The Dark King Capítulo 40: Tubos

La bolsa de lino que llevaba el niño era pequeña. Obviamente no era tan fuerte como Dudian porque no tardó mucho en empezar a respirar pesadamente.

La visión de Dudian era tres veces mejor que la de la persona ordinaria debido a la “bendición de Dios”. Estaba arrastrando al muchacho desde lejos.

“Debido a su edad, en el mejor de los casos es un aprendiz de alquimista. Es sólo para quién había comprado los materiales. ¿Es para su propio uso o para ayudar a su maestro?” Dudian estaba reflexionando mientras caminaba detrás del chico. El muchacho se detuvo en el cruce y subió a un carruaje.

La cara Dudian ligeramente cambió y corrió después para ponerse al día detrás de ellos.

La zona estaba llena de gente, así que la velocidad del carro no era rápida. Afortunadamente, el cuerpo de Dudian se fortaleció debido a tres años de entrenamiento infernal y “bendición de Dios”, de modo que su resistencia fue suficiente para seguir tras ellos siete u ocho calles. Dudian estaba teniendo problemas con su aliento cuando el carruaje de repente se detuvo.

El chico saltó del carruaje después de pagar el viaje y entró en un callejón.

Dudian se acercó de inmediato, fingiendo pasar por el camino. Miró el callejón, pero se sobresaltó. Era un callejón sin salida sellado por paredes en los tres lados. El muchacho había desaparecido.
“¡Maldición!”

Dudian frunció el ceño. No creía en cuentos de hadas como la existencia de magia. Así que acepta el hecho de que el chico desapareció así. Entró en el valle y comprobó cuidadosamente el suelo por pasos.
Como era un callejón sellado, pocas personas lo usaban. Estaba polvoriento por todas partes. La basura estaba amontonada en algunas partes. Dudian enfocó su visión aguda y vio huellas de estampida en el suelo. El sendero se extendió hacia el centro del callejón al frente de una pared.

Se acercó a la parte de la pared donde habían desaparecido las huellas. El cuidadosamente tocó la pared. Estaba revestida y coloreada para que parezca la pared. De hecho, si no lo hubiera tocado, no sería capaz de distinguir la diferencia.

“Entrada oculta.”, Dudian tocó por todas partes para sentir la estructura dura detrás de la entrada. Fue hecho para que la entrada oculta no fuera expuesta por el viento o las ratas.

Dudian anotó la dirección y salió. Si informaba la dirección de la base del alquimista a la Santa Iglesia, entonces, como Carroñero, recibiría muchos beneficios financieros. Sin embargo, él no estaba interesado en tal cosa, por el contrario estaba listo para unirse al inframundo de los alquimistas.

Después de todo, a excepción de las notas de Rosyard, no tenía ningún tipo de conocimiento sobre los alquimistas. Aunque había grabado muchas cosas en las notas, muchos alquimistas de alto nivel dominaron y aprendieron la información sobre la naturaleza básica de las cosas de memoria en vez de grabarlas.

Para unirse al círculo de alquimistas, tenía que ser un alquimista. El primer paso hacia eso fue la tinta de un tatuaje negro.

Dudian volvió a mirar el callejón y regresó a la intersección. Dejó un carruaje y se fue a los barrios pobres. Desde muy joven había aprendido que tenía que ser lo más eficiente posible.

Pronto, el carruaje llegó a los barrios pobres. El aire que sopla con un olor espeso y apestoso le golpeó tan pronto cuando se acercaron a los barrios marginales. Había un toque de frustración en su corazón. Resistiendo el olor se dirigió hacia un lugar remoto para encontrar un pequeño hotel en ruinas para alquilar.

En la habitación del hotel, Dudian sacó parte de la materia prima de la bolsa de lino. El primer paso fue extraer el mineral de azufre del azufre. Estaba preparado para usar el método de refinado más primitivo para calentar el mineral de azufre y disolverlo. Después tendría que enfriar la capa superior y molerla usando una rueda de piedra para producir polvo de azufre.

Era la temporada de lluvias en este momento. Dudian pagó unas cuantas monedas de cobre al dueño del hotel para que pudiera conseguir unos pocos trozos de carbón del brasero polvoriento.

Dudian regresó a su habitación y cerró la puerta con llave. Comenzó a calentar el mineral de azufre quemando las brasas. Después de un rato comprendió que necesitaría más carbón y volvió al dueño del hotel para comprar una gran bolsa de carbón.

El punto de fusión del azufre no es alto por lo que pronto se derretía. Dudian había preparado todo el equipo comprado por adelantado por lo que no había mucho retraso en la producción de polvo de azufre.

La habitación estaba impregnada en olor de azufre. Dudian había preparado con tiempo y llevaba una máscara. Debido a la radiación nuclear, las máscaras no parecían desaparecer, pero todavía se utilizaban ampliamente, aunque la tecnología no había progresado en absoluto.

Es cierto que diferentes ambientes promueven desarrollos diferentes.

Según las notas de Rosyard todos los alquimistas estaban usando máscaras como estaban tratando con todo tipo de experimentos e inevitables podrían ingerir sustancias tóxicas. El papel de las máscaras era mínimo, pero todavía ampliamente disponible.

Por la noche, Dudian finalmente tenía suficiente cantidad de polvo de azufre y polvo de carbón. Estaba listo para producir la pólvora, lo cual era algo sencillo, dado que tenía todas las necesidades básicas.

“No me esperaba producir pólvora en una condición como esta.” Dudian miró a su ropa sucia por el carbón. Anhelaba el futuro donde tendría su propia sala dedicada a la alquimia para los experimentos.

“¡Espero poder hacer una fortuna con este viaje al exterior de la pared gigante!” Dudian limpió la suciedad en su cara.

En un abrir y cerrar de ojos, pasaron siete días.

La noche antes de la tarea, Dudian dejó su casa en el distrito comercial. La Fundación Mellon había enviado un carruaje para llevarlo a él y a los otros carroñeros al cuartel general. Mason, Dudian, Sham, Zach y otros se quedaron en un pequeño castillo proporcionado gratuitamente.

“Escuché que mañana por la mañana comenzaremos.” Mason emocionado dijo: “Por fin mañana podré salir de la pared gigante. Desde corta edad cuando escuché esas horribles historias contadas sobre el mundo exterior, ¡he anhelado ver qué es lo que realmente hay por ahí!”

“No creo que sea tan malo como dicen las historias, pero es definitivamente peligroso”, dijo Zach.

Sham sonrió, mirando las cosas que Dudian había traído con él: “Dean, ¿qué son esos?”

“Juguetes” dijo Dudian casualmente, mirando los pequeños tubos llenos de pólvora y listos para explotar en cualquier momento.

Traductor: Lalo

Anterior Índice Siguiente

Índice