Maou-sama no machi-zukuri! Epílogo: Los mejores monstruos

Kuina y Rorono tiraron de mis brazos y me llevaron a la fábrica de pan que estaba en la segunda habitación de la mazmorra propiamente dicha.

Allí, todos los monstruos bajo mi control se reunieron. Estábamos a punto de tener una fiesta de celebración por haber ganado la [Guerra].

Una gran cantidad de mesa y sillas fueron puestas. También se preparó mucha comida y alcohol.

Había platos para los monstruos humanoides, también hubo algunos destinados para Griffon y los hipogrifos, así como para los esqueletos y todos los monstruos hechos de las medallas de imitación.

Algunos de estos alimentos fueron hechos por Rorono, el Enano Anciano y Aura, el Elfo Antiguo, pero la mayoría de ellos, fueron comprados a seres humanos que vivían en Avalon. (Lalo: quiero algo hecho por mi niña y mi querida, hum)

El número de inmigrantes y aventureros dentro de Avalon había aumentado y también lo hizo el número de tabernas y restaurantes.

A medida que los seres humanos abren nuevos negocios, aumenta la variedad de cosas útiles y, a su vez, hace que la ciudad sea más próspera.

Por cierto, las monedas que solían pagar por todo esto eran las hechas por los Enanos Herreros, de la plata y oro minados día y noche por los golems. Cuando la minería de mithril, oro y plata también eran muy buenas económicamente hablando, Avalon estaba bastante bien. Como era de esperar, el dinero real era poderoso; era muy ventajoso poder comprar lo que fuera necesario de las ciudades cercanas. Fue extremadamente servicial en la gestión de la ciudad.

La existencia de la Mina fue mantenida en secreto de los habitantes de la ciudad. La entrada a esa sala de mazmorra estaba hábilmente disfrazada y siempre estaban vigiladas por golems para evitar la entrada no deseada. Si alguna vez los humanos descubren la existencia de una mina con infinitas reservas de minerales, incluso en las mejores circunstancias, no sería una cuestión de risa.

“No va a doler ser capaz de minar algo de orihalcum pronto, sin embargo.”

“Yo seré feliz cuando eso suceda, maestro. Ampliaría el tipo de armas que podríamos hacer. Además, sólo tenemos una pequeña cantidad de orihalcum que queda en nuestro inventario para nuestras armas y tarde o temprano, no tendremos suficiente incluso para reparaciones.” (Lalo: maldito Lolicell, consciente a mi niña)

Rorono respondió así a mi monólogo.

Nuestro stock de orihalcum venía únicamente de la mazmorra de Marcho y ese stock estaba casi desaparecido.

El rango del metal que se podía excavar desde una Mina era proporcional a la fuerza del Señor Demonio. Orihalcum e incluso el adamantite podían ser obtenidos en la mina de la Señor Demonio [Bestia] Marcho, en la mazmorra de mis padres, mientras que el mithril era el metal más alto que se podía obtener actualmente de mi [Mina].

“Después de un largo tiempo, ¿vamos a ir a prospección mañana?”

“Mhm, vamos a hacerlo. Es de vida o muerte para mí como herrero.”

Teniendo en cuenta que había completado mis tres [Monstruos del Pacto], así como los aumentos de nivel considerables que gané durante esta [Guerra], no sería sorprendente ahora ser capaz de excavar orihalcum.

Y en la posibilidad de que no hubiera nada, tendría que pedirle a Marcho que me dejara usar la [Mina] un poco más.

Mientras pensaba en tales cosas, subí a un escenario junto con mis tres [Monstruos del Pacto] y mi mano derecha, el antiguo Wight que se convirtió en un Siegwurm.

Todas las miradas de los monstruos se centraron en nosotros.

“¡Mis amados monstruos!”

Mientras mi manto se agitaba deliberadamente, hablaba y luego miraba cada uno de los rostros de mis monstruos, cada uno de ellos lleno de confianza.

Habíamos roto tres cristales en esta guerra y, al hacerlo, había obtenido los poderes de [Viscosidad], [Mal] y [Acero].

