The Dark King Capítulo 39: Aprendiz

A A A

“¿Tanto?” Jura se sorprendió.

El salario mensual de Gray era de dos monedas de plata. En cuanto a Jura, su salario era levemente más alto, pero solamente cerca de tres monedas de plata. A menos que ella visitara a algún noble rico ella no tendría comisión adicional. Diez monedas de plata equivalían a su salario de dos meses en total.

“¿Qué vas a hacer con ese dinero?” Gray frunció el ceño.

“Necesito eso para mis necesidades de misión. Al final de la tarea, te lo devolveré.” Dudian dijo seriamente.

Jura y Gray se miraron, respondiendo a regañadientes: “Bueno, está bien. Pero tienes que prometerte que no vas a usar este dinero para hacer cosas malas.”

Dudian se sintió aliviado. Sin embargo, también era consciente de que la pareja de Jura le dio el dinero debido a su identidad de guardia. Si su ocupación fuera algo más, no se le proporcionaría el dinero.

El día siguiente.

Temprano por la mañana Dudian se acercó al mercado de los Aventureros del Sur en el distrito residencial.

Todos los distritos, ya sean barrios marginales, distritos residenciales o comerciales, se dividieron en cuatro regiones. Las regiones del este y del oeste eran siempre vastas en tamaño comparadas a otras regiones. La familia de Dudian vivía en la calle Lin Kang, ubicada al sureste del distrito residencial. El llamado mercado de los Aventureros del Sur era un lugar donde los civiles hacían el libre comercio. La mayor parte de las mercancías que se vendieron en el área fueron traídas del borde exterior de la pared gigante.

La radiación nuclear era más intensa en la zona exterior en comparación con otras áreas. Así que sólo los aventureros estaban dispuestos a ir allí. Así fue nombrado el mercado, en honor a esos aventureros. Un aventurero no era una carrera a largo plazo, la mayoría de ellos se jubilarían después de pocas ocasiones de tomar riesgos. Ganarían bastante dinero para apoyar la erosión de su cuerpo por el resto de sus vidas.

Dudian no estaba preocupado por la radiación nuclear, ya que había comprobado la información de antemano. El plomo fue utilizado extensivamente en la fabricación de su uniforme. Fue eficaz para resistir la radiación. Además, tenía libre acceso al borde exterior de la pared gigante, no valía la pena ir solo a buscar materiales. Comprarlos era mucho más efectivo.

El mercado estaba lejos de su casa y Dudian no estaba interesado en perder tiempo.

Gastó cinco monedas de cobre para llegar al mercado de los aventureros del sur por el transporte. Era un bazar lleno de gente. Había mantas y alfombras que cubrían el suelo y se usaban como cabinas. Los materiales estaban bien dispuestos en esas alfombras por los vendedores. Sus voces ruidosas y gritos de publicidad cubrieron todo el mercado.

Dudian caminó por el pasillo.

Media hora más tarde, Dudian finalmente encontró algunos puestos que vendían mineral de azufre. También estaba buscando salitre de cristal. En cuanto al polvo de carbón, podía hacerlo por su cuenta y no quería gastar dinero para comprarlo.

El vendedor era un hombre de mediana edad de tez morena. Su cabello estaba esparcido, mientras que había algunas manchas rojas en sus manos. Lo más probable es que se había infectado con algún tipo de enfermedad mientras se aventuraba en el borde exterior de la pared gigante. Usaba ropa de manga larga para cubrirse, pero inadvertidamente suyo estaba exponiendo esas marcas rojas mientras levantaba las manos.

Dudian sabía que el nivel de radiación corporal del hombre era muy alto. Lo más probable es que le quedaran pocos años de vida, a menos que recibiera un tratamiento de la Santa Iglesia.
Después de negociar, acordaron 1 plata y veinte monedas de cobre. Dudian iba con todo el salitre y el mineral de azufre. El salitre era más valioso, costó una moneda de plata.

“Usando todos estos materiales puedo hacer algunos paquetes de explosivos en el mejor de los casos. Como voy a tomar comida y armas básicas, hay prohibición para tomar cosas adicionales mientras voy a estar en la tarea. La pólvora no es tan pesada por lo que no debería ser un problema. De todos modos, no tiene sentido comprar más materias primas, esto debería ser suficiente.” Dudian estaba calculando los posibles resultados en su mente.

