Martial World-84

Capítulo 84 – Reunión de Maestros

Unas pocas respiraciones después de que el detective vestido de ceniza dijo esas palabras, Lin Ming apareció en un rincón de la arboleda de bambú. Los ojos de ese detective eran como un halcón que estaba midiendo a su presa, Lin Ming.

—Realmente joven, ni siquiera 16 años de edad. Su rostro todavía parece un poco ingenuo, pero si miro con cuidado, puedo ver que hay un aura impactante y aguda en su frente. ¡Este rostro y aura, ciertamente no es algo que viene de un estanque pequeño!

—Esa es una lanza larga de 820 jin llamada Arcoíris Penetrante. Ayer fui especialmente al Salón del Arma Divina para preguntarle al comerciante que vendió esta lanza. Que un joven de 15 años escoja un arma tan pesada, que es difícil de aprender, su audacia y valentía es realmente loable.

—Si llega el día en que un príncipe intente organizar un golpe de estado al príncipe heredero o planear una rebelión, entonces Lin Ming puede agarrar este Arcoíris penetrante, para proteger a nuestro señor el emperador. Esta lanza, con un solo barrido, puede quitarles la vida a varias decenas de personas. ¡Este Lin Ming, absolutamente debe ganar por su alteza el príncipe heredero!

Cuando Lin Ming llegó con Arcoíris Penetrante, casi instantáneamente atrajo la mirada de todos los presentes. Algunas de estas miradas estaban particularmente ardiendo, como si estuvieran imprimiendo la imagen de él en su mente.

Después de que Lin Ming estudió la verdadera fórmula de caos primordial, su percepción era excepcionalmente aguda. Siguió esta mirada escalofriante para ver a un hombre vestido de color ceniza, parado en un rincón de la espada de bambú.

El hombre vaciló ligeramente, “¿Me ha sentido?”

Su localización era muy distante, no había ninguna razón para que él fuera visto entre la muchedumbre. Desafortunadamente, lo notaron, porque sentía que esta mirada era significativamente diferente.

—Este Ling Ming, su observación de los demás es como si tuviera algún tipo de sensor especial. Es demasiado inconcebible. ¿Es su fuerza del alma mucho más fuerte que otras? —El hombre vestido de color ceniza dijo mientras observaba secretamente esta característica. Más tarde, él prepararía un informe con toda la información para el príncipe heredero.

Después de que Lin Ming llegó, eligió un lugar para sentarse y puso a Arcoíris Penetrante en su rodilla. Cerró los ojos y meditó mientras controlaba su respiración.

Los otros discípulos de la Casa Marcial frecuentemente le dirigían su mirada. Incluso algunos de los discípulos de la morada celestial sintieron un temor débil hacia la creciente fuerza de Lin Ming. Aunque a partir de ahora su fuerza les era inferior, tal vez pronto los alcanzarían muy rápidamente.

Las siete reglas de la Profunda Casa Marcial, establecieron que mientras un discípulo del Salon de la Tierra entrara en las 80 mejores filas de la piedra de clasificación, tendrían la oportunidad de enviar un solo desafío a cualquier discípulo de la Morada Celestial. Una vez que ganaron, ¡entonces desplazarían a ese discípulo y se convertirían en un nuevo discípulo de la Morada Celestial! El perdedor sería eliminado.

El número de discípulos de la Morada Celestial fue fijado en 72 miembros. En estas 72 personas, hubo cambios cada mes. Al final de cada guerra de clasificación cada mes, era normal que 2 o 3 desafíos fueran enviados.

Los discípulos del Salón de la Tierra estaban siempre apuntando a expulsar a los discípulos de la Morada Celestial. Después de todo, la diferencia de trato entre los discípulos del Salón de la Tierra y la Morada Celestial era demasiado grande. Una vez que entraron en la morada celestial, recibirían inmediatamente una recompensa adicional, incluyendo pastillas de primera calidad, 15 piedras de esencia verdadera, y 30 horas de tiempo a utilizar las siete matanzas principales.

¡Lin Ming llegaría a los 80 mejores esta vez o la próxima, y luego desafiaría a uno de ellos!

Entonces, ¿cómo podrían estas personas no estar preocupados? Nadie quería ser expulsado de la Morada Celestial. Esto no sólo significa perder la enorme cantidad de recursos, también sería una gran pérdida de estatus.

A estas alturas, la multitud estaba en un tumultuoso alboroto.

—Li Yan, Wu Weidao, Zhu Yan … ¡tres maestros en los primeros 50 rankings de repente aparecieron!

—Esta vez, la evaluación de las Diez mil formaciones para Matar es realmente una reunión de maestros …

Mientras la gente hablaba, los ojos de Lin Ming cayeron sobre Zhu Yan. Junto con Zhu Yan, fue por supuesto Lan Yunyue.

Lan Yunyue acababa de entrar en la plaza de asfalto donde se detuvo. Se escondió en un rincón de la espada de bambú, obviamente, no está dispuesta a encontrarse con Lin Ming y ser puesta en una situación embarazosa y torpe.

Lin Ming ni siquiera le echo un vistazo a Lan Yunyue. Tenía los ojos clavados en Zhu Yan.

—Zhu Yan, finalmente ha aparecido. ¡Ya llevo más de un mes en la Séptima Profunda Casa Marcial, y esta es la primera vez que lo veo!

Zhu Yan también miró a Lin Ming. Muy pocas personas sabían de la disputa entre ellos, por lo que sus miradas no fueron llevadas a la atención de nadie. Esto también fue porque Li Yan y Wu Weidao, estaban mirando de manera similar a Lin Ming. Este discípulo de la nueva generación, posiblemente se convertiría en un poderoso rival después de todo, prestarle atención a él era normal.

