Academia Mágica 26-1 (Sin editar)

I was Reincarnated as a Magic Academy

Capítulo 25: La llegada de Dankyun a la Academia de Magia Fellyore (Sin Editar) (1/3)

(Shiku: estoy cansado, pero veré si traduzco otro cap más tarde)

************************************************************************

[El punto de vista de Dankyun]

Esperé pacientemente en la frontera del territorio de mazmorra. Hace un momento, uno de los soldados entró brevemente y midió su nivel, era 64. Un nivel bastante pequeño para una mazmorra con un territorio de este tamaño. Dudaba que la academia necesitase tanto, pero lo más importante no podía ver a Nanya sacrificando su propia energía mágica para ayudar a una Dungeon sin importar la razón. Desde que la conocí, esa mujer odiaba a las mazmorras. Se podría decir que fue la razón por la que me acerqué a ella. Simplemente disfrutaba destruyendo los núcleos de cualquier mazmorra que encontráramos.

El arma que utilizó, The Dungeon Slayer, era un poderoso arma diferente a cualquiera que hubiera visto, y funcionaba de maravillas contra ellos. Por supuesto, una espada tan hermosa era impropia para alguien como ella, sobre todo porque se negaba a usarla con demasiada frecuencia, así que hice de tripas corazón y me acerqué a ella. Cuando llegó el momento, robé la espada, maté la mazmorra y activé las trampas más mortíferas. La estúpida mujer pensó que buscaba de la Habilidad Suprema. Eso vino simplemente como un bono, ¡la bella espada que llevaba era mi verdadero premio! Después de todo, tales encantamientos eran difíciles de encontrar, en realidad, eran imposibles de encontrar, y en toda mi vida, nunca había oído ni visto nada parecido, ¡un verdadero tesoro entre los tesoros!

«Maestro … peligro … en el bosque …» algo habló.

Giré la cabeza y vi a este patético ratoncito que apareció detrás de un árbol. Su mano izquierda estaba rota, su pierna derecha estaba astillada, y básicamente parecía que había sido atacado por un ogro. Alzando una ceja, desenvainé mi espada y le apunté.

«¡Habla!» Ordené.

«Trampas en el bosque, maestro … No vi una, pero … entonces … Volé a través del cielo. Rompió mi armadura mágica … «dijo después de arrodillarse ante mí.

Nada de lo que hablaba me interesaba en lo más mínimo.

«Estás en el territorio de una mazmorra, ¿no es de esperar?», Pregunté.

-Sí, pero … pero … ¡no había ningún edificio allí! Era una trampa colocada en medio del bosque como si fuera convocada especialmente para mí «, me dijo, pero yo podía decir que algo más lo estaba asustando.

Sin embargo, estaba bastante claro que fracasó miserablemente en su misión. A juzgar por lo que me dijo, ni siquiera fue capaz de atravesar el bosque, ni mucho menos entrar furtivamente en los edificios de la academia y encontrar información sobre la princesa Ayuseya. Me falló miserablemente, y por eso, no vi razón alguna para dejarle seguir respirando.

«Ya has hecho suficiente» dije y una pequeña sonrisa apareció en su rostro, creyendo que estaba perdonado. «¡Desmembramiento por caballos es la recompensa por tu fracaso!», Declaré.

«¿Qué? ¡Milord! ¡Ten misericordia! «, Suplicó, pero no le hice caso.

Cuatro de mis soldados se acercaron a él y lo arrastraron. Uno lo ahogó para mantener sus chillidos y gritos en silencio. Era mejor así. Había muchos nobles por ahí que preferían escuchar la canción de cuna cantada por gente torturada, pero yo prefería su silencio.

Mientras estaba atado a cuatro caballos, me acerqué más al borde del territorio de la mazmorra y esperé a que mis hombres termiran. No tardaron mucho en desgarrarlo, eran caballos de tiro, los más fuertes cuando se trata de poder en las piernas, y también los únicos capaces de llevar soldados draconianos. Los caballos humanos eran tan pequeños comparados con los de Teslov o los del continente de Sorone.

