Terror Infinity – V11 C2.

Terror Infinity

Vol. 11: Capítulo 2.

 

Dentro del museo, el curador sacó su valioso té. Cuidadosamente encendió el quemador de alcohol, luego preparó el té en una olla. La fragancia era muy refrescante.

“La tendencia actual en Europa es poner azúcar y leche al té. He recibido a varios viajeros del este que preparaban este tipo de té simple para mí y sabía delicioso. Este es el verdadero sabor del té. El té es tan misterioso como tú. Zheng, ¿puedes decirme dónde aprendiste sobre el tesoro del Rey Escorpión?” El curador tomó un sorbo y luego le preguntó a Zheng con una sonrisa.

Zheng también tomó un sorbo. Para ser honesto, había pasado mucho tiempo desde la última vez que tuvo la oportunidad de sentarse y beber té tan tranquilamente. Esto era el auténtico West Lake Dragon Well*, uno de los mejores tés. El sabor hogareño le hizo beber un poco más.

(BryanSSC: este té verde es uno muy famoso. Es artesanal y de los más finos que hay en China. ¿Quieren comprar? Les dejo el link a una tienda virtual xD )

Zheng se rió. “Si este fuera el mundo real, no se me permitiría decirte nada. Además, perdería algunos puntos por hablar sobre ese lugar antes que nuestro equipo acumulase a tres miembros desbloqueados. No importa ahora. No seré castigado por decir algo. No soy del mismo mundo que tú. Vengo de otro mundo.”

El curador no pareció sorprendido. Tomó otro sorbo con calma.

“Supusimos que probablemente no fueran de nuestro mundo cuando desaparecieron en las afueras de la tumba. ¿Dónde está este otro mundo? ¿Eres del paraíso?”

Zheng agitó las manos. “No, eso no es lo que quise decir con otro mundo. Me estás haciendo sonar como si estuviera muerto. Dije que mis camaradas y yo pertenecemos a otro mundo. Uh, no estamos muertos. Vinimos aquí para completar misiones.”

El curador lo pensó por un poco y se echó a reír. “¿Matar a Imhotep era su misión la última vez? La misión está hecha, así que ¿por qué volviste? ¿Para obtener poder y tesoros? ¿Por qué volviste solo? ¿Lo estás haciendo a espaldas de tus compañeros?”

Zheng bajó su cabeza. “No, ellos, todos murieron en otra misión. Por eso tengo que buscar el Libro de Amón-Ra. Con el fin de buscar venganza, también tengo que buscar el tesoro del Rey Escorpión. Si puedo obtenerlo o no, es otra pregunta, pero no quiero decirles que no hice nada más que beber té durante sus muertes.”

El curador sacudió la cabeza. “No es que no quiera ayudarte, es sólo que no sé cómo hacerlo. El tesoro del Rey Escorpión es simplemente una leyenda. Necesitas obtener el brazalete de Anubis, luego usarlo para buscar la pirámide. Sin embargo, todo eso es sólo una leyenda. Ni siquiera sabes si el brazalete existe o no, sin mencionar la existencia de la pirámide del Rey Escorpión.”

“Incluso si obtienes el brazalete y buscas la pirámide, te impediremos despertar al Rey Escorpión. Si fallas al retarlo, destruirá el mundo con su ejército. Las misiones más grandes de los Medjais son proteger a Imhotep y supervisar al ejército del Rey Escorpión. Así que ¡no podemos aceptar tu solicitud!”

Zheng suspiró. “Al menos hazme un pequeño favor. Quiero excavar en Hamunaptra y desenterrar el Libro de Amón-Ra. Eso requiere de muchas personas, pero contrataré gente para ir ahí. Necesito que no lastimen a esas personas y se aseguren de que nuestro transporte de suministros esté a salvo. ¿Puedes aceptar esta solicitud? Ya que ayudé a matar a Imhotep.”

El curador también suspiró. “Creo que no tengo problemas con eso, pero nuestros hombres tienen que vigilar a todas las personas. El oro que salga nos pertenece, y salvaguardaremos el cuerpo de Imhotep.”

