The Dark King Capítulo 42: Núm. 8

“Mi nombre es Scott, ésta es mi pareja, Mia.” Cuando Peter se fue, el joven de uniforme negro señaló a una delgada mujer alta que estaba junto a él: “Seré el capitán del equipo por los próximos diez días de barrido. Es mejor para sus propios intereses si escuchan mis órdenes. De lo contrario habrá grandes repercusiones y sanciones cuando volvamos a los consorcios”

Mason, Zach y varios otros muchachos prometieron seguir obedientemente al capitán después de escuchar la parte del castigo.

Scott le dijo a Dudian: “Chico, ¿cómo te llamas?”

“Dean.”, Dudian respondió

“Tienes potencial” dijo Scott, asintiendo un poco. “Pero no se sientas orgulloso y cegado por ello. La muerte tal vez espera a la vuelta de la esquina. Quédate detrás de mí todo el tiempo y te diré qué hay que vigilar”.

“Así que va a enseñarme, pensó Dudian. Él asintió para mostrar que comprendía.
Todo el mundo escuchó su charla pues sus voces eran lo suficientemente altas como para resonar alrededor. La mayoría de ellos tenían envidia en sus corazones, pero evitaban hablar.

Después de todo, Dudian fue el primero en los resultados del curso. También recibió dos bendiciones, ya sea por fuerza o por identidad, no pudieron sacudir su posición. Además, tres de sus hermanos más cercanos estaban apoyándolo también. Incluso si actuaban con ira, no podían descubrir las consecuencias al atreverse a provocar a Dudian, Mason, Zach y Sham.

“Bueno, aquí tienes tus diez días de comida seca y raciones de agua. Esta vez los trajimos para ti, pero la próxima vez tú debes ir a la jefatura para recogerlos.” Scott señaló la tierra donde estaban más de una docena de mochilas negras.

Dudian miró la mochila del viajero negro. Levantó uno y desató la cuerda. La mochila estaba llena de bolas de barro. Los había visto en la casa de Jura. Eran puré de patatas bola, el sabor era muy desagradable pero fácil de comer… En realidad, si te comías uno, no tendrás apetito para comer el segundo…
Mason, Zach y Sham siguieron detrás del Dudian para recoger las mochilas. Ellos eligen las mochilas un poco más grandes.

Scott vio su método de selección y sonrió: “No hay necesidad de hacer las elecciones según su apariencia. Todos pesan lo mismo. Ellos fueron proporcionados por la sede y nunca se cometen errores en sus porciones.”

Mason, Zach y Sham sonrieron tímidamente.

“¿Qué son esos?” En este punto, Scott notó los tubos de pólvora en la cintura de Dudian.

“Pequeñas cosas, no vale la pena mencionarlos”, dijo Dudian, “no me molestarán”.

Scott asintió y ya no dijo nada. Miró a los lejanos consorciadores y dijo: “Vengan y preparaos para la partida”.

Los carroñeros de los consorcios eran adultos. Algunos de ellos eran más viejos que Scott. Sin embargo, cuando Scott convocó a todos ellos se reunieron como uno. Ellos fueron apoyados por los consorcios para que tuvieran todo el equipo y las armas que el grupo de Dudian tenía.

“Jefe Scott, ¿a dónde vamos hoy, ah?” Preguntó un joven delgado.

“No. 8.” Scott se volvió hacia Mia y dijo: “Debemos empezar tan pronto como sea posible, ¿verdad?”

Mia asintió ligeramente.

Scott empezó a caminar delante mientras Dudian lo seguía: “El lugar al que vamos hoy ha sido completamente vaciado y limpiado de peligros. Así que no deberías estar preocupado por nada por ahora y tratar de guardar tu resistencia.”
Al oír esto, Dudian y otros se sintieron aliviados. Sus tensos músculos se aflojaron gradualmente y comenzaron a mirar alrededor del entorno.

Era tierra baldía en las inmediaciones. Anteriormente Dudian notó que el musgo había cubierto la parte trasera de la pared gigante que era totalmente opuesta al terreno desértico en el otro lado.

