Terror Infinity V10 C13-1

A A A

Terror Infinity 

Vol. 10: Capítulo 13-1.

 

Zheng arrastró a Techoi hacia el callejón y luego le arrancó la cabeza. Aplastó la cabeza y empezó a correr a lo largo del callejón.

“¡Llama Roja!” Zheng activó la habilidad. La llama envolvió su cuerpo y poco a poco quemó el olor de la sangre en él. Su regeneración también era impresionante. La herida en su pierna estaba empezando a sanar. Pasó a través de una pared y luego se ocultó en la oscuridad.

Dos minutos más tarde, una Aerotabla voló encima de su cabeza. Un caucásico gritó enojado y ligeramente en un tono de pánico. “Líder, no pude encontrarlo. Hubo una sensación de llamas hace un momento, pero no hay nada aquí ahora.”

Se detuvo por un segundo y luego gritó. “Líder del Equipo China, ¡sé que estás aquí! ¡Deja de esconderte como una tortuga! Nuestro líder dijo que si sales y luchas cara a cara, todavía tendrás una oportunidad. Pero si te vas a seguir ocultando, ¡no nos importa utilizar el medio que sea necesario!”

Zheng se ocultó en silencio. La distancia entre él y Francis era de unos diez metros. No podía alcanzarlo fácilmente con la técnica del movimiento. Por lo que sólo podía seguir esperando.

Francis no era una amenaza, incluso cuando él cambió a la forma de un oso, todo lo que tenía era fuerza. Si tuvieran que luchar en un rango cercano, Zheng confiaba en que lo mataría a los cinco minutos. Pero no era el único. Todavía había una persona que aún no ha atacado y aun así le daba una enorme presión, su clon. Él no tenía la confianza de ganar contra su clon, aunque nunca se hayan enfrentado. Su instinto le decía que se mantenga alejado de él.

Francis se veía impaciente. Su Aerotabla de repente se inclinó en un ángulo y apuntó al suelo. Disparó varios mini misiles en el área alrededor de Zheng. Antes que pudiera reaccionar, las ondas de choque de la explosión habían llegado a su cuerpo.

Los misiles no le alcanzaron directamente, sólo las ondas de choque, así que no fue un gran problema. Su cuerpo era lo suficientemente fuerte como para sostener estos ataques. Sin embargo, las casas y las paredes que lo rodeaban se vieron afectadas por las explosiones. Los incendios empezaron a producirse y varias casas estaban colapsando en su dirección.

Zheng apretó los dientes cuando estaba a punto de salir. Al mismo tiempo, un cohete salió disparado desde la oscuridad y golpeó la Aerotabla. Francis salió disparado durante la explosión y Zheng aprovechó la oportunidad para salir y se dirigió directamente hacia él.

Justo cuando Zheng corrió hacia donde Francis estaba cayendo, comenzó una lluvia de balas y él fue golpeado en el brazo izquierdo. Afortunadamente la técnica del movimiento estaba activa en ese momento. Así que se alejó apenas vio la primera bala.

Una gran figura salió del humo a un centenar de metros de distancia. Era de tres metros de altura, con un uniforme similar al del Nemesis, sólo estaba expuesto el pecho, y en él había un gran ojo mirándolo.

Tan pronto como Zheng vio que la ametralladora apuntó hacia él, saltó hacia atrás. Los edificios colapsados se ​​añadían a la compleja estructura de los callejones. Él era capaz de entrar fácilmente en el humo de este terreno.

El Nemesis aulló, al parecer decepcionado por la fuga de Zheng. Se dirigió a Francis, el cual todavía estaba sorprendido. Disparó la ametralladora ante los gritos del hombre. Sin embargo, las balas se detuvieron frente a Francis. Un campo translúcido las había bloqueado pero la ametralladora continuó disparando, el campo se estaba haciendo más tenue.

Viendo que las balas iban a llegar a él pronto, Francis gruñó. Su cuerpo se amplió y se transformó en un oso. Cargó hacia un muro y continuó atravesando las paredes, mientras que su cuerpo recibía algunos disparos.

Todo el edificio por el que atravesó colapsó. Tuvo la suerte de que el edificio derrumbado bloqueó un misil disparado por el Némesis. Se sentía como si eso no fuera suficiente y disparó dos más. Dos explosiones más en donde el oso se fue, pero no estaba claro si los cohetes alcanzaron al oso. El Nemesis aulló y se dirigió hacia el fuego.

Zheng jadeaba mientras corría en el callejón. A unos cientos de metros más adelante, se escondió en un rincón e inmediatamente sacó el cuchillo. Se cortó en donde la bala lo había golpeado y luego la sacó de la herida, sacando así la gran bala.

“No alcanzó ningún hueso.” Este era el mejor resultado para él; que no haya golpeado ningún hueso y que no dañara los nervios. Zheng dejó escapar un suspiro de alivio. Cuando sacó el spray hemostático, la herida había empezado a sanarse. Esta bala era suficiente para romper por completo el brazo de una persona normal y él la bloqueó con su músculo. Su cuerpo había superado el de los seres humanos normales por un amplio margen.

Zheng de repente pensó en una posibilidad. Si tenía éxito, podría tener la oportunidad de derrotar al Equipo Diablo. Y si el clon no era demasiado fuerte, la potencia de fuego de One podría revertir la situación actual.

En ese momento, con varias explosiones y el sonido de las paredes derrumbándose, una gran figura cargó en su camino. El oso negro se centró en huir y corrió a través de Dios sabe cuántas paredes. Las explosiones seguían detrás de él a una distancia de cien metros. Podía imaginar como el Nemesis lo estaba siguiendo todo el camino.

Zheng simuló rápidamente la mente de Xuan. Calculaba que había una probabilidad del 60% de matar a Francis, y 30% de hacer que One lo recordara. Sin embargo, la probabilidad para que él se acercara a One era demasiado baja.

El oso estaba jadeando. Tenía varias heridas profundas de balas en la espalda. Pero tenía los músculos gruesos de todos modos por lo que no eran una gran amenaza. A pesar de las heridas causadas, aún seguía corriendo con entusiasmo. Ya no le importaba más si había una pared delante de él. Él sabía que la pared se derrumbaría después que la atravesara. Su fuerza le permitió cargar por todo el camino hasta aquí, muchas casas fueron destruidas, e incluso muchos zombis fueron aplastados en el camino.

Otro muro apareció delante del oso. Él bajó la cabeza y corrió directamente contra la pared. Tan pronto como la atravesó, un cuchillo fue clavado en su cabeza desde el lado. No obstante, el cuchillo no era lo suficientemente afilado. Se detuvo en el hueso frontal por la gruesa capa de carne. Sin embargo, el portador del cuchillo tenía tal fuerza que forzó el cuchillo a un lado y arrancó un gran pedazo de carne y piel de la cara del oso.

Tan pronto como el oso abrió su boca para gritar, Zheng saltó y le pateó la cabeza. Fue enviado a volar diez metros a través de la pared. Zheng sacó el cañón de aire, un cuchillo y luego siguió al oso.

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos

 

Anterior ÍndiceSiguiente

Índice