Tower of Karma 5

A A A

Tower of Karma

Capítulo 5: William

(Shiku: cap extra para aplacar la ira de aquellos que quieren más, mañana voy a intentar traer otro más!)

*************************************************************

“La altura de ese tipo no sirve. Ese es demasiado voluminoso. Ese es un poco demasiado viejo…”

Al estaba descansando en en el borde del camino de una de las principales carreteras que conectaba Arcadia con otros reinos lejanos. Este lugar donde estaba esperando en particular era la intersección de otras tantas carreteras, que conectaban todas las de la capital. Al observaba a la gente pasar, permaneciendo allí pretendiendo estar descansando.

Ya había comprado nuevas ropas de un vendedor ambulante por el camino. El vendedor había hecho una cara desagradable cuando vio a Al, pero incluso el dinero que huele a mierda es dinero. No era como si no pudiera ser usado por oler mal. Aunque el vendedor mantuvo su cara amarga.

“Realmente no hay nadie con los rasgos que necesito. Debo mantener la paciencia en esto…pero igual tengo que cambiar un poco mis planes si sus apariencias siguen sin coincidir”.

Perdiendo un poco de confianza, su expresión se nubló.

“Sip. Supongo que no hay otra forma… ¿Hm?”

Una cierta persona entró en el campo visual de Al.

“Estatura, complexión, edad; todos los requerimientos encajan perfectamente. El resto es su nacionalidad, supongo. Ya he olvidado cuantas personas han sido hasta ahora, pero bueno, vamos a comprobarlo primero.”

Levantándose, comenzó a andar detrás de la persona que vio.

“Yah, encantado de conocerte. ¿Puedo tomar prestado tu fuego?”.

Habiendo sido hablado de repente, el joven miró con sorpresa a la persona que lo llamó. Probablemente entendió que esas palabras iban dirigidas hacía él, pero parecía que no pillaba de que estaba hablando aquella persona.

“¿…? Ah… Yo, todavía, palabra, difícil”

“Uhm….¿De donde eres?”.

El viajero que había llamado al joven habló lentamente para que así pudiera entender que estaba diciendo.

“….Rushitania”

El joven imaginó que le había preguntado de donde venía. Por lo tanto, el joven respondió con el nombre de su país. Sin embargo, no esperaba que el viajero reconocería aquel nombre, por lo que había imaginado que el viajero se habría quedado confundido. Cuando iba a suspirar desanimado…

“Parece que estuviste viajando por un largo tiempo. Bienvenido a Arcadia”.

“¿¡!?”

Al ser hablado de la nada en su lengua madre, el joven se sorprendió en vez de quedar abatido.

“He estado viajando por mí mismo, así que soy más o menos familiar con otras lenguas. Ah, lo que pregunté antes fue si podía pedir prestado tu fuego”.

“A-aquí está”.

El chico estaba sorprendido. Rushitania era un lugar localizado entre muchos otros países. Además, era un pequeño reino que no podía ser comparado a Arcadia, uno de los 7 reinos, ya era sorprendente que hubiera alguien por aquí que conociese su existencia, pero tener a un extranjero hablando su lengua madre era algo fuera de todas sus expectativas.

“Ah, es increíble encontrar a alguien de mi misma edad viajando desde tan lejos”.

“No, no soy tan increíble. En vez de eso, creo que eres mucho más sorprendente por ser tan competente con otra lengua a mi edad”.

“Creo que Rushitania es mucho más famosa de lo que le acreditas. Su artesanía con madera es muy famosa entre los nobles de aquí y además está varios niveles por encima de otros reinos en lo que se respecta a la medicina. Es un reino increíble que es asombroso en el campo de la forja, haciendo espadas que no pueden ser comparadas con las de otros reinos.

El chico se fue abriendo poco a poco con el buen viajero.

“Cierto, ahora que lo pienso, no me he introducido todavía, ¿verdad? Mi nombre es Norman. ¿Y tú?

“William. Encantado, Norman-san”

El joven llamado William ya había bajado por completo su guardia. El hombre llamado Norman era alguien que poseía un extraño encanto para él. El hecho de que tuvieran una edad similar también jugaba un gran papel. William había comenzado a pensar que Norman y él podrían volverse buenos amigos, sin darle demasiado importancia a su repentina apariencia.

“¿Por qué estás viajando Norman-san?”

