Martial World-112

A A A

Capítulo 112 – Loco Zhu Yan

A fin de evitar los ojos y los oídos del príncipe heredero, Wang Gan rodeó alrededor del palacio del príncipe de la nube algunas veces. Se había envuelto en una capa y entrado en el palacio por la puerta trasera. Así, ha venido al Príncipe de la Nube para explicar especialmente por qué había estado en el banquete del Príncipe Heredero, y también para informar sobre las malas acciones de Zhu Yan. El décimo príncipe probablemente no le gustaría oír hablar de Zhu Yan, pero Wang Gan tenía su propio giro para añadir a la historia.

No explicó directamente por qué fue al palacio del príncipe heredero y asistió a su banquete. En su lugar, comenzó pidiendo prestado el estatus del décimo príncipe en el ejército, e informándole sobre asuntos militares. Recomendó al Décimo Príncipe un bravo padre e hijo que había realizado muchos servicios militares meritorios. A partir de esto, se fue de un lado para otro en la grandeza de tal padre y su hijo, y luego suspiro con tristeza sobre cómo su propia casa había sufrido tal desgracia y levantó a un niño tan inútil. Luego, poco a poco, en el asunto de hace varios meses, donde su hijo bueno para nada había provocado a Lin Ming, y luego accidentalmente dejó caer el nombre de Zhu Yan…

¿Cómo podría el Príncipe de la Nube no saber el significado detrás de la historia de Wang Gan? Cuando oyó a Wang Gan mencionar Zhu Yan una y otra vez, la expresión del Príncipe cayó. No sabía que Lin Ming y el hijo de Wang Gan tuvieron tal conflicto el día del examen de ingreso, y que el instigador de este accidente fue Zhu Yan.

Mayor Wang, has trabajado duro hoy. Por favor regresa a descansar lo antes posible. El Príncipe Nube dijo con una expresión en blanco.

Sí, entonces me disculparé. El objetivo de Wang Gan ya se había logrado. Aunque la posición que tenía en el gobierno de ciudad fortuna celestial no era demasiado grande o demasiado pequeño, era en realidad un papel de mando de nivel medio muy sensible e importante. Wang Gan tenía que ser siempre cauteloso para preservar su propia cabeza, y lo había hecho muy bien.

Ciudad fortuna celestial, la rama de la familia Zhu –

Zhu Yan llevaba pantalones blancos. Su cabello estaba desaliñado mientras se acostaba en la cama. Tenía una mirada de abatimiento mientras miraba por la ventana. Sus ojos pasaron por las ventanas del complejo, mientras miraba fijamente al palacio brillantemente iluminado del príncipe heredero. Sabía que hoy el Príncipe Heredero estaba celebrando un gran banquete en su palacio, y la estrella de esa fiesta era Lin Ming.

Pensando en Lin Ming, Zhu Yan apretó las sábanas de la cama. Las finas y caras sábanas de la cama se rasgaron en el agarre de Zhu Yan.

¡En esa pelea hace varios días, se había herido gravemente! El ‘Purgatorio del Loto Rojo’ era una habilidad marcial que no había sido capaz de utilizar plenamente todavía. Al hacerlo, había descubierto la verdadera esencia en su cuerpo y dañado sus meridianos. El cultivo de Zhu Yan era insuficiente, y apenas lo había usado. Además de la carga enorme en su cuerpo, había sido empujado hacia atrás por la lanza de Lin Ming. ¡El resultado fue una lesión aún más grave en Zhu Yan!

Las heridas de la carne eran fáciles de curar con buenos medicamentos y píldoras, pero el daño a los meridianos era muy difícil de recuperarse. ¡Este tipo de herida se convertiría en un obstáculo importante cuando rompiera a través del período de condensación de pulso!

¡Maldición!

¡Peng! La almohada de terciopelo bajo Zhu Yan repentinamente estalló. Las innumerables plumas blancas de nieve revoloteaban por la habitación como copos de nieve en invierno.