Zhu Yan sólo miró a Lin Ming de una manera inexpresiva, sin expresión en la superficie, como si no supiera quién era Lin Ming. Miró a Lin Ming por un momento, luego se volvió.

Sin embargo, en ese momento, Lin Ming en realidad sentía que dentro de los ojos de Zhu Yan se escondía una intención fría y asesina.

Su batalla con Zhu Yan había comenzado a causa de Lan Yunyue, pero ahora, ya no tenía nada que ver con Lan Yunyue. Lin Ming consideró a Zhu Yan como un obstáculo en su camino de artes marciales que tiene que cruzar para seguir adelante.

Pero Zhu Yan, debido a sus repetidas derrotas y frustraciones, consideró a Lin Ming como una espina a su lado que tenía que ser eliminada, de lo contrario, su corazón de las artes marciales nunca estaría completo, ¡y siempre estaría esa espina!

Al principio, ambos lados sólo querían dar un paso en el otro, y pisar sobre ellos para que nunca pudieran levantarse del fracaso. Pero ahora, querían destruir directamente a la otra parte, en particular a Zhu Yan, que ya planeaba matar a Lin Ming.

— ¡Mira! ¡Bai Jingyun y Murong Zi, también son dos maestros en los primeros 50 del ranking!

—Hay más y más maestros llegando. Esta vez, la guerra de clasificación de la Matriz de las Diez mil formaciones para Matar, es verdaderamente una convergencia de dragones.

Con la aparición de Bai Jingyun y Murong Zi, habían cautivado los ojos de todos los presentes. Ellos causaron un revuelo que era incluso más grande que Lin Ming. Lin Ming sólo había dibujado en los ojos de todos, pero estos dos, Bai Jingyun y Murong Zi hicieron que todos los discípulos masculinos estuvieran demasiado emocionados e incómodos para estar de pie, y enviaron sus espíritus combatientes hacia el cielo. La razón de esto era porque, estas dos personas eran mujeres extremadamente hermosas.

No había originalmente muchas discípulas en la Séptima Profunda Casa Marcial. Las discípulas con una fuerza formidable, un temperamento magnífico y las miradas de una diosa, eran aún menos. Las jóvenes como Bai Jingyun y Murong Zi, eran realmente la crema de la cosecha cuando veían a las muchachas. ¡En toda la nación, sería imposible encontrar a jóvenes como ellas!

Las dos mujeres fueron referidas colectivamente como el “Orgulloso Séptimo Profundo Par”. Podría decirse que mil gracias fueron establecidas en un solo cuerpo. Muchos hijos de las grandes potencias y grandes familias, tenían esperanzas de besar su pelo perfumado, sin embargo, siempre regresaban en completo fracaso.

Como hermosas y orgullosas mujeres, eran muy arrogantes y no estaban necesariamente deseosas de casarse y convertirse en la esposa de un hombre. Incluso si lo hicieran, buscarían un dragón entre los hombres. El estado y la riqueza no eran suficientes; ¡También querían fuerza con un buen carácter moral!

Zhu Yan y otros como él, eran insuficientes. Incluso los príncipes que deeaban casarse con las dos niñas como sus concubinas reales, no podían hacerlo.

Después de que las dos chicas llegaron, Bai Jingyun miró a Lin Ming y luego se sentó en un pedazo de hierba limpia en un claro de la arboleda de bambú, junto con Murong Zi. Hablaron de algunas cosas femeninas secretas y ya no se preocuparon por la atención de otras personas.

Antes de que las consecuencias de la llegada de Bai Jingyun y Murong Zi se hubieran despejado, hubo otro revuelo entre la multitud.

— ¡Ling Sen! ¡Ta Ku! ¡Cielos! ¡Mis cielos! ¡Esos dos también vinieron hoy!

Para Ling Sen y Ta Ku, ya no había ningún significado en la participación en la evaluación de las Diez mil formaciones para Matar. Sus rankings eran inquebrantables, y ya estaban en el primer y segundo lugar; No había lugar para ellos para avanzar en la clasificación.

—No están necesariamente aquí para participar. Probablemente vinieron a ver la guerra de clasificación.

—Mmm. Hay la posibilidad … esta vez demasiados maestros han aparecido. La creciente estrella Lin Ming está brillando demasiado, es natural que presten atención a él.

Lin Ming miró silenciosamente a Ling Sen. Aunque era la tercera vez que se veían. La primera vez que se habían conocido, Lin Ming no había sentido lo terrible y aterradora que era la persona de Ling Sen. Con la mejora de su cultivación, cada vez sentía la temible aura de Ling Sen.

Aunque el cultivo de Ling Sen podía ser comparado igualmente con Qin Xingxuan, Lin Ming realmente creía que Qin Xingxuan no era partido para Ling Sen. Este Ling Sen era una completa máquina de matar a sangre fría, ¡simplemente una bestia asesina!

En el campo, más y más maestros comenzaron a reunirse. Cuando la evaluación de las Matriz de las Diez mil formaciones para Matar estaba a punto de comenzar, nueve maestros en la lista de los 50 primeros, ya habían llegado. Este número ya era bastante alto. En todo el año, sólo en el examen final que tuvo lugar al final del año escolar, se vería una escena como esta, donde todos los principales maestros se habían reunido.

(Celty: ¡esto se prendió!)

 

Traductora: Celty Strulson

 Editora: Aucifer Sakuya

Anterior– InicioSiguiente

Índice