The Dark King Capítulo 24: Soledad

“¡Pequeño diablo, veamos cuánto tiempo puedes aguantar!” El viejo llevaba una máscara verde oscuro, sólo para revelar un par de ojos fríos. Miró a la mesa. Sus dedos estaban en la ballesta, listos para disparar a Dudian en cualquier momento.

¡Sou!

Una sombra salió repentinamente de la mesa.

El dedo del anciano instintivamente tiró del gatillo de la ballesta. Se disparó una flecha corta que brilló rápidamente pero no golpeó la sombra. Se clavó en la parte posterior del gabinete de madera.

En ese momento, una botella de polvo cayó delante del pie del viejo.

Su rostro cambió y rápidamente levantó la vista para ver a Dudian saltando desde el suelo. Él no saltó a través de la mesa de trabajo hacia él, sino al armario. Dudian cogió las botellas y los frascos y los arrojó al anciano.

El enojo del anciano irrumpió en el cielo. Era muy difícil reunir todos estos materiales experimentales. Verlos casualmente desparramados en la tierra lo volvió loco. Cargó otra flecha corta en la ballesta y apuntó a Dudian.

Sin embargo, en su corto tiempo para recargar la ballesta, Dudian ya se había retirado una vez más detrás de la mesa.

“¡Maldito diablo!” Los ojos enojados del anciano casi podían escupir fuego. Perdió la oportunidad de disparar a Dudian por segunda vez. Si alguien antes le preguntó si se sentiría amenazado por un niño pequeño, se habría reído de la idea. Pero no ahora.

“¡Me gustaría ver cuánto tiempo puedes aguantar!” El viejo revisó la niebla verde que lentamente llenaba la cámara.

Dudian cogió una gran botella de cristal. Era la botella llena de azufre que había visto antes.

En este momento, se sintió sofocado porque había menos oxígeno debido a la niebla verde. Desafortunadamente no había nada para iluminarlo.

“¡Maldición! ¡No hay luz ni fuego!”

La mente de Dudian estaba desesperada. Mientras pensaba desesperadamente en una salida, sus ojos se concentraron en la pared de madera donde se reflejaban las sombras. “La lámpara de aceite”, susurró para sí.

“¿Cómo no pensé en la lámpara de aceite antes?”, Dudian estaba en alegría.

La desesperación en su corazón desapareció. Rápidamente utilizó tela arrancada de su camisa para envolver la botella de azufre. Apretó los dientes. Su vida y su muerte serían resultado de que este movimiento tuviera éxito. ¡Sou!

El anciano vio un gran grupo de sombras voladoras. Por naturaleza de auto preservación, disparó la ballesta.

La flecha corta penetró en una de las botellas. Pero otra botella que se dirigía a él no se vio afectada. Con prisa levantó el brazo izquierdo para bloquear la sombra que se aproximaba.

Desafortunadamente para él, bloqueó la botella cubierta con tela. Se rompió y un poco de azufre se untó a su brazo y ropa. Movió el brazo que golpeó la mesa cuando otra botella golpeó la lámpara de aceite y la volcó.

Dudian vio el tejido quemándose, así que se acostó rápidamente.

¡Bang!

De repente, un sonido de explosión como un trueno retumbó en la cámara. Pocos trozos de madera en la parte superior de la cámara se agrietaron y cayeron. El polvo llenaba la habitación.

Dudian sintió una enorme fuerza destructiva golpear la mesa y que luego se proyectó sobre su cuerpo. Sentía que sus costillas se iban a romper. Las lágrimas salían de sus ojos por el dolor.

En ese momento no podía controlar su respiración lenta y contenida. Por lo tanto, inhaló grandes cantidades de aire. Había el sabor del azufre quemado. Además, inhaló residuos de la anterior niebla verde.

Sus miembros se sentían débiles.

La parte superior de la cámara se derrumbó en algunas partes. El viento frío fluyó hacia la cámara, que empujó el aire lleno de olor a azufre y niebla verde. Lentamente comenzó a inhalar el aire fresco.

Dudian comenzó inmediatamente a gatear porque había una gran explosión en la cámara y nadie sabía cuándo se derrumbaría por completo. No quería ser enterrado vivo.

Como resultado de la explosión anterior, la lámpara de aceite voló. En ese momento, la cámara estaba cubierta de oscuridad.

Dudian comenzó a moverse hacia la dirección del viejo, aunque no podía ver lo que estaba delante de él. Él confió en su visión anterior para recordar la distancia entre él y el viejo hombre. No pasó mucho tiempo antes de que su mano tocara un objeto húmedo, pegajoso, pero duro. Su rostro se puso feo.

Fueron los huesos del viejo.

Aunque estaba en la oscuridad, Dudian sabía que lo que tocaba eran las partes del cuerpo que habían permanecido después de la explosión. No esperaba que el poder de esta explosión de azufre fuera tan terrible. No se hizo explotar en una pistola por lo que la razón de que sea tan eficaz debe ser debido a la “explosión del polvo” al principio.

“Maté a un ser humano……”. La mente de Dudian temblaba. Un humano vivo fue asesinado. Había visto la situación de los pobres en este mundo y en algún momento se enfrentaba a la distorsión de la ley. Pero matar personalmente a alguien. No se atrevía a pensar en esas cosas antes.

Estaba un poco sacudido, así que en secreto susurró en su corazón: “Era sólo autoprotección. Yo quería protegerme, así que no es un crimen… no es un crimen…” Su corazón estaba lleno de tristeza. Las leyes apropiadas habían desaparecido desde hacía mucho tiempo de este mundo así que incluso si era un crimen, ¿quién puede convencerlo de un crimen?
En este oscuro pozo que se iluminaba bajo la luz de las estrellas, de repente se sintió tan solo y desolado.

Gradualmente relajó su cuerpo. El miedo en su corazón desapareció. En su lugar, una especie de tenue indiferencia nació. Miró en silencio la parte abandonada del cadáver del anciano. Su cuerpo se movía lentamente, no para salir sino para explorar.
Comprobé la ballesta.

Traductor: Lalo

Anterior Índice Siguiente

Índice