Terror Infinity – V11 C6.

A A A

Terror Infinity

Vol. 11: Capítulo 6.

 

“Esta es la ubicación de nuestro tercer objetivo, el Templo de Osiris. Ojalá la primera cosa que vea sean hermosas mujeres dándonos la bienvenida.” dijo Jonathan.

El brazalete ocasionalmente proyectaba varias imágenes desde que Zheng se lo puso en su muñeca. Esas imágenes eran las ubicaciones de templos que quedaban en Egipto. El grupo se había mantenido siguiendo las indicaciones y buscando un lugar tras otro.

No había mucho que Zheng pudiera hacer. A pesar que vio la película, no conocía este mundo. Si alguien en la película mencionase una ubicación, ¿sería él capaz de encontrarlo una vez ya dentro de la película? Tendrías que mantenerte preguntando a las personas la ruta para llegar ahí.

Zheng no tenía más opción que seguir las ubicaciones proyectadas por el brazalete. Afortunadamente, Evelyn conocía Egipto muy bien, así que podía averiguar qué templos eran los de las imágenes. El dirigible también era muy rápido. Así que llegaron al tercer objetivo en pocos días.

Las últimas dos imágenes aparecieron una vez que Zheng se bajó del dirigible. Sin embargo, no había ninguna imagen esta vez, incluso después de llegar a la entrada del templo. ¿Supusieron mal?

Todos se giraron hacia Evelyn. Ella se encogió de hombros y dijo. “No me miren a mí. Estoy segura que no me equivoqué. La imagen que apareció la última vez definitivamente era el Templo de Osiris. No sé qué salió mal ¿Tal vez debamos entrar?”

Zheng repentinamente sacó el hacha y la ametralladora, luego les dijo en voz baja. “Tengan cuidado. Siento que hay algo malo con este templo. ¿No sienten una sensación de estrés?”

Los otros negaron con la cabeza. Entonces una gran estatua de piedra repentinamente bloqueó su camino.

Esta estatua tenía más de siete metros de altura. Su cuerpo estaba revestido y parecía de miles de años. Esta era la estatua de Osiris, el dios de la otra vida, el inframundo, y la muerte. La estatua se movió a ellos mientras seguían conmocionados. Después golpeó hacia Zheng.

La presión de aire proveniente del puño fue lo suficientemente fuerte como para hacerle saber que no podría soportar un solo golpe. Esa fuerza era de más de 900 kg, suficiente para convertirlo en un panqueque. Inmediatamente rodó hacia atrás. Después de retroceder tres metros, ¡bang! Todo el suelo tembló. Podía decir que había un gran agujero sin siquiera mirar. Zheng gritó inmediatamente. “¡Salgan del templo! ¡Rápido, corran!”

Todos volvieron a sus sentidos y corrieron por sus vidas. A pesar que tenía el valor de luchar contra momias, el ejército de Anubis, o incluso enormes escorpiones, esta estatua de siete metros era aterradora. Sus acciones fueron las mismas, giró y corrió. Jonathan corrió delante de todos como siempre. Luego O’Connell cargando a Evelyn. Ardeth y después Zheng medio gateando al final.

La estatua era poderosa, pero su velocidad era inferior al grupo. Apenas alcanzó la puerta cuando ya estaban afuera. Entonces aplastó la puerta del templo con un golpe y caminó hacia ellos.

“Joder, voy a morir. Zheng, ¿alguna vez ofendiste a dios? ¿por qué tu suerte está en puntos negativos?” Jonathan gritó mientras corría.

Zheng se rió con amargura. Sin embargo, notó que la estatua solo lo estaba atacando a él. Cada vez que se ralentizaba, la estatua prepararía un ataque. Así que gritó. “¡Ayúdenme a encontrar un área con arena movediza! ¡Entre más rápido, mejor! ¡Rápido!” Entonces hizo un giro y corrió hacia el desierto.

El grupo se separó para encontrar arenas movedizas en el desierto. Pensó que no sería una tarea fácil. Después de correr en círculos tres veces, Jonathan dijo. “Hey, la arena de enfrente se siente suave, pero no puedo asegurar que sea arena movediza.”

Zheng no dudó. Tenía que tomar cualquier oportunidad ahora. Hizo un giro y corrió hacia donde Jonathan apuntaba. La estatua lo persiguió como si no fuera a irse hasta que lo matara. Cuando la pierna de Zheng se hundió repentinamente en la arena, activó la técnica del movimiento y corrió sobre la arena. Aunque no fue exactamente lo mismo para la estatua. Se movía más y más lento en las arenas movedizas hasta que ambas piernas se hundieron. Luego su cuerpo lentamente se hundió hasta desaparecer después de un minuto.