Además, al ganar la [Guerra], había logrado mi cuota de [Guerra] e incluso recibí una recompensa del Creador.

Eso no era todo. El Byakko de alto rango se convirtió en mío. Los otros monstruos que una vez pertenecieron a Zagan también cayeron bajo mi mando a través de la Resurrección Mejorada de Siegwurm.

Estas cosas que habíamos ganado eran realmente grandes pero lo más grande de todo, en mi opinión, era el hecho de que habíamos ganado y la confianza que mis monstruos habían ganado de ello.

“Ganamos. Ante una situación desesperada -una lucha contra las fuerzas de tres Señores Demonios- ¡nos hemos apoderado de la victoria de manera justa y directa! Además, tal como dije antes del comienzo de la [Guerra], ¡todos y cada uno de ustedes están aquí y han sobrevivido! Todos ustedes han realizado mi fantasía y la han convertido en realidad. ¡Una victoria perfecta para nosotros!”

Mis monstruos aplaudieron en voz alta y alegre.

Ellos intercambiaron miradas con el compañero a su lado y sonrieron triunfalmente.

“¡Esta victoria es todo gracias a su arduo trabajo! Sin ustedes, no habríamos ganado. ¡Estoy muy orgulloso y agradecido con todos ustedes! ¡Me alegra que hayan nacido como mis subordinados! Ahora, a todos los que puedan sostener un vaso de alcohol, ¡agarren uno!”

Por mi orden, los monstruos humanoides tomaron un vaso. Los que no podían hacerlo se movían cerca de un gran cubo lleno de alcohol.

“Todo el mundo, ¡levante sus vasos! ……. ¡Salud!”

Un montón de voces gritando salud resonaron en la zona, seguidos por los sucesivos sonidos de tintineo hechos por sus vasos.

Cuando vacié mi vaso de una sola vez, todos siguieron mi ejemplo.

“Pues bien, a partir de este momento será tiempo libre. Comida y alcohol serán servidas. Disfrute de lo que quieran y sanen sus cuerpos cansados. Volveré a confiar en ustedes de mañana en adelante.”

Así descendí del escenario.

Los monstruos se reunieron alrededor de la comida y empezaron a charlar con sus amigos.

Mientras tanto, Kuina agarró mi brazo derecho cuando Rorono agarró mi izquierdo. Aura nos observó mientras sonreía y caminaba detrás de nosotros.

En cuanto a Stolas, ella murmuró muy rudamente tener una mirada extraña en su cara cuando las niñas se aferran a él, me pregunto, ¿podría él realmente ser un lolicon?

Después de que Wight me felicitó, fue apresuradamente a ver a su prometida, Ske-san. Parecía que tenía más prisa en sus pasos que de costumbre. Él me había dicho antes que iban a ser casados ​​después de la [Guerra] había concluido. Fue una gran cosa que ambos sobrevivieron a la lucha. Entonces recordé que me pidieron que oficiara su boda. (Lalo: esto… sólo digo que recuerden esto)

Tengo que pensar en maneras de felicitarlos. Pero por ahora, debería disfrutar de esta fiesta de celebración.

Tuvimos un tiempo espléndido después de que la fiesta de celebración comenzó.

Disfruté de la deliciosa comida y alcohol, hasta el punto mi estómago se hinchó mucho.

De vez en cuando, los monstruos se acercaban a mí y me felicitaban.

Muy cerca de mí estaban mis tres chicas. Stolas había estado con nosotros hasta hace algún tiempo, pero parecía haber bebido demasiado y había dejado su asiento para tomar aire.

“Oto-san, di Aaaah”

“Maestro, tu vaso está vacío. Déjame rellenarlo.”

“Maestro, iré a buscar más comida.”

Las tres chicas me atendieron graciosamente. Stolas y otros monstruos no estaban alrededor así que decidí dejarme querer de ellas. (Lalo: aclaro aquí, lo cambié porque la forma literal no se entiende, pero quiere decir algo como eso)

“Gracias a todas. Esto parece el momento adecuado; hay algo que quiero darles.”

Saqué dos anillos de mi bolsillo. Eran anillos de platino grabados con algo que parecía una manzana, el símbolo de Avalon.