“Cierto. Quiero ver el vasto mundo, por lo que me fui de viaje, pero viajar no está hecho solo de buenos momentos, ya sabes. Solía tener dificultades para comer, por lo que he estado haciendo un poco de “cacería de tesoros” y ese tipo de cosas, ahaha”.

“¿¡Cacería de tesoros!? ¡Eso es impresionante! ¿¡Puedes contarme algunas de tus historias!?”

(Shiku, es la segunda vez que leo el cap y me sigue doliendo) (Gali: Y a mi quien me manda a ponerme al día con las ediciones… ya siento mi corazón siendo apretujado.)

Viendo que tan bien William había tomado el cebo, Norman sonrió. Pareciendo como si William se hubiera avergonzado un poco por lo que acababa de preguntarle, su cara se sonrojó.

“No me importa. Cierto. Hubo una vez que estaba en uno de los siete reinos…”

Ambos hablaron el uno con el otro por toda la noche, volviéndose buenos amigos. Después de viajar juntos por unos pocos días, decidieron que irían a la capital juntos.

(Gali:…pausa dramática queridos lectores, sólo imaginen todo ese tiempo de “buena amistad y convivencia juntos” que pasaron “Norman” y William.)

Un carro pasó por un lado. De repente, William miró a la cabeza de Norman.

“Por cierto, Norman. ¿Por qué usas ese pañuelo?”.

Después de haber viajado juntos por tanto, habían dejado todos los honoríficos y profundizado su amistad llamándose el uno al otro por sus nombres.

“Tengo mucho pelo blanco. No es bueno para las apariencias”.

“Tener pelo blanco tan joven… En mi país, se dice que tener pelo blanco en la juventud es un signo de salubridad. También se dice que el pelo rojo es signo de suerte”.

“Hou, es la primera vez que he escuchado sobre eso. Me pregunto si debo quitarme mi pañuelo en el futuro cuando vaya a visitar Rushitania”.

“Cuando llegue el momento, te enseñaré los alrededores yo mismo”.

“Estaré a tu cuidado entonces”.

En ese momento, William estaba seguro de que iba a llegar a la capital de Arcadia, sano y salvo. La razón de esos pensamientos era porque fue capaz de hacer tan buen amigo.

“Me pregunto si ya podemos considerarnos amigos”.

“Para mí, ya te habías convertido en mi amigo hace tiempo”.

William mostró una gran sonrisa al escuchar esas palabras.

La noche aún era fría en esta estación. Ambos estaban cerca del fuego, alejando el frío.

“Tengo una prometida. Quiero convertirme en un hombre digno de ella, así que vine hasta aquí. Ascenderé en el mundo y luego, volveré a casa triunfante, ese es mi sueño”.

William empezó a hablar. Estaba sentado en el otro lado de la fogata.

“Ella dijo que solo se casaría con un hombre fuerte. Es por eso que decidí venir aquí. Pero incluso así, esa chica…justo cuando iba a irme, comenzó a llorar. Me estaba diciendo que no me fuera y tal. ¿No es un poco egoísta? Pero estoy feliz de ser tan amado. ¡Ahora todo lo que queda hacer es, ascender con algunos logros militares!”

(Shiku: Y lo harás…aunque no como esperas.)

“William, ¿Tu familia es rica?”.

William comenzó a reflexionar por un instante.

“Hm bueno, supongo que esta más en el lado rico, pero no es nada comparada a la gente de los siete reinos. El lugar donde vivo es aburrido, lleno de nada, salvo bosques y montañas”.

“Ya veo. Quiero ir a verlo algún día”.

“¡Debes venir! ¡Siempre seras bienvenido en mi casa!”.

Su conversación empezó a animarse. Dentro de poco llegarían a la capital real, pero incluso así, William no se sentía ansioso por ello, este tipo de sentimiento se había desvanecido hace mucho, todo era gracias a su amigo, Norman.

Esos días de viaje juntos estarían a punto de terminar. Llegarían a la capital para mañana por la tarde.

William comenzó a sentirse un poco solitario aquella noche.

“¿Estaría bien si me voy por un momento?”.

“¿A donde vas?”.

Norman de rrepente se puso de pie.

“Bueno, es una “cacería de tesoros”. Aparentemente, aquí hay un tesoro que unos bandidos enterraron bajo cierto árbol en este bosque. Los bandidos ya fueron ejecutados en otro reino, y se dice que solo permanece su tesoro”.

Los ojos de William comenzaron a centellear. Se podría decir que su interés había sido captado.