-¡Ha sido hecho, milord! -dijo uno de los comandantes rango emperador

«¡Bien! Avancemos ahora. «Pedí.

-¿Algunas órdenes especiales para nosotros? -preguntó la asesina el’doraw mientras se acercaba a mí.

«Sí. Deseo que continúes la misión de esa patética pieza de carne. Encuentra la ubicación de la mazmorra y su núcleo. Averigua dónde se esconde la princesa Ayuseya. Averigua lo que puedas sobre Mad Destroyer Nanya. «Ordené con calma mientras entraba en el territorio de mazmorra.

Mi espada tembló un poco cuando el encantamiento de Miedo fue activado. Podría hacer que el núcleo de la mazmorra temblara ante mí y tal vez incluso obligarlo a cometer algunos errores involuntarios. Si me atacaba, tendría la excusa perfecta para destruir este lugar en el que Nanya encontró refugio. Por supuesto, siempre podría instigar un ataque. En cualquier caso, planeé hacer mi estancia larga y dolorosa para ella hasta que descubrí exactamente donde se escondía mi mascota.

[El punto de vista de Nanya]

Viendo a Illsy mostrar tanto miedo hacia Dankyun me recordó lo poderosa que era mi espada robada. Muchos la vieron como un verdadero tesoro cuando se trataba de eso, pero para mí, no era más que un recordatorio del sufrimiento por el que pasé a causa de ella. A menudo quería simplemente tirarlo en el río más cercano, pero era demasiado poderosa para dejarlo caer en las manos de cualquiera.

(Shiku: Un aplauso *aplaude* “Es demasiado poderosa para dejarla caer en unas manos cualquiera” dejemos que el desquiciado de Dankyun la tome prestada indefinidamente, total que PODRÍA SALIR MAL? Querida, hasta shiku tiene un poco de sentido común como para evitar eso -.-)

En aquel entonces, cuando Dankyun me la robó, me dijo que sólo un tonto pensaría en renunciar a una arma tan poderosa. Sólo un loco pensaría en volverse más débil en un mundo donde los fuertes dominaban a los débiles. Tal vez eso era cierto. Yo era una mujer loca que deseaba echar lejos sus colmillos porque esos eran colmillos forzados en mí no ganados con trabajo duro. Para recibirlos, todo lo que tuve que hacer fue nacer, nada más.

¿Qué tipo de padre crearía y regalaría tal cosa a su propia hija? Un arma destinada sólo a arrojar la sangre de … compañeros indignos. Pensé mientras miraba hacia Ciudad Therion

(Shiku: Sip, compañeros indignos, se refiere a las mazmorras? Si es así tiene sentido, podemos decir que nanya es una mazmorra, ya que los únicos que pueden crear armas tan especiales son mazmorras y que esta hecha para matar Dungeons Lords…compañeros indignos, pero y si no es una mazmorra completa? Puede ser medio mazmorra?)

Cuando Dankyun me traicionó, pensé que nunca volvería a verlo. Pensé que finalmente me había librado de él, pero al igual que un boomerang, la cosa devastada estaba volviendo a mí.

Allí, el hombre que me traicionó, que mató a mi party, me robó, y me dejó por muerto en un calabozo se dirigía hacia mi pequeño santuario aquí, en el Imperio Shoraya. Si pudiera haber elegido, habría deseado que esta maldita reunión nunca ocurriera. Luché entre dos pensamientos: recuperar mi espada y matar a Dankyun. No deseaba el primero, pero deseaba lo último.

(Shiku: party grupo generalmente de 4-6 participantes, visto en juegos online, si son de fantansia, normalmente, son 1 healer, 1 tanque y 3 dps, pero si hay 4, puede darse un 1 H, 1 T 2 DPS o combinaciones más audaces sin healer o tank, en caso de 6 o 7, se suele traer un DPS mas o un healer, se prefiere que solo haya un tank para evitar que los monstruos hagan OT)

Si fuera la vieja yo, la que dejo morir en aquella mazmorra, no habría luchado con este dilema. Habría saltado de las manos de Illsy y habría corrido hacia él rugiendo como un maníaco. Lo habría dado todo para matarlo sin un solo cuidado sobre quién se lastimaría en el proceso … La vieja Nanya murió en esa mazmorra.

