Maou-sama no machi-zukuri! Capítulo 12: La lealtad de Wight

Uno de los dos monstruos de rango A que acompañaban al Señor Demonio [Acero] Zagan era un monstruo tipo tigre con una hermosa piel blanca contrastada por negro. El nombre de su raza era Byakko. Era una raza de monstruos que se destacaban incluso entre los ridículamente fuertes monstruos de rango A.

A este Byakko se le dio un nombre a pesar de que no era un [Monstruo del Pacto]. Los [Monstruos del Pacto] estaban profundamente conectados con sus Señores Demonios. Tanto es así que un Señor Demonio y un Monstruo del Pacto compartían su poder mágico e incluso su alma entre sí, haciendo que la carga de nombrarlos fuera ligera para el Señor Demonio.

Sin embargo, lo mismo no se puede decir cuando se nombra a un cuarto monstruo y así sucesivamente; en la ausencia de una profunda conexión entre ellos, la carga era unilateral para el Señor Demonio. Y así, el Señor Demonio debía verter todo su poder mágico en el nombre. Sin embargo, los efectos de este nombramiento se detendrían al despertar los potenciales latentes dentro del monstruo y nada más.

Los Señores Demonio raramente nombraban monstruos que no fueran sus Monstruos del Pacto. El proceso usaba mucho más poder mágico que su propio poder mágico total. Como tal, pasar por el nombramiento les dejaría una reacción bastante dura: la incapacidad de recuperar su poder mágico durante casi medio mes.

En este período hasta que hayan recuperado su poder mágico, además de estar indefensos, los Señores Demonios también se harían incapaces de usar las habilidades que requerían poder mágico.

Por lo tanto, para ponerlo de otra manera, para aue su Señor Demonio fuera tan lejos y nombrara a este Byakko demostraba cuán capaz era él, así como cuánto su Señor demonio confiaba en él.

“Maestro temporal, ahora voy a romper las defensas de esta sala de mazmorras. Esto debería ser muy divertido” dijo el Byakko con una cara alegre mientras caminaba lentamente hacia la mazmorra.

“Espera, toma algunos monstruos de apoyo contigo.”

“No los necesito; sólo me ralentizarán.”

“Pero para mejorar las posibilidades de victoria, tú…”

“He dicho que no lo necesito. Ponte en mi camino y te mataré.”

Con una mirada de un monstruo del que debería tener control, Zagan retrocedió. El Byakko no tenía intención alguna de mostrarle al Señor Demonio [Acero] respeto alguno. Después de todo, sólo vino debido a su interés en el divertido Señor Demonio del que su amo habló.

Había tres viejos Señores Demonio que se entrometieron en esta guerra. A diferencia de los otros dos que participaron para evitar un problema potencial y así asegurar su posición, el maestro de Byakko lo hizo para probar al Señor Demonio [Creación] Procell.

Si Procell, al final era derrotado, pero todavía mostraba promesa desde la perspectiva del Byakko, el Byakko fue ordenado a organizar sutilmente su supervivencia.

Para que el Byakko lo haga, primero debatiremos las únicas dos restricciones que un monstruo tiene respecto al Señor Demonio que tiene control sobre él:

  1. Un monstruo no puede ir contra las órdenes de su Señor Demonio
  2. Un monstruo no puede hacer un ataque contra su Señor Demonio.

En otras palabras, un monstruo era libre de hacer lo que quisiera, siempre y cuando estos dos puntos fueran seguidos.

A continuación, consideremos las habilidades del Byakko, que incluyen su cuerpo abrumadoramente fuerte y la magia para fortalecerlo aún más; su piel que es altamente resistente a ataques físicos y mágicos y que también puede ser mejorada aún más por el poder mágico se canaliza a ella; y la poderosa capacidad de afectar la mente de sus objetivos.

En conclusión, el Byakko era al menos libre de guiar los pensamientos de Zagan y así permitirle al Byakko impedir el que Procell fuera asesinado.

