Master Hunter K – Capítulo 21

Master Hunter K
Capítulo 21: Cementerio del Alma Gris – Parte 7

 

 

Zombis, esqueletos y ghouls cargaban contra Sungjin por todos lados. Sungjin balanceó su katana y con cada golpe, docenas de enemigos caían donde estaban. Pero cuando Sungjin iba a reducir sus números…

“Levantamiento de los muertos.”

El nigromante llamaba a más y más muertos vivientes de sus tumbas. La habilidad era similar a la de Ahenna, pero esto era mucho peor. (BryanSSC: ¿No hay límite con el spawn? Qué tramposo este boss…)

Era imposible saber cuántos muertos vivientes más emergían del suelo, especialmente en el cementerio, donde las tumbas continuaban tan lejos como los ojos podían ver. Pronto, el enorme volumen de enemigos forzó a Sungjin a un punto muerto.

(… matar…)

Yanhurat tentó a Sungjin, pero este hizo todo lo que pudo para ignorar sus tentaciones.

(Cállate.)

Mientras tanto…

“Pew”

Las flechas de Kultu volaron hacia él. En vez de desviar el golpe con su arma, Sungjin la agarró en el aire con sus propias manos.

Kultu sin palabras sacó otra flecha y la puso en el arco. Si fuera humano, habría dudado debido a la sorpresa que le causó la abrumadora demostración de fuerza de Sungjin.

(… ¿los muertos… son incapaces de sentir miedo?)

Sungjin se detuvo para pensar en su “Espectro Lunar” y en la habilidad activa “Lamento Mortal”.

(Vale la pena intentarlo.)

Mientras Sungjin contemplaba, el nigromante lanzó otro hechizo.

“¡Frenesí!”

Los no-muertos empezaron a aumentar su velocidad. Cuando Sungjin los vio, devolvió la espada a la vaina.

‘Shing… Click’

Cuando las masas de no-muertos lo habían envuelto completamente, Sungjin la sacó de la vaina y gritó.

“¡Lamento Mortal!”

En el momento en que la espada dejó la vaina…

“¡Kyaaaaa!”

Un chirrido increíblemente fuerte y espectral llenó el aire.

Inmediatamente, los demonios, esqueletos y zombis que lo rodeaban, se dispersaron. Los mismos enemigos que habían luchado apáticamente, despreciando sus miembros perdidos o su despliegue de fuerza, escaparon tan rápido como sus piernas se los permitían.

Se pisotearon unos a otros en su prisa por escapar de Sungjin. Los huesos se rompieron, las extremidades se perdieron, clamaron para subirse unos a otros; fue un caos. Pronto, el cementerio estaba vacío, salvo por el Sepulturero “Oryx”.

Él también temblaba de miedo, retrocediendo lentamente, sosteniendo su pala de forma defensiva.

“Tú… esa espada…”

Parecía que había algo que quería decir, pero a Sungjin no le importaba. No quería escuchar nada. Sungjin se acercó a él.

‘Shing’

Junto con el sonido de la hoja cortando a través del aire, Oryx fue decapitado.

En el momento en que su cabeza se separó de sus hombros, los no-muertos cayeron al unísono, como si fueran sacos de papas cayendo al suelo. Nada se movía en los alrededores.

“El jefe oculto, el Sepulturero Oryx, ha sido eliminado. ¡Felicitaciones! ¡Has logrado completar todos los objetivos en este Capítulo! Ignorando el tiempo restante y terminando la incursión inmediatamente.”

Una vez que el jefe oculto fue eliminado, la terminación de la incursión repentinamente llegó al 100%. Parecía que matar al nigromante eliminaba simultáneamente a todos los no-muertos restantes. Sungjin volvió a echar un vistazo a su espada “Espectro Lunar”.

(Funcionó mejor de lo esperado.)

No importaba si eran muertos vivientes, incluso paralizó al jefe. Con tanta efectividad, era sin duda una habilidad muy potente.

“Excelente.”

Sungjin sonrió y volvió a envainar su espada. Pero…

“¡Ahhhh!”

Escuchó a alguien gritar. Mirando a su alrededor, vio a Henrik tumbado en el suelo, temblando de miedo.

Probablemente se debió al “Lamento Mortal” de Espectro Lunar. Sungjin también vio a Hiro desaparecer en la distancia, huyendo.

(También es efectivo contra los humanos.)

Fue una buena oportunidad para aprender de lo que era capaz el “Lamento Mortal”; el arma legendaria cumplió con su nombre. Sungjin miró a su alrededor desde que la pelea había terminado.

Cerca, los cadáveres de Akanna y Kultu yacían en el suelo. Viéndolos, Sungjin se mordió el labio inferior.

(… no quería que esto pasara.)

Si no hubiera convocado al jefe escondido, no habrían muerto. Sungjin cerró los ojos y colgó la cabeza para darles un momento de silencio; sintió lástima y remordimiento por los muertos.

