Arslan 1.4.3

A A A

Arslan Tomo 1 La Capital Ardiendo: Capitulo 4 – Bestias y Bellezas III

 

“Estoy realmente avergonzado por lo que ha ocurrido. El príncipe heredero Arslan y sus compañeros fugitivos escaparon de nuestro cerco y han ocultado su paradero actual.”

 

Mirando al subordinado que se había acercado a él a dar su informe, los ojos de Qaran destellaron con una furia casi asesina. Siempre había tratado a sus hombres con generosidad y justicia, por lo que lo habían seguido hasta ahora. Sin embargo, esta vez, Qaran se vio obligado a reprimir su impulso de atravesar a su subordinado en la cabeza.

 

“¿Cómo fue que la situación termino así? ¡Explícate claramente!”

 

Cuando Qaran consiguió finalmente regresar su expresión a la calma, había transcurrido bastante tiempo.

Consciente de que si continuaba balbuceando excusas, la rabia apenas contenida de su amo sin duda explotaría, el subordinado esbozaba sólo lo esencial.

Cuando Arslan, escondido en el monte Bashur, no había bajado inmediatamente de la montaña, los hombres de Qaran habían hecho una búsqueda de la montaña misma.

En ese momento, un solo leñador se presentó para informarles que el otro día había oído el sonido de una conversación humana procedente de una cueva que debería haber estado deshabitada. Los hombres que se ocultaban dentro enviaban mensajes atandos a los pies de paloma con el fin de comunicarse con sus aliados fuera de la montaña. Según él, parecía que planeaban actuar en conjunto desde dentro y fuera, y romper el bloqueo en la noche del 14 de ese mismo mes.

Los hombres de Qaran, exultantes de su buena fortuna, se prepararon para la noche del catorce. Y así -como durmieron profundamente en la noche del trece- el bloqueo se rompió. Aunque se levantaron inmediatamente para llevar a cabo su defensa, ni una sola persona podía resistirse a la valentía de Dariun, y su comando estaba envuelto en el caos, y así al final la fuga tuvo éxito. Y para rematar, un hombre que se llamó a si mismo Narsés dijo a los hombres de Qaran lo siguientes: “lo lamento mucho, pero ya que estábamos escondidos en la montaña, no teníamos calendario, asi que espero no haberme confundido de fecha…

 

“En otras palabras, todos ustedes estaban completamente indefensos. Ese leñador fue probablemente pagado por ellos.”

“Sí…”

“Ya sea Dariun o Narses, ninguno de los dos puede ser considerado un hombre común. ¿No le mencioné tanto sobre ello, y les dije que lo tuvieran en cuenta? ¡Insensatos inútiles!”

 

Qaran, revelando su disgusto, reprendió airadamente a aquellos hombres poco fiables. Esto era prueba de su ansiedad y malestar. Si Arslan, acompañado por Dariun y Narses, se unían con las tropas de Keshvad desplegadas en el este y llevaban una carga a Ecbatana, ¿qué harían entonces? En todas las situaciones posibles, el ejército lusitano sería derrotado, y no sería la gran ambición de esa persona honrada, ¿Seguiría sin cumplirse de nuevo?

Aunque no era que Qaran menospreciara el nombre de Dariun, ahora que las cosas habían llegado a esto, no tenía más remedio que hacer su propio movimiento.

Para pedir la sanción oficial del duque Guiscard para desplegar tropas, Qaran corrió por los pasillos, pero no pudo evitar oír las voces de los lusitanos que pasaban.

 

“Hmph, un traidor que pone tales aires…”

“Uno de los conquistados, y ni siquiera es convertido, pero antes de que lo sepas, se ha convertido en un participante vital en nuestros planes.”

“Parece que la venta de su propia especie como un pagano es más un atajo para el éxito que dar su vida en la batalla contra los mismos paganos. Aww, seguro que hemos nacido en el lugar equivocado.”

 

Hablaban en voz alta, obviamente lo que significaba que Qaran oyera. El Marzban de Pars no los refutaba. La humillación le endureció el rostro.

El príncipe real, el duque Guiscard, estaba en medio de la elaboración de planes para futuras divisiones territoriales y medidas de seguridad, tanto por el bien de Lusitania como por él mismo. Cuando Qaran vino a llamar a las oficinas del ex ministro que ahora estaban asignados al príncipe, no le hicieron esperar mucho, quizás porque el príncipe estaba entonces de humor para una diversión.