Desafiar las restricciones no se limitó al Byakko tampoco; no era raro que los monstruos utilizasen y aprovecharan a sus Señores Demonios de alguna forma. Ése es realmente porqué algunos señores demonios – incapaces de confiar en monstruos – tendieron a evitar monstruos con inteligencia.

“¿Qué-qué actitud? Yo… soy tu amo, maldita sea.”

“Entonces, muéstrame la conducta y la excelencia de alguien de quien me gustaría recibir órdenes.”

Como si su conversación hubiera terminado, el Byakko procedió a entrar en la mazmorra.

A lo largo del camino, entre los monstruos mantenidos en reserva, los limos de Zagan prestados de [Viscosidad] todos desaparecieron. Era la prueba de que el cristal de [Viscosidad] no estaba más.

En este breve tiempo, ya ha conquistado la mazmorra de [Viscosidad]…. interesante. Estoy seguro de que esa Gárgola de Orichalcum -un monstruo con el que incluso me costaría mucho pelear- estaba allí, pensó el Byakko al plantear su evaluación de Procell.

Mientras tanto, en la mente de Zagan -que el Byakko leía- estaba mayormente el miedo y la impaciencia.

Zagan entonces depositó sus esperanzas en el Byakko y habló, rogándole que rompiera la mazmorra frente a ellos.

Esto hizo que el Byakko suspirara internamente.

Incluso si es sólo temporal, ¿por qué tengo que servir a un pequeño alevín como este? Oh bueno, al menos de ahora en adelante, puedo deshacerme de todo este aburrimiento. Señor Demonio [Creación] Procell, espero que seas diferente de este pequeño alevín, pensó el Byakko al entrar en la mazmorra.

Cuando estaba dentro de la mazmorra, recordó las palabras que su verdadero amo le dijo

“Kohaku, si mis estimaciones son correctas sobre [Creación], incluso si él pierde esta guerra, él tendrá la fuerza y ​​las capacidades para impresionarte incluso a ti. Sin embargo, si resulta que es más de lo que le he dado crédito, significará tu vida en el campo de batalla. Ese es el resultado por el que estoy orando. Señores Demonios… nosotros los niños del Planeta solo estamos aquí como herramientas para guiar a los humanos… si podemos encontrar una persona que pueda escapar de tal destino y conseguir que esté a nuestro lado, no me importaría perderte. Ahora, Kohaku, te dejo esta tarea.”

Un hombre que podría hacer que su amo diga eso…

Su sangre hervía al recordar esas palabras.

Podría haber rechazado esta misión, pero prefirió no hacerlo. Se había vuelto demasiado fuerte; él ni siquiera podía recordar la última vez que tuvo que luchar con toda su fuerza. Por así decirlo, si se iba a pudrir de todos modos, prefería luchar con todo su poder y morir.

Tan pronto como Byakko entró en la cueva larga, él cambió inmediatamente a modo de batalla.

Siempre y cuando un objetivo estuviera a unos 100 metros a su alrededor o estuviera dentro de su línea de visión, le era posible leer su mente. Si él eligiera pasar el tiempo y el poder mágico, afectar las mentes de su objetivo también era posible. Acoplando su capacidad de predecir siempre los movimientos de un enemigo con su experiencia extensa en combate y fuerza física, él podría responder con eficacia a cada acción con eficacia máxima. Tal era el secreto detrás de su fuerza.

Así, con los Mithril Golems en su línea de visión, comenzó a usar su habilidad para leer las mentes de los golems y avanzar precipitadamente.

Los golems inorgánicos también tenían algo así como una intención detrás de sus acciones para que ellos también pudieran ser predichos.

“Aquí viene”

A casi la hora exacta o quizás incluso antes de que se dispararan las balas del infierno, el Byakko que ya leyó las mentes de los Mithril Golems corrió a toda velocidad y dio tres pasos: uno en el suelo, otro en la pared y otro en el techo donde procedía a correr como si ignorara las leyes de la física -un acto posible precisamente porque era este un Byakko.