Zheng asintió. “Está bien para mí. No tomaría el oro o el cuerpo de Imhotep, incluso si no lo hubieras mencionado. A parte de esto, deseo que puedas ayudarme a contactar a O’Connell y a Evelyn. ¿Están ellos bien?”

El curador rió ligeramente. “Por supuesto que están bien. Acaban de regresar de su luna de miel en África no hace mucho tiempo. Compraron una casa en Inglaterra con el oro que les diste y están viviendo muy bien su vida. Sin embargo, esa mujer no puede mantenerse a sí misma en un sólo lugar. Ya que el Libro de los Muertos resultó ser real, cree firmemente que hay numerosos tesoros ocultos en el mundo, como la máscara dorada Maya que convierte a las personas en vampiros, y las siete calaveras de Atlantis. Se ha vuelto loca buscando tesoros. Recibí una carta de ella hace un tiempo. Tiene la esperanza de que yo pueda enviarle una carta de parte del museo para engañar a O’Connell y que la deje ir en busca de aventuras.”

Zheng se rió entre dientes. Eso realmente parecía lo que haría Evelyn. O’Connell no pudo conseguir paz incluso después de casarse.

“¿Puedes contactarlos? Invítalos a El Cairo en mi nombre. Sólo diles que necesito su ayuda. Un camarada que una vez peleó con ellos necesita ayuda.”

El curador suspiró. “Deberían recibir el mensaje rápidamente con un telégrafo, pero tomará diez días en llegar hasta Inglaterra. Si empiezan a moverse tan pronto cómo puedan, deberías verlos en medio mes.”

Zheng asintió. “Entonces, te lo dejo a ti. Necesito contratar a un gran número de personas, así que necesito dinero. ¿Puedes contactar también al banco? Uno que tenga buena reputación mundialmente. Necesito vender mucho oro.”

“Un banco con buena reputación internacional, el banco Ingles Barclays que tiene una sucursal en El Cairo es una buena opción. El Citibank de América y algunos otros también…”

Zheng dijo. “El Citibank entonces. He oído de él. Tiene reputación en todo el mundo. Oh, y curador, ayúdame a preparar una habitación oculta. No puedo ir con el oro.”

El curador estaba confundido con lo que Zheng quería decir, pero encontró una habitación vacía para Zheng. Luego observó cómo Zheng sacó una bolsa y empezó a verter su interior. Un sinfín de barras de oro se derramaron como en un show de magia. Zheng se detuvo cuando el oro alcanzó un metro cubico. Entonces dijo al curador con una sonrisa. “¿Un metro cubico es suficiente? Es un poco más de diecinueve toneladas. Me pregunto si el Citibank podrá llevarlo todo.”

El curador lo miró con la boca abierta en estado de shock. Aunque su atención no estaba en el oro, estaba en la bolsa dimensional. Saltó hacia Zheng y agarró la bolsa de una vez.

A Zheng no le importó mucho y se la entregó. “Dele un vistazo. Sea cuidadoso y no apunte la abertura hacia abajo, o las cosas en su interior caerán.”

El curador ya no podía oír sus palabras. Estudió la bolsa con toda su concentración, luego puso su mano dentro. Zheng ignoró su emoción y lo arrastró fuera del museo. No tenía tiempo para desperdiciar. Tenía que intercambiar el oro, contratar obreros, arreglar el transporte de suministros para los trabajadores, y discutir con los Medjai para proteger la seguridad de los trabajadores y monitorear la excavación.

“De todos modos, haré lo que pueda hacer primero. Intercambiar el oro, obtener gente, enviar el telégrafo.”

Zheng dijo mientras arrastraba al curador. Al mismo tiempo, estaba más que seguro de su conjetura. Dios no dejaría estos mundos aquí sin razón alguna. Si tomó tantos puntos y una recompensa de rango D entrar, debería haber un uso para estos mundos. Creía que podría obtener el tesoro del Rey Escorpión. Incluso si no le daba puntos, tan sólo obtener al ejército de Anubis valía el riesgo.