Zheng finalmente se detuvo. Cayó en el desierto y se quedó ahí. La intensa carrera no fue agotadora. Su cuerpo podía mantenerse una hora o dos. Pero el estrés mental era abrumador. Los ataques de la estatua simplemente eran demasiado poderosos. Podía tomar uno o dos golpes de Aliens, Lickers u otros monstruos, pero estaba seguro que un golpe de la estatua era suficiente para volverlo pasta.

Todos corrieron hacia él. La situación era incluso aterradora para las personas que lo vieron. Una imagen se proyectó desde el brazalete en el aire. Evelyn dijo inmediatamente. “Conozco este lugar. Es el Templo de Abu Simbel, no está muy lejos de aquí. Podemos llegar para mañana.”

Zheng forzó una sonrisa. “Bueno, eso es una suerte. ¿Puedo preguntar cuan grandes son las estatuas? Si son muy grandes, tendremos que planearlo algo.”

Evelyn sacudió la cabeza. “Las estatuas son tan grandes como esta. Están en una postura sentada, así que tendrían unos ocho metros de altura cuando se levanten. El templo está en un desierto, así que podemos, probablemente, meterla en arena movediza, pero…”

“¿Pero?”

Todos preguntaron simultáneamente. Zheng y Jonathan sonaron más intensos.

“Ese templo adora a tres estatuas.”

“Joder. Una casi nos quita la vida. Si las tres vienen al mismo tiempo, podemos irnos a casa.” Zheng sonrió amargamente. Pero una idea le vino a la mente y sacó el Libro de los Muertos. Evelyn fijó sus ojos en el libro en cuanto lo vio.

Zheng abrió el libro con su llave y apuntó a los jeroglíficos. “Evelyn ¿puedes traducirme este encantamiento? Necesito buscar un hechizo que pueda crear arenas movedizas. Ya que estos hechizos están relacionados con el desierto y la muerte, debería haber alguno similar.”

Evelyn asintió y enseguida agarró el libro. Ella sonrió como una niña mientras leía los hechizos. “Regreso de la muerte, nop. Guardianes momia, nop. Tormenta de arena, nop. Resucitar a la última criatura asesinada por el Libro de Amón-Ra, nop…”

Evelyn leyó todos los encantamientos. Sin embargo, algo no se sentía bien para Zheng. A pesar que pronto encontró el hechizo para las arenas movedizas, lo cual le complació escuchar y pidió que le enseñara.

Al mismo tiempo, un grupo de personas en camello llegaron a Hamunaptra. Una mujer preguntó a un viejo. “Sacerdote, ¿puede el sumo sacerdote regresar? No hemos encontrado el Libro de los Muertos.”

El viejo murmuró. “El maestro resucitará. Los Medjais hicieron grandes movimientos para excavar Hamunaptra y tuvimos la oportunidad de robarnos su cuerpo. Esos idiotas solo se preocupan por el oro de los primeros niveles. Jaja, solo tenemos que robar el Libro de los Muertos, ¡entonces el maestro descenderá a nuestro mundo otra vez!”

Una bolsa en el camello empezó a moverse. Una mano deshidratada salió desde la abertura.

“Escuchen. Estamos en contra de tres estatuas esta vez. No sé si puedan moverse, pera para estar seguros, debemos hacer preparativos.”

Zheng y los otros se encontraban a unos cientos de metros del Templo Abu Simbel. Atravesó el suelo haciendo profundos agujeros y luego lanzó varias granadas. Las granadas abrieron varios agujeros que tenían al menos trece metros de profundidad y veinte de ancho. No había forma de que las estatuas pudieran subir una vez estuvieran adentro.

“Esto es lo que me preocupa. Esta misión no debería ser tan simple. Podrían ser capaces de escalar. Una estatua de ocho metros en un agujero de trece metros de profundidad. Solo tendría que levantar su mano para escalar. Al igual que no podrías quedarte atorado en un agujero de dos metros.” dijo Zheng.

Jonathan estaba bebiendo una botella de vino. “No creo que esas estatuas puedan saltar. Su peso solo las haría hundirse si trataran de hacerlo.”