Mientras tanto, Henrik se había recuperado lo suficiente como para acercarse a Sungjin y ofrecer algunas amables palabras.

“No dejes que te afecte, Kei. Según el Operador, no murieron, sino que fueron enviados al Purgatorio. Todos serán revividos junto con los demás una vez que las incursiones estén completas.”

Henrik tenía razón. En este punto, lo único que Sungjin podía hacer por ellos era completar las incursiones.

Si lograba hacerlo, entonces los dos hombres revivirían junto con todos al final. Por supuesto, si fallaba, ninguno de ellos volvería a ver la luz del día. Hiro, que de alguna manera se las arregló para volver, también ofreció sus palabras.

“Sensei, con sus habilidades, definitivamente verá la última de las incursiones. Las dos personas que murieron hoy habrían creído en usted también.”

Sus palabras aliviaron el sentimiento de culpa de Sungjin. Volvió a mirar los cadáveres y dijo…

“Por favor, creed en mí.”

Levantó las manos y cerró los ojos. No tenía religión, pero sentía que tenía que ofrecerles oraciones. El Operador lo interrumpió con un anuncio.

“Calculando las recompensas ganadas.”
“Monstruos Asesinados – Zombie: 120 | Esqueleto: 60 | Ghoul 40 | 2400 puntos en total.”
“Monstruo Jefe Asesinado: Lich Deathmond: 300 puntos.”
“Jefe oculto el Sepulturero Oryx: 300 puntos.”
“Conteo final de puntos: 3000 puntos. Distribuyendo puntos.”

El cubo de Henrik comenzó la distribución. La persona con la contribución más baja siempre era primero.

“Tu contribución es del 6%. 180 puntos de estado, 180 Monedas Negras otorgadas. Bonificación por completar la incursión 800 puntos de estado y 800 monedas negras otorgadas. Distribuyendo 980 puntos de estado y 980 monedas negras.”

El cubo de Hiro fue el segundo.

‘Tu contribución es del 18%. 540 puntos de estado, 540 monedas negras otorgadas. Bonificación por completar la incursión 800 puntos de estado y 800 monedas negras otorgadas. Distribuyendo 1340 puntos de estado y 1340 monedas negras.”

Y finalmente, el cubo de Sungjin.

“Tu contribución es del 76%. 2280 puntos de estado, 2280 monedas negras otorgadas. Bonificación por completar la incursión 800 puntos de estado y 800 monedas negras otorgadas. Activado el efecto del ítem “Ganancia de un 10%”. Distribuyendo 3080 puntos de estado y 3388 monedas negras.”

“3080 puntos y 3388 monedas”

Sungjin memorizó los números por ahora.

“Y ahora distribuiremos los artículos.”

El primero en recibir los artículos fue Henrik.

[Cimitarra de Esqueleto]
[Poción de recuperación – Pequeña X3]

Seguido por la recompensa de Hiro.

[La armadura ósea de esqueleto]
[Libro de hechizo – Congelación]
[Poción de recuperación – Pequeña X4]

Finalmente, era el turno de Sungjin.

[Aliento de Sael – Manto de Congelación]
[Manyata – Campana del Maestro]
[Anillo de Deathmond – Dedo de Lich]
[Libro de hechizo – Congelación]
[Libro de hechizo – Levantamiento de los muertos]
[Poción de recuperación – Pequeña X4]

A estas alturas, todos estaban familiarizados con la recolección de su botín. Sungjin puso todo, excepto sus tres piezas de equipo, en el cubo.

“Último, pero no menos importante, se le concederán los títulos que ha ganado en esta incursión.”

Claro que primero fue Henrik.

[Guía – El camino al monstruo jefe se hace visible]

Henrik se decepcionó.

“Probablemente moriré si llego al jefe, ¿para qué sirve esto?”

El siguiente fue Hiro

[Cazador de no-muertos – inflige un 30% de daño extra a los muertos vivientes.]

“¿Habrá más muertos vivientes en el futuro? Fueee…”

Finalmente, Sungjin.

“Samurái de Élite – aumenta el daño causado por las armas tipo katana en un 40%”

“Wow…”

Sungjin no tenía que responder; Hiro exclamó con la voz lo suficientemente fuerte para ambos.

“¡Eso es increíble, sensei!”

Por otro lado, Sungjin escuchó en silencio.

(Élite… al menos es el rango más alto…)

El daño aumenta a 1,4 veces normalmente y 1,2 veces sin tenerlo equipado. Era un espectáculo increíble.

Pero, ya que Sungjin obtuvo el “Espectro Lunar” de grado S, ya tenía suficiente poder como para destruir a cualquier enemigo que no fuera un jefe en los próximos dos o tres capítulos.

Este título era como verter aceite en un furioso infierno.

(Bueno… supongo que será útil más tarde en el juego…)

Sungjin aceptó tranquila y despreocupadamente su nuevo título. Una vez que la distribución de las recompensas terminó, Sungjin llamó al Operador.

“Operador, ¿habrá sesión informativa cuando lleguemos al Salón de los Cazadores?”

