Martial Word-92

A A A

Capítulo 92 – Rechazado

¡Hu! Después de que Zhu Yan volvió a su residencia, una bola de fuego estalló en chispas delante de él. Este fue un mensaje enviado por un talismán transmisor de sonido del Décimo Príncipe, Yang Zhen. El Décimo Príncipe quería que lo viera esta noche en su palacio.

Zhu Yan podía oír su tono subyacente. ¡El Décimo Príncipe no sonaba feliz!

Zhu Yan sabía con certeza que, si el Décimo Príncipe quería verlo, fue por ese momento cuando Lin Ming lo desafió abiertamente. Los exploradores que había enviado para observar la situación, debían haber informado al décimo príncipe.

¿Ganarse a Lin Ming? ¡Deja de soñar!

Zhu Yan extendió una mano y aplastó las cenizas que ardían delante de él. La voz del Décimo Príncipe se detuvo.

Zhu Yan lentamente se levantó y se sirvió una copa de vino. Levantó el vaso y lo vació todo. Lentamente, sus ojos se volvieron tranquilamente fríos, como un lago plácido.

—Todavía hay un mes. ¿Crees que Lin Ming ya ha ganado?

Cuando Lin Ming regresó a su residencia, también recibió talismanes de transmisión sonora simultáneamente del Décimo Príncipe y el Príncipe Heredero.

El mensaje del príncipe heredero era de Muyi.

Desde el talismán transmisor de sonido, Muyi envió sus felicitaciones e invitó a Lin Ming al palacio del Príncipe Heredero para visitar y tomar una copa.

En cuanto al Décimo Príncipe, también invitó a Lin Ming, y también preguntó si Lin Ming podía ver un raro manual de pasos humanos que tenía.

Estos dos talismanes transmisores de sonido, en verdad, ya habían violado los reglamentos de la Séptima Profunda Casa Marcial. La Casa Marcial había estipulado que todas las influencias externas no podían molestar a los discípulos a mitad del período escolar, aunque fuera un talismán transmisor de sonido enviado desde el exterior. Sin embargo, los acontecimientos actuales eran de un asunto importante con los príncipes que compiten por el trono, así que naturalmente la Casa Marcial fue capaz de doblar las reglas un poco para acomodarlas.

—Parece que ambas partes quieren ganarme… He antagonizado a demasiadas personas y he hecho demasiados enemigos. Mi propia fuerza es débil… Puedo estar a salvo en la Profunda Casa Marcial, pero si salgo, ¡podría ser asesinado! A pesar de que he creado una historia en la que tengo un maestro formidable en mi espalda, este tipo de cosa falsa no necesariamente disuadirá a otros. Si tomo un lado por el momento, entonces también pueden protegerme. Muyi ha sido amable y generoso conmigo y somos amigos, y el príncipe me ayudó una vez, así que le debo un favor. Si me uno a ellos, sería una buena opción. En cuanto al Décimo Príncipe, es hijo de la emperatriz concubina de la Familia Zhu … —Lin Ming no se preocupaba mucho por la política, pero sabía de la situación de la familia Zhu y que el Décimo Príncipe era primo de Zhu Yan. La familia Zhu había usado esta relación para subir la escalera; Su influencia crecía día a día y crecía en las filas.

Era imposible para Lin Ming tomar el lado del Décimo Príncipe. ¡Inmediatamente lo rechazó!

En cuanto a dar cara a Muyi, eso era algo que él tenía que hacer, pero ahora no era el momento…

—Le doy las gracias a su Alteza el Príncipe Heredero por su gran y amable invitación, pero ya tengo una fecha prometida en un mes y debo aprovechar cada segundo y minuto, así que no puedo mantener mi cita con usted. Un mes más tarde, voy a ir a visitar y darle las gracias por su hospitalidad en ese momento.

En el Palacio Oriental del Príncipe heredero, Muyi recibió el talismán que transmite el sonido de Lin Ming. Trazó su barba y dijo con una sonrisa, —Lin Ming dijo que vendría a visitar en un mes.

— ¿Oh? ¿Este Lin Ming es realmente tan diligente que no tiene una noche libre?

Muyi respondió: —Su Alteza debe saber que el hombre que cultiva el camino de las artes marciales debe ser exigente y mantener puros sus pensamientos y su corazón. Lin Ming persigue incondicionalmente el pico de las artes marciales; Si su corazón no tiene ningún pensamiento distractor, su crecimiento también será muy rápido. Si venía a tomar una copa, incluso por una noche, entonces habría algunos trastornos inevitables en su mente y necesitaría quizás uno o dos días para regresar.

—Entonces así es como es. No es de extrañar que el cultivo de Lin Ming progresara tan rápido. ¿Su corazón de artes marciales debe constituir una gran parte de la razón?

—Sí. Normalmente si el corazón de artes marciales de alguien es débil, cuando sólo tienen algunos logros, las grandes potencias de todo el mundo tratan de ganar más de ellos. Son muy fácilmente tentados por cosas como la riqueza y la belleza. ¡Este tipo de persona siempre carecen de gran talento, y sólo puede ser un seguidor! Sin embargo, la fuerza de Lin Ming mejoró tan rápidamente, no es sólo debido a su corazón puro de las artes marciales, sino también, porque tiene un maestro formidable detrás de él.

Inicialmente, Lin Ming había pedido a Muyi que guardara su secreto de ser un maestro de inscripción privado, pero no había dicho nada a Muyi acerca de mantener en secreto lo de este formidable maestro en las sombras.

De hecho, con la reputación actual de Lin Ming, incluso si publicara su estatus como maestro de inscripción, no sería peligroso. ¡Incluso seria añadir fichas en la mano! Sin mencionar que ahora tenía al príncipe heredero y la protección de Muyi, su condición de discípulo talentoso de la Séptima Profunda Casa Marcial, ya era un enorme impedimento.

