia sonrió amargamente. Las bombas de plasma eran mucho más poderosas que estas granadas. Una que podría tomar en el 50% del Qi de Zheng tendría un poder equivalente a las armas nucleares tácticas. Lo más importante era que el poder de un arma nuclear táctica se concentraba en el centro y se debilitó a medida que se alejaba. El área efectiva sólo tenía cincuenta metros de radio. Sin embargo, las bombas de plasma podrían vaporizar todo en donde fuera lanzada.

El tiempo siguió avanzando y su munición siguió agotándose. Los soldados que eran conscientes de ello sentían los cuchillos colgando sobre sus cabezas. Al mismo tiempo, los saltamontes finalmente mostraron su cara después de subir durante tanto tiempo. Intentaron despegar pero el fuerte viento se los llevaba a tres metros sobre el suelo. Estos saltamontes sólo podían volar cerca del suelo y fueron derribados por los soldados que estaban patrullando. Sin embargo, su número era de miles. Más y más comenzaron a aparecer después de los primeros.

“¿El tiempo? ¿Y las naves de rescate? ¡Xuan! Sólo quedan 200 cargadores! ¡Cuanto tiempo queda!”

Zheng estaba casi gritando en este punto. Observó el escáner y vio que salían unos cuantos insectos más. Eron lentos, pero su tamaño y habilidad fueron factores decisivos. ¡Si alguno de ellos se acercaba, eso significaría también la caída de su defensa!

“No vale la pena hablar de tiempo ahora. Acabamos de contactar con las naves de rescate. Dijeron que decenas de naves habían sido enviadas, lo suficiente como para llevar a decenas de miles de personas. Tontos. Si realmente hay decenas de miles para salvar, no habría necesidad de pedir ayuda. La sabiduría de los mortales. Esta es básicamente la situación. Las naves de rescate entrarán en la atmósfera en treinta minutos. Lo que significa que podremos abordar las naves en treinta a cuarenta y cinco minutos. Esta es una estimación conservadora.” La voz de Xuan no vino a través del enlace del alma sino más bien de atrás.

Zheng se volteo para ver a Xuan de pie con las pistolas gauss y una sonrisa satírica.

Zheng le dirigió una mirada sorprendida y preguntó. “¿Por qué estás aquí? ¿Está bien usar nuestras armas?”

Otra pistola se deslizó en su mano. “Las pistolas gauss tienen un aspecto similar a las pistolas del ejército. Tienes que estar a corta distancia para distinguirlas. Planes, esquemas y elevar la moral son inútiles en este punto. Lo único que podemos hacer es seguir luchando como antes o ser arrastrados por el mar de insectos. No me gusta especialmente este tipo de combate, pero no hay otra buena opción.”

Zheng se rió y le dio unas palmaditas en el hombro. “Esa sabiduría mortal otra vez. De todas formas, ya que puedes usar las pistolas gauss, mata a unos cuantos insectos más. Pero no uses tu gun-kata demasiado pronto. Ese estado no puede durar mucho tiempo”.

De repente, decenas de arañas estaban volando. Un arma nuclear táctica fue disparada antes de que la mayoría de los soldados pudieran reaccionar. Una luz brillante brilló sobre el campo de batalla. Entonces tres pelotas aterrizaron en el suelo y al instante se estiraron en arañas. Zheng y Xuan se miraron el uno al otro y luego cargaron contra las arañas. Con una persona en combate cuerpo a cuerpo y uno disparando desde la distancia, las arañas fueron eliminadas antes de que pudieran causar un desastre. Aun así, diez soldados fueron asesinados durante ese tiempo.

La voz de WangXia se transmitió. “Sólo quedan cinco armas nucleares. Unas olas más de arañas y no tendremos más armas nucleares con que atacar”.

Zheng miró a los soldados y dijo. “No uses más armas nucleares. Deja que las arañas aterricen. Xuan, envía a los grupos restantes. Tenemos que empezar a tirar piedras y reemplazar a los soldados que mueren por las arañas”.

Xuan asintió y fue a la parte posterior del ejército. “¿Recuerdas lo que dije antes? Cuando caemos en la desesperación, vamos a atacar al otro equipo. Matarlos, capturarlos o lesionarlos. Los insectos pueden dudar si tenemos rehenes en la mano. La probabilidad es inferior al 30%, pero todavía es mejor que esperar a morir “.