“No. No habrá informes. Serás enviado al Mercado Negro directamente en 6 minutos y 32 segundos.”

Sungjin asintió.

(Mis recuerdos eran correctos.)

Aunque se lo pasó mejor que en los dos capítulos anteriores, donde no tenía los elementos adecuados para enfrentarse a los monstruos, enfrentarse a los muertos vivientes le agotó mentalmente.

Sungjin no podía esperar para volver y descansar en las Noventa y Nueve Noches. Sin embargo, Hiro corrió hacia él y le preguntó

“Sensei, por favor… ¿Qué son los jefes ocultos?”

Sungjin miró cuidadosamente a Hiro.

“Eso es…”

(¿Debería decírselo o no…)

Sungjin deliberó un momento. Los jefes ocultos eran siempre más fuertes que los jefes normales.

De hecho, se suponía que incluso los jefes serían difíciles de despejar para un cazador promedio. Ser codicioso e intentar luchar con los jefes ocultos era la forma más segura de ser eliminado. Sungjin agitó su cabeza como respuesta.

“No. Es demasiado difícil para ti.”

“Pero… nunca he visto tres objetos heroicos caer de una sola incursión. Quiero volverme fuerte como usted.”

Sungjin agitó la cabeza. Tenía innumerables experiencias detrás de sí, superando obstáculos y a la misma muerte. No deseaba enviar involuntariamente a un niño más joven que él a su propia muerte.

“Viste antes lo que les pasó a Akanna y Kultu. ¿Aún quieres saberlo?”

Hiro no podía ser disuadido.

“Sí, deseo saberlo, señor.”

Hiro estaba haciendo una cara seria por primera vez. Sungjin luchó en su mente durante un tiempo y finalmente respondió.

“Para ser justos… no tengo nada que decirte. Lo único que puedo decir es que cada capítulo alberga a un jefe oculto y que el jefe oculto es increíblemente poderoso. Probablemente ya lo habrás descubierto, ¿no?”

“¿Qué quieres decir?”

Sungjin respondió a la pregunta de Hiro.

“Que también estoy averiguando las cosas sobre la marcha, y no tengo todas las respuestas.”

“… ¿es así?”

Sungjin asintió.

“Sí.”

“Entonces… supongo que debería empezar a buscarlos a partir del próximo capítulo.”

Sungjin agitó su dedo en respuesta.

“Ah… eso es exactamente por lo que no quería decírtelo antes. Los jefes ocultos son más fuertes que los jefes normales. Así que si alguna vez quieres desafiar a un jefe oculto…”

Sungjin se tragó antes de continuar su explicación.

“Sólo intenta buscar al jefe oculto si los cinco miembros de tu grupo sobrevivieron al jefe regular. Sólo inténtalo contra el jefe oculto si tu equipo tiene una gran sinergia y te sientes seguro de que tu equipo puede superar incluso al jefe oculto. De lo contrario, harás que maten a todos en vano.”

Ante la seria respuesta de Sungjin, Hiro volvió a quedarse callado. Sungjin lo miró y pensó para sí mismo.

(No se pondría descuidadamente en peligro con tal advertencia, ¿cierto?)

Incluso matar al jefe con todos los miembros del grupo intactos no era una hazaña fácil. Diez segundos más o menos después, finalmente respondió.

“… entiendo.”

Con el tiempo restante, Sungjin decidió inspeccionar los tres artículos que había recibido.

(Ah… Ni siquiera comprobé lo que hacen estos artículos.)

Debido a su conversación con Hiro, Sungjin ni siquiera tuvo la oportunidad de inspeccionar sus nuevos equipos. Sungjin levantó uno para comprobarlo…

[Volviendo al Mercado Negro en 10 segundos. 10, 9, 8…]

El Operador comenzó su cuenta atrás. Hiro le dijo adiós.

“Entonces, sensei, prometo que la próxima vez que nos encontremos seré mucho más fuerte.”

Sungjin respondió a la despedida de Hiro.

“Bueno… si no te haces más fuerte, no sobrevivirás mucho tiempo de todos modos.”

Y era la verdad. Hiro estaba dotado de talento, pero era muy probable que muriera antes de llegar al final del juego. Los pocos capítulos finales eran imposibles de sobrevivir sin tener la habilidad y suerte de “Los Elegidos”.

Henrik, que estaba atrapado entre los dos hombres, se despidió torpemente.

“Oh… pude sobrevivir gracias a ustedes dos. Muchas gracias.”

“Sí, tú también trabajaste duro, Henrik. Cuídate.”

Se dijeron las despedidas, y los tres desaparecieron hacia el Mercado Negro.

 

 

BryanSSC: ¿No hay lágrimas de macho? Bueno, es casi seguro que no los volveremos a ver, en especial a ese Henrik que solo huía… pero ¿qué se le va hacer? Una horda interminable de no-muertos debe ser aterradora.

 

Trad. BryanSSC

Editor Lykanos

 

~ Índice ~

Índice