Terror Infinity V10 C13-2

Terror Infinity 

Vol. 10: Capítulo 13-2.

 

El oso estaba a la altura de la dureza de su tipo. No parecía demasiado dañado por los ataques de Zheng. Rodó sobre sí mismo y luego golpeó en el suelo con un brillo verde en las patas. Una onda de choque se extendió desde el punto de contacto,  y Zheng chocó con la onda.

Zheng de repente sintió como si fuera golpeado con un martillo. Se detuvo en el lugar, no porque quería sino porque no podía mover su cuerpo. El oso le dio un golpe mandándolo a volar más de diez metros con su pata. Chocó contra una pared. La pared aparentemente de alto espesor también se derrumbó.

Zheng perdió la conciencia durante al menos un segundo. Sentía un dolor agudo en la nariz mientras se paraba. Incluso con este cuerpo mejorado, no podía anular el ataque del oso. Sin mencionar que lo recibió en la cara sin ninguna defensa. Se sentía afortunado de estar aún con vida.

Cuando se levantó lentamente, escuchó en el viento el sonido de la ametralladora y saltó inmediatamente a un lado. Por lo menos cuatro o cinco balas impactaron en sus piernas, pero también logró salir a través de la pared. Afuera había una zona bastante plana y abierta. Vio al Nemesis elevando su lanza cohetes y la mira láser estaba apuntando a su dirección. No había dónde esconderse en este momento.

“¡One! ¡Soy yo! ¡Zheng!” Zheng no tuvo más remedio que gritar. No podía ocultarse más por lo que tuvo que tomar este riesgo y ver si todavía se acordaba de él.

El Nemesis se detuvo por un momento y luego bajó lentamente el lanza cohetes. Estaba vacilante y levantó el RPG varias veces. Al final, aulló cuando vio al oso. Una serie de disparos de la ametralladora y el RPG bloquearon el escape del oso.

Zheng dejó escapar un suspiro de alivio. Se incorporó, y luego uso el cuchillo para sacarse las balas con la mano. No usó el spray hemostático debido a que la herida ya había comenzado a sanar. Se levantó y corrió hacia el oso.

Zheng no sabía por qué su clon todavía no había aparecido. Tal vez algo lo retrasaba, o tal vez estaba esperando una oportunidad para darle un golpe crítico. Fuera lo que fuese, era su mejor oportunidad. Tenía que matar al oso inmediatamente. De lo contrario, no tendría ninguna posibilidad cuando llegara el clon.

Apretó el gatillo del cañón de aire mientras corría. A medida que se acercaba, el oso golpeó el suelo otra vez.

Zheng apuntó el cañón de aire en su cara tan pronto como él lo vio. El cañón disparó al mismo tiempo en el que llegó la onda de choque. Las dos ondas chocaron entre sí, pero el disparo del cañón se veía obviamente más potente. Negó la onda de choque y siguió avanzando hasta el oso. Sin embargo, el disparo perdió parte de su fuerza en la colisión y su dirección cambió ligeramente. Golpeó el brazo izquierdo del oso, junto con la pared de atrás.

El oso gritó. Zheng se acercó y apuñaló el cuchillo en su pecho. Su piel y músculos eran demasiado gruesos, el cuchillo no llegó lo suficientemente profundo como para alcanzar los órganos internos antes de detenerse. Zheng gritó al tiempo apretaba el cuchillo y luego lo empujó horizontalmente. Incluso si el cuchillo no estaba afilado para empezar, con su fuerza podría abrir esta herida por mucho.

El oso balanceó su brazo derecho y golpeó a Zheng y al cuchillo. Se le veía furioso con un par de ojos rojos por los ataques. Aulló y se abalanzó contra Zheng, que acababa de aterrizar y luego continuó empujando a Zheng dentro de una casa. Abrió su boca para morder la cabeza de Zheng.

El choque lo pilló desprevenido. Por otra parte, se golpeó la cabeza en la esquina de una pared y lo dejó inconsciente por casi todo un segundo. Cuando abrió los ojos, vio una boca a punto de morderlo. Su cuerpo fue empujado contra una pared y no podía moverse. Una llama envolvió todo su cuerpo en esa fracción de segundo. Cuando el oso aflojó su agarre un poco, Zheng centró su Qi y le golpeó en la barbilla. El Qi corrosivo destruyó su mentón y lo envió volando.

Zheng respiraba con dificultad. El choque y el empuje casi sacaron todo el aire de sus pulmones. Sin embargo, no tenía tiempo para descansar. Rápidamente corrió a través del agujero en el camino y vio al oso levantándose. Se veía miserable. Al mentón sólo le quedaban los huesos por la corrosión. Un gran corte en el pecho casi estaba exponiendo sus órganos. La sangre salía de su brazo izquierdo, parecía destrozado desde el interior.

El miedo y el pánico reemplazaron al salvajismo en sus ojos. Cuando vio a Zheng saliendo, se dio la vuelta y corrió mientras derramaba sangre de su cuerpo.

Zheng no se relajó. Había entrado en una especie de estado de frenesí hace algún tiempo. Tan pronto como vio al oso correr, saltó sobre su espalda con la técnica del movimiento y mordió su cuello. Luego sacó un trozo de carne. Clavó el cuchillo en su columna y la partió, la hoja también se rompió al mismo tiempo. El oso gritó de dolor y cayó al suelo mientras convulsionaba.

Zheng se levantó del suelo mientras respiraba con dificultad. Su cuerpo estaba lleno de sangre negra. Él no podía decir si era su sangre o la del oso. Pero no tenía tiempo para preocuparse por su lesión. Caminó delante del oso que estaba convulsionando y le apuntó con el cañón de aire.

El oso se veía aterrorizado. Su cuerpo comenzó a contraerse y se convirtió de nuevo en su forma humana después de dos segundos. El caucásico al perder su mentón sonaba como si estuviera siseando, sin embargo, aun así gritó. “Sálvame, puedo hacer que el líder…”

Zheng lo ignoró y apretó el gatillo. Miró con calma como las expresiones del hombre cambiaban desde la incredulidad hasta la desesperación. Dos segundos después, la onda de choque del cañón le golpeó la cara y le aplastó la cabeza contra el suelo.

Zheng se sentó mientras respiraba con dificultad. Esta batalla le hizo luchar con su vida en juego. Estuvo al borde de la muerte varias veces. Su mente estaba totalmente concentrada. Ahora que llegó a relajarse, el agotamiento regresó todo de una vez. Su cuerpo también parecía que estaba herido por todas partes. El dolor era indescriptible. Apenas podía mover un dedo ahora.

Una gran figura apareció detrás de él. Zheng giró la cabeza y vio al Némesis de pie en silencio. Las armas no estaban apuntando a él. Parecía que One recuperó sus recuerdos, o al menos tenía una impresión de él. De lo contrario, el Nemesis no dejaría pasar tan buena oportunidad para matarlo.

“Tú viviste para ser mi original. La misma crueldad oculta. Pensé que esta crueldad me fue impuesta cuando Dios me clonó, pero parece que no era el caso.”

Una voz fría se oyó y luego un hombre se dejó caer desde el aire con sus alas negras. Su mano sostenía una espada en llamas.

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos

 

Anterior Índice Siguiente

Índice