Qaran se inclinó profundamente al entrar en la habitación y rogó al príncipe real permiso para aplastar al príncipe Arslan y a su equipo.

“Arslan no es más que un niño inexperto, pero Dariun y Narses son un par que no se puede subestimar”.

“¿Qué clase de hombres son?”

“Narsés era antes un Dibir real. El rey Andragoras apreció su astucia, pero ahora se ha retirado al bosque”

“Mmm”

“En cuanto a Dariun, Su Alteza Real probablemente ya está consciente de él. Es el hombre que rompió solo las filas lusitanas, aquel día en Atropatene… “

 

Por primera vez, Guiscard reaccionó. Lanzó su pluma de pavo real sobre el escritorio.

 

“¡Así que era ese caballero de negro!”

“En efecto…”

“Gracias a ese bastardo, varios de mis amigos y conocidos perecieron en estas tierras paganas. ¡Me gustaría desollarlo vivo!”

 

Qaran estaba en silencio.

 

“Dicho esto, él es indudablemente un hombre de gran valor. Debido a que la petición es a mí, ¿supongo que estás seguro de tu victoria?”

“Un poco, sí.”

“¿Es eso así? Bien, sigue adelante y trata el problema. Pero sólo si ustedes Parsianos no pueden terminar esto con sus propias manos enviaré a las tropas regulares lusitanas para limpiarlos después de ustedes”.

 

Guiscard había hecho cálculos propios. Si las facciones parsianas estuvieran enemistadas unas contra otras, Lusitania no estaría en desventaja. Y si el príncipe parsiano fuera exterminado por manos parsianas, entonces los lusitanos no tendrían que ensuciar los suyos. Además, al levantar la mano contra el príncipe, no habría más vueltas para Qaran.

Sin embargo, su hermano real o el arzobispo Bodin podría sentir lo que no podía decir, pero desde el principio nunca había habido ninguna razón para borrar todos los últimos Parsianos de la tierra. Tira una décima de los parsianos a su lado, y deja que gobierne el noventa por ciento restantes. La división de la regla de esta manera era mostrar la verdadera sabiduría como un conquistador.

Un hombre como Qaran debe ser sangrado, sereno y trabajador hasta los huesos. Por lo menos, debería ser mucho más útil que Bodin y sus seguidores. Si quería establecer su propio mérito, estaba perfectamente bien darle la oportunidad de hacerlo.

Apoderarse de la tierra y los ghulam Parsianos ‘, luego etiquetarlas a los lusitanos. Esto formó la base del plan de Guiscard, pero un colaborador proactivo como Qaran no podía ser agrupado con los otros Parsianos. Guiscard tenía la intención de reconocer el derecho de Qaran a su propio territorio, pero muy probablemente se encontraría con la oposición de entre los lusitanos.

 

“Esto no es una broma. ¿Por qué debe el conquistador favorecer a los conquistados? ¿No debería el botín de los derrotados ir completamente a los vencedores? Para esto hemos pagado con nuestra propia sangre. ¿Quién más hay para preocuparse? “

Aquellos que eran codiciosos y miope dirían tales cosas. Por otra parte, este tipo de personas eran raros entre mayoría, y tienen una influencia considerable en todo el mundo. Si no actuaba en consecuencia con estas circunstancias, Guiscard no sería capaz de lograr sus verdaderas ambiciones.

 

“En cualquier caso, el asunto del príncipe Arslan es tuyo para tratar por el momento. Has un buen trabajo”.

“Estoy agradecido por su amabilidad.”

“A propósito, Qaran.”

 

“Guiscard parecía tener una pregunta inesperada. ¿Cómo se sentiría la aristocracia parsiana y el mando militar si la reina Tahmineh de Pars se convirtiera en la esposa del rey lusitano?”

 

La expresión de Qaran blanqueó cuando contestó.

 

“Esa dama nunca fue Parsiana, sino la consorte de Badakhshan. Todo el mundo debe recordar esto. “

“… Hm, supongo que es otra manera de verlo.”

 

Guiscard inclinó la cabeza dudoso, pero no pudo recordar ninguna razón para detener a Qaran más, y así lo despidió con una apretón de su mano.

 

 

Trad. Usume
Editor: Pegna

 

 

Anterior – Índice – Siguiente

Índice

  • AuciferSakuya

    gracias por el capítulo 🙂