¡Ah! Lan Yunyue saltó de miedo mientras se tapaba la boca. Zhu Yan estaba de mal humor, y esto le hizo ni siquiera sentir el mínimo de seguridad. En un momento estuvo callado, y al instante siguiente se llenó de rabia como una bestia furiosa.

El grito de Lan Yunyue hizo que Zhu Yan volviera a mirar a Lan Yunyue.

Tan pronto como los ojos de Zhu Yan cayeron sobre ella, la respiración de Lan Yunyue quedó atrapada en su pecho. La mirada que le dio Zhu Yan la hizo sentir como si estuviera sumergida en un baño helado. Pensó que Zhu Yan incluso podría matarla ahora.

Hubo una pausa antes de Zhu Yan de repente le preguntó: ¿Te arrepientes?

¿Qué… lamentar? Lan Yunyue entró en pánico. Respiró hondo y trató de sonar lo más calmada posible.

Tú sabes de qué estoy hablando.

Los logros actuales de Lin Ming eran ya varias veces más deslumbrantes que Zhu Yan. Sin lugar a dudas, sus logros en el futuro sobrepasarían a Zhu Yan. Zhu Yan creía que con el corazón pragmático de Lan Yunyue, inevitablemente lo lamentaría.

El príncipe heredero es anfitrión de los banquetes más grandiosos. Él está ahí. Si te arrepientes puedes ir allí y buscarlo. Ese tipo de banquete, hay todo tipo de celebridades y figuras famosas e influyentes. Las señoritas aristocráticas llevan trajes magníficos y caros, y sus maneras y equilibrio son elegantes. ¿No es eso lo que siempre has querido? Puedes irte ahora.

La voz tranquila de Zhu Yan trajo un helado escalofrío. Lan Yunyue se sintió temerosa y aprensiva. Ella sabía que hoy, Zhu Yan estaba caminando en el borde de un acantilado. Si realmente decía que se “arrepentía”, no sabía lo que haría con su rabia.

Lan Yunyue estaba en alfileres y agujas. Apretó los labios y dijo: Ya no tengo ninguna cualificación para arrepentirme de nada.

Zhu Yan sonrió maliciosamente, y reveló las esquinas de sus dientes. Eres muy honesta. Al menos no eras hipócrita y dijiste que no te arrepentías. Bueno. Realmente no tienes los requisitos para lamentarte. Si es así, ¡quítate la ropa!

¿Qué? Lan Yunyue subconscientemente agarró su propio cuello sorprendida. Zhu Yan, no estamos casados.

¿Matrimonio? Lan Yunyue, no entiendes tu posición e identidad. ¿Crees que eres una princesa? La razón por la que no he avanzado es porque te he respetado. ¡Pero usted, usted debe por lo menos tener las calificaciones que me merecen el respeto! ¿Alguna vez me has tenido por un momento en tu corazón? ¡Ahora demuéstrame, quítate la ropa!

Zhu Yan, tú… Lan Yunyue sintió una inminente sensación de alarma y subconscientemente se inclinó hacia la puerta. Antes de esto, la disposición de Zhu Yan ya había sido oscura, con una sensación de peligro de alto riesgo. Pero la verdad era que Zhu Yan nunca había hecho un movimiento en Lan Yunyue. De hecho, la mayor parte del tiempo había sido la imagen misma de un caballero.

Pero hoy Lan Yunyue no dudaba de que Zhu Yan la violaría. Debido a sus fracasos y frustración por su derrota en el partido, así como por sus futuros contratiempos, ya se había convertido en similar a una bestia salvaje y enojada.

Zhu Yan vio las acciones mezquinas de Lan Yunyue y su voz bajó de ira: Aunque estoy herido, soy más que suficiente para tratar contigo. Te aconsejo que no te muevas hacia la entrada. Si das otro paso hacia la puerta, no me importa moverme personalmente.

Zhu… Zhu Yan… Lan Yunyue se mordió el labio. Las lágrimas ya comenzaban a formarse en las esquinas de sus ojos. Agarró el cuello de su ropa, sus nudillos se volvieron blancos por el excesivo agarre.

