Martial World-83

A A A

Capítulo 83 – Lucha de los príncipes

Que estos cuatro hombres vestidos de ceniza pudieran entrar en la Profunda Casa Marcial y ver directamente la guerra de clasificación, es por la virtud de las relaciones del Príncipe Heredero. Esto ya era el límite; No podían romper las costumbres de la Profunda Casa Marcial y ponerse en contacto con Lin Ming en privado en la Casa Marcial, y tratar de conquistar talentos.

En el Reino Fortuna Celestial, la Séptima Profunda Casa Marcial era una existencia distante que no estaba bajo la jurisdicción de la autoridad imperial. Incluso, sin restricciones legales en absoluto. Esto se debió principalmente a que la Séptima Profunda Casa Marcial estaba bajo la subordinación de la secta de tercer grado, los Siete Profundos Valles. ¡Los Siete Profundos Valles eran un coloso aterrorizante que dominaba la autoridad imperial! Para decirlo sin rodeos, ¡Los Siete Profundos Valles podrían fácilmente abolir cualquier gobernante coronado de un país dentro de un área circundante de 200.000 millas!

Si uno no obedecía órdenes, los Siete Profundos Valles podrían enviar directamente 3 o 4 amos de Xiantian. Estos amos podían entrar y salir del Palacio Real sin resistencia, y simplemente cortar la cabeza del emperador como si fuera sólo otro día.

Para tener una visión más amplia de todo el Reino Fortuna Celestial, los guerreros más poderosos como Qin Xiao, Muyi y otros, estaban alrededor de la etapa Houtian medio. Pero esta clase de persona era ya extremadamente rara, y la mayoría de ellos fueron agrupados juntos en la Séptima Profunda Casa Marcial. A quién ayudaron sería difícil de decir. Con sólo un puñado de maestros de etapa Houtian medio para resistir tres o cuatro potencias de nivel de Xiantian, ¿cómo podrían pensar siquiera en represalias?

Así que, una vez que el emperador se revelara contra las órdenes de la Profunda Casa Marcial, sólo podría esperar a morir. Entonces los Siete Profundos Valles designarían un enviado profundo para establecer un nuevo emperador. Si toda la familia real se revelara, entonces los Siete Profundos Valles podrían incluso, exterminar al clan entero del emperador.

Con una existencia tan terrible que está más allá del sentido común, el Reino Fortuna Celestial, incluyendo todos los países vecinos, consideraba a los Siete Profundos Valles como un templo sagrado e inviolable y, cuidadosamente los rodeaba sin la menor resistencia. Las medicinas preciosas de cada país y las piedras de esencia verdadera, tuvieron que ser enviadas en cofres y dadas a los Siete Profundos Valles. Incluso tuvieron que enviar mano de obra para ayudar a los Siete Profundos Valles en la minería.

Mientras la Familia Real obedecía obedientemente a todas las órdenes y daba los recursos, entonces los Siete Profundos Valles no interferirían en los asuntos internos de la nación, e incluso, ocasionalmente, les ayudarían a deshacerse de las rebeliones.

Por supuesto, también había un límite a sus restricciones. Si un monarca era malvado, o el gobierno era incompetente, o la gente común no podía vivir y se rebelaría constantemente, entonces los Siete Profundos Valles abandonarían el actual gobierno y establecerían una nueva dinastía.

La importancia de los Siete Profundos Valles, que establecían Siete Profundas Casas Marciales en cada país, era buscar talentos y genios para llevar a los Siete Profundos Valles, pero también era monitorear a las diversas naciones y presidirlas.

El principal deber del Maestro de la Casa Marcial no era las enseñanzas cotidianas de la Casa Marcial, sino que se encargaba de la minería y la adquisición de los recursos del país, tales como piedras de esencia verdadera, medicamentos raros y preciosos, sangre de bestia viciosa, y otros recursos y materiales que fueron constantemente enviados de regreso a los Siete Profundos Valles.