Y así, el Byakko evitó y corrió más allá de las balas de abajo.

Utilizando su experiencia para evaluar la amenaza de las balas, calculó cuántas podía soportar.

Si derramo mi poder mágico en mi piel altamente resistente a los daños físicos, diría que puedo soportar unas diez de ellas.

El secreto detrás de la abrumadora potencia de estos ataques de largo alcance fue, por supuesto, la espantosa arma misma, pero las capacidades ofensivas de los Golems de Mithril añadieron un tremendo daño a los ataques también. Un Golem de Mithril era en general equivalente a un monstruo de rango B; era horriblemente lento, pero a cambio, en términos de fuerza física por sí sola, era comparable a un rango A.

Un arma que no sólo compensará la lentitud de los golems, sino que también hará buen uso de sus puntos fuertes; el Señor Demonio [Creación] fue inteligente el emparejarlos.

Los golems luego ajustaron el ángulo de sus ametralladoras pesadas hacia arriba para tratar de golpear al Byakko. Sin embargo, el Byakko leyó este movimiento y rápidamente bajó. Luego corrió hacia adelante, consciente de mantener su cuerpo lo más bajo posible.

Sin embargo, su aterrizaje no estuvo exento de lesiones; antes de llegar al suelo, dos balas lo rozaron. Incluso si tal ataque no los matara instantáneamente, cualquier persona menos resistente al daño físico que el Byakko todavía tomaría un gran daño y probablemente haría que perdieran el equilibrio, exponiéndolos a más balas.

“Esos ataques, ciertamente son fuertes… pero no pueden hacer frente a rápidos movimientos verticales.”

El piso de la mazmorra era una estructura de cueva larga con nada que ocultar. El Byakko concluyó que sólo había una manera de pasar: moverse rápidamente hacia arriba y hacia abajo.

Al correr en el techo, de repente cayendo para moverse en el suelo y luego de regreso, sería muy difícil de golpear si los golems tenían que corregir la alineación de sus armas cada vez, sólo para el Byakko era posible pcambiar su posición en el tiempo que han terminado sus ajustes.

Después de más de medio minuto de correr y saltar entre el suelo y el techo, algo explotó en el suelo. Ese algo era una mina que Procell estableció. Sin embargo, el Byakko viajaba demasiado rápido; en el momento en que la mina activó y explotó, ya estaba lejos.

Los golems que se escondían en los túneles tampoco servían de nada. Los túneles de los lados estaban hábilmente disfrazados y los Byakko no veían a través de ese disfraz, pero mientras los golems estuvieran dentro de su territorio -a 100 metros para ser exactos- podía oír las voces de sus mentes, aunque no pudiera verlas. También estaba el asunto de su velocidad; pasó junto a ellos en un abrir y cerrar de ojos, resultando en sus llamas golpeando sólo el aire.

“¿Es esto porque me he descuidado?”

A mitad de camino, contenía el aliento, ya que mezclado en el aire era un poderoso veneno. Inhaló un poco, pero sus habilidades de auto-curación fueron suficientes anular sus efectos. Sin embargo, si continuaba absorbiendo más aire envenenado, probablemente habría perdido el control de su cuerpo. Tal era ese veneno.

A pesar de todo, Byakko sonrió ante el número de cosas que se le lanzaban.

Aun así, había un límite a cuánto tiempo podía contener la respiración y, a menos que rompiera rápidamente estas defensas, todo lo que le aguardaba era la muerte.

A medida que se acercaba al final, el ajuste de los golems del ángulo de sus ametralladoras pesadas se hizo más rápido.

El Byakko leyó sus mentes y, sin embargo, todavía no tenía tiempo suficiente para evadir. Por lo tanto, en su lugar vertió tanta potencia mágica como pudo en su piel para aumentar su defensa, al mismo tiempo que evadía a los que casi lo golpearían directamente.

Hasta ahora, fue golpeado directamente tres veces y rozó siete veces.

El dolor asaltaba todo su cuerpo sobrante como si estuviera gritando por haber sido despedazado.

