Falling in Love with the Villaines -Capítulo 5

Siento haber tardado tanto en traducir el capítulo, estaba saturado con los exámenes finales, a partir de ahora irán más seguidos XD.

PRÓLOGO:

CAPÍTULO 5: Me he acostumbrado considerablemente al trabajo

Han pasado tres meses desde el día en que fui contratado por la Casa Windhill y ya me he acostumbrado a la vida aquí.

Me despierto antes del amanecer y entreno mi cuerpo cada día. Debido a que el día a día de esta casa comienza temprano y todos los empleados se levantan a la salida del sol para comenzar con sus deberes, yo tenía que levantarme antes que ellos para hacer tiempo para mí.

Corría alrededor de ese escandalosamente grande patio y entrenaba mis músculos haciendo numerosas flexionas y sentadillas.

Comencé a hacer esto antes de cada amanecer.

Después de la salida del sol, mi trabajo como sirviente comenzaba, pero no tenía apenas nada que hacer. Lo único que el anterior ayudante de cámara, Will, me contó, a parte de los deberes rutinarios, fue la manera de interactuar con otras familias.

Sé ve que las preparaciones para la realización de una fiesta del té en nuestra mansión, incluían preparar invitaciones para los participantes escogidos, así como confirmar su asistencia, lo que daba bastante trabajo.

Aparte de eso, estaba también el trabajo de clasificar las peticiones de asistencia, decidiendo cuales se suponía que debían ser aceptadas y cuales rechazadas. Entender las relaciones con las otras familias, examinando quienes debían participar, y llegar a una decisión comprendiendo sus circunstancias parecía ser también un trabajo problemático.

Sin embargo, por el momento ese tipo de peticiones todavía tenían que llegar.

Que Vincent-sama fuera todavía un niño no era la razón de esto.

Cuando provienes de una familia aristocrática, escuché que era normal llevar a algunos de los hijos a eventos sociales. En primer lugar, la edad limite para celebrar una ceremonia de mayoría de edad, en este mundo, serían los dieciséis, también oí que aquellos que la alcanzaban más rápido rondarían la edad de doce.

Era similar a las ceremonias de alcanzar la edad adulta, que los más altos niveles de la sociedad de mi anterior mundo realizaban en el pasado.

Vincent-sama tenía solo diez años y la mayoría de edad todavía debería estar lejos, sin embargo, parecía que alrededor de los doce años asistiría a la escuela. Con eso en mente, lo mejor sería que comenzara a socializar con gente de la misma generación pertenecientes a las otras familias.

Y todavía…. No había ni una sola invitación.

Aun debiendo haber un montón de familias deseando interactuar con la Casa del Marque Windhill.

¿Por qué estaba pasando esto? No había ni una persona dispuesta a darme una respuesta precisa. Aun pensando que debía haber una razón para que se negaran a decírmelo, me rendí en investigarlo, al fin y al cabo, debería ser capaz de descubrirlo tarde o temprano de todos modos.

En lugar de preocuparme sobre ello, aprovecharía el tiempo que creé para mí al máximo. Para lograrlo, estaba practicando la manera de leer.

Parecía que los caracteres de este mundo eran distintos de los japoneses. Después de escribir mi nombre, solo podía verlos como garabatos. Los cuales eran llamados letras.

Cuando fui consciente del problema, mi futuro se volvió sombrío. Ser incapaz de escribir sería un error fatal para un sirviente.

Pero afortunadamente, de algún modo, podía leer. Mis ojos reconocerían lo que estuviera frente a mis ojos como japonés. Sin embargo, el problema era que todavía era incapaz de escribir. Escribir en nombre de otra persona era una de las labores de un ayudante de cámara, y no ser capaz de hacerlo me descalificaba para este rol.

Tenía que aprender a escribir a cualquier precio.

Daba igual como los mirara, se veían como caracteres japoneses, en realidad, esas letras debían tener una forma diferente. Esto debería ser imposible, lo que lo hacía posible era mi peculiar existencia.

<Trad inglés: Cambio de personalidad>

Cuando tomaba las riendas del cuerpo, los caracteres escritos no estaban en su idioma sino en letras de este mundo. Pero como no sabía ni leer ni escribir, no entendía su significado. Solo podía reconocer las formas.