“Pequeño, estas cosas están muy Peligrosas. Usted debe llamar a su familia para obtener ayuda o conseguir un carruaje. ¿Quieres que te ayude a conseguir un carruaje?” El vendedor que había recibido el dinero dijo a Dudian.

“No hace falta” respondió Dudian. Todo se puso en bolsas de lino. Para una persona normal sería muy difícil llevarlos, pero para Dudian se sentía tan pesado como las plumas de un pájaro. Cogió las bolsas de lino y se fue.

El hombre de mediana edad se sobresaltó y miró a Dudian con los ojos muy abiertos mientras hablaba.

No pasó mucho tiempo antes de que Dudian comprara herramientas básicas en otros puestos para usarlas en el refinamiento de la pólvora. A los ojos de la gente común, el papel de estas herramientas no estaba relacionado con la alquimia. Por ejemplo, había un aparato utilizado por los médicos para moler los materiales en polvo, mientras que la fabricación de pastillas.

Al mediodía Dudian había comprado todo lo que necesitaba. Estaba paseando por el mercado para ver si había algo extraordinario que pudiera captar sus ojos. Sintió hambre y se volvió para ir a cenar.

“Jefe. ¡Véndeme por una moneda, por favor! Es sólo una piedra rota.” De repente, un tierno sonido resonó en los ojos de Dudian.

Por curiosidad se volvió para mirar hacia los lados. Vio a un muchacho con la mitad de la cabeza más baja que él, que llevaba una bolsa de lino en la mano izquierda mientras sostenía un áspero tamaño de piedra negra de un puño grande en su mano derecha.

El vendedor era un joven delgado. Sacudió la cabeza y dijo: “Esto es un mineral de hierro. Aunque el peso no es mucho, tienes que pagar por lo menos el doble.”

“Jefe, incluso si se trata de un mineral de hierro, es sólo un mineral, no de hierro. Es tan pequeño que incluso después de refinar no obtendrá mucho de un hierro. El chico cambió su estrategia: “Es tan pequeño que la fábrica de fundición ni siquiera lo necesita. Nadie lo comprará. Sólo se quedará aquí. Véndamelo a mí y usted tendrá su moneda de cobre.”

El joven delgado vaciló un momento, pero finalmente dijo: “Bueno. Bien.”

El muchacho sonrió, pagó por ello y él puso la piedra negra en la bolsa de lino. Se volvió para alejarse.

Dudian estaba a punto de ir cuando sus ojos atraparon un pequeño tatuaje que estaba en la muñeca del muchacho. Se dibujó un pequeño patrón de gancho negro.

“¿El aprendiz de alquimista?” Dudian no esperaba encontrarse con alguien aquí. De las notas de Rosyard había aprendido el estilo de vida y los hábitos de los alquimistas. Lo más impresionante de ellos era que cada alquimista tendría un diseño dedicado del tatuaje en su cuerpo. Era un signo utilizado por los alquimistas para identificarse entre sí. Sin un tatuaje nadie sería aceptado en su círculo.

El método de tatuaje era muy básico. Utilizarían polvo de algunas plantas y lo mezclarían con agua negra. Después se utilizaría una aguja para esbozar el patrón. Además, incluso un pequeño punto sin forma o línea podría ser considerado como un signo.
Aunque los tatuajes no sólo eran exclusivos para los alquimistas como los nobles y la Santa Iglesia los usaban también. Pero evitarían el uso de pigmento negro.

Si hubiera un color negro en los tatuajes, incluso si fueras un noble o un miembro de la Santa Iglesia, serías tratado como un alquimista. Se puede decir que fue una prueba absoluta utilizada para identificarlos.

Del mismo modo, si usted no tiene tatuajes negros, incluso si son verdaderos alquimistas, no serían reconocidos por los otros colegas.

Dudian miró la dirección que ese chico había dejado. Llevando las bolsas de lino, él siguió silenciosamente tras él para ponerse al día.

Traductor: Lalo

Anterior Índice Siguiente

Índice