“¿Quieres venir conmigo?”

“¡Si!”

Escuchando su respuesta, Norman sonrió.

Distanciándose de la carretera, ambos fueron hacía el bosque. Obviamente no había humanos alrededor del lugar; era un lugar gobernado por la oscuridad de la noche.

“Debe estar aquí. Voy a tener que cavar bastante, así que espera mientras cavo”.

Sacando todo el equipamiento para cavar, Norman clavó la pala en el suelo. El sonido del suelo siendo cavado podía ser escuchado. No sería posible cavar en la tierra húmeda sin poner una considerable cantidad de fuerza.

“Fuoh, es muy duro”.

Norman parecía cansado. Viendo eso, William, quien solo había estado mirando a Norman hasta ahora, se levantó.

“Puedo ayudarte también. Déjame hacerlo, Norman”.

“Muchas gracias. Tomemos turnos”.

William empezó a cavar. Lo estaba haciendo sorprendentemente bien.

“Es porque he estado jugando en las montañas desde que era chico. Soy muy bueno en este tipo de cosas”.

William continuó cavando usando una increíble cantidad de fuerza. En contraste, Norman lo observaba aburrido.

“Por cierto, William. ¿Dejaste tus cosas en la hoguera?.

“….No, traje las cosas importantes por si acaso”.

“Hohoh, ¿y a qué te refieres con “cosas importantes?”.

“Hmm… obviamente dinero, pero también la espada que mi padre forjó para mí, y también mis documentos de identificación. Voy a necesitar esos 3 para vivir en Arkas después de todo”.

“Oh, ¿te importaría si le echo un vistazo  a una espada forjada por alguien de Rushitania, el reino de los herreros?”.

“No me importa. Por cierto, ¿cuánto más supuestamente debo cavar?”.

“Solo un poco más”.

Buscando en el equipaje, Norman encontró la espada. Después de encontrar cierto papel al lado de ella, las comisuras de sus labios se elevaron.

“….¿Todavía no?”.

“Todavía no. Oh, es muy buena. Una espada muy hermosa”.

La hoja de la espada brilló nada mas fue sacada de la vaina. ¿Cuánto dinero sería necesario para hacerse con una espada como esta en Arcadia?  Exceptuando los nobles, sería imposible tener una espada como esta. La combinación de belleza y dureza encantó a Norman.

“¿¡No es cierto!? Mi padre es malo usando espadas, pero es de primera clase a la hora de hacerlas. Por cierto, ¿todavía no es suficiente? Ya he cavado un montón. ¿No puede ser que esté enterrado en otro lugar?”.

Cavando una pala en la tierra tras otra; no había ningún tesoro después de cavar un agujero en el que una persona podría caber.

“No, no debería haber ningún error. Es seguro que esta aquí un poco más profundo.”

“¿Es así? Un lugar donde alguien ha cavado antes se supone que debe ser un poco más fácil de cavar. Lo siento Norman, estoy un poco cansado. ¿Podemos cambiar ahora?”.

William le dijo a Normam, quien estaba de pie detrás suyo.

“Si, está bien. Lo haré”.

William estaba a punto de girar la cabeza y darle la pala a Norman, pero…

“Desde ahora para siempre, bien”.

Un hermoso brillo plateado brilló en el estómago de William. Ese brillo era la espada creada como resultado de las muchas gotas de sudor de su padre. Esa espada ahora estaba atravesándole. No podía entenderlo. No podía comprender el infortunio en el que había caído.

“¿P-por qué?”.

William se tambaleaba. La viscosa sangre goteaba de la espada.

“¿Por qué Norman…?

William no podía creer que Norman le había apuñalado. Pensaba que él era su amigo. Creía que se habían vuelto mejores amigos. Incluso cuando estaba seguro del brillante futuro que les esperaba a los dos.

“Haha, Norman, ¿verdad? Para empezar, mi nombre no es siquiera Norman”.

El joven llamado Norman se quitó su pañuelo. Era una sedosa y lisa melena blanco tiza. Quizás, normalmente el brillo de la luna siendo reflectado en aquel pelo blanco se habría pensado como algo hermoso, sin embargo, ahora mismo, la sensación que daba ahora, era una intimidante. Acompañado de la expresión en la cara del chico peliblanco.

“Mi nombre es William. Estaré tomando tu nombre. Se feliz, tu nombre será expandido por el mundo y tu existencia llegará a la cima de Arcadia. Haré todos los méritos militares por ti. Y para que eso pase, tienes que morir”.