Zheng sonrió amargamente mientras miraba hacia el campo de batalla. El mar de insectos nunca terminaba. La colina se estaba acumulando más arriba y avanzó otros 100 metros. Sólo había 400 metros entre ellos y los insectos. Más un centenar de cargadores.

Zheng ordenó a los soldados dejar de usar munición. Dejaron cincuenta para sí mismos y luego dieron el resto a los patrulleros. Los soldados se alinearon para transferir piedras y empujarlas hacia abajo. Zheng hizo que WangXia usara dos armas nucleares en la colina para hacer estallar la colina de insectos muertos.

Las grandes rocas rodaban por la pendiente. Alcanzaron una velocidad imparable después de cien metros. La primera ola de insectos fue destrozada en pedazos por estas rocas. Incluso los insectos desintegradores fueron golpeados. Los insectos fueron empujados de nuevo a la marca de 700 metros por un tiempo.

“¡Manténganse fuertes! ¡Sólo quedan veinte minutos!” gritó Zheng a los soldados.

Pateó una gran roca que tenía cuatro metros de altura hacia delante. La roca rodó por la pendiente como si fuera una aplanadora debido a su tamaño, aplastando todo en su camino.

Los ojos de la gente seguían la roca en este punto. No se habían dado cuenta de que Zheng había pateado esa roca durante este urgente momento. Una persona normal no tendría tal fuerza ni los huesos para soportar el impacto.

No había nada que pudiera detener la roca hasta que golpeó la barrera del insecto tanque. Su camino estaba pintado en la pasta verde y sangre de los insectos.

Zheng respiró hondo y gritó. “Continúen arrojando piedras. ¡Incluso si no podemos matarlos, tenemos que retrasarlos! Las naves de rescate estarán aquí en poco más de diez minutos. ¿No creen que es injusto morir ahora?”

Sin embargo, los soldados no tenían cuerpos tan fuertes como el suyo. Veinte horas de combate continuo los habían agotado. Y ahora tenían que transportar y tirar piedras. Estas rocas eran duras y pesadas. Una roca de un metro de altura tomaría a tres soldados para moverse. Su velocidad disminuyó y los insectos se agruparon lentamente. Subieron metro por metro como las olas del océano. Los números eran molestos.

Zheng sintió que su corazón se enfriaba por un segundo. Había estado en la línea del frente todo el tiempo. El insecto tanque volvió a moverse. Las rocas eran eficaces contra insectos normales pero no contra este tipo. Se estaba poniendo más ansioso con cada paso que tomaba el insecto tanque.

Justo entonces, Kampa y un soldado levantaron una roca, pero Kampa perdió su fuerza y ​​la roca cayó sobre su pierna. Lloró de dolor. Zheng inmediatamente corrió y apartó la roca. “¿Como estas? Kampa, ¿todavía estás bien?”

El sudor cubrió la cabeza del hombre ruso. Dijo con una sonrisa amarga. “No puedo seguir más. No tengo fuerzas y el hueso de mi tibia está roto. Siento haberte echado abajo en este momento crucial… ”

Zheng había sabido durante mucho tiempo que Kampa no podía seguir adelante. Él no tenía las estadísticas adicionales, no tenía Qi ni Energía de sangre. La sangre del dragón sólo aumentó su cuerpo por dos o tres veces más que el de una persona normal. Pero luchó durante casi siete horas aquí, dando órdenes mientras luchaba en la primera línea.

Zheng palmeó su hombro. “No hace falta decir estas cosas, hermano. Prometimos vivir juntos. Déjame encargarme del resto. Ustedes dos allí, llevenlo al centro. ¡Kampa, viviremos!”

Zheng le tendió un paquete de cigarrillos. “Ve a fumar un rato para suprimir el dolor.” Luego regresó a la línea del frente.

Aunque dijo esas palabras, ¿Realmente podrían sobrevivir?

Zheng miró al mar de insectos debajo y a los soldados jadeando pesadamente a los lados. Le cayó un peso en el corazón. En varias ocasiones ya, él quería sacar el aerodeslizador y el alma del tigre y dirigirse directamente a donde el otro equipo estaba y entonces capturar al insecto cerebral.