Cerrando los ojos, recordé el momento … Estaba oscuro, hacía frío, y estaba sangrando mucho. Mis amigos estaban muertos, y uno de los monstruos que quedaban en la mazmorra se estaba comiendo las entrañas de Zero. El hedor revolvió mi estómago, y supe que iba a ser la siguiente. No podía moverme de ese lugar, estaba atrapada. Segundo tras segundo, minuto tras minuto, el tiempo pasaba y lentamente me arrastraba hacia mi final. Mi mente se negó a esperar una salida, se negó a aceptar la posibilidad de una fuga … Simplemente esperé … espere a ser asesinada.

Fue entonces cuando vino y me rescató, un mago joven con una sonrisa brillante, el llamado Tuberculus. Mató al monstruo, bueno … apenas. Después de que me liberó, me dio una poción de curación y me llevó a fuera. Yo era un desastre total, pero si no fuera por él, no habría sobrevivido. Por supuesto, joven como era, siguió  cortajandome durante un tiempo hasta que se dio cuenta de que no tenía ningún deseo de ser amada o de amar a otro. La última vez que lo intenté, acabé traicionada, robada y casi muerto. El amor era sólo una herramienta de que usaba la gente estúpida para usar a otros, y yo era solo otra boba desafortunada.

Decir que no confiaba en nadie no era una mentira. Aunque Tuberculus intentó innumerables veces demostrar que él era mi amigo, mi corazón nunca lo creyó. Con el tiempo, aprendí a confiar parcialmente en él, pero nunca completamente. Incluso cuando el peligro nos rodeaba de todos lados y peleábamos uno al lado del otro, siempre estaba preparada para ser apuñalada en la espalda en mitad del combate. Nunca confíes en nadie, nunca muestres tu corazón a nadie, nunca vuelvas a amar … eso fue lo que Dankyun me enseñó. Era la dura y fría verdad de la vida de la que todos huían.

Me permití confiar en él una vez. Me permití aceptarlo. Me permitía creer que tal vez era posible y luego, justo cuando más lo necesitaba, me dejo a mi suerte, me abandonó por su propio beneficio y ganancia, me robó mis pertenencias más preciadas y me dejó esperando la muerte .

Tuberculus no fue el primero en intentar conquistar mi corazón después de Dankyun, había otros también, pero cada vez que escuchaba las palabras de ‘amor’ y ‘confianza’, recordaba aquel momento en que ese bastardo me dejó  para que muriese…Tambíen recordaba la última noche en la que estuvimos juntos, cómo me sostuvo en sus brazos, cómo él constantemente susurró esas palabras en mis oídos sólo para hacerme bajar la guardia, cómo me prometió que siempre estaríamos juntos. Yo estaba atrapada en su trampa, estaba separada de la razón y no podía ver sus mentiras.

Debería haber sabido que algo estaba mal en el momento en que él … Sacudí la cabeza mientras recordaba el momento.

Esa noche, entré en su tienda … Le mostré mi forma sin sellar y deseé que él me llevara … ¡No! No debería recordar eso. Sólo me hará sentir aún más el terrible dolor de la traición.

A pesar de que he cambiado desde entonces, todavía quería matar a ese bastardo, Dankyun, pero antes de hacerlo, tenía que asegurarme de que nadie iba a sufrir en la batalla que le seguiría.

Tal vez después de que él se fuera, lo persiga y lo maté … Pensé mientras veía a la Academia de Magia Fellyore.

Nadie sospechaba nada. Estaban tranquilos y ocupados en sus días escolares como de costumbre, creyendo que estaban a salvo en presencia de los maestros del rango emperador y de mí, un rango divino. No tenían ni idea de que un Supremo y su ejército se acercaran a ellos en ese momento.

A pesar de todo, todavía había una idea divertida que me pasaba por la mente: las palabras de Illsy.

