Terror Infinity V10 C5-1

Terror Infinity 

Vol 10: Capítulo 5-1.

 

Zheng tomó una siesta durante una hora. Pero no pudo continuar debido a que no se sentía cansado y estaba ansioso. Esa sensación vino sin ninguna razón, como si se acercara algo peligroso. El peligro no venía de ningún zombi, Licker, o el Nemesis, sino que era de algo lejano. Había estado sintiendo que el Equipo Diablo era más peligroso de lo que imaginaba.

Los demás tampoco podían dormir. Alice únicamente tomó una pequeña siesta. Todo el mundo estaba sentado en el autobús en silencio.

Alice preguntó. “Zheng, ¿qué piensa hacer después de esto? La Corporación tiene sus ojos en ti. Creo que van a enviar mercenarios para capturarte. No podrás escapar.”

Zheng miró por la ventana y dijo entre dientes. “No voy a correr más. Voy a luchar cuando llegue el momento. ¿Qué hay de ti? ¿Qué planeas hacer? También eres su sujeto de pruebas.”

Alice suspiró y no respondió. Jill encendió un cigarrillo y luego dijo. “Exponer la verdad de la Corporación Umbrella. Dejar que el público sepa qué tipo de empresa es. Quiero que todo el mundo sepa sobre ella. Aunque será difícil, pero si me las arreglo para escapar de esta ciudad viva, haré todo lo que pueda. Siempre me sentiré culpable si no hago algo después de ver todo el sufrimiento en esta ciudad.”

La mujer filmó la conversación con su videocámara. El autobús llegó a una parada repentina, casi tirando a todos de sus asientos. Un hombre negro llegó al lado de las ventanas y dijo con una sonrisa. “Hola chicos, esa policía, ¿todavía me recuerda? Me salvaste en la estación de policía. Mira, estoy limpio. No hay heridas, no hay marcas de mordeduras. ¿Qué tal si me llevan?”

Jill asintió a las otras personas. ChengXiao silbó y abrió la puerta. El hombre negro de inmediato saltó de emoción y dijo en voz alta. “Muchas gracias. Jaja. He estado corriendo sin parar. Los zombis se reunían alrededor de mí cada vez que trataba de tomar un descanso. Mis piernas se sienten entumecidas. Finalmente me puedo sentar ahora. Mi nombre es Lloyd Jefferson Wayne. Me pueden llamar LJ.”

Obviamente era un tipo hablador. No había dejado de hablar desde que se subió al autobús. Aunque la atmósfera se alivió un poco en esta situación. Sin embargo, los otros no estaban de humor para hablar por lo que sólo él habló todo el tiempo.

“Antes de que me encontrara con ustedes chicos, vi a un enorme perro zombi corriendo por la calle. Ese perro se veía aterrador. Era más grande que un león y podía arrancar la cabeza de otros perros zombi. Por suerte, no me vio.” dijo con persistente miedo.

Alice no pudo soportarlo más. “Ok, te puedes callar. Los zombis están por todas partes en esta ciudad. Nada de lo que hayas visto vale la pena como para sorprenderse.”

LJ rió. “No estoy tan seguro. Vi a uno portando armas. Era de dos metros de altura, como un hombre musculoso. No comía humanos, solo los asesinaba con una Minigun y un RPG. Si yo no hubiese reaccionado a tiempo, ahora estaría muerto.”

Sabían que LJ estaba hablando del Nemesis, entonces todos miraron a Zheng, que era aún más aterrador que el Nemesis. Su fuerza estaba mucho más allá de la gente normal al haber derrotado al Nemesis cara a cara.

El autobús entró en el centro de la ciudad y mientras avanzaba hacia la escuela, había más y más zombis apareciendo en las calles. A pesar que el autobús pasó sobre ellos directamente, no todos los zombis fueron eliminados. Algunos de ellos fueron aplastados debajo del autobús y dejaron un rastro de sangre atrás. Todos tuvieron que empezar a dispararles a los zombis que se acercaban demasiado. Afortunadamente, el autobús pasó lo suficientemente rápido para salir de esta zona antes que demasiados zombis se reunieran alrededor.

Una hora más tarde, se podía distinguir el contorno de la escuela. Este camino fue bastante tranquilo, sin ningún zombi o luz.