Pero eso era suficiente. El otro yo podía entender lo que estaba escrito. Yo percibiría la forma de los caracteres y los escribiría. El comprendería el significado detrás de las palabras y después de aprender el significado, yo recordaría como leer las letras.

Me encomendé a mi otro yo, quien solo pensó en respuesta “Como te atreves”

<Trad inglés: Regreso a Ryou>

La sesión de estudio comenzó a mostrar resultados. Los caracteres en las páginas del libro que estaba usando estaban ahora mezclados entre el japonés y las letras de este mundo. Las palabras que se reemplazaban eran aquellas a las que me había acostumbrado.

Aunque transcribir los textos era bastante duro al principio, ya me había acostumbrado a ello para ese momento.

Como había estado haciéndolo todos los días, también terminé acostumbrándome a la pluma. Aunque mi escritura todavía era deforme, pensaba que lentamente la estaba corrigiendo.

<Trad inglés: Cambio de personalidad>

El camino para llegar a ser un sirviente totalmente capaz.

Aunque la meta todavía estaba muy lejos, sentía que estaba lentamente progresando.

Me pregunto por qué estaba luchando tan duro para ser diligente en el trabajo, pero siendo sincero, sabía la respuesta. Simplemente no podía abandonar a esos dos hermanos egoístas.

Aunque esos dos me causaban una infinidad de problemas, aparte de ellos no tenía a nadie más en el que pudiera confiar en este mundo.

Trataban con normalidad a alguien como yo. Yo, el que era mirado con desdén por los que me rodeaban y era tratado con hostilidad, había sido protegido bajo sus alas.

Yo, que no era nada más que una rareza, y eso no era solo por la heterocromía, era bastante más extraño que eso.

Mi cuerpo tenía dos personalidades residiendo en él y estaba empezando a sentir fricción entre ellas. Poco a poco la distancia que las separaba estaba chocando y estaban convergiendo en una. Tanto mi yo actual como mi otro yo nos estábamos convirtiendo en único yo. Nos convertimos en un único y mismo yo.

Me sentía como si me estuviera volviendo más adulto y por el contrario él se sentía más inocente.

El que se dio cuenta de esta convergencia fue el otro yo. Me sentía bien con ello. Pero aun si mis dos personalidades se fusionaran en una, estaría lejos de ser normal.

Ambos entendíamos eso.

El otro yo parecía tener una fuerte resolución sobre esto. El venía de otro mundo, así que naturalmente, el entendía que estaba lejos de ser normal.

Sin embargo, yo era un huérfano de los suburbios, una existencia sin poder ninguno que podría haber muerto en cualquier momento.

¿Exactamente cómo yo, que era un ser peculiar incluso en ese ambiente, termino de esta manera? Mi otro tampoco tenía ni idea.

¿Podría volverme alguien fuerte?, Para ese entonces, ¿podría seguir siendo normal? Si me volvía una existencia con un poder abrumador, entonces quería usar esa fuerza por el bien de esos dos.

Mi otro yo era digno de confianza. Diciendo que este cuerpo me pertenecía, siempre me pasaba las riendas de este. Después de pensar en sus pasadas acciones, entendí que aún a pesar de saber que debería haber muerto, él todavía me cedía sinceramente el cuerpo, lo que le hacía parecer una imagen persistente de mi conciencia. Era la primera vez que conocía a semejante tipo de persona.

La manera en la que nos conocimos fue extraña, aunque, como después de todo era parte de mí. Yo era también mi otro yo. De cualquier manera, él era digno de confianza. Necesitaba su honestidad para suprimir el odio que residía en mi corazón.

Para poder preservar la felicidad que estaba conteniendo.

◇◇◇

Eran las cuatro. Vincent-sama se debía levantar entorno a las ocho de la mañana.

Originalmente despertarle era el trabajo de las maids pero debido a que era realmente difícil y que ellas no querían hacerlo más, me forzaron a hacerlo a mi antes de que me diera cuenta.

Normalmente, la maid personal de Vincent me estaría esperando en frente de la puerta, pero…

「¡¿Por qué no hay café?!」

「Erm… Señor…」

「¡¿Por qué me despiertas sin haberme preparado café para despejarme?!」

Podía escuchar los gritos provenientes del interior de la habitación. Parecía que la maid había intentado despertarlo por ella misma. Aunque realmente no me importaba, si lo intentaban, me gustaría que lo hicieran adecuadamente.