“¿Las naves de rescate… no van a lograrlo?”

Levantó la cabeza para mirar el cielo, luego de vuelta al camino de la montaña. Desde que los soldados se retrasaron, los insectos se movieron más allá. Lentamente volvieron a la marca de quinientos metros.

“Fuera de las municiones, Zheng. Matamos a miles de saltamontes, pero no hay balas para encargarse de los doscientos restantes. Ordené a mil personas que se dirigieran al acantilado y pelearan en combate cuerpo a cuerpo.” La voz de Xuan resonó en su mente.

Zheng se sentía entumecido cuando llegaron las malas noticias una tras otra. El insecto tanque se había movido más allá de la marca de doscientos metros, y el resto de los insectos seguían desde atrás. Su mano izquierda temblaba. Apenas podía reprimir el deseo de sacar su arma. Las largas horas de estrés le hacían querer destrozar a los insectos con Destrucción.

Un fuerte auge vino de arriba. Todos levantaron la cabeza en reacción. Decenas de grandes naves atravesaron las nubes. Estas naves se dispersaron y diez de ellas vinieron hacia esta cima en la montaña. Los soldados se quedaron aturdidos unos segundos antes de llorar de alegría. Las naves eran como estímulos. Los soldados se movieron y se movieron más rápido. Las rocas no podían dañar al insecto tanque, pero podían retrasar a los insectos. ¡Sólo había una cosa en sus mentes, demorarlos hasta que las naves de rescate aterricen!

Zheng soltó un suspiro de alivio cuando vio las naves de rescate. Cada una era lo suficientemente grande como para hacer caber a mil personas. Lo que significaba que estaban a salvo tan pronto como pudieran salir del suelo.

Xuan repentinamente dijo a través de su mente con un tono frío. “¡Zheng! Distribuye cincuenta cargadores a cincuenta soldados. ¡Que vengan a la zona de aterrizaje! Date prisa, estos cargadores están reservados para este momento. Todo el mundo quiere entrar en las naves de rescate en este peligro, ¡pero no podemos permitir ningún tipo de disturbio!”

Zheng envió inmediatamente a cincuenta personas con los cargadores. Después de que la primera nave aterrizó, el resto de los soldados se desaceleró de nuevo. Voltearon la cabeza. El insecto tanque estaba en la marca de sesenta metros.

“¡No se detengan! ¡Continúen lanzando rocas! WangXia, ¡dispara un arma nuclear táctica detrás del insecto tanque! No retrocedan. ¡Todos moriremos si retroceden!” Gritó Zheng entre el grupo y luego pateó una roca.

WangXia disparó un arma nuclear táctica detrás del insecto tanque. Las barreras protegían a los insectos a cincuenta metros de distancia, pero el resto de los insectos estaban a doscientos metros de distancia. El fuego restante en el suelo también evitó que los insectos se movieran por un tiempo.

A pesar de lo que dijo Zheng, varios soldados corrieron hacia la parte de atrás. Las naves de rescate segunda y tercera habían aterrizado. La gente no podía detener su deseo de escapar en esta situación.

Pronto siguieron más soldados. Zheng cargó con rabia usando la técnica de movimiento. Pateó a los primeros que corrían al suelo y apuñaló uno a través del pecho con la pierna de araña. “¡Cualquiera que huya está sujeto a la ejecución militar!”

Unos cuarenta soldados corrieron. Se miraron el uno al otro y luego una docena de ellos cargó contra Zheng. Para estas personas, él no tenía armas en la mano, uno de sus brazos se rompió, y su cuerpo estaba lleno de heridas. Sin embargo, cada persona que se acercó a él consiguió que su cabeza fuera destrozada por una patada. Cuando finalmente se detuvieron con miedo, había más de diez cuerpos en el suelo.

“¡Dije que cualquiera que huya morirá! ¿Quién mierda todavía quiere morir?”

Zheng estaba furioso por dentro. Pisó en un soldado que no había muerto y estaba gimiendo de dolor, luego agarró su cabeza y la arranco. La sangre salpicó su cuerpo. El resto de estos soldados inmediatamente corrieron de nuevo a la línea del frente y comenzó a lanzar piedras. La cuarta nave de rescate aterrizó.

 

Índice 

Índice