Todos bajaron del autobús con Zheng y Alice a la cabeza. Los otros siguieron detrás de ellos. En el lado de la calle había dos vehículos de transporte de perros callejeros. Las rejas estaban abiertas por lo que los perros callejeros, probablemente ya se convirtieron en zombis.

Zheng pensó por un momento y dijo. “No hay necesidad de que todos vayan adentro. Alice, YinKong y yo vamos a ir a buscar a la chica. Todos los demás pueden esperar aquí. Por supuesto, si quieren morir, pueden venir. ChengXiao, Heng, y Jill protegerán a los otros. Eso es todo. Lan, ¿puedes encontrarla?”

Lan sacudió la cabeza. “No, no puedo sentir su ubicación. Tendrás que ir y buscarla. Ten cuidado.”

LJ y los dos novatos no querían entrar en esta escuela espeluznante para empezar, por lo que asintieron con furia tan pronto como escucharon las palabras de Zheng. ChengXiao, Heng, y Jill también asintieron mientras sostenían sus armas y estaban en guardia en tres direcciones. Al ver esto, Zheng entró en la escuela.

Le dijo a YinKong. “YinKong, los perros son rápidos. No te acerques a ellos y utiliza el cable. Esperen un momento.”

Zheng sonrió y sacó algunos huesos, arena, y el Libro de los Muertos. Y cantó el hechizo. Los huesos y la arena se combinaron para formar a cuatro momias.

La expresión de YinKong no cambió, pero Alice se sorprendió. Ella apuntó su arma a las momias y gritó. “¡Zheng! ¿¡Qué son estos!? ¿Zombis con el Virus-T evolucionado?”

Zheng inmediatamente le sostuvo el brazo y le dijo. “Jajaja, relájate. Estas cosas están bajo mi control. Ellos no plantean ningún peligro para nosotros. Relájate. Vayan, ¡maten a todos los zombis en esta escuela!”

Las momias se dieron la vuelta y se dispersaron. Corrieron a lo largo de las paredes o el techo y rápidamente abandonaron el lugar.

Alice se quedó vigilante hasta que todos bajaron sus armar antes de bajar la de ella. “¿Qué diablos son esas cosas? ¿Eres un mago? ¿Cómo es que puedes utilizar este tipo de trucos demoniacos?”

Zheng hizo un gesto con la mano. “Es sólo un truco. No te preocupes. Jaja.”

Justo cuando terminó de hablar, hubo disparos y gritos de un hombre que venían de un aula en el segundo piso. Los tres corrieron hacia las escaleras.

En cuanto subieron al piso, un rifle les estaba señalando con el puntero láser sobre sus cabezas. Un hombre en traje de mercenario dijo con ferocidad. “Mierda, ¿están tratando de asustar a la gente? ¡Digan una palabra, si es que están vivos! ¿Qué demonios fue eso? Un esqueleto con armadura y sosteniendo armas corriendo por el techo. Pensé que era un Licker. No, ¿ustedes vieron lo que ocurrió?”

Los tres sonrieron con amargura, porque lo que describió fue la creación de Zheng. La momia no mató a ningún zombi antes que fuese asesinada por este hombre. A pesar que no tenía la culpa ya que un esqueleto con armadura asustaría a cualquiera en este mundo de zombis. Este hombre tenía suficiente autocontrol para no dispararles cuando subieron.

Después que el susto se disipó, dejó escapar un suspiro de alivio y dijo. “Mierda, me asusté. ¿Tienen cigarrillos?”

Zheng sacó un paquete y se lo lanzó. “¿También estás aquí por la niña? ¿La encontraste?”

El hombre fumó un poco y dijo. “Bastante bueno. No, no la he encontrado, pero nuestro líder fue a los pisos superiores. Las posibilidades son escasas. Todos los estudiantes que vimos en el camino se habían convertido en zombis. Esa chica, probablemente también se convirtió en uno. Simplemente estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo para buscarla.”

“Lo siento. ¿Me están buscando?”

Una voz tímida llegó a través de la oscuridad. Todo el mundo se sorprendió por un momento. Alice y el mercenario apuntaron con sus armas hacia la dirección de la voz.

Una niña salió de la oscuridad. Su cara estaba llena de miedo, pero también alegría y alivio.

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos

 

AnteriorÍndice Siguiente

Índice