Escuchando a un Dungeon Lord como él hablar de amor y confianza era a la vez divertido y extraño. Comprendí que era una Dungeon rara e inusual, pero difícilmente podía creer que él realmente quería decir esas palabras. No importa lo que Illsy me dijo o lo cerca que estaba de mí, esperaba que él me sacrificara a  Shanteya y Ayuseya en el momento en que las cosas resultaran demasiado peligrosas para él. Después de todo, nunca dudé de la posibilidad de que él solo fingiera sus emociones hacia nosotros sólo para conseguir lo que deseaba, es decir, un compañero poderoso, pero aun así, en algún lugar profundo de mí, deseé que eso fueran mentiras y que sus emociones fueran la absoluta verdad desnuda. Deseaba que cuando llegara el momento, él no me abandonara, no me traicionaría, diera todo de si mismo y eventualmente me demostrara que estaba equivocada y que el amor podía existir, pero aún así … eso fue sólo un sueño , ¿verdad? Una mazmorra no puede amar.

Me pregunto, ¿cuándo me traicionaras, Illsy? Pensé.

(Shiku: Pues nunca, aunque si es seguro que te va a enseñar que sus vertices no son solo para ver, you know)

[El punto de vista de Ayuseya]

Si alguien me dijera hace una semana que acabaría siendo la esposa de un Dungeon lord, y una de rango Dios además, habría pensado que estaban locos, o tal vez querían burlarse de mí. Sin embargo, aquí estaba yo, con la prueba de que le pertenecía, el anillo negro en mi dedo. En lugar de uno de oro y plata con una piedra mágica parecida al color de mis escamas, recibí un tatuaje mágico.

(Shiku: Mira el lado bueno, esa tinta no afecta a la piel, ¿No?)

Desde que era joven, me recordaba constantemente cómo debía comportarse alguien de la realeza Pleyades. Tuve que permanecer siempre siendo refinada, elegante, con una belleza impecable, y sabiduría incomparable, debía ser un ejemplo, pero al mismo tiempo, tenía que tener todos los atributos correctos para encantar a un Supremo. Mi papel dentro de la familia era simple: encantar a alguien poderoso y tener a sus hijos, continuar la línea de sangre real.

Para esa sola misión, tuve que estudiar artes, literatura, política, economía, magia, cualquier cosa que pudiera usar para encantar a alguien y demostrarle que no era como todas las demás mujeres necias del reino. El fracaso no era una opción. Fracaso significa participar en una ‘pelota’.

(Shiku: Si pelota, no se a que se refiere, jum, igual si no lo hacen le arrancan las escapas y hacen pelotas con ellas, como el gatosaurio, que lanza bolas de escamas ^^)

Aunque muchos creían que yo era la más vieja de la familia, eso no era del todo cierto, yo era la más vieja en vida. Hace muchos años, tuve una hermana que era mayor que yo por cuatro años. Su tiempo llegó un poco demasiado temprano debido a la maldición, y ella se vio obligada a una edad temprana a buscar amrido, pero fracasó. No queriendo ver su vida desperdiciada así, aceptó unirse a una «pelota». Allí, ella se acostó con tantos hombres como pudo para tener una mayor probabilidad de terminar embarazada.

(Shiku: AHhh una pelota, una orgía con dragones antropomorfos (¿?))

En el exterior, la ‘la pelota’ era sólo otra fiesta elegante, pero una vez que el reloj marcará las 12, se convertiría en una orgía. Varios machos draconianos de rango emperador con una línea de sangre noble, así como simples aventureros en el área serían invitados a la fiesta. Allí, se verían obligados a usar una máscara mágica especial encantada para mantener su identidad oculta. Hasta la medianoche se les permitía comer, beber y bailar a su antojo, pero después se revelaría el verdadero propósito de la «bola». Llevando solamente una máscara, las mujeres de varios linajes llegarían para entretener a los huéspedes. Los hombres entonces se saldrían de control con ellas, pasando junto a la más hermosa como una buena botella de vino.