Sin embargo, forzándose a sí mismo con fuerza de voluntad, continuó hasta que finalmente estaba en el extremo opuesto de la sala de las mazmorras.

A pesar de haber sido herido por todas partes, rompió las armas del Golems de Mithril con sus afiladas garras. Él entonces esquivó el ataque que venía de los golems ahora desarmados y lanzó un ataque de los suyos mordiendo abajo de las gargantas de los golems. Como resultado, los golems con cuerpos de mithril se rompieron.

“Esta fue una distracción muy divertida.”

Se rio el Byakko mientras tragaba el mithril que masticaba.

A continuación, aspiró el aire junto con el veneno mezclado en él y rugió.

El rugido funcionó tanto como un grito de victoria como como un medio para disipar el aire envenenado.

Después, se preparó de cualquier ataque enemigo que pudiera seguir. No era impensable que más golems con esas armas aparecieran desde la habitación de al lado, después de todo. De esta manera, podría reaccionar de inmediato ante cualquier amenaza.

Poco después, Zagan y sus monstruos subordinados entraron en la mazmorra en grupos.

El Byakko vio cómo sus números se reducían por los golems de los túneles laterales, así como por caminar sobre las minas terrestres colocadas en el suelo que él no partió.

Sólo miró porque no podía atreverse a dejar su puesto actual.

Si por casualidad aparecieran nuevos Golems de Mithril y no pudiera responder inmediatamente a ellos, se aventuró a que su equipo sufriera grandes pérdidas.

Por otra parte, puesto que había otro monstruo del grado A con ellos, la aniquilación completa contra cosas como los golems era inverosímil.

Y así, esperó pacientemente a que el grupo de avance lento llegara al otro extremo de la habitación.

El deseo del Señor Demonio de querer siempre estar cerca del otro. Un monstruo de rango A estaba realmente causando su lento avance; podría haber ido más rápido si acaba de ordenar que ese monstruo matara a los goles que se esconden en los túneles.

“Por fin estás aquí, maestro temporal. Seguro que te tomaste tu tiempo.”

“¿¡Por qué!? ¿Por qué no te deshaces de las trampas y los golems?! ”

En lugar de palabras de alabanza o de agradecimiento, las primeras palabras que pronunció Zagan fueron palabras de queja.

Así, la evaluación de Byakko de Zagan se fue abajo por otra marca. No es el tipo de Señor Demonio que un monstruo desearía tener.

“No podía permitirme destruirlos a todos cuando avanzaba. Y cuando llegas, no podía dejar este lugar. Esas son las únicas razones. Espera, ¿tienes ni idea de por qué no puedo dejar este lugar?”

“¡Oh, por supuesto!”, dijo Zagan, aunque no tenía ni idea.

El Byakko decidió que ya no podía esperar nada útil de [Acero] mientras esperaba pacientemente que toda su fuerza fuera a la siguiente planta a la que ahora tenían acceso.

Ahora, ¿qué tipo de plan vas a dejar que disfrute después?

“Wight-sama, no tengo excusas. Hemos sido completamente derrotados. Los golems que se esconden dentro de los túneles están seguros por ahora, pero pronto serán atrapados allí. No tienen mucho tiempo; sus números son muy diferentes.”

“Mi Lady, no se sienta mal; ese enemigo es demasiado fuerte.”

En una residencia cerca del final de la segunda habitación, Wight y un Enano Herrero discutieron su siguiente curso de acción.

La primera habitación fue conquistada casi por completo por un solo monstruo. Ese hecho dolía, pero más preocupante que eso era que ese monstruo se dirigía ahora hacia ellos.

“Mi Lady, ¿tienes algo en mente?”

“Sí. Ese monstruo, de alguna manera u otra, parece ser capaz de predecir nuestros ataques. Aparte de eso, no tengo ninguna explicación que ofrecer sobre cómo reaccionó tan rápidamente a nuestro asalto. También parece tener una magia de búsqueda de alto rango, ya que fue capaz de notar y evadir los ataques sorpresa de los golems en los túneles.”