—Por supuesto… ¿qué clase de maestro está detrás de Lin Ming? —preguntó el príncipe cuando sus ojos se iluminaron.

Muyi vio esta mirada del príncipe heredero y sabía claramente qué pensamientos tenía. Él sonrió y dijo: —Su Alteza no debe esperar contar con esta persona. Supongo que este mayor esta por lo menos en el gran éxito de la etapa de Xiantian. Podría incluso haber superado ya la etapa de Xiantian; La altura de los reinos que ha alcanzado ya está más allá de nuestro entendimiento. No se inmiscuiría en los asuntos terrenales.

— ¡Sobrepasa Xiantian! —El corazón de Yang Lin tembló al escuchar esto. — ¿Qué clase de reino está sobre un maestro de Xiantian?

Muyi forzó una sonrisa irónica. Él dijo: —No conozco el camino de las artes marciales más allá de eso. Para aquellos que no vienen de un clan o secta antigua, el artista marcial que aprende por sí mismo es como vivir en una densa niebla, simplemente no saben dónde ni qué explorar. Después de la etapa de Xiantian, no estoy claro qué tipo de reino es …

Yang Lin soltó una ligera respiración y dijo: —Maestro, por favor no te menosprecies. Usted ya tiene tales logros, aunque no son de una secta o un clan; Ya eres un talento raro. Sólo tengo un punto que no está claro; Si este Lin Ming tiene un maestro tan formidable detrás de él, ¿por qué iría a la Profunda Casa Marcial?

Muyi dijo: —Bueno, también tengo algunas dudas. Para el camino de las artes marciales más allá de la etapa de Xiantian, no entiendo completamente. Tal vez si uno quiere alcanzar los límites más altos en las artes marciales, necesitan experimentar por sí mismos el mundo y acumular experiencias de vida, y es por eso que Lin Ming, a continuación, llegó a la Ciudad Fortuna Celestial.

—Mmm. Si puedo ganar o no a Lin Ming, debo por lo menos ser amigo de él. ¡El mes que viene, cuando llegue Lin Ming, personalmente lo saludaré y le daré un buen banquete!

— ¡Este Lin Ming, en realidad me rechazó!

En el palacio del Príncipe Nube, el Décimo Príncipe Yang Zhen recibió el talismán transmisor de sonido que Lin Ming había respondido, y su rostro inmediatamente se hundió.

—Zhu Yan, que realmente hizo una buena acción. ¡Por una simple mujer, has ofendido a un enemigo tan poderoso, me has decepcionado!

Zhu estaba de pie, en silencio y sin palabras. Originalmente, cuando había logrado arrebatar y obtener a Lan Yunyue, Lin Ming sólo había sido un hombre poco importante, nada más que un insecto debajo de su talón. No importaba lo que pasara, él podría fácilmente lidiar con él. Para tomar a una mujer de una persona tan inútil, ¿qué podría salir mal? ¿Quién podría esperar que Lin Ming creciera tan rápidamente en un enemigo tan poderoso?

Por supuesto, él no explicó estos asuntos ni tuvo que hacerlo. Yang Zhen le había pedido hoy que abandonara su temperamento volátil. Zhu Yan fue muy claro; Su estatus actual y el estatus de su familia Zhu, era todo debido al Décimo Príncipe. El décimo príncipe era su amo, y delante de él no podía rebelarse.

—Tomé prestada la fuerza de tu familia Zhu porque pensé que podías ayudarme a lidiar con mi obstáculo, ¡pero ahora sólo has agregado al caos! Tuve la absoluta confianza para ganar a Lin Ming, ¡pero ahora! ¡Zhu Yan, me seguiste porque querías hacer grandes cosas y tener grandes logros! ¡Sólo los más estúpidos, la gente más estúpida, mataría el mundo sólo por una mujer! ¡Lan Yunyue, usted se divorciará de ella!

Cuando el Décimo Príncipe dijo esto, la ceja de Zhu Yan se arrugó ligeramente. Él dijo: —Su Alteza, incluso si me divorcio de Lan Yunyue, es imposible para mí el facilitar mi relación con Lin Ming. ¿Cree usted que Lin Ming perdonará esta traición y se unirá con Lan Yunyue otra vez? Esta batalla mía y de Lin Ming fue por Lan Yunyue, pero ahora ya no tiene nada que ver con Lan Yunyue.

— ¡No necesito que me prediques! Ya sé que Lin Ming no querrá a Lan Yunyue de nuevo. Pero, si usted se divorcia de ella, será un signo de mostrar debilidad y humillarse antes de Lin Ming. Después puedes disculparte. Sólo así podremos sentarnos y discutir el futuro juntos. ¡Sólo así tendré la posibilidad de ofrecerle condiciones generosas y llevarlo a mi lado! Ya no es un enemigo eterno, sólo beneficios eternos. Elegiré para él bellezas lejos de Lan Yunyue, bellezas celestiales que son tan obedientes como un gato. Le daré grandes riquezas y mejores métodos de cultivo. ¿Cómo no podía estar junto a mí? ¡Lo que el príncipe heredero puede darle no es nada comparado con lo que yo puedo!

— ¿Quieres que muestre debilidad y humildad ante Lin Ming …? —La boca de Zhu Yan se crispó y sus puños se apretaron hasta que quedaron blancos. Para alguien como él, que tenía una personalidad arrogante, mostrar debilidad y humillarse, ¡era peor que matarlo*!

(*Celty: esa es la idea mijo)

 Traductora: Celty Strulson

 Editora: Aucifer Sakuya

Anterior– InicioSiguiente

 

Índice