A lo largo de la historia draconiana, estos eventos se organizaban a menudo cuando los draconianos no querían saber quién era el padre o la madre de su posible hijo. Cualquiera podía unirse mientras fueran de edad adulta. Por supuesto, para la gente regular, el rango de aventurero no era importante.

Un mes más tarde, mi hermana recibió la noticia de que estaba embarazada con un hijo, por desgracia, nunca llegó a criarlo, murió un mes después de dar a luz.

Si yo no hubiera podido encontrar un marido del rango supremo en los próximos cinco años, iba a sufrir un destino similar, tendría que participar en una ‘pelota’ y rezar para terminar embarazada, de lo contrario, me moriría como un fracaso para familia.

Mi hermana siempre lamentó hasta su último aliento el hecho de que ella fue maldecida con tal vida, para vivir y morir sólo para dar a luz a un niño para preservar la línea de sangre. Era ridículo, pero no podía hacer nada. La maldición estaba allí y la mantuvo encadenada como un animal, aunque naciera en la realeza draconiana.

También temía un destino así, y honestamente hablando, me sentí feliz cuando me enteré de que iba a ser la esposa de Dankyun. Para servir a un solo hombre se sentía como una bendición, pero no me tomó mucho tiempo para darme cuenta de que era sólo otra parte de mi maldición. Ni en las manos de un hombre ni en los de muchos he visto una razón para llevar una vida para tal propósito. Fue por esa razón que huí, pero al hacerlo, avergoncé a mi familia.

Dejando escapar un suspiro, volé hacia mi librero. En esta oscuridad llamada la Mente Interior de un Dungeon Lord, tampoco encontré una escapatoria, tal vez sólo una prisión temporal. Sin embargo, hubo una gran diferencia entre el ser temido por todos los hombres y mujeres, sin importar su edad y fuerza y ​​el aventurero del rango Supremo. Mientras que uno me curó de mis maldiciones y me liberó, el otro añadió otra maldición y amenazó con matarme si no obedecía.

Cogí un libro viejo y lo abrí por el centro. Una sola carta estaba allí. El papel del sobre estaba desgastado, pero el sello seguía intacto, prueba de que nunca se había abierto.

Tal vez es hora. Pensé mientras suavemente sentía el papel viejo.

Era una carta escrita por mi madre justo antes de morir, un consejo final que nunca pudo decirme. Me hizo preguntarme qué clase de palabras podía encontrar escondidas dentro y cuando era una niña pequeña, siempre despertaba mi imaginación y me fascinaba como un tesoro escondido dentro de una mazmorra que encontrarían un grupo de valientes aventureros.

(Shiku: Tuve que alterar ligeramente la frase para que tuviera sentido en español)

Respiré hondo y rompí el sello. Mantuve el aire en mis pulmones mientras la abría lentamente y sacaba la carta escondida dentro del sobre. Mientras exhalaba, empecé a leer las primeras líneas.

(Shiku: Marcaré profundamente el contenido de la carta)

Mi querida hija, lo siento … Naciste en una familia maldita, que se cree que no tiene futuro ni esperanza. Dejé esta carta sabiendo que la leerías después de que consiguieras casarte con un supremo y esperanzadamente no fuistes a una bola. Por ahora, probablemente notaste que tu nombre es un poco diferente que el del primer príncipe.El nombre Drekar pasa inadvertido a muchos oídos, pero no soy yo quien te lo dio, sino a tu padre. Es su nombre, y él era un verdadero dragón.

Cuando llegue el momento, hija mía, sé que después de que nazca tu primer hijo, serás sacrificada a nuestros dioses y con tu vida, la maldición sobre la familia será cortada por la mitad.

Escribo estas palabras para advertirte, ¡pero yo rezo y deseo que no hagas la tontería de huir de esta gran responsabilidad! Tu hijo llevará la sangre de un Dragón Verdadero y como tú, será sacrificados cuando sea el momento adecuado. ¡De esta manera, tus bisnietos podrán librarnos de esta terrible maldición, y ascenderán al trono como los gobernantes legítimos como deben ser! Ayuseya Drekar Pleyades, ¡te han concedido un gran honor, hija mía! ¡Así que no temas a tu muerte y abrázala! Lleva un niño o más y sabrás que tu muerte honrará en gran manera a nuestra línea de sangre real.