El joven peliblanco clavó la espada más profundamente. La misma espada hecha con el objetivo de protegerle era la que cortaba fácilmente por la carne de su cuerpo. Siguiendo, su brazo derecho fue cortado.

“¡No entiendo que estás diciendo! ¡Somos amigos! ¿¡¡¡No eran así las cosas!!!?”

Gritó William. Sin embargo, su voz no llegaría a nadie. Nadie vivía en el bosque, y además, estaban lejos del camino. Sus lamentos no llegarían a nadie, ni siquiera al hombre delante de sus ojos…

“Amigos, ¿sigues diciendo amigos? No, seguramente eso es imposible. Te odio, y no creo que pudieras haberme llegado a caer bien”.

Los ojos de William se abrieron en desesperación.

“Puedo ver que estás bendecido con un buen hogar y fuiste criado con amor. Tienes una familia e incluso una prometida. ¡¡Este tipo de extravagancia….esa felicidad….no hay forma de que [nosotros] podamos perdonarla!!”

La hoja de la espada brilló más fuerte. Ahora fue el brazo izquierdo el cortado. Los gritos de William no llegarían al joven ante sus ojos. Su corazón ya se había roto hace 5 años.

“¡Se supone que debemos valorar esta felicidad! ¡No se supone que tienes que venir a un lugar como este para apuntar a algo mayor! Te estás sobrestimando. De cualquier forma, alguien como tú terminaría muriendo algún día. Ese es el porqué deberías estar agradeciéndome. Justo como deseabas, ¡Haré tu nombre tronar por todo el mundo!”

La consciencia de William se volvía gradualmente borrosa. Estaba sangrando sin parar por sus heridas. Su vida se estaba esfumando. Su amigo, Norman, había destruido sus esperanzas por un futuro.

“Cierto, tengo algo que decirte. Esas historias de “cacerías de tesoros” eran todas de un libro, Norman era el nombre del gerente de la librería quien solía vender libros. Libros como ese fueron los que use como referencia. Y por el agujero que cavaste…”

El demonio en blanco tiza pateó a William, que cayó en el [agujero]

“Es tu tumba, ¡¡Williammmmmmmm!!”.

En ese momento, William no podía ya pensar claramente. Todo lo que quedaban eran las memorias felices de su pueblo natal, esas memorias pasaban a través de su cabeza, sus memorias sobre su amada prometida. Las ociosas charlas que tendría con su familia. Su hermano mayor y menor, sus hermanas pequeñas, esos recuerdos de él yendo a través de las montañas…

“Ah, está bien, olvidé tomar tu cabeza también, William”.

Cortándolo de aquellas memorias, la hoja corto el cuello de William

“Adiós, William. Tienes mi gratitud”.

La cabeza caída ya era un cadáver que no podía responder. Cogiendo su cabeza por el pelo rojo, el joven la tiró al agujero.

“Fuh, esto fue inesperado…muy fácil cortar su cuello. ¿O quizás es porque la espada está muy bien hecha?”.

Volviendo a usar el lenguaje de su reino, el joven probó saludablemente la sensación de cortar la vida de una persona.

“Está bien nee-san, no te preocupes. Incluso yo estoy sorprendido. Imaginaba que mi corazón dolería la primera vez que mataría a alguien….sí, está bien”.

Teniendo una expresión serena en su cara, la forma en la que el joven actuaba hacía sentir que en efecto, había algo roto en él.

El chico cogió todas las partes que había cortado de [William] que yacía cerca del agujero y las lanzó dentro. Después de haberse ocupado de todos los vestigios, el joven dejó escapar un gran suspiro.

“Bueno, está bien. Desde ahora comienza el acto principal. Esta será una parte crucial de mi vida que decidirá si asciendo en prominencia. Ahora entonces, enterremos a este tipo, ¿no?”.

El joven comenzó a llenar el agujero. No tenía ninguna expresión en su cara.

El joven peliblanco, Al, de nuevo había construido su Karma.

(Shiku: tengo una teoría del posible final que esto va a tener, porque, si algo me enseñaron más de 4000 caps de Xianxia y Wuxia, es que el karma, una vez construido es inexorable y que tiende a ser una deuda que cuando menos te lo esperas pide ser cobrada y lo toma todo de ti)

TRAD: Shiku

EDITORA: Galiza Sly

Índice