“Haz lo mejor para fortalecerte. ¡Para sobrevivir, y para la venganza!”

Incluso un banco internacional tenía dificultades para tomar diecinueve toneladas de oro, ya que este lugar era sólo una sucursal. Zheng siguió el consejo del curador de dividir el oro en tres partes y venderlo a bancos diferentes en Inglaterra, los Estados Unidos y Francia bajo la organización civil egipcia. Esta era una organización bastante conocida, pero por detrás estaban los Medjai. Zheng les dio un metro cubico de oro como agradecimiento.

“A pesar que somos descendientes de los Faraones quienes eran conocidos por su riqueza, la mayoría de nuestra gente vive en la frontera del hambre. No podemos evitarlo. Este es el desierto. No hay tierra adecuada para la producción. Te doy las gracias en nombre de mi pueblo, mi amigo.” Ardeth vino con varios ancianos vestidos en túnicas.

Los ancianos ensancharon los ojos en cuanto vieron el oro, inmediatamente estuvieron de acuerdo con la excavación y sobre proteger a los trabajadores y a la línea de suministros. Si Zheng no fuera consciente de la trama ni supiera que eran gente que moriría por su causa, habría asumido que eran comerciantes.

Cuando Ardeth explicó, Zheng dijo. “Entiendo. No hay nada de qué avergonzarse. Además, hay una enorme cantidad de oro enterrada en Hamunaptra. La condición de vida de tu gente ciertamente mejorará una vez obtengan el oro.”

Ardeth sacudió la cabeza con una amarga sonrisa y dijo. “Oí que has aprendido del tesoro del Rey Escorpión. Hay una buena noticia y una mala. ¿Cuál quieres oír primero?”

Zheng hizo una pausa. Sólo había dos cosas que afectarían su futuro en este mundo, el tesoro del Rey Escorpión y la excavación de Hamunaptra. Aparte de eso, ni siquiera le importaría si los tres bancos se declaraban en quiebra. Sacudió su cabeza y dijo. “Hermano, sólo dilo. No sé lo que pueda considerarse buenas o malas noticias para mí.”

“Las buenas noticias son que nuestra gente está discutiendo si deberían dejarte buscar el tesoro del Rey Escorpión. Aunque podemos tardar un poco, no será mucho tiempo. Los ancianos podrían querer eliminar de una vez por todas al Rey Escorpión. No queremos que el Rey Escorpión reviva bajo algún esquema en el futuro. En contraste, si tu fuerza puede ganarse el reconocimiento de los ancianos y obtener la Lanza de Osiris, estaremos de acuerdo en la búsqueda del tesoro.”

Zheng estaba emocionado y dijo en voz alta. “Eso es grandioso. ¡Es una fortuna tener tu ayuda!”

“Las malas noticias son que la lanza ha estado desaparecida por más de 2.000 años. La última vez que apareció fue durante una guerra entre el Faraón y unos invasores. El Faraón atravesó el corazón del líder invasor, luego la lanza se perdió. Mis disculpas, pero sin la lanza, los ancianos no estarán de acuerdo en buscar al Rey Escorpión.”

El rostro de Zheng se veía amargo. En la trama de La Momia Regresa, la lanza apareció por primera vez en manos de Jonathan, pero la película nunca mencionó dónde la obtuvo. Tampoco mencionaba dónde está la tumba que tenía el brazalete. Todo parecía cómo en una ilusión. Era muy probable que no pudiera encontrar el tesoro del Rey Escorpión. No sabía cómo su clon completó esta misión en la primera película de La Momia.

“Sí, cierto. Ni siquiera tenemos el brazalete. Sin mencionar la Lanza de Osiris. Esto ya parece imposible.” Zheng murmuró.