Zheng se rió. “Eso no es tan seguro. Ya que no es seguro, tengo que usar el hechizo de arenas movedizas. Una vez caigan en los hoyos, cómprenme tres segundos. No dejen que hagan algo en ese tiempo. Haré mi mejor esfuerzo para lanzar el hechizo y ustedes les lanzarán explosivos. Recuerden comenzar a lanzar los explosivos una vez estén dentro.”

Zheng traía diez metros cúbicos de TNT, ya que la bolsa dimensional tenía el espacio. Había vendido siete metros cúbicos de oro para abrir espacio. Colocó una docena en cada persona, así que si accidentalmente se activa alguno, todos irán al cielo.

El rostro de Evelyn se puso pálido. “Zheng, ¿puedes regresar algunos? ¿No crees que has sacado demasiados?”

Zheng miró alrededor. En realidad, sí era demasiado. Incluso Ardeth y O’Connell no se veían muy bien. Se movían lentamente como si estuvieran en un campo minado.

Zheng tuvo que devolver la mayoría y dejar tres bombas al lado de cada persona. Su hechizo debería tomar solo tres segundos, así que una bomba cada segundo sería suficiente. De hecho, estaba ansioso por enfrentarse a tres estatuas.

El grupo estaba de pie a un lado de los agujeros. Zheng tomó un profundo respiro y caminó hacia el templo. Este templo se veía en ruinas. Su puerta casi había desaparecido. Las tres estatuas sentadas estaban cercanas al borde del acantilado en la parte trasera del templo. Daban la sensación de degradación y envejecimiento. Las midió y eran casi de diez metros, Evelyn las subestimó.

Zheng se sintió amargo. Notó que la estatua anterior solo podía mover sus piernas a un ritmo determinado. Así que la estatua de siete metros era ligeramente más lenta que él. Sin embargo, si era una estatua de diez metros, su velocidad aumentaría un 43% debido a las largas piernas.

A pesar de esto, Zheng no tuvo más opción que caminar hacia el templo. Pasaron cincuenta metros de distancia y las estatuas no se movían. Al acercarse a la marca de diez metros, temblaron y se pusieron de pie. Las estatuas cruzaron varios metros con un solo paso, y la de enfrente golpeó hacía Zheng.

Este puño era más grande que su cuerpo. Zheng activó la técnica del movimiento y corrió hacia los agujeros. El sonido del impacto y la poderosa onda de choque le hicieron saber que la estatua hizo un gran agujero en el suelo.

Zheng corrió a toda velocidad, pero las estatuas eran mucho más rápidas que la de antes, como era de esperar. Corrieron hacia los grandes agujeros a la misma velocidad.

Varios cientos de metros fueron solo un parpadeo para ellas. Cuando Zheng se aproximó al hoyo, repentinamente rodó a un lado. Las estatuas llegaron y el impulso las arrojó al agujero. Su caída resonó como meteoritos chocando al suelo. Al mismo tiempo, O’Connell, Jonathan y Evelyn encendieron el TNT y los lanzaron al agujero.

El polvo inmediatamente llenó el hoyo con la explosión, seguido del sonido de objetos golpeando el suelo. Esas estatuas intentaron saltar de nuevo, como había esperado Zheng. Sin embargo, la explosión las derribó hacia abajo otra vez.

Inmediatamente sacó el Libro de los Muertos y empezó a cantar el hechizo rápidamente. Su Energía de Sangre se agotó rápidamente. La arena frente a él se volvió suave y luego el efecto se extendió hacia afuera hasta cubrir el agujero. Una estatua que apenas había caído por el salto, fue inmediatamente consumida por las arenas movedizas. Su peso la hizo hundirse muy rápido, como en la batalla anterior. Pronto, las tres estatuas desaparecieron.

O’Connell, Jonathan y Evelyn colapsaron en el suelo. Esos tres segundos parecieron un año. Las estatuas eran más terroríficas cada vez que saltaban y sus enormes caras se acercaban a los tres. De hecho, lanzar el TNT se volvió un instinto de supervivencia. Si las estatuas salían, serían aplastados por su peso.

Zheng caminó hacia ellos con una carcajada. Jonathan dijo. “¿Estás seguro que hay un enorme diamante en la pirámide? El tamaño de…”

Zheng lo interrumpió. “Créeme. Hay un diamante del tamaño de un balón de futbol.”

O’Connell y Evelyn se rieron entre dientes. Finalmente se sentaron, pero tomaría un tiempo para que se volvieran a mover. El brazalete en la muñeca de Zheng se movió y proyectó una imagen. No era el siguiente destino. La imagen era de este Templo de Abu Simbel. Luego se movió través de un cañón con un rio. Al final del cañón había un bosque. Moviéndose hacia el centro había una pirámide dorada.