Su voz tembló cuando dijo: Perdiste contra Lin Ming en el partido, y piensas que abusando de una mujer a la que le hubiera gustado Lin Ming, podrás desahogar tu ira contra él. ¿Este es tu corazón de artes marciales? Zhu Yan, ¿por qué debe usar este método para saciarse psicológicamente? ¿Te hace sentir mejor?

(Celty: lin ming: 10, lan yunyue: 1, zhu yan: 0)

¿Qué dijiste? La cara de Zhu Yan se había hundido por completo. Cada palabra que Lan Yunyue dijo había castigado su corazón y asomó su punto dolorido. La razón por la que quería trasladarse hoy a Lan Yunyue era precisamente por esta represión, donde podía desahogar o tomar represalias.

El odiaba. Odiaba todo lo de Lin Ming. Necesitaba con urgencia encontrar en alguna parte, en cualquier lugar, donde pudiera ser un poquito mejor que Lin Ming. ¡Él tomaría la posesión completa de la mujer a la que Lin Ming solía gustar, para librar su corazón de sus demonios!

Pero, Lan Yunyue reveló sin rodeos sus pensamientos. Buscar un sentido de superioridad en el cuerpo de una mujer; ¡Esto hizo que Zhu Yan se sienta muy lamentable!

¡Por lo tanto, se enojó de su vergüenza!

Revolvió su esencia verdadera, y estaba a punto de saltar sobre ella. Pero en ese momento, una voz sonó detrás de la puerta. La voz del anciano sirviente resonó desde afuera: Joven Maestro, el Décimo Príncipe ha venido.

¿Mm? Zhu Yan frunció el ceño. La esencia verdadera que había empezado a circular poco a poco se calmó.

Lan Yunyue se esforzaba por llegar a su límite. Su cuerpo estaba contra la pared, y ella se deslizó lentamente contra el suelo. Su espalda estaba cubierta de sudor. En el último mes, el nombre del Décimo Príncipe había sido su pesadilla. En ese momento, con sólo unas pocas palabras, casi había causado a Zhu Yan renunciar a su compromiso y romper con ella. Pero ahora, al oír la llegada del Décimo Príncipe, en realidad la hizo sentir incomparablemente aliviada.

Zhu Yan se levantó y comenzó a vestirse en silencio. Para ver al Décimo Príncipe, naturalmente se vestiría y lo saludaría en el vestíbulo. Sólo alguien cuya herida era demasiado pesada o seria terminalmente se reuniría en su dormitorio.

Sin embargo, cuando Zhu Yan estaba poniéndose la ropa, se oyó el ruido de pasos desordenados afuera.

La puerta se abrió y el Décimo Príncipe se detuvo en la entrada. Tenía unos cuantos seguidores con él, y su rostro estaba tranquilo, sin mostrar alegría ni ira.

Saludos, Su Alteza. Zhu Yan se inclinó. Lan Yunyue también se levantó y se inclinó, antes de regresar a un rincón de la habitación.

Según las costumbres, cuando un funcionario se inclinaba ante el príncipe, el príncipe prescindía de la ceremonia con una muestra de palabras. Sin embargo, el Décimo Príncipe no había dicho nada, y Zhu Yan se había inclinado.

¿Conoces a Wang Yigao? Preguntó de repente el Décimo Príncipe. Esta pregunta hizo que Lan Yunyue se sintiera completamente desorientada.

Zhu Yan comprendió inmediatamente que el Décimo Príncipe se refería al asunto que ocurrió a principios del otoño. De lo contrario, sería imposible que el Décimo Príncipe mencionara de manera tan repentina a una persona tan insignificante como Wang Yigao. Debido a que Lin Ming se había hecho famoso, Wang Yigao había sido responsabilizado y confesado a su padre, que luego pasó a los oídos del Décimo Príncipe.