El Maestro de la Casa Marcial y el Séptimo Enviado Profundo, tenían enorme autoridad en el Reino Fortuna Celestial. El Maestro de la Casa Marcial era responsable de la recolección de los recursos y la administración de la Séptima Profunda Casa Marcial, y el Enviado Profundo era responsable de supervisar la autoridad Imperial. ¡Su estatus incluso dominaba el del emperador!

Podría decirse que los Siete Profundos Valles eran un vampiro gigante que aspiraba la sangre y que saquea todos los recursos de los países numerosos en un radio de 200.000 millas. Sin embargo, este vampiro chupador de sangre, era sólo demasiado poderoso, por lo que ningún país se atrevió a la rebelión. De hecho, para el gobernante de estos países, con mucho gusto sacrificaría los recursos de cultivo de su país a cambio de la estabilidad en sus tierras. Para los mortales, la riqueza inagotable, las mujeres bellas y la autoridad suprema, eran quizás más atractivas que algunas piedras de esencia verdadera.

Así que, frente a la Séptima Profunda Casa Marcial, la Familia Real no se atrevió a interferir, y también tuvo que tener cuidado alrededor de ellos.

Pero mientras hubiera gente, también habría relaciones y conexiones. Después de todo, la Séptima Profunda Casa Marcial fue construida en el Reino Fortuna Celestial, y era apropiado ahorrar a la Familia Real unas cuantas comodidades, como permitir que algunos de los parientes y juniors del emperador entraran al Salón Humano como una excepción. Por ejemplo, en la actualidad, habían permitido a dos príncipes enviar a exploradores a la Profunda Casa Marcial para observar la guerra de clasificación de las Diez mil formaciones para Matar.

—Mantén tu ánimo; ¡No pierda contra los lacayos del Décimo Príncipe! —Dijo la cabeza de estos cuatro hombres vestidos de ceniza. Parecían de más de 40 años y completamente normal.

— ¡Yah! —Las otras tres personas dijeron.

Si el Príncipe heredero hubiera enviado gente, entonces el Décimo Príncipe, que competía por el trono, naturalmente enviaría algunos también.

Los que más necesitan el apoyo de las potencias, a menudo no eran las familias grandes, ni la cámara de comercio, sino los generales y los príncipes.

Los generales guardaban las fronteras. Cuando marcharon a la guerra, necesitaban poderosos para hacer frente a los enemigos y realizar misiones. También necesitaban ser lo suficientemente fuertes como para protegerse y evitar asesinatos.

En cuanto a los príncipes, compitieron por el paisaje del estado, ¡y también necesitaban el apoyo de las potencias para limpiar a todos sus enemigos!

Por lo tanto, ¿cómo podría la gente del príncipe heredero y décimo príncipe, estar ausente?

Antes de Lin Ming, los que habían recibido la mayor atención en la Profunda Casa Marcial, fueron Ling Sen, Ta Ku, Zhang Guanyu y varios discípulos principales.

De los discípulos principales de la Casa Marcial, si no hubiera accidentes ominosos en el futuro, indudablemente entrarían en los Siete Profundos Valles. Después, podrían permanecer en los Siete Profundos Valles, o incluso, ser nombrados como un Maestro de la Profunda Casa Marcial, o ser enviados por otras causas para los Siete Profundos Valles.

Si permanecieran en los Siete Profundos Valles, entonces su existencia sería distante, y sus relaciones con el Reino Fortuna Celestial, no serían demasiado grandes. Pero si se convirtieran en un Maestro de la Séptima Profunda Casa Marcial o un Enviado Profundo, ¡entonces sería extraordinario!

En el Reino Fortuna Celestial, ¡el estatus del Maestro de la Séptima Profunda Casa Marcial y el Séptimo Enviado Profundo, superaron a los emperadores!