Atado a uno del anillo estaba un rubí rojo ardiente y al otro un zafiro frío púrpura.

“Estos anillos certificarán que son mis [Monstruos del Pacto]. Espero que lo acepten. Ya he entregado el anillo de Aura a ella de antemano, pero Kuina, he preparado el de rubí rojo para ti, y el de zafiro púrpura es para ti, Rorono. Elegí estas joyas bajo la creencia de que eran lo mejor.”

Les di los anillos para expresar mi gratitud diaria a ellas, así como un recordatorio de que eran mis [Monstruos del Pacto]. Ya le había dado a Aura su anillo esmeralda verde jade.

Después de poner los anillos en su mano izquierda, las chicas tocaron los anillos preciosos en su dedo.

“Woah, tan bonita. ¡¡Gracias, Oto-san!!”

“Esto me hace muy feliz, padre. Yo atesoraré este anillo toda mi vida. Haré lo mejor que pueda por mi padre.” (Lalo: Auh, eso fue tierno)

Kuina sacudió su cola esponjosa repetidamente.

Mientras tanto, Rorono no se refería a mí como maestro, sino como padre.

Estas eran sus reacciones cada vez que estaban muy contentos con algo.

“¿Los tres me enseñarán sus anillos?”

“¡Sí! ♪”

“Mhm”

“Ciertamente.”

Cada uno de ellos me mostró el anillo en su mano izquierda.

El anillo de Kuina tenía un rubí rojo apasionado que parecía que ardía brillantemente.

Rorono tenía un refrescante, calmo y tranquilo zafiro púrpura.

Aura tenía una esmeralda de color verde jade.

Cada anillo coincidía perfectamente con las personalidades y los encantos de las chicas.

“Lo declararé de nuevo: Kuina, Rorono y Aura, yo las nombro a todas para que sean mis [Monstruos del Pacto], completando así mis tres [Monstruos del Pacto]. Juro que enfrentaré el futuro con todas ustedes; a reír con ustedes; llorar con ustedes; así como jurando pasar toda mi vida con ustedes, mis amadas hijas.”

Al oír mis palabras, cada una de ellas mostró una reacción encantadora diferente.

Kuina, con un rostro sonriente, contestó alegremente un Yay ♪ .

Rorono asintió sinceramente.

Mientras Aura sonreía con una expresión contenida en su rostro.

Y entonces, las tres intercambiaron miradas y mostraron una expresión ligeramente maliciosa… y luego, me abrazaron por completo. Resistí casi cayendo y las abracé a cambio.

“Oto-san, te quiero.”

“Mhm. Hasta que la muerte nos separe.” (Lalo: Casi me caiga de la carcajada que pegué)

“Sí, no me iré aunque me digan que ya no me necesitan.”

Cuando sentí su calidez, reflexioné sobre el placer de haber completado mis [Monstruos del Pacto] y que eran las niñas.

Voy a perseverar aún más a partir de ahora. No dejaré que nadie tome mi ciudad o mis monstruos lejos de mí. Protegeré a mis monstruos. No, no sólo eso. Haré que mi ciudad sea aún más rica y que todos se sientan felices.

Con esa determinación en mi pecho, sonreí ligeramente.

Posteriormente editado por el autor: ¡El tercer volumen está completo! Gracias por leer hasta aquí. A partir del cuarto volumen, la escala de la historia será mayor. Será aún más interesante, así que sigue leyendo. (Lalo: será bestial y Procell azotará a una linda lobita que tiene mucho tiempo, pero es más joven que Aura)

Traductor y editor: Lalo

(Lalo: bueno, me di el día libre porque libré finales, mañana a trabajar como esclavo, pero se siente bien cabrón haber librado 2 finales y uno que poco lo logran. Por cierto, perdón por el mantenimiento, pero es necesario.

Por último, saludos a mi molesta hermana {que llora si no la saludo}, y a Otakueagle01, que siempre me hacen reír y sentir mejor con sus comentarios; de corazón gracias.

Por cierto, ya se acabó el tercer volumen.)

AnteriorIndice / Siguiente

Índice