Suspirando en voz baja, me di la vuelta y regresé por donde había venido. Sabiendo que ella estaba pasando un momento difícil, me sentí un poco culpable, pero decidí resistirlo. Después de todo, gracias a ella, tenía que pensar una manera para calmar al chico.

Un rato más tarde regrese, Vincent se había tranquilizado.

Sin embargo, sus quejas no cesaron. ¿No debería canalizar esa persistencia en temas más productivos? Con eso en mente, entré en la habitación.

Me incliné cortésmente.

「Buenos días, Vincent-sama

「Yeah, buenos días」

「Hoy, he preparado un zumo de manzana para desayunar 」

「¿…Qué?」

Escuchando mis palabras, frunció el ceño dando a entender que no le agradaba. A pesar de haberlo notado, pensé que no debía flaquear.

「He preparado zumo de manzana para desayunar, señor」

「¿Por qué no es café? Necesito café para despertarme, ¡Obviamente! 」

「Sí, señor. De hecho, he sido yo el que lo ha pedido」

「Entonces, ¿Por qué no haces lo que se te ha dicho? ¿A caso no eres mi sirviente personal? 」

「La verdad es, que mientras leía ayer un libro, descubría algo」

「¿Qué descubriste?」

「Parece que tomar café justo después de despertarse no es saludable」

「…Como si me importaran tales cosas. El café es obviamente lo que necesito」

Aun así, no es como si él estuviera especialmente encariñado con el café. El simplemente estaba imitando a su padre.

「Pero señor…」

「¿Qué pasa ahora?」

「Lo leí del libro de anécdotas del rey Takemitsu

Para Vincent, la única figura que sobrepasaba a su padre era la tercera generación de reyes del reino de Gran Flamm, el rey Takemitsu. Él era un legislador que uso la destreza militar del país para expandir sus fronteras y del que se dice que estableció los fundamentos actuales del estado.

「¿…Qué?」

「El rey Takemitsu era un caballero que miraba por su salud」

「¿… Y el zumo de manzana?」

「Las frutas son buenas para el cuerpo. Parece que la dulzura de la fruta puede mejorar tus capacidades mentales」

Estas no eran palabras del rey Takemitsu, pero ya llegados a estos extremos, eso no importaba.

「¿Es así? Entonces, el zumo está bien」

「Entendido señor. Lo dejaré encima de la mesa así que por favor sírvase usted mismo」

「Bien」

Vincent se levantó de la cama y se sentó en frente del escritorio. Ya había dejado de prestar atención a la sirvienta.

Con esto, debo haber cumplido adecuadamente con mi deber.

Usar el tema que había preparado para que se levantara de la cama para relajar su humor fue un desperdicio, aunque. Había preparado duramente este tipo de cosas, para levantar el interés de Vincent cada día.

Sin embargo, era consciente de que aun si el asunto del café con la sirvienta al levantarle no hubiera pasado, el habría tenido un berrinche a propósito de todas maneras.

Él estaba haciendo esto con la intención de hacer que la gente, que era reticente a que me quedara en la mansión, reconocieran mi valor.

Por el bien de devolverle su buena voluntad, preparar un tema de conversación a diario no era nada.

「Entonces señor, le explicaré el horario de hoy」

「Fumu…」

Vincent se recompuso, y asintió con la cabeza. Explicar el horario, que no había cambiado en lo más mínimo, completaría mi trabajo para la mañana.

Atenderle mientras se vestía era el trabajo de la maid.

Hasta que esta terminase, yo iba a preparar las clases de la mañana en la habitación vecina, colocando los libros de texto, el material para escribir y hojas de papel en el escritorio.

Los deberes de ayer estaban en blanco como de costumbre. Tomé el bolí en mis manos y abrí los libros en los temas que estaban al alcance de mis conocimientos.

Entorno al momento en el que lo hice, las preparaciones de Vincent también lo terminaron y él entró en la habitación.

「¿lo has hecho?」

「… He estado pensando en esperar hasta que tus preparaciones hayan terminado」

「La razón de por qué no hago mis deberes es para que tú puedas estudiar. Yo puedo hacerlos en cuanto quiera, y de hecho, soy capaz de hacerlo antes de que el profesor venga」

Diciendo eso, él tomó asiento y cogió el bolígrafo y aunque fingía estar pensando las respuestas, el simplemente copiaba las mias.

