Terror Infinity V10 C11-3

A A A

Terror Infinity 

Vol. 10: Capítulo 11-3.

 

Heng saltó de la torre del reloj. Agarró las vigas para frenar la caída y aterrizó en el suelo ligeramente. Su cuerpo era más ligero que el de una persona promedio debido a la sintonía del aire de la mejora de arquero. Su velocidad para correr también era más rápida y podía moverse en silencio, casi alcanzando los ataques furtivos de YinKong.

Heng no estaba de humor para apreciar ninguna de estas capacidades. Sentía como si un cuchillo le hubiese atravesado el corazón.

Él y Yanwei crecieron juntos. Las dos familias eran vecinas y sus padres eran amigos. Su padre era un medallista de oro de los Juegos Olímpicos en el tiro con arco y el padre de ella era el medallista de plata. Eran amigos y rivales, vecinos y compañeros de trabajo.

Heng y Yanwei se reunieron bajo este entorno cuando aún eran niños. Su relación era muy cercana excepto por un punto. Heng heredó la afición de su padre del tiro con arco, mientras que a Yanwei no le gustaba. Ella lo ignoraría por varios días cada vez que lo veía practicando. A pesar que este hecho se redujo a medida que crecían.

La feliz familia tomó un drástico cambio repentino. Los padres de Heng se involucraron en un accidente vehicular. Su madre murió en el lugar mientras que los brazos de su padre se rompieron, provocándole que ya no pudiera usar el arco. Él tenía nueve años en ese momento.

Después, el padre de Heng lo golpearía hasta que perdiera la conciencia por cada pequeña cosa. Esto duró varios años. Como si fuera la travesura del destino, fue separado de Yanwei cuando tenía diez años. Su padre perdió su trabajo, vendió su casa y se alejó. Año tras año de violencia doméstica forjaron su personalidad. Cada vez que sentía que podía recibir un golpe, o ver sangre o lesiones, el miedo le haría huir instintivamente. Esta personalidad se incrustó profundamente dentro de él, y le hizo odiarse a sí mismo y a este mundo.

El punto de inflexión ocurrió después de una competición. Vio a esta chica que aparentemente se superponía con su memoria, sin embargo, él estaba asustado de confirmarlo porque había perdido demasiadas cosas ya. Su padre murió de cáncer de hígado por beber en exceso. Las únicas cosas que todavía convervaba eran el arco y la chica de su memoria.

El hilo de amor que los unía los llevó a su reencuentro después de diez años. Rápidamente empezaron a vivir juntos, se hicieron cargo el uno del otro, y compartieron sus historias desafortunadas. Ellos consolaron sus heridas entre sí y se dirigieron hacia el futuro con el apoyo de ellos mismos. Heng sintió que había obtenido la felicidad. Él la talló en su corazón. Entonces…

Su cuerpo estaba huyendo sin control. Cuando se dio cuenta de lo que había hecho, se odió. Abandonó a la chica que él tanto amaba, dejándosela a un grupo de matones y violadores, mientras huía de miedo. Era como si su cuerpo tuviera una mente propia.

En el momento en que finalmente recuperó el control de sí mismo y corrió de vuelta, ella y los matones se habían ido. Podía adivinar lo que iba a sufrir.

Tal vez el dolor físico podría ser soportable pero su corazón se ahogaría en lágrimas de desesperación. Si sólo ella nunca lo hubiese querido o sólo un poco, pero él sabía que ella también lo amaba profundamente.

Heng pensó en suicidarse, pero todavía no había realizado su venganza. Pensó en buscarla, pero no tenía el valor para ver sus ojos, ya sea si estuviesen en calma, enojados o muertos.

Él decidió tomar venganza, matar a la gente que odiaba con sus flechas. Él casi dejó caer su arco por el miedo en cada ocasión. Casi se desmayó a causa del vómito después. Pero cuando pensaba en el sufrimiento de ella y sus sentimientos, continuó con la siguiente persona sin pesar alguno. Su desesperación lo llevó entonces a este mundo después de matarlos a todos.

¿Quién podría haber imaginado que se encontraría con ella de nuevo en este mundo? Además, su original estuvo en el Equipo China.