Sí. Zhu Yan admitió. Sabía que la razón por la que Lin Ming favorecía al príncipe heredero podría ser debido a este asunto. No lo había mencionado por iniciativa propia, pero ahora ya lo conocía el Décimo Príncipe.

Muy bien. Ahora sé por qué fue tan fácil para mi tercer hermano mayor ganar a Lin Ming. ¡Usted no pudo haber sabido, pero el que había rescatado a Lin Ming de Wang Yigao era mi tercer hermano mayor! Esto es simplemente la guinda del pastel, ¿cuánto más oportuno podría haber sido esa ayuda? Usted ha estado bajo mis órdenes durante dos años ya, y todavía no tiene ni siquiera un medio minuto de mérito, y sin embargo, ya le ha dado al tercer hermano mayor un gran regalo. Usted puede saber que los Siete Profundos Valles ya han comenzado la prueba de discípulo principal en Lin Ming en esta noche. ¡Mientras lo logre, entonces será un discípulo principal!

El corazón de Zhu Yan maliciosamente tembló. Discípulo principal.

Esto era impensable. ¡En todo el Reino Fortuna Celestial, sólo Qin Xingxuan era un discípulo principal nacido localmente!

En cuanto a los otros, eran hijos de las familias místicas de artes marciales.

Zhu Yan, ¿sabes cuál es el valor de un discípulo principal de la Casa Marcial para mí y mi tercer hermano mayor? La expresión del Décimo Príncipe era un poco sombría. Un discípulo principal de la Casa Marcial entraría en los Siete Profundos Valles en el futuro. Después, se quedarían en los Siete Profundos Valles, o serían devueltos. En el segundo caso, serían nombrados como el Maestro de la Casa Marcial de la Séptima Profunda Casa Marcial, o como un Séptimo Enviado Profundo.

Si Lin Ming se quedara en los Siete Profundos Valles, eso estaría bien. Pero si fuera enviado de vuelta a convertirse en el Maestro de la Casa Marcial o un Séptimo Enviado Profundo, ¡entonces seria extraordinario!

El Reino Fortuna Celestial era un estado vasallo de los Siete Profundos Valles y bajo su jurisdicción. ¡El Maestro de la Casa Marcial y el Séptimo Enviado Profundo, tenían un estatus que superaba incluso al emperador!

Si Lin Ming era nombrado como el Maestro de la Casa Marcial o como un Séptimo Enviado Profundo y públicamente apoyaba al Príncipe Heredero, ¡entonces no había esperanza de que subiera al trono!

¡Y si no podía ascender al trono, entonces el precio posiblemente sería su vida!

Zhu Yan apretó los puños con tanta fuerza que sus uñas se clavaron en la carne de su palma. Discípulo principal ¿Cómo era esto posible? Si Lin Ming se convirtiera algún día en el Maestro de la Casa Marcial de la Séptima Profunda Casa Marcial, o en un Séptimo Enviado Profundo, entonces matarlo sería tan simple como aplastar a una hormiga. Pensando en esto, sintió como si estuviera hundido en un pozo sin fondo de desesperación.

Esta enemistad, ¿podría alguna vez arreglarse?

Lan Yunyue estaba hundida contra una pared, y su rostro había perdido todo su color. ¿Discípulo principal… Lin Ming, que quería convertirse en un discípulo base?

(Celty: Se me alegro el día xd, como dijo el jefe aquí el karma cae como lluvia)

En el futuro sería el maestro de la casa marcial de la Séptima Profunda Casa Marcial o podría ser un Séptimo Enviado Profundo…

Para ella, este tipo de existencia no eran más que simples leyendas fantasiosas; Era una idea demasiado remota para ella.

En este momento, el Décimo Príncipe también notó a Lan Yunyue. Había pensado que Lan Yunyue era una sirvienta, pero después de notar las finas ropas que llevaba Lan Yunyue, se dio cuenta de que se había equivocado.

¿Eres… Lan Yunyue?

(Celty: chan chan chan)

Traductora: Celty Strulson

Editora: Aucifer Sakuya

Anterior– InicioSiguiente

Índice