Haciendo esto, hacía que sus anteriores argumentos perdieran peso. El probablemente diría “Así puedes estudiar parte de ello” así que no pensaría mucho en ello.

Cuando estuvieron terminados, como si ya lo hubiera estimado, el profesor Moore entro en la habitación.

Este era el comienzo de las sesiones de estudio de la mañana.

El profesor revisó nuestras respuestas, mientras él explicaba los deberes asignados uno a uno. Esto era solo una revisión y después de hacerla, pasamos a la lección de hoy.

Aunque usábamos libros de texto, la mayoría de las cosas que decía no estaban escritas en ellos. Parecía que el motivo era para proteger su dignidad como profesor. Una vez que alcancé esa conclusión pensé en parar a Vincent que estaba tomando notas entusiastamente de las palabras del profesor.

Yo no tenía ninguna hoja, así que naturalmente no tenía otra opción que no fuera la de centrarme para que las palabras del profesor no se me escaparan en la esquina de la habitación.

Moore-sensei solo me dirigió una pregunta una vez. Después de eso, el ignoró completamente mi existencia. Entendí la razón por su mirada llena de desdén.

No había ningún error en que él consideraba que los estudios eran innecesarios para un sirviente huérfano. Cuando se dio cuenta de que escuchaba atentamente, el bajó la voz notablemente. Ser odiado hasta ese extremo probablemente no se deba únicamente a ser huérfano sino también debido a mis ojos.

Incluso en la mansión, la actitud hacia mí no cambiaba. Tanto en los suburbios como aquí era objetivo de odio.

A excepción de esos dos niños.

◇◇◇

Después de las clases de la mañana llegó el almuerzo.

Debido a que Vincent iba a comer con su familia, la tarea de asistirle se le dejaba a las maids. En ese tiempo, yo también tenía que comer.

Después de recoger mi comida en la cocina, regresé a mi habitación.

Aunque había un cuarto para que coman los sirvientes, de hecho, prefería comer en solitario porque no quería ser molestado por las miradas que me rodeaban. Estaba bien para mí porque así podía repasar las lecciones de la mañana. No se lo que diría la gente si me viera estudiando.

Mientras masticaba el pan, comencé a escribir las cosas que habían sido discutidas en clase en una hoja de papel. Incluso si alguna lección se me hubiera pasado o se me hubiera olvidado, si le preguntaba a mi otro yo, me diría la respuesta en la mayoría de los casos.

Aunque no sabía por qué, por alguna razón, yo tenía buena memoria.

Estaba completamente ocupado comiendo y escribiendo simultáneamente. Después de eso, volví a releer lo que escribí y traté de comprender los contenidos. Cuando encontraba cosas que no lograba comprender, las anotaba a parte para que Vincent preguntara por ellas mañana.

Podía estudiar básicamente gracias a su cooperación.

Yo le había preguntado con anterioridad por que me estaba ayudando hasta este extremo. Extrañamente, quedé satisfecho con la respuesta.

“No hay ningún ser humano que sea perfecto. Para que alguien pueda situarse sobre los demás, debe buscar una persona que pueda cubrir sus carencias”, eso es lo que dijo.

En otras palabras, como él era malo estudiando, yo tenía que acumular conocimientos para servirle.

Pienso que está en lo cierto. Desafortunadamente, él no era bueno en demasiadas cosas.

Actualmente yo era la única persona que podía cubrir esos defectos. Hasta que el número de personas que le apoyasen se incrementase, tenía que darlo todo.

Esta tarde iba a haber una clase conjunta de etiqueta entre Ariel y Vincent, por eso no hacía falta que actuara como pareja de baile en esta ocasión.

Iba a usar ese tiempo libre para entrenar como de costumbre en el lugar habitual. Llevé los platos vacíos a la cocina y los lave, tras lo cual me fui al patio.

◇◇◇

Había una fuente en el patio. La rodeé para llegar al lado opuesto.

No había ninguna razón para venir a este lugar que no fuera la de extraer agua. Estaba oculto a la sombra de la fuente y era difícil que fuera visto por otras personas. Al final, no recuerdo haber sido visto en este lugar desde que llegué a la mansión.

Aun así, solo para estar seguro me concentraba en escuchar para asegurarme de que no hubiera más personas. Aunque era posible que como yo hubiera alguien escondido, al final no había ninguna señal de gente en los alrededores.