“El tesoro del Rey Escorpión.” todos murmuraron. Sus ojos se encontraron el uno al otro y empezaron a reír. Sus esfuerzos no se desperdiciaron. El camino a la pirámide del Rey Escorpión había sido mostrado. Todo lo que quedaba era volar a través del cañón con el dirigible, directo hacia la pirámide.

Zheng miró el cielo. El sol se ponía. El horizonte se tiñó de rojo. No podía ir de noche cuando estaban agotados. Así que se rió y dijo. “Vamos a tomar un descanso aquí. Mañana seguiremos hacia la pirámide. Jaja. ¡Vamos contra el Rey Escorpión y apoderémonos de su ejército!”

Todos se rieron. Varias luchas de vida o muerte habían creado un vínculo más allá de la amistad. Así que estaban felices cuando Zheng dijo esas palabras con emoción. Jonathan tomó un trago de su botella de vino, agarró el hombro de Zheng y caminó hacia el dirigible.

Sin embargo, antes de llegar al dirigible, una tormenta de arena apareció a lo lejos y rápidamente se acercó a ellos. ¡El fenómeno natural más mortífero del desierto!

Se miraron el uno al otro por un momento, entonces todos hicieron lo mismo. Se precipitaron hacia el dirigible. O’Connell gritó. “¡Izzy, despega! ¡Despega!”

El tipo negro estaba disfrutando de una botella de Brandi cuando escuchó el grito. Giró la cabeza para ver hacia donde O’Connell estaba apuntando. La botella cayó sobre la cubierta y gritó en respuesta. “Sabía que sería de mala suerte seguirte. Lo sabía…” Sacó la espada de su cintura y cortó la cuerda que ataba el dirigible al suelo. Todos los demás ya se habían subido para este momento. Miraron mientras la tormenta de arena se acercaba cada vez más, ya que el dirigible se movía con mucha lentitud.

“Joder” O’Connell entró en pánico. Agarró a Izzi. “¿Por qué demonios cambiaste los aviones por un dirigible?”

Izzy le gritó en respuesta. “Maldición, como si fuera a escucharte y manejar un avión hacia el enemigo otra vez. Si no me sueltas, a todos nos van a patear el trasero.”

A medida que la tormenta de arena se acercaba, tomaba la forma de algo.

La escena se sintió tan familiar, especialmente para O’Connell y Evelyn. “¡Imhotep!”

Como esperaban. La tormenta de arena formó una cabeza calva. Abrió su boca como si estuviera burlándose y mordió el dirigible en medio del aire. Izzy repentinamente jaló una cadena por los controles. Dos pilares de fuego explotaron en la popa y los impulsó hacia adelante, evitando la mordida de la cabeza calva. La cabeza los siguió de cerca a la misma velocidad que el dirigible.

Los dos habían volado por una buena distancia cuando un cañón apareció frente a ellos. En el fondo del cañón había un rio. Zheng gritó. “¡Izzy, conduce el dirigible hacia el cañón ¡rápido!”

Izzy lo hizo sin dudar. Para ser honestos, ni siquiera tuvo tiempo de pensarlo y solo siguió lo que dijeron otros. Se concentró en el sinuoso sendero del cañón.

La cabeza calva también entró junto con una interminable arena que cubría el cielo. Se veía como si el desierto inundara el cañón. La cabeza calva se movía más rápido, y lentamente cerraba la brecha entre ella y el dirigible.

“No. No se hizo más rápido. ¡Nosotros nos hicimos más lentos!” Evelyn gritó de inmediato.

Izzy gritó devuelta. “¿Crees que mi combustible es interminable? La aceleración solo puede durar un rato. ¡Agárrense a algo!” El dirigible hizo un giro y casi arrojó a todos de él.

La cabeza calva estaba encogiéndose. Cuando casi alcanzó el dirigible, su tamaño era igual al dirigible. Cuando los demás miraron atrás, la cabeza se fundió en el río junto a la arena.

Hicieron una pausa por un momento, y luego aplaudieron. Nada era más emocionante que escapar de la muerte. La emoción superó el hecho de que el dirigible estaba volando con una inclinación. Izzy gritaba mientras el dirigible iba cayendo. “Uh. ¡Todos, agárrense a algo!”

O’Connell sostuvo a Evelyn en sus brazos y gritó en respuesta. “Maldición. ¿Puedes decir algo nuevo?”