“Hmm. O bien puede ver el futuro, leer las mentes de su enemigo, o simplemente tiene una extraordinaria velocidad de reacción y reflejos……… en cualquier caso, que la capacidad, sea cual sea, junto con la agilidad de ese monstruo y sus defensas, es realmente preocupante.”

Adivinaron cuál era la habilidad del Byakko así como contramedidas planificadas contra ella.

En ese momento, no había ningún monstruo entre ellos que pudiera enfrentarse directamente a ese Byakko, y mucho menos ganar. A menos que planearan medidas contra él, en realidad no podrían detenerlo.

Cuando revisaron toda la información que tenían hasta ahora, había una cosa que se destacaba: los ataques de los golems se pronosticaban perfectamente mientras que el gas nervioso mezclado en el aire, así como las minas terrestres en el suelo no lo eran. Por lo tanto, Wight valoró este punto para ser una pista para tener una mejor imagen de la capacidad de ese monstruo. Le preguntó varias veces al Enano Herrero, escuchó sus detallados informes e impresiones hasta que finalmente tuvo una idea aproximada de la capacidad de su enemigo y cómo contrarrestarla.

“Los golems en el primer piso ahora están aniquilados. Parece que el Byakko va a invadir de nuevo solo después ya que se ha reunido con las tropas que quedaron atrás.”

“No sólo fuerte, es sabio y cauteloso también. Si hubiera ido ciegamente a la habitación de al lado, podríamos haber disminuido el número de tropas que están alcanzando.”

Dijo Wight mientras estaba instruyendo a sus subordinados temporales uno por uno. La segunda habitación era de algún modo su dominio; era un gran laberinto de cementerio.

No se consideraba un monstruo fuerte, pero incluso entonces, había muchas cosas que podía hacer. Especialmente en este lugar que su señor hizo después de escuchar sus opiniones.

“Tengo miedo, Wight-sama. ¿Cómo derrotaremos a ese monstruo? Puede resistir incluso después de ser golpeado directamente por las balas del calibre .50 del D2. Además, es rápido y fuerte; incluso masticaba mithril. No hay manera de que podamos ganar.”

Parecía que el Enano Herrero que, a través de los Golems Mithril, vio la lucha contra el Byakko, había perdido completamente el corazón.

Al verla así, Wight puso su mano -no era más que huesos- en la cabeza del Enano Herrero y la acarició; una acción que su señor habría hecho seguramente.

“Mi Lady, no te preocupes, podemos hacer esto. En primer lugar, nuestro objetivo es ganar tiempo, no derrotarlos. A través de las innumerables trampas y esquemas que tenemos, impediremos su progreso.”

“Fufu, sí, tienes razón. Haré mi mejor esfuerzo.”

La presencia de la mente del Enano Herrero ha sido restaurada, sintiéndose a gusto y pensando que podría aguantar hasta que su actual maestro ausente, Procell, regrese.

“Hay otra razón por la que no vamos a perder.”

“¿Puedo oír esa razón?”

“Es porque nuestro señor, Procell-sama, nos ordenó llevar a cabo estas estrategias. Puesto que nuestro señor, alguien lo suficientemente poderoso para ser considerado como todopoderoso, piensa que podemos hacerlo, entonces podemos hacerlo. No hay manera de que nuestro señor se equivoque.”

Wight lo creía firmemente desde el fondo de su corazón.

Incluso si sus estrategias estuvieran realmente equivocadas, incluso si las cosas empeoran más de lo que su señor asumió, por su propio poder, iba a hacerlo bien. Iba a hacer que tuviera éxito.

Seguramente, por eso estoy aquí; Por mi lealtad.

Ahora ven. A partir de aquí está el verdadero negocio. Con toda mi fuerza, demostraré al Demonio Señor [Creación] Procell -mi amado señor, el más fuerte Demonio Señor hay- mi poder.

Traductor y editor: Lalo

AnteriorIndice / Siguiente

Índice