The Dark King – Capítulo 159: Cazar

The Dark King – Capítulo 159: Cazar

Al norte del distrito comercial.

Un castillo perteneciente a una familia aristocrática se erguía en las afueras de la ciudad. De vez en cuando se podían ver caballeros patrullando alrededor del castillo y había una jabalina grabada en las medallas que tenían en los hombros. Representaba a la familia Ryan.

Los residentes de la ciudad de Shang sabían que todo estaba bajo la dirección de la familia Ryan. Hace algún tiempo, la familia de Ryan era una familia aristocrática superior en el distrito comercial, sin embargo, habían provocado un alquimista malévolo y al final, su antigua residencia y tierras se habían convertido en un desierto por las llamas del alquimista. En la actualidad, la familia estaba en declive y esta ciudad era la única que quedaba bajo su jurisdicción.

Sus ingresos anuales totales de impuestos no eran tan buenos como la remuneración de un caballero que trabajaba bajo una de las familias aristocráticas superiores.

El temperamento del viejo patriarca se irritaba cada año. Cada año que pasaba, aumentaría los impuestos y los residentes estaban en condiciones miserables debido a los altos impuestos.

Por el momento, el carruaje negro entró lentamente en la ciudad.

Se abrió la puerta y las cuatro figuras salieron del carruaje. Fueron conducidos por un adolescente delgado pero alto y tenía un puñado de fragantes rosas rojas en la mano. Aunque su ropa era lisa, su espina dorsal era recta y daba un aura de caballero.

Dudian alquiló una habitación en el hotel, cerró la puerta y Dudian les dijo: 『Ustedes se quedarán en esta pequeña ciudad, está bajo la jurisdicción de la familia Ryan y su tarea actual es adquirir toda la información sobre la familia Ryan, incluyendo su estado financiero, su capacidad demográfica y militar. Por otra parte, echen un vistazo a los hijos del patriarca Ryan, pasatiempos, especialidades y así sucesivamente』

Kroen preguntó: 『Dean, ¿qué vamos a hacer con esto?』

Dudian respondió solemnemente: 『Inquieran lo más posible, pero lo más importante es que no expongas sus identidades y traten de no hacer cosas convincentes』

El trío asintió con la cabeza en comprensión.

Barton preguntó: 『Dean, ¿a dónde vas?』

『Tengo que conocer al invitado principal』 -dijo Dudian y cogió las dos espinas que Joseph había envuelto antes.

El rostro de José cambia: 『¿Vas a tomar represalias contra la gente que te inculpó?』

『Esto no es una represalia ni una venganza』 Dudian sonrió, 『Es un acto virtuoso』

『Tendrán cinco monedas de oro para terminar la tarea』Dudian sacó las monedas de oro que había recogido y se las dio:『Tengan cuidado y no se apresures, familiarícese con el entorno y la gente. ¡Después, traten de obtener información!』

Tomaron las monedas de oro.

Dudian dejó el pequeño hotel en relieve. Sabía que Barton y los otros dos tendrían dificultades al completar la tarea. pero tenían que ser afilados de alguna manera. Esto sería una buena experiencia para ellos.

Prisión de la Flor Espinoza. En el castillo.

El director Jones sostenía el sobre que había traído el cuervo negro, y había un rastro de una sonrisa en su rostro cuando habló al joven sentado frente a su escritorio: 『Este pequeño demonio, ha sido rastreado en barrios pobres』

El joven que llevaba la armadura negra tenía una larga cicatriz en la cara, que le daba más encanto a su hermoso rostro. Sonrió débilmente: 『Debido a la lluvia continua, sus olores se habían cubierto y su rastro perdido, pero ahora ha sido expuesto. No podrá huir. ¿Por qué Frank no ha podido traerlo de regreso?』

Jones sacudió la cabeza: 『El pequeño demonio es muy inteligente, Frank no pudo encontrarlo directamente, pero encontró un antiguo compañero del niño, sin embargo, ninguna información valiosa fue confesada por el compañero. Frank no pudo encontrar al pequeño demonio en el lugar al que se refería su ex compañero y este pequeño demonio fue capaz de escapar de aquí, así que no será tan fácil atraparlo』

El joven con armadura negra rió: 『Habrá pistas, no importa cuán cauto sea. Si está en los barrios pobres, entonces no podrá salir. ¡Incluso si cava un hoyo y entra, todavía lo sacaré!』

『Creo en tu sentido del olfato』 Jones rió entre dientes.

El joven bebió el té, se levantó y se marchó: 『No volveré hasta que agarre al ratón』

El mayordomo miró la parte de atrás de la figura negra que desapareció al salir de la habitación. Él retractó sus ojos y miró a director Jones: 『Este chico es sólo un Cazador Primario de la Fundación Mellon con marcas mágicas raras del 『Juranzhi』¿Podrá encontrar al pequeño demonio en los barrios pobres?』

Jones sonrió: 『No subestimes la capacidad de caza de un perro vicioso』

El mayordomo, Peter, asintió en silencio.

El distrito comercial, en el edificio del magistrado.

Esta oficina del magistrado era responsable de ocuparse de más de una docena de pequeñas ciudades y algunos casos del distrito comercial. En ese momento, el cielo estaba oscureciendo y en un edificio de oficinas en el magistrado. Los funcionarios estaban en el edificio mientras trabajaban en los casos criminales, un aprendiz llamó a la puerta y entró sin esperar una respuesta. Tenía documentos en la mano mientras los ponía en el escritorio.

『Maestro, este es el caso del alcohol de la ciudad de Bohr』

『Este es el caso de Mick』

Una figura delgada y robusta estaba sentada detrás del escritorio. Estaba vestido con una túnica de color rojo oscuro con bordados dorados y su cabeza estaba inclinada leyendo el caso en su mano. Oyó las palabras del aprendiz y asintió con la cabeza:『De acuerdo, puedes irte adelantando』

La joven dijo: 『Maestro, va a empezar a llover en un rato, deberías volver antes y descansar』

El hombre miró por la ventana y vio las sombrías y oscuras nubes rodando juntas. Indicó que la lluvia se acercaba.

Frunció las cejas ligeramente y asintió con la cabeza: 『Ya sé, regresa primero』

La joven lo miró, pero no dijo nada, se volteo y se marchó.

Después de que ella se había ido, el hombre trabajó en los casos un poco más, luego volvió a colocar la pluma en el portaplumas. Se levantó y recogió todos los demás casos y los puso en un cajón. Se puso el sombrero de diácono, tomó el paraguas y salió de su despacho.

『Diácono Huey』

『Saludos diáconos』

Los oficiales de libertad condicional y los caballeros del magistrado que vieron al hombre de mediana edad se inclinaron y lo saludaron con respeto.

El hombre estaba acostumbrado a tal tratamiento y salía tranquilamente del edificio del magistrado. Las gotas de lluvia comenzaron a gotear y manchar su ropa. Miró hacia arriba y frunció el ceño ligeramente, levantó el paraguas, y al momento siguiente la lluvia comenzó a caer.

Traductor: Lalocura311 (Locu)

Editor: Lalo

Índice