Mi hija, con gran tristeza, escribo las siguientes palabras para ti, y rezo para que esto nunca suceda.

Si huyes de esta responsabilidad … ¡que los dioses te condenen con su ira eterna! ¡Por arruinar esta oportunidad para nosotros, para destruir la única esperanza que esta familia tenía, espero que sufras el dolor de mil muertes!

(Shiku: SERA REPERRA LA ZORRA DE SU MADRE! ME ALEGRO QUE ESTES MUERTA Y SABES QUE? ESPERO QUE ILLSY SE SUPER CHETE Y COJA TODO TU MIERDA DE PAIS Y LO VUELVA UN INFIERNO!!!!)

Mis manos temblaron y dejé caer la carta. Las lágrimas fluyeron por mis mejillas como ríos durante una inundación. No podía retenerlas, no podía contener el dolor en mi pecho, y el miedo en mi corazón. Dondequiera que me volviera, la vida parecía inclinada a arrojarme, pero nunca esperaba algo así, no de mi propia madre …

Para ser usada como un sacrificio a los dioses. Ser forzada a ofrecer mi vida para debilitar la maldición echada sobre mi familia sólo porque mi padre era un verdadero Dragón. ¿Cómo podría yo, cómo podría alguien aceptar algo como esto?

Gimoteé y lloré sola en esa oscuridad, en el lugar en el que me escondí de aquel que se suponía debía traerme de vuelta a mi reino y para quien se suponía que debía dar a luz a un niño sólo para poder ofrecer mi propia vida a algunos Dioses.

No podía creer que la amable y cálida sonrisa de mi madre tuviera un destino tan terrible para mí. ¿Era esta la razón por la que Dankyun quería que yo fuera tan desesperadamente su esposa? ¿Quizá deseaba que la familia real se recuperara? No … incluso si eso fuera cierto, había muchas otras maneras de mantenerme a su lado. Podría haberme mentido y susurrarme dulces palabras de amor, engañarme para ser fiel sólo a él. Lo que me hizo fue por odio, de lo contrario, ¿por qué me maldecirme así? Quería el oro en nuestras bóvedas y el poder de nuestros ejércitos, no el futuro de nuestro reino.

Pero, ¿por qué los altos nobles y los sacerdotes no actuaron de manera diferente conmigo mientras yo estaba allí? ¿No sabían esto? Eso puede ser, pero ¿y si lo hicieron y no deseaban que la familia real se recuperara?

Cerré los ojos e intenté pensar en otra cosa. La política de mi patria, el engaño de mi propia especie era demasiado grande para soportar. Me dolía, realmente me dolía … pero estaba sola. Toda mi vida, parece que  había estado sola. Incluso mi propia madre sólo me vio como la herramienta necesaria para restaurar el reino …

Sola … susurré a través de mis gemidos.

Entonces, en ese momento, como si la oscuridad misma sintiera mi sufrimiento y supiera cómo aliviar el dolor en mi corazón, me dejó oír el eco de las palabras de Illsyore de ayer, cuando me robó mi primer beso.

Escucha, Ayuseya … No voy a mentirte … De ahora en adelante, voy a intentar … mirarte como a una mujer, mi mujer. Eres mi esposa ahora … incluso si todo esto comenzó como una broma ‘no no’ … Voy a asumir la responsabilidad … y eventualmente ganar tu corazón … Puede que no confíes en mí todavía … y probablemente no confío plenamente en ti. Ya sea en este momento, pero ese beso que acabo de robarte … es el pacto sellado … que haré todo lo posible … ¡para finalmente robar tu corazón!

(Shiku: Illsy, seras un poliedro, un poliedro pervertido, un ladrón de bragas de lolis demonio, posiblemente, también un sobador de tetas de milfs y no me extrañaría que incluso le des a los animales en el futuro, eres un pervertido después de todo, oye esto me recordó a alguien y su nombre empieza por Alt, bueno, lo que iba diciendo te mereces un aplauso, espero que lo logres.)

