Terror Infinity V10 C10-3

Terror Infinity 

Vol. 10: Capítulo 10-3.

 

El brazo derecho de Heng se estaba sintiendo amargo, picante y con un poco de dolor. Este malestar le daba ganas de reír y llorar al mismo tiempo. Por un momento, deseó cortar su brazo.

Yanwei sonrió con lágrimas en sus ojos. “Este es un arma mágica de rango B, el arco de Cupido. Permite a cualquier persona que reciba un disparo probar el sentimiento del amor. ¿Sientes la acidez? ¿Quieres reír y llorar? Este es el sabor del amor, pero no es el único efecto del arco. No creo que te guste probar los otros efectos. Heng, ¿has pensado en mí en estos días?” Ella lanzó otra flecha al lado de la anterior. Otra flecha atravesó el brazo de Heng.

Heng gritó de dolor. Se rascó la herida con violencia. El dolor le hizo sentir mucho mejor en contraste. Se mordió la lengua y dijo. “Wei, lo siento. Volví, pero…”

Sus ojos se llenaron de repente con la intención de matar. Ella tiró de la cuerda y disparó una flecha a la campana al lado de Heng. Una parte de la campana se derritió por una llama plateada. Aunque este impacto no estaba dirigido a Heng.

“¿Regresaste? ¿Para qué? ¿Para ver como era violada por varios hombres? Y luego tratarme como a un perro, y entonces mirarme…”

Yanwei comenzó a llorar, pero sus manos no se detuvieron. Una flecha tras otra atravesó a Heng. Gritó con cada disparo. Su cuerpo estaba empapado en sudor en menos de un minuto.

Heng dijo entre dientes. “Wei, ¿por qué estás en el Equipo Diablo? ¿Abandonaste el país? ¿A qué país fuiste? Realmente, realmente quería ir a buscarte, pero no pude encontrar el coraje. Por lo que lo único que pude hacer fue matar a todas esas personas. Pero no sabía que ya habías entrado a este mundo.”

Yanwei rió con frialdad. “Mi original estaba en el Equipo China. Sólo tengo memoria hasta mi aparición en el equipo. Ni siquiera sé qué película era. A juzgar por esto, mi original probablemente murió. ¿Cómo podría saber si murió después de que escapaste de nuevo?”

La cara de Heng estaba pálida. Sus labios estaban temblando, pero no podía decir nada. Todo lo que quedaba en su corazón era dolor. El dolor no era por él sino por esta familiar pero extraña chica. Hubo una vez, en la que ella reía como una niña. Discutirían sobre donde querían viajar en el futuro, lo que debían hacer en su tiempo libre, imaginar su futura familia, y pensar en sus sueños. Pero estos sueños fueron destrozados por sus propias manos. Todo debido a su acción horrible y cobarde.

Numerosos pensamientos cruzaron por la mente de Heng. Se mordió los dientes con fuerza y ​​dijo. “Wei, ¡pagare por todo lo que te hice! Pero tengo algo que debo hacer primero. Si no termino, entonces voy a ser un cobarde que huyó otra vez. ¡No quiero ser más un cobarde! Por favor, perdóname.” Para sorpresa de ella él apuntó una flecha hacia ella y le disparó un Disparo Explosivo. La flecha encantada pasó por el lado de su cara. Cuando se recuperó de la conmoción, Heng había desaparecido.

YinKong estaba corriendo en un callejón silenciosamente. Ella se puso en contacto con Zheng después que el humo se dispersó. Ahora se dirigía hacia el edificio donde Zheng estaba. Este humo era el ambiente ideal para un asesino.

“Hoho. Sigues siendo tan diestra, igual que un pequeño gato. Mi linda primita con cara de bebe.”

Una voz y una fuerza la atacaron repentinamente desde el frente. Inmediatamente saltó hacia atrás y luego miró a su alrededor como un gato asustado. Ella reconoció esta voz y sacó la daga enseguida. A pesar que su expresión no cambió, se podía sentir la ira proviniendo de ella.

Un apuesto joven salió de la oscuridad. Tenía el pelo hasta los hombros, alrededor de 1,80 metros de altura, un cuerpo como de modelo, y una sonrisa suave.

“¡Zhao! ¡Zhui! ¡Kong!”

YinKong gritó las palabras una por una con rabia mientras cargaba hacia el hombre. La daga estaba dirigida a su corazón. Zheng y los otros nunca la habían visto así. Esta rabia se sentía como que iba a consumirla.

ZhuiKong se encogió de hombros y se paró en su lugar. La daga entró en su corazón, pero YinKong no sintió nada físico. Ella pasó a través de su cuerpo. Fue como una ilusión. ZhuiKong se dio la vuelta.

“Tus ataques son todavía increíbles. Simples y directos. Ya casi eres una asesina sin defectos. Si puedes mantener la calma, creo que me llevaría mucho esfuerzo derrotarte. ¿Estás enojada? ¿Enojada por mí?” ZhuiKong sonrió suavemente.

Sin volverse, YinKong corrió hacia una pared y la utilizó para saltar de nuevo hacia ZhuiKong. Sin embargo, pasó a través de su cuerpo de nuevo. Finalmente, dijo con frialdad. “¡Por qué! ¡Por qué has hecho eso!”

Él se rascó la cabeza y dijo. “Lo he hecho tantas veces. No sé de cuál me estás hablando. ¿Me lo puedes recordar?” Su sonrisa se sentía fría y sin nada de calor.

YinKong respiró profundamente. “¿¡Por qué mataste a Yukong niisan!? Ustedes dos eran las personas que más respetaba, ¿por qué lo mataste? Y a MinKong neesan, y a mi pequeña hermana NiKong, ¿¡por qué los mataste!?”

“Aiya, ¿cómo debo responder a esta pregunta? Hoho, pensé que me preguntarías por qué me fui del clan de asesinos. No esperaba una pregunta tan aburrida. La respuesta es simple.”

“Quería ponerme a prueba. Si ni siquiera podía matarlos entonces no había ninguna razón para dejar el clan. Jaja.”

YinKong volvió a respirar profundamente. Podía sentir la sangre corriendo hacia su pecho. Entonces empezó a botar sangre por la boca. Ella se aferró a su daga y saltó hacia ZhuiKong.

A varios kilómetros de distancia del campo de batalla, una gran figura se dejó caer desde un helicóptero militar. Era de más de tres metros de altura y tenía músculos como de acero. Tenía un gran ojo en su pecho. El ojo se parecía a los ojos de un gato gigante.

El helicóptero estaba a más de veinte metros por encima del suelo. Esta altura era suficiente para matar a cualquier organismo normal, pero parecía ileso. Se levantó del suelo, que tenía grietas a partir de donde aterrizó.

Movió los brazos y las piernas, de repente golpeó un auto y lo hizo volar diez metros y se estrelló en un zombi con tentáculo. Este golpe parecía haber sido hecho sin esfuerzo. Entonces aulló. El ojo en su pecho parpadeó.

Una caja metálica grande se dejó caer desde el helicóptero. Desgarró las cadenas envueltas en torno a la caja. Dentro había una metralleta diseñada para helicópteros y un RPG. Recogió las dos armas y luego se dirigió hacia el humo.

 

Traductor Tordmund Icestorm

Editor Lykanos

 

AnteriorÍndice Siguiente

N de T. No sé si hay que explicarlo, pero en el clan de asesinos todos se tratan como familia, no es que sean hermanos de sangre.

Índice