Ardeth se rió. “Sabemos el paradero del brazalete. Está oculto en la tumba. Desafortunadamente, perdimos la llave para abrirlo, es la llave que abre el Libro de Amón-Ra y el Libro de los Muertos. De otro modo, podríamos obtener primero el brazalete. Así que incluso si no puedes encontrar la lanza, podemos ocultar el brazalete y mantenerlo a salvo.”

Zheng sacó la llave de su anillo. “Bueno, tengo la llave, pero no la lanza. No creo que puedan derrotar al Rey Escorpión con armas de fuego normales. Así que hablemos primero de la excavación.”

Los Medjai habían estado deseando excavar Hamunaptra por mucho tiempo, pero ni siquiera tenían los fondos para sustentar la operación.

Temían a la maldición de Imhotep antes que ocurriera la primera película, y ni siquiera entraban a la tumba. Sin embargo, después de la primera película, ya era demasiado tarde cuando Hamunaptra colapsó. El oro en su interior también quedó enterrado. Cuando se enteraron de que Zheng estaba dispuesto a excavar Hamunaptra, estaban encantados y por lo tanto, estuvieron de acuerdo en la búsqueda del Rey Escorpión.

Zheng suspiró. El dinero era el objeto más poderoso de este mundo. Al menos más útil de lo que imaginó. Sin embargo, le faltaban muchas cosas, menos oro.

De todos modos, con la ayuda de los Medjais, envió un telégrafo a O’Connell, luego empezó a contratar trabajadores usando el nombre de la organización. La forma de pago era la mejor en su tipo, así que todo estaba listo en una semana. Tres mil trabajadores y mil camellos cargando herramientas y algunas máquinas se dirigían hacia Hamunaptra. Los gastos atravesaron el techo ya que esto tomaba lugar en el desierto. Zheng intercambió tres metros cúbicos de oro, y dejó que el curador manejara el dinero. Fue a Hamunaptra con Ardeth.

Ardeth vio la multitud que estaba delante de él y dijo. “Estás exagerando. Nuestra gente tiene experiencia en este tipo de excavaciones. Sólo se necesitaría un grupo de doscientas personas y medio año para limpiar el lugar. En realidad, no tenías que traer a tantas personas. Fue demasiado derrochador.”

Zheng se rió. “No tengo tiempo. El curador probablemente te lo dijo, que no soy de este mundo. Mis camaradas murieron en otra misión, así que no puedo desperdiciar el tiempo. He pagado un precio por volver aquí. Y ya que el precio es demasiado alto, sólo tengo tres meses. La excavación debe completarse dentro de tres meses a cualquier costo. Necesito el Libro de Amón-Ra para revivir a mis camaradas. Por eso pedí tu ayuda. Soy demasiado débil por mí mismo. Los necesito a ustedes.”

Ardeth apretó los dientes y dijo. “Entendido. ¡Los hombres del desierto no olvidan un favor! Usaré mi poder para influenciar la decisión de los ancianos. Algunos de nuestros hombres dijeron que la Lanza de Osiris apareció en un pequeño país en África. Sin embargo, fue robada poco después. Enviaré gente a investigar. Déjanos terminar lo que está frente a nosotros primero. No te preocupes, obtendrás el Libro de Amón-Ra dentro de los tres meses. Si la excavación no va lo suficientemente rápido, dejaré que nuestros hombres ayuden.”

Zheng repentinamente pensó en una posibilidad. A pesar que parecía absurdo, tal vez era una coincidencia.

“Espero que el cielo me bendiga.”

Zheng murmuró mientras miraba el cielo.

 

Trad. BryanSSC

Editor Lykanos

 

AnteriorÍndiceSiguiente

BryanSSC: xT me muero por comentar entre líneas, pero no me dejan xT habría dicho algunas idioteces en más de una ocasión. (Lykanos: ¿Lo de la tienda virtual no cuenta?)
Bueno, mi segundo capítulo, es una bonita historia, un intermedio entre el Rey Escorpión y la Momia, ya quiero ver esa pelea contra el Rey Escorpión… ¡Y ya quiero que lleguen los personajes! ¡Seguro el idiota de Jonathan tiene la lanza! xD

Índice