Se puede decir que, si un príncipe logró ganar a un discípulo principal, que un día podría convertirse en un Maestro de Casa Marcial o un Enviado, entonces su oportunidad de heredar el trono ¡aumentaría en un 50%!

Si ganaban a un discípulo principal, que ya se había convertido en un Maestro de la Casa Marcial o en un Enviado, entonces el asunto de ellos, que heredaban el trono, ya podría considerarse resuelto.

Sin embargo, todos los siete discípulos principales de la Profunda Casa Marcial, además de Qin Xingxuan, habían llegado de antiguas familias marciales que habían venido a cultivar. Ni siquiera pertenecían al Reino Fortuna Celestial; Simplemente no había esperanza en tratar de ganarles.

Por otra parte, puesto que no pertenecían al Reino Fortuna Celestial, en el futuro era muy probable que no volverían al Reino Fortuna Celestial, sin importar si se convirtieran en un enviado o un amo de la casa marcial. En cuanto a Qin Xingxuan, ella estaba en una situación similar. Con un talento de sexto grado, había decidido perseguir el camino de Xiantian, y muy probablemente se quedaría más tarde en los Siete Profundos Valles.

Puesto que no había ninguna posibilidad de ganar a los discípulos principales, lo que quedaba eran naturalmente, los mejores maestros de la piedra de la morada celestial.

No obstante, fue una lástima que Ling Sen y Ta Ku, fueran personas de los militares. Eran talentos de las fuerzas armadas suroccidentales del Octavo Príncipe Yang, y no tenían ninguna posibilidad de ser conquistados.

En cuanto a Zhang Guanyu, la familia de esta persona era la cámara de comercio. La cámara de comercio había podido existir por mucho tiempo hasta nuestros días. Un monstruo que podía aguantar tanto tiempo naturalmente tenía un instinto de autopreservación para no pegarse la cabeza en lugares que no debían, por lo que nunca en ninguna circunstancia, participarían en las batallas del trono.

Para asuntos como este, como aquellos en los que luchaban los dragones por arrebatar el trono, si tuvieran éxito, podrían hacerse un nombre, pero la cámara de comercio ya era fabulosamente rica. Simplemente no necesitaban ninguna recompensa de títulos. En cambio, si sobrepasaban su influencia y fracasaban, entonces las propiedades de toda su familia serían confiscadas y las nueve generaciones de su familia serían condenadas a muerte. Así que Zhang Guanyu no se uniría a ninguna de las grandes potencias, y en cambio, dedicaría su vida sólo a la cámara de comercio.

En este tiempo donde el trono estaba cambiando, de repente apareció Lin Ming que salió como una supernova deslumbrante. Incluso si el talento de Lin Ming era limitado, podría sorprender a todos en el futuro. Algunos de los príncipes no ahorrarían en ganar sobre Lin Ming. Si este milagro continuaba, al final se convertiría en un maestro preeminente que superaría a Ling Sen y Ta Ku.

En cuanto a convertirse en un discípulo principal, nunca habían considerado esto. Después de todo, las calificaciones de Lin Ming eran demasiado ordinarias.

Un cuarto de hora antes de que las Diez mil formaciones para Matar estuvieran a punto de comenzar, el jefe de los cuatro detectives bajo el mando del príncipe heredero, cambió repentinamente su rostro y susurró: “Lin Ming vino”.

— ¡Alegrarse!

— ¡Yah!

— ¡Para esta misión debemos tener éxito, no podemos fallar! Incluso si no ganamos a Lin Ming, absolutamente no podemos dejarlo caer en las manos del décimo príncipe, si no, traeremos nuestras cabezas al príncipe de la corona.

— ¡Yah!

(Celty: Disculpen el no haber traido el capitulo el jueves, esta semana se puso “dificultad modo dios”, siento que ahora si soy un no muerto)

Traductora: Celty Strulson

 Editora: Aucifer Sakuya

Anterior– InicioSiguiente

Índice