Las palabras fueron cortadas aquí y allá, pero esa era definitivamente la voz de Illsyore. Las recordaba, pero no las creía. En mi mente, la idea de que él sostuviese algún tipo de motivo ulterior siguió resonando en mis oídos y me mantuvo en guardia. No confiaba en una mazmorra, no podía, pero cuando llegué con la sugerencia de hacerme su esclava una vez más y esconderme en este lugar, sabía que podía arriesgar mi libertad, aunque, parece que no, no tengo mucho para empezar. Tal vez esa era su intención todo el tiempo, especialmente cuando pensé en este ridículo matrimonio, pero de nuevo …

Incluso si fueran mentiras, él es el único que me dijo esas palabras … Dije en voz alta mientras estiraba mi mano hacia la oscuridad como si quisiera agarrarlo y tirar de él aquí, conmigo, a ayudarme a superar este terrible momento.

Estaba asustada cuando me besaste … Estaba aún más asustada cuando me desperté y sentí tu mano en mi muslo. Dije y mostré hacia esta oscuridad una sonrisa empapada con mis lágrimas. Este matrimonio … es ridículo, pero como mi esposo, tienes todo el derecho de tocarme. Yo sabía que … Sabía que no se me permitía pelear, empujarte, aunque tuviera miedo. Sin embargo, ¿por qué? ¿Por qué tu beso fue tan suave? ¿Por qué tu tacto fue tan amable? ¿Por qué no me usaste? ¿Por qué no me forzaste? ¡Contéstame, Illsyore! ¿Por qué? Cuando tuve miedo, cuando estaba a tu merced, ¿por qué no te aprovechaste de mí como cualquier otro hombre? ¿Por qué no me arrancaste la ropa y me violaste? ¿Por qué no exigiste nada por curar mi maldición? ¿Por qué te pusiste en peligro por esta academia? ¡¿POR QUÉ?! Grité ante la oscuridad mientras mis lágrimas fluían sin parar por mis mejillas y flotaban por la punta de mi barbilla.

Yo estaba gritando nada más que un eco … en una oscuridad … No había nada allí, y así seguí llorando, seguí llorando solo.

Lo siento, Ayuseya … respondió, y yo levanté la mirada sorprendida. Él no estaba allí, pero el sonido de su voz resonó a mi alrededor. Era triste y suave, casi como si estuviera en el dolor de decir esas palabras. No pensé que … Yo … simplemente amaba la forma en que tocabas, las suaves melodías que creabas, y quería ayudarte de alguna manera. El pago por tu maldición nunca se me pasó por la cabeza … En cuanto al otro … Ayuseya, lo siento. No quería asustarte. No quería hacerte sentir miedo. Sólo quería mostrarte que estaba haciendo lo mejor para estar a tu lado, para ser tuyo, como tu marido … Yo … no … Ayuseya, si de ahora en adelante quieres dormir sola, lejos de mí, lo entiendo. Fue culpa mía por empujarme a ti. Te asusté, te asusté, y eso era exactamente lo contrario de lo que quería mostrarte. Supongo que sólo quería hacerte saber que a pesar de que soy una mazmorra, no voy a tratarte de manera diferente debido a tu estatus o especie. Quería mostrarte que puedo tratar de enamorarme de ti y sentirme seguro en tu abrazo como deseaba que te sintieras segura en el mío. Lo siento … Sus suaves palabras terminaron, y con ellos, la oscuridad a mi alrededor cayó en silencio una vez más.

Me quedé sin palabras.

Una mazmorra se disculpó conmigo. Una mazmorra se disculpó por su error. Una mazmorra … nunca me hizo daño, no, Illsyore nunca me hizo daño. Si sus palabras eran verdaderas, entonces era yo la tonta.

Illsy … dije con una voz suave, pero simplemente cerré mi boca y puse mis rodillas contra mi pecho. Mi corazón y mi mente estaban destrozados. ¿En qué iba a creer ahora?

TRAD: Shiku

Editor: Alphard

Anterior – Índice – siguiente

Índice