“Fuera de la pared gigante es totalmente diferente en comparación con mi imaginación. Aunque el desierto estará en todas partes. Mason, que estaba caminando detrás de Dudian, habló.

Zach sonrió y dijo: “Al menos no deberíamos preocuparnos por el problema del agua. ¡Mientras cavemos un pozo entonces podríamos conseguir el agua!”

Al frente Scott oyó sus palabras, le devolvió la mirada y dijo: “Hay charcos en el suelo, no tienes que cavar hoyos. Incluso si desenterrara, me temo que no sería capaz de beber”

“¿Uh?” Zach estaba aturdido.

Dudian le explicó: “El nivel de radiación en el exterior es demasiado alto. No podemos beber el agua, aunque sea filtrada por el suelo. Si tú quieres beber, por lo menos tendrías que cavar decenas de metros por debajo de modo que sería adecuado para el cuerpo humano. En este momento tenemos suficiente fuerza para cavar tan profundo sin estar preocupados por nuestra resistencia. Así que no mezcles este ambiente con el de regreso de los días de entrenamiento.”

Zach, que había oído las palabras de Dudian, estaba perplejo.

Scott volvió a mirar a Dudian, no dijo nada y siguió el camino delante. No tardaron diez millas cuando llegaron a un lugar donde la vegetación era insustancial. Para ser exactos habían salido ruinas.

Dudian se quedó perplejo al ver las ruinas.

¿Esta era una ciudad rota?

Había una calle agrietada de asfalto delante de él. Había musgo y exuberante vegetación que cubría el borde de la carretera y salía de las grietas. Las paredes de hormigón rotas y dilapidadas dejadas de los edificios podían ser vistas. Parecía que eran restos de dos o tres tiendas de piso. Las vides y el musgo las habían cubierto todas. A lo largo de los años habían sido cubiertos y enterrados bajo plantas de crecimiento denso.

En estas calles desoladas había ropa rota y dispersa. Obviamente durante trescientos años, la lluvia cayó y el polvo los envolvió. Se habían convertido en objetos de piedra negra y dura. Sólo quedaba el contorno de sus formas.

Dudian se sorprendió.

Esta…… ¡era la apariencia de una ciudad en ruinas!

¿Son éstos los resultados del estallido del desastre que la Tierra enfrentó hace trescientos años?

Una vez que la humanidad estaba prosperando, la civilización se había expandido por todo el mundo…… Sólo quedaba el cuerpo de la concha de la civilización original.

Le dolía el pecho y su aliento se deshilachaba. Había humedad en sus ojos.

“Dean, ¿Dean?” Mason vio a Dudian de repente pararse, no pudo dejar de palmearle el hombro.

Dudian se recuperó y vio a Scott y a Mia ya caminando por las calles. Caminó un poco rápido para ponerse al día con ellos. Cuando sus pies tocaban la vegetación que cubría las calles de asfalto, todo tipo de sentimientos surgían en su corazón. Pensó en sus padres y en su hermana. Llamas como explosiones y sus consecuencias pasaban delante de sus ojos poco a poco. Estaba triste porque todos habían muerto. También nunca podrán volver. Esta era la realidad, al igual que las ruinas que vio en el frente.

Scott fue testigo de que la gente detrás de él no se mantenía a su ritmo, así que le hizo una seña: “Apresurémonos, estamos apretados con el tiempo… No deberíamos desperdiciarlo aquí”.

Dudian bajó la cabeza.

A lo largo del camino, Dudian vio que las calles estaban limpias. Básicamente, además de paredes de hormigón colapsado no había nada, sin residuos. Las calles eran espaciosas atrás en el tiempo, debe haber muchos coches desguazados, pero no hay nada que ver. Como Scott dijo que todo lo que quedaba ha sido retirado.

Pero si los productos tecnológicos de los antiguos fueron recogidos entonces ¿por qué la tecnología de la pared gigante es tan atrasada?

¿Había una corrosión seria debido a la radiación nuclear que ningún objeto valioso de la investigación fue escogido?

Siguió detrás de Scott y Mia, como si fuera un fantasma, mirando este mundo, una vez familiar, pero sólo silencioso.

Traductor: Lalo

Anterior Índice Siguiente

Índice