“¡Yo no te abandoné! Cuando entré en este equipo, tú ya estabas…” Heng quería gritar, pero cuando él se imaginaba su rostro inexpresivo lleno de lágrimas, de repente perdió el valor de hacerlo. A pesar que quería explicarse, la realidad era que de hecho la abandonó y destrozó su futuro feliz. Él fue el origen de todo el dolor y pecado. Si por lo menos no fuera tan cobarde, si él pudiera haber abierto sus brazos para protegerla, todo habría sido diferente.

Heng corrió a través de los callejones. Estaba sangrando por todo el cuerpo. Esas flechas no eran poderosas. Eran más como castigos o torturas. De lo contrario Yanwei podría haberlo asesinado de un disparo con la flecha que utilizó en la campana. Ella lo estaba torturando para aliviar su odio y dolor.

Una flecha abrió un agujero en la pared junto a Heng. Una llama de plata derritió el hormigón.

“¿Por qué estás corriendo? ¿Igual que como huiste la vez anterior? Eres un cobarde. Todo lo que puedes hacer es correr.” La voz de Yanwei se llenó de ira y desprecio. Ella disparó otra llama de plata.

Heng apretó los dientes sin decir una palabra. La sangre fluía por la comisura de sus labios por morder demasiado fuerte. Siguió corriendo mientras tragaba su propia sangre. Él cambiaría de dirección cada vez que venía una flecha. Antes de darse cuenta, había entrado en el modo desbloqueado.

“Si tienes tanto miedo de morir, entonces ¿por qué no me disparaste en la cabeza antes? No tendrías que correr si lo hubieras hecho. Sólo tienes que dispararme en la cabeza. Ya he desbloqueado mi limitación genética. ¿No quieres las recompensas y los puntos?” Yanwei dijo mientras sus flechas eran disparadas hacia Heng, todavía fallaba por un pelo cada vez. Sus lágrimas fueron llenando sus ojos al ver que Heng no respondía.

Ella flotó hacia arriba y lo miró desde diez metros de altura. “Heng, ¿recuerdas mis sextos sentidos? Funcionan con las flechas. Puedo sentir el camino de la flecha y muchas veces ni siquiera necesito apuntar con mis ojos.”

Ella cerró los ojos y apuntó a la dirección donde Heng estaba corriendo. En el momento en que Heng hizo su siguiente movimiento, una flecha de plata le atravesó la pierna. Esta flecha no estaba encantada con la llama, de modo que sólo se tropezó y siguió corriendo.

Heng apretó los dientes. Estaba cerca de las calles. Yanwei frunció el ceño cuando disparó una flecha en llamas en frente de él. La flecha le golpeó el tobillo cuando estaba corriendo y luego la llama empezó quemarlo subiéndole por la pierna.

¡Bang! A cierta distancia, un disparo sonó por un instante en este humo seguido por el sonido de impacto. Heng finalmente sonrió aliviado. Yanwei voló varios metros delante de él.

Ella se burló. “¿Por qué no sigues corriendo? ¿Por qué estás actuando con calma? Si hubieses estado la mitad de calmado antes, entonces nosotros…”

Heng le sonrió con ternura y de pronto tiró de la cuerda de su arco y apuntó hacia ella. La presión del Tiro Cargado lo envolvió. Yanwei también sonrió de alivio. Ella apuntó una flecha en llamas y le dijo ligeramente. “Liberémonos, Heng.”

“Lo siento. Te amo. Sigue viviendo.”

La flecha voló más allá del rostro de Yanwei y se perdió de su vista. Cuando volteó a mirar de nuevo a Heng, una luz plateada cubría su corazón, pero su sonrisa se mantuvo.

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos

 

AnteriorÍndiceSiguiente

Índice

  • RHGykivgyrjuh

    Weeeeee, el caballero estúpido. Esto me dolio

  • Luis Rojas Valle

    😢😢

  • Bryan Ssc

    … Heng? o… mierda… maldición, Heng…

  • JoseDobleT

    Heng murió pero mató al francotirador

  • Hikary Mio

    Noooooo heng no mueraaaaasssss!!!!!

  • Oscatec PG

    Por fin uno que me gusta como muere…. pero ha sido muy triste!!

  • Daniel

    Intercambio su vida por el francotirador para no afectar al team T^T mis respetos

  • Axelrod111

    heng!!!!, cuando por fin me agradabas te matan la ptm autor >:’v

  • Anónimo

    MIS RESPETOS!!

  • DarkCry

    lo sabia t-t aunque me parece raro que los miembros del equipo diablo tengan sentimientos yo pensaba que serian tipo zheng clon despiadados y tal.

  • AlpacaFria