Izzy pensó por un momento y agregó. “¡El dirigible se va a estrellar!”

Afortunadamente, ya habían salido del cañón y se estrellaron contra un enorme bosque verde. Las gruesas capas de ramas y hojas amortiguaron el impacto. Sin embargo, se veían horribles después de ser lanzados al suelo.

“Lo sabía, lo sabía. ¡Nada sale bien yendo contigo!” Izzy se masajeó la cabeza.

Los otros también se frotaron el lugar donde los golpeó el choque. Evelyn era la única intacta. O’Connell la sostuvo todo el tiempo y tomó el impacto de la caída. Se levantó y miró a su alrededor.

“Este debería ser el Oasis de Ahm Shere. Dios. Realmente hay un enorme bosque en el desierto. Es increíble. Se dice que el ejército de Anubis reside en este bosque. Incluso la pirámide del Rey Escorpión se construyó por aquí.” Evelyn se rió mientras miraba a su alrededor con un par de relucientes ojos. Se veía como si ya no pudiera esperar más.

Zheng sonrió amargamente. Recordó que Evelyn no estaba tan obsesionada con las pirámides en la película. Sin embargo, su hijo fue secuestrado durante la segunda película y solo le quedaba siete días. Ella no tenía tiempo para preocuparse por pirámides.

Zheng se levantó y preguntó a los demás. “¿Eso fue Imhotep? ¿No fue asesinado por nosotros? Y los Medjais estaban excavando su pirámide. ¿Cómo revivió?”

El rostro de Ardeth se veía terrible. Silbó y luego un pequeño halcón voló y aterrizó sobre su brazo.

“El halcón nos ha estado siguiendo solo en caso de que algo pasara, así que puedo entrar en contacto con mi tribu. Déjame preguntar qué pasó en Hamunaptra. Espero que nada grave.” Ardeth escribió en un pequeño pedazo de papel, luego lo metió en una botella atada en las garras del halcón. Levantó su brazo y el halcón se alejó.

Después que se fue, todos miraron a Zheng. “No tengo miedo de luchar contra Imhotep. Pero él no puede ser asesinado. Si ese fue Imhotep, necesitaremos el Libro de Amón-Ra para matarlo. No hay forma de tratar con él hasta que desenterremos el libro. Vamos a buscar la pirámide en el bosque primero. Imhotep debería perder sus poderes dentro de la pirámide.”

No entendían por qué lo decía con tanta certeza. Todos organizaron sus armas y mochilas. Entonces Izzy levantó la voz. “Dios, el dirigible es inutilizable ahora. Mirad, la bolsa de gas está rota. Esto no es un globo de aire caliente. ¿Cómo vamos a encontrar gas en este bosque?”

O’Connell fingió una carcajada. “Izzy, los hombres no deberían quejarse de todo. Confiamos en que encontrarás una forma. Jaja, sí. Encontrarás una forma de hacer que el dirigible despegue otra vez.” Agarró a Evelyn y corrió hacia adelante.

Los demás también corrieron detrás de O’Connell, dejando a Izzy con el dirigible. Pobre hombre, tener que cuidar solo de este destruido dirigible.

En un desierto, Imhotep abrió sus ojos y se rió. “No los maté, pero están justo frente a mí. Tomaré sus vidas la próxima vez que los vea. Oí lo que dijeron. No más Libro de Amón-Ra. Jajaja.”

Imhotep caminó hacia adelante. Una hermosa mujer, un hombre viejo en una túnica negra, un musculoso hombre negro, y un grupo de caballería lo seguía detrás hacia el cañón más allá del templo.

 

Trad. BryanSSC

Editor Lykanos

 

Anterior –  ÍndiceSiguiente

BryanSSC: Baia baia, cómo cuando crees que el libro es el único método para quitarte tus poderes xD solo espero que esa parte de la trama no cambie xD

Índice

  • RHGykivgyrjuh

    Un viejo con tunica negra…. nunca es bueno que este en el bando enemigo

  • JoseDobleT

    Traidores detectados

  • Me pregunto porque Zeng no relaciona que Evelyn leyendo el libro de los muertos= imhotep revive porque si v:<

  • Paulus Enguita

    Joder este Dios es un lokillo
    Se la volvió a liar con la dificultad máxima :V

  • The_Frox_TCxT

    seran los restos del equipo india? :v

    • Victor S. “Geminis SX” De La C

      no creo, supongo q seran la reencarnacion de anksunamum con como sea q se llame el viejo sacerdote y el moreno de la pelicula del rey escorpion