Mientras comprobaba que estaba solo, me concentré en las sensaciones dentro de mí. Me calmé y me centré mi atención en mi visión, enfatizando principalmente la de mi ojo derecho. Manteniéndome así, podía ver débilmente algo flotando cerca de la fuente.

No tenía ni color ni forma, pero aún así podía sentir esa presencia.

Parecía que eso también había notado que estaba mirando en su dirección. Esas cosas tenían conciencia, y se reunían y flotaban hacia mí.

Para no asustarlos, lentamente les mostré mi mano derecha. Esa cosa carente de forma se agrupo sobre ella y lentamente empujaron y absorbieron algo fuera de mi cuerpo.

Podía sentir su presencia volviéndose lentamente más fuerte. Después de reunirlos manifesté mi deseo.

Quería que se volvieran una bola de agua, y ellos cumplieron con ello. Deseé que tomaran la forma de una espada y actuaron de acuerdo a esto.

Después de esto, si les pedía que cortaran la rama de un árbol, se alargaban frente a mí, y el líquido con la forma de una hoja (de espada) voló hacia ella y la corto en trozos. Aunque en ese momento, solo podía cortar ramas pequeñas y finas, pienso que si aumento su número podría romper con ramas más grandes.

Esta era la magia que llegue a aprender. Era muy diferente de la que se le enseñaba a Vincent. Sin embargo, mi intuición me decía, más bien, quizás no fuera mi intuición, pero algo me decía…

…Que la mía era la auténtica magia.

Había notado la presencia de esos seres por accidente. Como me volví adicto a tomar baños, había estado viniendo furtivamente cuando caía la oscuridad para prevenir que la gente me notara.

Cundo rociaba agua sobre mi cabeza el agua me dificultaba la visión de mi ojo izquierdo y tuve que usar el derecho para ver los alrededores de la fuente. Y vi esas cosas flotando alrededor, al principio creí que era solo mi imaginación ya que, al mirarlas intencionalmente con ambos ojos, desaparecían.

Sin embargo, aun sin poder verlos más, todavía podía sentir su presencia. Pensado que quizás solo podía verlos con mi ojo derecho, probé a volver a mirar por él, y se volvieron visibles. Lo intenté mirando por mi ojo izquierdo y desaparecieron otra vez.

Eran una presencia que solo podía ser vista a través de unos ojos azules. Así que inmediatamente supe que eran espíritus elementales de agua. Simplemente les llame espíritus para mi propia conveniencia, sin saber realmente lo que eran. Sin embargo, por alguna razón, poseían voluntad.

Teniendo conciencia, también necesitaban comer.

Su alimento obviamente era el maná residente en el cuerpo humano. Sin ser necesaria la activación del maná o su circulación, si se lo permitía, ellos lo absorberían directamente de mi cuerpo.

Escuchar mis instrucciones era su manera de mostrar gratitud.

Este era el principio detrás de la magia.

Sabiendo eso, preguntas empezaron a surgirme. ¿Por qué el tutor de Vincent le enseñaba mentiras? Sin embargo, no podía responderlas. Después de todo el hecho de que yo pudiera usar magia ya era una rareza.

Todavía no tenía el coraje para dejar que otros supieran sobre esta capacidad. Aunque guardar el secreto era más bien difícil, afortunadamente, había alguien que podía ofrecerme consejo y apoyo en esa situación.

Sabiendo que la creencia popular de mi incapacidad para la magia era errónea, debía mantener el secreto todo el tiempo que pudiera. No debía dejar que otros lo supieran hasta que adquiriera suficiente poder para lidiar con las consecuencias.

Habiendo decidido esto, sentí la necesidad de pulir mis habilidades desesperadamente.

Con el tiempo, aun sin cerrar mi otro ojo, podía sentir la presencia de los espíritus de agua con solo centrar mi consciencia. Aun en lugares con la presencia de agua diferentes de la fuente, podía sentir una fuerte respuesta de ellos.

Si podía comenzar a verlos sin esfuerzo, esta magia probaría ser muy útil.

Comencé a pensar en la necesidad de crear mucho más tiempo para mí mismo para poder trabajar en mi ojo izquierdo.

 

Traductor: Streetcat

 

Anterior       Índice       Siguiente

Índice